X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

Medios públicos y pluralismo, de RTVE a TV3

Lídia Guinart
Publicada el 16/05/2021 a las 06:00

Hace ya tres décadas que me licencié en Periodismo. Por aquel entonces, las redacciones bullían en el sentido más literal de la palabra. El ruido de las máquinas de escribir aún se imponía al leve teclear de los ordenadores. Éramos básicamente analógicos. Lo era también la radio y lo era la televisión, lejos de la digitalización actual de los medios.

En las facultades de Ciencias de la Información se enseñaba al alumnado algo de derecho relacionado con el ejercicio de la profesión y algo de ética periodística. El contraste de las noticias era la tabla de los diez mandamientos del periodismo.

Ha transcurrido el tiempo, nos hemos digitalizado, las redes sociales han emergido con fuerza titánica y hablamos de democratización de la información. El acceso a las noticias está al alcance de un clic y la generación de contenidos ya no es exclusiva de los y las periodistas, lo que en ocasiones pone en riesgo la calidad y la veracidad informativa. Paralelamente, y de manera tan necesaria como inevitable, la profesión periodística ha ido transformándose.

Es en este contexto donde los medios públicos cobran un nuevo sentido, el de ser y el de ejercer de auténticos referentes, RTVE está iniciando una senda en la que el horizonte de transformación digital está muy claro. Un horizonte que para nada está reñido con la misión de servicio público de la radio y televisión española. Así lo ha manifestado el nuevo presidente, José Manuel Pérez Tornero, quien reúne el conocimiento académico y la experiencia en el medio, y de cuyas primeras intervenciones en sede parlamentaria se desprende la voluntad de guiar a la Corporación hacia un nuevo liderazgo de la mano de alianzas estratégicas internacionales, imprescindibles en un contexto de economía y comunicación globalizado pero en el que lo glocal, pensar en global y actuar de manera local, algo de lo que empezamos a hablar ya a inicios de siglo, sigue siendo una de las claves para el triunfo y la supervivencia mediática. La digitalización debe estar al servicio de todas las personas y otorgarles capacidad de aportar y demandar para construir una radiotelevisión pública competitiva y de calidad.

El pluralismo, esa palabra mágica, cuesta que aterrice en el día a día de los medios, especialmente si la entendemos en su dimensión más amplia, esto es, el derecho a que la comunicación se preste a través de una diversidad de fuentes y de contenidos, así como a la existencia de diferentes ámbitos de cobertura. Esto incluye tanto el espectro político como el social, el cultural, el territorial y un largo etcétera. El pluralismo pasa también por el uso del lenguaje inclusivo en un mundo en el que las mujeres somos más de la mitad de la población y en el que, en pura lógica, exigimos la mitad de todo. La participación en programas de radio y televisión de personas expertas que sean verdaderamente representativas y no excluyan a ninguno de los dos sexos, también forma parte del pluralismo exigible a los medios de comunicación.

Y qué decir del pluralismo político en los medios. En España tenemos desafortunadamente ejemplos de todo lo contrario. La propia RTVE en su etapa con el PP en el Gobierno, bajo la batuta de José Antonio Sánchez, fue objeto de protestas de las personas trabajadoras y del Parlamento Europeo, que pidió explicaciones al Gobierno de Mariano Rajoy ante las múltiples denuncias de manipulación en los informativos. Telemadrid ha transitado desde la más burda manipulación a la asfixia por falta de financiación. Parece que a Ayuso no le gusta demasiado la televisión autonómica y la falta de financiación dificulta sobremanera su función de servicio público. Pero el paradigma de la falta de pluralismo es sin duda TV3, la televisión pública catalana. Tanto es así que el PSC ha propuesto su refundación y ha presentado un documento que marca la hoja de ruta para recuperar la confianza de una audiencia que ha quedado prácticamente reducida a los más incondicionales del independentismo. La ciudadanía catalana no puede sentir como suyo –pese al eslogan que ha usado en ocasiones la televisión catalana, La teva– un medio público con marcado sesgo ideológico al servicio de los partidos que gobiernan, que ningunea e incluso vapulea a los partidos políticos que no son independentistas y que impregna toda la programación de un universo simbólico que no conoce límites.

Sin pluralismo no hay servicio público y sin medios públicos competitivos y a la vanguardia no contribuimos a tener más y mejor democracia. ¿Es eso lo que Junts per Catalunya y Esquerra Republicana pretenden?

_________

Lídia Guinart Moreno es portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Seguimiento y Evaluación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género del Congreso. Secretaria de Políticas Feministas de la Federación del Barcelonès Nord del PSC.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




6 Comentarios
  • Coronel Dax Coronel Dax 16/05/21 18:28

    Posiblemente la columnista tiene razón en una cosa, que TV3 no es neutral y está escorada con claridad hacia el independentismo. Pero asegurar que en TVE hay pluralidad es más que discutible. Quizás la columnista quiera referirse a un reparto entre PP y PSOE, pero desde luego ni de lejos TVE recoge la pluralidad que se refleja en el Parlamento.

    En todo caso el problema de TV3 es relativo. El catalán no nacionalista no está desprotegido, pues puede informarse en TVE1, La 2, A3, Cuatro, Tele 5, la sexta… Quizás, si la columnista se para un poco a reflexionar, llegue a la conclusión que son otras las opciones políticas cuyo peso en medios, públicos y privados, es muy inferior a su proporción de votantes. Y que reciben una agresividad contraria muy superior a la que se dedica a los demás.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Chinchirina Chinchirina 16/05/21 12:12

    He leído lo escrito y me parece que la autora lo que trata es de confrontar dos modelos de tv, al parecer muy distintos. Vivo muy al Sur y no veo la catalana. Si veo la 1 y la 2. La mayoría de lo que da la 2 es de calidad. Informativos no veo ninguno. Hecho de menos el telediario de la 2 que presentaba Mara Torres.
    Quiero decir Dª Lidia, que si usted lo que quiere es criticar a tv3, no ponga como ejemplo los telediariarios de la 1. No parecen ni que estén realizados por profesionales.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    8

    • Isabelle006# Isabelle006# 16/05/21 16:11

      No puedo estar más de acuerdo con usted en todo lo que argumenta. Efectivamente, la programación cultural de la 2 es lo mejor de la pública, también echo en falta a Mara Torres en su impecables informátivos, pese a que cada vez los arrinconaban a su emisión de madrugada. No veo ningún informátivo de TVE, ni siquiera ya el de Xabier Fortes del 24H. Tan solo sigo el programa de Jesús Cintora a pesar de tener que aguantar de tertuliana a la recomendada de Santamaría-Rajoy, una asalariada por la pública, Fátima Iglesias, cada vez más entregada y gritona a las causas del PP, con un descaro vergonzoso y si no es ésta será Rodríguez Lanuza colando vaguedades.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

  • Abel Djassi Abel Djassi 16/05/21 11:27

    El otro día, viendo el telediario de TVE presentado por la sempiterna Ana Blanco, oí un término que me dejó atónito... árabes israelíes palestinos de origen. Bien, pues si eso servicio publico y pluralismo propios de un medio de comunicación público, yo soy la Virgen de Fátima.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • luzin luzin 16/05/21 07:14

    Claro que es lo que pretenden, nadie se ha dado cuenta ... un proyecto xenófobo y supremacista, en definitva de ultraderecha, que difunden todos los días y que pretende eliminar los derechos políticos de millones de ciudadanos españoles en su propio territorio ...

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    5

  • Eleusis Eleusis 15/05/21 21:42

    En las TV públicas, de las privadas mejor no hablar por la cantidad de basura que fabrican,  no solo falta el pluralismo, falta utilidad, faltan programas de interés, faltan buenas películas y sobran concursos ignorantes así como programas de tertulianos, siempre los mismos diciendo lo mismo y opinando de todo sin saber de nada. En definitiva falta calidad, servicio público y pluralismo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    11

Lo más...
 
Opinión