x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Transparencia

El PP del ‘caso Bárcenas’ quiere abanderar ahora la lucha contra la corrupción

  • Rechaza en el Congreso la propuesta del PSOE de prohibir los donativos de empresas a los partidos políticos, con el argumento de que es "parcial"
  • El PP no había incluido esta medida en su paquete de regeneración democrática, hasta que lo adelantó el pasado fin de semana y confirmó este martes
  • Los socialistas reivindican su texto como una fórmula para asegurar el "juego limpio" y controlar las aportaciones de personas jurídicas y los sobresueldos

Publicada el 10/12/2013 a las 19:09 Actualizada el 10/12/2013 a las 21:29
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Soraya Rodríguez, portavoz socialista en el Congreso, este 10 de diciembre antes de la rueda de prensa.

Soraya Rodríguez, portavoz socialista en el Congreso, este 10 de diciembre antes de la rueda de prensa.

EFE
El PP manchado por la Gürtel y por los papeles de Bárcenas, el PP perseguido por la sombra de la financiación ilegal, se propone ahora ser el paladín de la lucha contra la corrupción, por delante del resto de partidos. Este martes volvió a demostrar que no piensa ceder esa bandera a la oposición. Y fue durante el debate de la proposición de ley del PSOE de reforma de la Ley Orgánica de Financiación de Partidos Políticos, que tenía como objetivo prohibir las donaciones de empresas privadas. El PP torpedeó la toma en consideración de la iniciativa, que apoyaba el resto de la Cámara, con el pretexto de que, aunque está de acuerdo con su contenido, la considera "parcial" y "aislada", un "parche", por lo que considera que es mejor esperar al texto que llegue del Gobierno. Al final, la proposición fue tumbada por 172 votos a favor (PP y Foro), 130 en contra (PSOE, Izquierda Plural, UPyD, Compromís-Equo, ERC, Amaiur, BNG, Geroa Bai y UPN) y 23 abstenciones (CiU, PNV y Coalición Canaria-Nueva Canarias). 

Mariano Rajoy, en el pasado debate del estado de la nación, en febrero, en medio de la lluvia continua de informaciones sobre los papeles de su extesorero Luis Bárcenas, anunció un paquete de medidas anticorrupción. El plan estuvo en barbecho meses y meses, hasta que el 20 de septiembre el Consejo de Ministros dio el visto bueno a un primer borrador, que fue el que recientemente se trasladó a los grupos. En ningún momento el Gobierno incluyó la propuesta de prohibir los donativos a partidos de las empresas privadas. El pasado fin de semana, sin embargo, tras unas cuantas semanas sin avances y cuando ya se conocía que este martes el Congreso iba a debatir la proposición de ley del PSOE, el Ejecutivo intentó tomar la delantera y, como informó El País, se comprometió a vetar las aportaciones de las personas jurídicas. Un hecho que a los socialistas les olió a "filtración" para reventar el debate, según denunció en la tribuna el diputado José Ignacio Sánchez Amor. 

"La mayoría ha nacido en democracia. No conoce otro sistema político. Hagámoslo por ellos y dejémosles un sistema democrático fuerte, seguro, responsable, limpio y estable. Seamos firmes y contundentes en la regulación y en las acciones penales y políticas. Creo que esta es la mejor forma de que los ciudadanos recuperen la confianza en las instituciones. Desde el Grupo Popular, no escatiremos esfuerzos para intentarlo y luchar por conseguirlo", prometió Pilar Cortés. La diputada conservadora en ningún caso hizo referencia a la Gürtel ni a Bárcenas, y buscó un debate sereno, donde el mayor reproche que lanzó a los socialistas fue que la mejor fórmula para explorar el "diálogo" es asistiendo a las reuniones. Se refería la parlamentaria al encuentro con los partidos impulsado por el Gobierno el pasado 21 de noviembre, y que PSOE y UPyD plantaron porque se había avisado con apenas dos horas, y sólo para "hacerse la foto". 

Aprobación inminente

La Ley Orgánica de Financiación de Partidos se reformó en profundidad en 2007, con el PSOE en el poder, y en 2012, ya con Rajoy en la Moncloa, pero no se incluyó la prohibición de eliminar las donaciones que las empresas hagan a las fuerzas políticas. En septiembre pasado, a rebufo de los nuevos coletazos del caso Bárcenas, los socialistas registraron su proposición de ley con ese objetivo [ver PDF]. El PP obvió esa recomendación, dejó ver el pasado fin de semana que recogía el guante y esta mañana, el portavoz del grupo, Alfonso Alonso, confirmó que así será y que rechazarían el texto del PSOE por ser "francamente insuficiente". Se espera que sea el próximo viernes, en el Consejo de Ministros, cuando se apruebe el paquete de 40 medidas anticorrupción, que afecta a una decena de leyes, informa Yolanda González

Sánchez Amor echó en cara al PP su falta de coherencia por adelantar que está de acuerdo con la medida y al mismo votar en contra de su toma de consideración esta tarde. El diputado socialista recordó que el sistema democrático presenta "riesgos innecesarios" que es preciso atajar, al tiempo que la crisis misma obliga a los partidos a "repensar" su modo de funcionamiento "hacia fuera y hacia dentro", y la financiación es un parte clave. Este es un tema "central", el corazón de las "reglas de juego", por lo que es vital garantizar un "juego limpio" que garantice que todas las formaciones compiten en igualdad de condiciones. 

Si se permiten las aportaciones de las personas jurídicas, dijo, se está abriendo la puerta a que las empresas condicionen la política, a que estas exijan una "contraprestación". Sánchez Amor subrayó que casos como Gürtel o Bárcenas están lesionando la credibilidad de la política, por lo que supone de extender la mancha de la corrupción. "Como si todos fuéramos iguales, y no somos iguales". El PSOE, dijo, "se vacunó", "metabolizó" el caso Filesa, mientras que el PP, al archivarse el caso Naseiro por defectos de forma, "no aprendió la lección". Raíz que explica el agujero de Gürtel y su presunta maraña de contabilidad B. Por eso, mientras el resto de partidos veían restringida sus subvenciones por los recortes sucesivos aprobados por el Gobierno, el PP mantenía su "alegre ritmo de vida". 

Críticas también al PSOE

Cortés, en cambio, sostuvo que la proposición del PSOE es "aislada", un "parche". Una iniciativa que se queda corta y que comprende hasta varias "deficiencias" técnicas si se compara con el paquete de regeneración democrática que prepara el Ejecutivo. La diputada del PP puso en valor la reforma impulsada por el Ejecutivo el año pasado, que ya prohibió que las fundaciones financiaran a los partidos. Pero el Ejecutivo también pegó un tajo brutal a las subvenciones que reciben los partidos: les recortó la ayuda primero un 20% y luego otro 20%. 

El resto de grupos apoyó, con más o menos matices, la iniciativa socialista, aunque también le encontraron fallos. Ricardo Sixto, de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), destacó que no basta sólo con esta medida para evitar la corrupción e impedir nuevos Gürtel, o la aparición de presuntos sobresueldos escandalosos, sino que es preciso tocar más leyes, como la norma electoral, la Ley del Suelo, la Ley de Contratos Públicos... Sixto deslizó que el PP, en el fondo, lo que pretende es limitar la financiación pública de los partidos. Izquierda Plural, en cambio, sí considera que es imprescindible, aunque complementada por las contribuciones privadas de militantes y de cargos públicos. Sostuvo, con el PSOE, que la clave está en garantizar un juego "limpio", porque hay partidos –básicamente en la izquierda– como el suyo que tienen "capacidad nula" para recaudar aportaciones de empresas. 

Para UPyD, según señaló su diputado Carlos Martínez Gorriarán, el ideal sería llegar a un sistema mixto al 50% (mitad ayudas públicas y mitad ayudas privadas), e insistió en que toda donación debe pasar por el filtro de la legalidad, la transparencia y la publicidad y el conocimiento "inmediato" del Tribunal de Cuentas. 

El problema está en la cultura, dice Amaiur

Gorriarán, así como otros grupos, aun coincidiendo con el espíritu de la medida, coincidieron en afear al PSOE su "oportunismo" por presentar esta iniciativa de forma "unilateral" y al calor del caso Bárcenas, fruto de un "calentón", según lo calificó Aitor Esteban, del PNV. Él, como Jordi Jané, de CiU, anunció su abstención. Los dos grupos nacionalistas consideran que hay que debatir un asunto tan sensible como la financiación de partidos de forma consensuada, en el marco de un paquete global. Y que si se reducen las contribuciones privadas, entonces hay que aumentar las públicas. 

Un guión algo diferente tejió Rafael Larreina, de Amaiur, quien amplió el foco de análisis. El problema no es de legislación, analizó, sino de valores, porque en España "la cultura del fraude está generalizada en todos los ámbitos". Hasta cuando no se reprueba al compañero de al lado por copiar en un examen. 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.