x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
El crimen de León

Prisión sin fianza para madre e hija, que se podrían enfrentar a 20 años de cárcel

  • Las detenidas, que de madrugada fueron conducidas a la prisión de Villahierro, en la localidad de Mansilla de las Mulas, declararon el miércoles por separado en el Juzgado, ante juez, fiscal y abogado de la defensa
  • El auto de la jueza subraya el riesgo de fuga por el alto numero de años de prisión que conlleva el posible delito cometido, y por la posibilidad de obstruir o interferir en la investigación

infolibre
Publicada el 15/05/2014 a las 11:33 Actualizada el 15/05/2014 a las 11:53
María Montserrat González Fernández

María Montserrat González Fernández sale de la comisaría de León en un coche policial.

EFE
La titular del Juzgado de Instrucción número cuatro de León acordó en la madrugada de este jueves la prisión provisional, comunicada y sin fianza de Montserrat Triana Martínez González y su madre, María Motserrat González Fernández, esta última autora confesa del asesinato de Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación del León. Las detenidas, que de madrugada fueron conducidas a la prisión de Villahierro, en la localidad de Mansilla de las Mulas, declararon el miércoles por separado en el Juzgado, ante juez, fiscal y abogado de la defensa. La primera en hacerlo fue la madre, de 8.00 a 24.00 horas; a continuación lo hizo la hija, de 24.00 horas a 4.15 de la madrugada, según informa el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

La jueza, tras escuchar las dos declaraciones y atendiendo a la petición del fiscal, acordó la prisión preventiva por la gravedad del delito: podrían ser condenadas al menos a un delito de homicidio penado con hasta 20 años de cárcel; el riesgo de fuga, y la posibilidad de sustraerse a la acción de la Justicia, por el alto numero de años de prisión que conlleva el posible delito cometido; y por la posibilidad de obstruir o interferir en la investigación de los hechos delictivos, al existir una tercera persona implicada en los hechos que en este momento está en libertad.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión