x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Debate del estado de la nación

El presidente evita ahora pronunciarse sobre una reforma de la Constitución

  • El martes, en su discurso inaugural del debate sobre el estado de la nación, Rajoy invitó a los nacionalistas a recurrir a los cauces de la reforma de la Constitución
  • El portavoz del PNV recogió el guante para reclamar al presidente que aclarase hasta qué punto está decidido a impulsar el proceso. La respuesta fue el silencio
  • El presidente rechaza que su discurso fuera “triunfalista”. "Realista", lo define
  • Sobre ETA: "¿Por qué tengo que darle algo a cambio?", se pregunta

Publicada el 26/02/2014 a las 10:04 Actualizada el 26/02/2014 a las 11:54
El portavoz del PNV, Aitor Esteban.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban.

EFE
El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, intentó este miércoles sin ningún éxito indagar sobre si el presidente del Gobierno iba de farol cuando, un día antes, en su intervención en el debate sobre el estado de la nación recordó a los nacionalistas catalanes que hay un cauce para explorar sus demandas: una reforma constitucional.

Motu proprio, sin que ningún grupo de lo reclamara, el presidente del Gobierno, había sostenido que, "en cualquier caso [...] la Constitución puede ser reformada". De hecho, añadió, "lo ha sido en dos ocasiones, tras el debate y el acuerdo de una amplísima mayoría parlamentaria".

"Todos cuantos pretendan su modificación pueden plantearla, pero siguiendo los pasos y las reglas que la propia Constitución establece; eso es el Estado de Derecho", subrayó el presidente del Gobierno.

Ni siquiera Rajoy recuperó esta expresión este miércoles cuando Esteban puso sobre la mesa su demanda de una mayor autonomía para Euskadi. "Usted dice que hay unos procedimientos para modificar la Constitución Española. Utilícelos y haga que quienes no estamos a gusto podamos estarlo. El mencionar esos procedimientos para a continuación bloquearlos en base a sus mayorías es un ejercicio de cinismo", críticó el diputado nacionalista vasco.

"La pregunta es clara: ¿está usted dispuesto a explorar esas vías para modificar la Constitución Española y llegar a un acuerdo?¿Es posible llegar a un acuerdo?", preguntó Esteban a Rajoy en su primera intervención. La primera réplica del presidente no hubo respuesta. Tampoco la segunda, cuando el diputado había verbalizado sus sospechas de que tras las palabras del presidente del día anterior lo único que había era un mero enunciamiento, una forma de decir, "hay una posibilidad, pero no se lo voy a permitir". No pasa por alto que para abrir este proceso es necesario contar con una mayoría parlamentaria. Y que el Partido Popular, el partido del Gobierno, tiene mayoría absoluta en en Congreso.

Siempre que desde el Ejecutivo o desde el PP algún dirigente se ha referido a la posibilidad de abrir un proceso de reforma de la Constitución, se ha puesto el énfasis en que las últimas veces en las que los partidos han debatido sobre ello ha quedado demostrado que no existía ningún consenso sobre las formas, los objetivos y los porqués.

¿Por qué tengo que darle algo a cambio a ETA?

Esteban empleó la parte final de su discurso para hacer una serie de consideraciones sobre el fin del terrorismo y de ETA. Afeó a Rajoy el hecho de que desde el Gobierno se apuntase a que nada ha cambiado desde el cese definitivo de la violencia. Y el presidente le respondió que eso nunca había ocurrido.

"¿Qué es lo que desea, su Gobierno, señor presidente? ¿Darle la excusa perfecta a ETA para eternizar su desparición?", añadió el diputado. 

En esta ocasión Rajoy sí respondió. De forma breve pero haciendo uso de un tono más contundente que en el resto de su intervención. "No voy a hacer comentarios sobre lo de los últimos días porque creo que no merece la pena –en alusión a la entrega de armas en presencia de los pacificadores–. Pero la solución es muy clara: que ETA se disuelva. ¿Por qué tengo que darle algo a cambio y por qué tengo que hacerlo yo? Lo que el presidente del Gobierno tiene que hacer es pedir su disolución y estaré siempre sometido a lo que digan la ley y los tribunales, que es lo que parece que algunos en esta cámara parecen no entender", zanjó.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión