X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

¿Nucleares? Gracias por preguntar

Anna García Hom
Publicada el 24/05/2021 a las 06:00

Es relativamente fácil compartir la opinión de que ciertos líderes políticos tienen plena responsabilidad por todo lo que sucede, especialmente los desastres. Pero cuando no estamos en una posición de liderazgo, al intuir un problema potencial o uno existente que pasa desapercibido, decidimos no tomar medidas. En cambio, en muchas circunstancias nos limitamos a “cumplir órdenes” porque nos sentimos más seguros.

La importancia que damos a un problema grave es proporcional a nuestra capacidad de identificar al responsable de su solución, que casi nunca somos nosotros mismos. La descripción de los hechos carece, en este sentido, de autorreferencialidad.

Pongamos para variar que hablamos de la gestión de las nucleares en nuestro país, ahora que la vacunación masiva nos da un respiro frente al alud informativo de contagios, curvas y decesos —una breve tregua, eso sí, dadas las similitudes que, sobradamente, ambos fenómenos, coronavirus y nucleares, comparten—. 

Un debate sugerente en el marco de la gestión nuclear requiere de unas condiciones precisas. En primer lugar, resulta fundamental tener en cuenta que para hacer frente a cualquier incertidumbre, previamente debemos reconocerla, es decir, colocarla en una categoría conocida. Dado que no podemos tener planes para todas las contingencias, podemos reutilizar un plan escrito para otro escenario en lugar de improvisar, ingenuamente, uno nuevo. La flexibilidad y anticipación en la gestión de la incertidumbre del hecho nuclear podría aminorar los impactos sobre el sistema en su conjunto. Los efectos de la pandemia lo han demostrado: las más que cuestionables dinámicas interpersonales político-científicas, los costes ocultos de inmaduros comportamientos y las peligrosas consecuencias de permitir que humanos imperfectos interactúen con tecnologías imperfectas. Si a todo lo anterior añadimos la inadecuada formación de personas con capacidades y habilidades para gestionar múltiples escenarios, no debería sorprendernos el desenlace. Las semejanzas del covid con el hecho nuclear son de órdago.

Segunda consideración. Subestimar o ignorar la gama completa de posibles consecuencias de fenómenos raros pero de efectos catastróficos conduce a una situación dantesca: los podemos ignorar el 99% de las veces, pero el 1% nos cambian radicalmente la vida. Por esta razón, es innegable la necesidad de incorporar sin dilaciones la anticipación y la flexibilidad en la actuación y planificación de la gestión nuclear. Las malas decisiones se dan cuando solo aceptamos una versión del futuro.

Tercera, la suma de muchos pequeños errores se convierten en un fenómeno enorme. Es el caso de Chernóbil o Fukushima. Si bien es fácil ignorar los pequeños errores, todavía lo es más pasar por alto cómo se transforman en grandes. (Nos) conviene ir atendiendo esas pequeñas señales débiles que, de forma sutil pero tenaz, nos envían ciertos componentes del sistema.

Cuarta. La tolerancia de los propios defectos y errores acarrea, de nuevo, una mala toma de decisiones. La complejidad de la naturaleza socio-técnica de una infraestructura nuclear sitúa el factor humano en el foco de esta unión. Sea en decisiones políticas, económicas, sociales o profesionales, cuando los fallos de los demás son más fáciles de detectar que los propios, es sencillo asumir que somos casi impecables, lo que hace que seamos más propensos a causar problemas.

Quinta. La incapacidad de saber cómo responderemos al estrés hace que asumamos riesgos que creemos capaces de gestionar. Falso. El funcionamiento normal de las cosas supone pensar que tenemos alta tolerancia al riesgo. Pensar en riesgos futuros es pensarlos aisladamente: mezclamos amenazas y estabilidad. Un incidente en una central nuclear puede ocasionar una caída del mercado bursátil energético aunque la verdadera caída pueda ser la creencia generalizada de que el mundo se acaba: colapso político, recesiones, corte de suministro, etc. De nuevo, la anticipación es clave.

Sexta y última, extrapolar éxitos pasados conduce a un exceso de confianza sobre los riesgos futuros. Haber tenido ciertos éxitos en el pasado reduce el incentivo por explorar nuevas ideas, especialmente las que entran en conflicto con la estrategia probada: mantenerse en lo correcto nos aleja de la forma en que realmente funciona el mundo. Una buena forma de tomar decisiones en este tipo de entornos socio-técnicos no es la exigencia de certidumbres, sino exhortar la visión más amplia de cuáles son los caminos posibles.

Disculpen, ¿hablábamos de nucleares? Gracias por preguntar.

_______________________

Anna García Hom es socióloga y analista.

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




6 Comentarios
  • Esom Esom 24/05/21 19:59

    ¿Habrá leído con atención Guilemm la sexta consideración expuesta por la articulista? Si es que sí, algo debe fallarle en la interpretación que hace de las ideas que ahí se expresan.

    Vuelva a leer el artículo, por favor, y, si tiene a bien, ajuste sus parámetros de humildad y de soberbia. Ah, y si no es gravoso para usted, guarde los desprecios metidos en el bolsillo (sacarlos a relucir, además de no ser elegante ni inteligente, es propio de perdonavidas, y hartos hay en este valle de lágrimas).

    EG

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LH LH 24/05/21 19:10

    Sabido que para Guilemm la Ingeniería es ciencia pura y sin fisuras (por eso nunca hemos visto caer puentes ni conocemos carreteras con trazado torcido), y dista muchísimo de la Sociología (para qué servirá, la sociología, ¿acaso sirve tan poco como la Filosofía, que por no cotizar ni siquiera cotiza en bolsa).

    Pero vamos a no despistarnos con interpretaciones gratuitas: el artículo motivo de comentario señala que en general los ciudadanos nos limitamos a “cumplir órdenes” porque nos sentimos más seguros.

    Y esa es la cuestión: saber qué órdenes son esas y quién debe darlas ¿El presidente del Gobierno, el ministro del ministro de ramo, los presidentes autonómicos y sus consejeros de turno, los alcaldes de los municipios de las áreas donde están instaladas las centrales nucleares obligados a conformarse con cuatro perras que habrán de destinar a sufragar infraestructuras sociales para sus poblaciones, el Ejército, la Guardia Civil, las distintas fuerzas de orden público o, ya puestos, los bomberos, los que asuman la responsabilidad de vertebrar y de dar las órdenes?

    Habrá mucha seguridad en las centrales nucleares y muchos protocolos de actuación, sin duda. Por eso, extraña tanto que cuando se han revisado los dispositivos de seguridad establecidos para avisar a la ciudadanía en casos de emergencia se haya detectado, ¡ay, Dios!, que los altavoces dispuestos en las calles no estaban conectados.

    No me atrevo a pontificar, y aún menos a descalificar a nadie (no seré yo quien participe en ese infame juego), pero si abogo para que en materia de nucleares (igual que hubiera tenido que ocurrir con la COVID y en fenómenos similares), se recurra a los investigadores sociales para que pongan en servicio práctico la utilidad de sus conocimientos.

    Y una más: merece la pena no echar en saco roto el comentario sobre el Informe España 2050 y las preguntas formuladas por W. Smith en los comentarios que hace a propósito del artículo que nos ocupa y de la postura expresada por Guilemm

    IG

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • guilemm guilemm 24/05/21 17:28

    Buena reflexión sobre los diferentes escenarios que se pueden producir cuando las decisiones las toman una serie de personas. Pero me temo Sra. que desconoce en obsoluto como funciona una central nuclear y toda la tecnologia, protocolos, seguridad, seguridades redobladas, plazos en la toma de decisiones, cadena de mando de la misma, ingeniería, alarmas y categoria de las mismas..... todo esto esta muy estudiado, precisamente porque se es consciente de lo que se tiene entre manos. Ha habido accidentes nucleares muy graves, esto es innegable, así como sus consecuencias si estos se producen y es por esto que la tecnología, la ingenieria y los protocolos del manejo de las centrales, estan siempre en revisión y mejora en función de la mejora tecnológica que los acompañan. Podemos decidir prescindir de las centrales actuales por el problema de gestión de los residuos (que es su mayor Handicam), pero en otro orden de cosas, la seguridad de las mismas está a años luz de otras actividades que hacemos en el día a día y las decisiones en las mismas se toman de forma protocolizada fruto este de mucha reflexión de agentes interdisciplinares y en muchos casos parte del funcionamiento es automático para que el error humano sea nulo.
    Sra. sociologa los parametros de la ingenieria estan lejos de sus conceptos de sociologia.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    0

    • RamonJ RamonJ 25/05/21 09:29

      Admito mi más completa ignorancia: no he logrado saber ni encontrar en ningún manual de ingeniería que es el "Handicam" de la gestión de residuos. Parece que el término se refiere más bien a un modelo de cámara de video de Sony, que no parece que tenga mucho que ver con los residuos.
      Siendo esto así, la congruencia, coherencia, sapiencia, incluso la supuesta "ciencia" que rezuma el comentario ni están, ni se las espera.

      Por cierto, el "automatismo" (por cierto, no viene de tomate) no excluye el error humano: Sr. Guilemm, infórmese sobre qué pasó en el accidente del Apolo I.

      Cada disciplina científica tiene sus paradigmas, por cierto, resultado de la mente humana, hasta los de la física o la teología: vamos a setas o a rolex? a un poco de educación y cortesía?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • W. SMITH W. SMITH 24/05/21 18:33

      Si así fuera no se entiende porque las compañías privadas de seguros no cubren esos "riesgos tan controlados". Y alegra escuchar por alguien poco sospechoso de anti-nuclear que para los residuos generados no se dispone de gestión adecuada alguna ... y durarán generaciones¡. ¿Qué sabemos de la fosa atlántica y sus bidones?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • W. SMITH W. SMITH 23/05/21 22:01

    Muy oportuna al recordar este asunto. Por cierto, el rumboso informe "España 2050" guarda un clamoroso silencio sobre lo nuclear en sus 600 páginas. Así se las gastan los 100 expertos reclutados por La Moncloa. Siguen sin entender la diferencia entre riesgos e incertidumbres. Silencio e ignorancia intersada/s. Next Generation? (¡)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

Lo más...
 
Opinión