x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
ETA

Un centenar de víctimas del terrorismo pedirán la destitución de Mari Mar Blanco al frente de la FVT

  • La presidenta de la Fundación, que depende del Estado, afirmó en una entrevista a El Mundo el pasado junio que deseaba la muerte del etarra Bolinaga
  • Roberto Manrique, víctima del atentado de Hipercor, pide que no se meta a todas las víctimas "en ese saco".

infolibre
Publicada el 08/08/2013 a las 19:46 Actualizada el 08/08/2013 a las 19:47
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Alrededor de un centenar de víctimas del terrorismo han mostrado su adhesión a la petición de dimisión de Mari Mar Blanco como presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo (FVT) por afirmar que deseaba la muerte de Josu Uribetxebarria Bolinaga, el secuestrador de José Antonio Ortega Lara, que fue puesto en libertad en 12 de septiembre del pasado por la Audiencia Nacional al padecer cáncer terminal.

Cuando concluya el verano y se sumen nuevas firmas, este grupo de víctimas las remitirá a la Fundación y al Ministerio de Presidencia, "de la que depende la FVT", para que tengan constancia del malestar que les ha provocado estas manifestaciones de Blanco. En junio, la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo confesó en una entrevista a El Mundo que deseaba la muerte de Bolinaga. "Ya sé que es políticamente incorrecto, pero en mi interior sí la deseo", respondió preguntada por el etarra.

En declaraciones a Europa Press, Roberto Manrique, víctima del atentado de Hipercor, ha afirmado que saben que no conseguirán la dimisión de la actual presidenta de la FVT, pero pretenden que se visualice que todo el colectivo de víctimas no está de acuerdo "con lo que se dice y se hace en su nombre". Manrique ha precisado que no se está haciendo ninguna campaña para recabar firmas, ya que las adhesiones se han realizado por correo electrónico o por teléfono, tras ponerse en contacto entre sí víctimas que se relacionan habitualmente.

En este sentido, ha mostrado su deseo de que, desde las asociaciones, se comparta esa postura y trasladen a la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo "que se ha equivocado" al hacer esas declaraciones en nombre del colectivo, en lugar de hacerlo a título personal y como hermana de Miguel Ángel Blanco.

La Fundación Víctimas del Terrorismo, de carácter estatal, fue creada en virtud de los acuerdos suscritos entre el PP y el PSOE en el seno del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo de diciembre de 2000. Nació bajo la presidencia del expresidente Adolfo Suárez, actualmente Presidente de Honor, y desde su creación, han ostentado la presidencia de esta institución Ana María Vidal Abarca, Maite Pagazaurtundúa y Blanco desde el pasado mes de octubre.
Promover los derechos humanos

Tras señalar que los estatutos de la FVT apuntan que su finalidad es "promover y divulgar los valores democráticos, la defensa de los derechos humanos y la pluralidad y libertad", ha destacado que no cree que el hecho de que Mari Mar Blanco "desee la muerte" de Uribetxeberria, se enmarque en ese objetivo de "preservar los derechos humanos". Por ello, ha denunciado que la máxima representante de la Fundación no cumple sus propios estatutos y ha considerado que "hay cosas que no se pueden decir" en nombre del colectivo de las víctimas.

En cuanto al caso concreto de Bolinaga, ha recordado que "los jueces hacen su trabajo lo mejor que saben y hay que respetarlo". "Y si no te gusta lo que los jueces hacen, protestas, pero no en nombre de nadie, sino en el tuyo propio", ha añadido, añadiendo que, con declaraciones como las de Blanco, "se va al traste toda la pedagogía" que se ha hecho entre los damnificados por el terrorismo para explicar la legislación. "Durante muchos años yo he tenido que explicar a cientos de víctimas en Cataluña y fuera de Cataluña los Códigos Penales", ha apuntado.

Además, ha expresado su malestar porque se les utilice "para hacer política, en lugar de para arreglar" los problemas de los damnificados por el terrorismo. "Queremos que sepan que hay un grupo de gente que no queremos que nos metan en ese saco. Ese juego y esas reglas no son las nuestras", ha asegurado. En esta línea, ha rechazado que a las víctimas se les pueda ver como "un lobby político, como un grupo de presión", y ha lamentado que los políticos digan que éstas "no tienen que presionar". "Es que las víctimas jamás hemos presionado políticamente a nadie y nos duele que nos metan en ese saco, que no es el nuestro", ha indicado.
Reinserción

Roberto Manrique ha abogado por la aplicación de la Ley y, por ello, ha defendido la reinserción de presos, siempre que ésta se cumpla. "Si realmente cumplen la legalidad, hay que acatarla, otra cosa es que nos guste más o menos. Moralmente y éticamente es doloroso, pero si está ajustado a derecho, tenemos que respetarlo", ha dicho. En este contexto, ha recordado que, "evidentemente, la ley también obliga a que, por la otra parte, por la del malo, del terrorista, se cumplan unas condiciones". "La clave está en que las cosas se hagan conforme a la legislación, y si la ley no me gusta, intento cambiarla", ha añadido.

Manrique ha asegurado que "no tiene ninguna duda" de que las víctimas "han ganado a ETA", y ha manifestado que no hay que dar "argumentos para que salgan tres degenerados otra vez" a asesinar. "Ni yo ni muchas víctimas queremos que otros pasen por lo que nosotros hemos pasado", ha destacado. También se ha reafirmado en el comunicado que el año pasado respaldó más de medio centenar de víctimas en el que se mostraban de acuerdo con que "se haga todo con la ley en la mano para nadie vuelva a pasar lo que hemos pasado nosotros".

Una vez que se recaben más adhesiones hasta después del verano, éstas se remitirán al Ministerio de Presidencia y a la Fundación Víctimas del Terrorismo por correo o burofax.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión