x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Caso Nóos

Borrando a Urdangarin

  • La Casa Real terminó por eliminar la biografía de Iñaki Urdangarin en enero
  • Pero antes fue podando las referencias a las ONG, entre ellas la Fundación DCIS, utilizada para sacar medio millón de España

Publicada el 13/03/2013 a las 06:01 Actualizada el 13/03/2013 a las 06:31
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Iñaki Urdangarín, a su llegada el pasado 23 de febrero a los juzgados de Palma.

Iñaki Urdangarín, a su llegada el pasado 23 de febrero a los juzgados de Palma.

Europa Press
El momento exacto en que Stalin ordenó borrar a Trotski de la foto donde aparecía a dos pasos de Lenin permanecerá para siempre como un misterio. Salvadas todas las distancias, también Iñaki Urdangarin fue siendo borrado progresivamente de la foto oficial de la monarquía hasta su desaparición total. Pero en este caso es posible datar de modo preciso la deconstrucción del personaje casi al completo.

Por ejemplo, es factible conocer la fecha en que la web de la Casa Real eliminó de la biografía del duque su pertenencia a la última y más turbia de sus ONG: la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (DCIS), aquella que la trama nucleada en torno al duque de Palma y su socio de años, Diego Torres, utilizó en 2007 para sacar de España medio millón de euros con destino a cuentas ligadas al paraíso fiscal de Belice.

Enlaces bloqueados

El único paso imposible de fechar es el último y definitivo.Desde diciembre de 2012, la Zarzuela mantiene bloqueado el perfil de Urdangarin: se puede comprobar pinchando dentro de la página en la pestaña Familia Real y, una vez allí, en Iñaki Urdangarin. Es decir, desde el mes en que la imagen y el texto alusivo a Iñaki Urdangarin Liebaert se perdieron definitivamente en el limbo cibernético.

Es la web Internet Archive Waybackmachine la que confirma cómo el primer borrado parcial, el relativo a Fundación DCIS, se produjo el 5 de diciembre de 2008. En esa fecha, el juez José Castro y el fiscal anticorrupción Pedro Horrach ya habían emprendido investigaciones sobre el vertiginoso sobrecoste del velódromo Palma Arena, proyecto faraónico de Jaume Matas en su última legislatura como presidente balear (2003-2007) y primer cabo de la madeja que ha terminado colocando al yerno del rey al borde del banquillo.

Inencontrable desde enero en la página oficial de la familia Borbón, la biografía del yerno del rey quedó así mutilada el 5 de diciembre de 2008 en lo referente al capítulo altruista del todavía duque. Y la Fundación DCIS se esfumó. La referencia a DCIS tuvo una vida corta. Introducida doce meses antes, la última semana de noviembre de 2007, la mención agrandaba el perfil de Urdangarin tanto en longitud como el altura moral: “En los últimos años, ha cultivado el interés por las cuestiones sociales y culturales, amén de las deportivas, intentando establecer caminos de diálogo entre unas y otras. Actualmente forma parte de los consejos sociales de diversas fundaciones españolas e internacionales, tales como la Fundación Balia por la infancia, la Fundación Equipara, la Fundación Eisenhower Fellowships, la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social y la Fundación Barcelona FC”.

La pista de los e-mails

La pista para fijar el día en que la Casa Real dio carta de naturaleza al vínculo entre el yerno del rey y la Fundación DCIS se localiza en un mail dirigido al secretario de las infantas, el imputado Carlos García Revenga, por Mario Sorribas, hombre de confianza de Urdangarin. "¡Gracias por tus gestiones!", agradeció Sorribas a Revenga el 29 de noviembre de 2007 tras ver "actualizado" el perfil de su jefe en la web regia. Tras condenar al olvido oficial a Fundación DCIS, la Casa Real optó por la austeridad narrativa. El párrafo alusivo a las inquietudes sociales del marido de Cristina de Borbón quedó huérfano también de la referencia al Barcelona FC: “Actualmente –decía su perfil remodelado el 5 de diciembre de 2008– forma parte de los consejos sociales de diversas fundaciones españolas e internacionales, tales como la Fundación Balia por la infancia, la Fundación Equipara, y la Fundación Eisenhower Fellowships”.

No fue esa la única poda. Con el duque de Palma no solo imputado sino con sus manejos empresariales expuestos a la luz pública, el 28 de marzo de 2012 se produjo un nuevo recorte: biográfico. Esta vez, salieron de la foto la Fundación Equipara –de la que Fundación DCIS cobró y a la que Urdangarin estuvo a punto de plantar en un acto porque tenía carácter gratuito-, la Balia y la Eisenhower. Y un párrafo tan breve como inconcreto tomó el relevo: “En los últimos años, ha cultivado el interés por las cuestiones sociales y culturales, amén de las deportivas, intentando establecer caminos de diálogo entre unas y otras”.

Ahora, no hay ya ambigüedad: Urdangarin no existe. Es exactamente un hueco, también este troquelado por el photoshop de la historia oficial.
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




Hazte socio de infolibre

 
Opinión