x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Memoria histórica

La primera exhumación financiada por ‘crowdfunding’ finaliza con el enterramiento de los 17 cuerpos localizados

  • El Ayuntamiento de Borriol (Castellón), en manos del PP, impide a la asociación encargada del proceso colocar un memorial para recordar a estas personas a las que no se ha conseguido identificar
  • "Mientras haya memoria, la gente vive", asegura el portavoz, Matías Alonso

Publicada el 25/10/2014 a las 15:23 Actualizada el 25/10/2014 a las 21:05
Familiares de José Valls y el resto de asistentes que acudieron al acto este sábado.

Familiares de José Valls y el resto de asistentes que acudieron al acto este sábado.

M.A
El Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valencia (GRMH) –perteneciente a la Fundació Societat i Progrés del PSOE valenciano (PSPV)– enterró este sábado a 17 vecinos de la localidad castellonense de Borriol localizados en septiembre del año 2013 en una fosa común situada en el cementerio del pueblo. "Eran personas humildes, que no fueron fusiladas pero que, al no tener dinero para pagarse un buen nicho, fueron enterradas bajo una jardinera en el cementerio", aseguró en declaraciones a infoLibre el portavoz del GRMH, Matías Alonso.

Los cuerpos fueron hallados en el marco de una exhumación en la que se buscaban los restos de José Valls y Luis Meseguer, dos socialistas fusilados tras la entrada de las tropas franquistas al pueblo castellonense y enterrados, según se pensaba, en una parcela del camposanto. Ninguna de las dos víctimas fueron halladas finalmente y, como dijo Alonso, "pasarán a engrosar la lista de ciento y pico mil desaparecidos durante la época franquista".

Matías Alonso recordó que José Valls fue un concejal socialista de Borriol al que las tropas franquistas se llevaron detenido cuando entraron en la localidad en aquel caluroso verano de 1938. "Se lo llevaron diciéndole que tranquilo por la cena que tenía en la mesa, que volvería pronto", contó Bejamín Balaguer, nieto de Valls. "Pero claro, mi abuelo no volvió", se lamentó.

Antonia, hija del desaparecido, llevaba años pensando que su padre se encontraba bajo la jardinera en la que se descubrieron a estas 17 personas. Tanto es así que esa parcela se convirtió en el lugar que tenía la mujer para rendirle culto depositando flores. "El enterrador de José Valls, que era familiar de Antonia, le contó un día que su padre se encontraba en uno de los caminos del camposanto", explicó Matías Alonso.

El primer 'crowfunding' para una exhumación

"Mi madre siempre ha querido recuperar el cuerpo de su padre para que pudiese descansar tranquilo", aseguró Benjamín Balaguer. Por esta razón, la familia de Valls pidió ayuda al GRMH y comenzaron el expediente durante el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. Cuando el proceso se encontraba a medio camino, el nuevo Ejecutivo del PP bloqueó las subvenciones para los proyectos de recuperación de la memoria histórica. "Es una vergüenza. No se puede decir que se mantiene la ley pero se vacía de contenido. Ellos tienen sus muertos dignificados pero nosotros no podemos", se lamentó el nieto de Valls.

El GRMH se encontraba, por tanto, sin fondos para continuar con el expediente. Fue entonces cuando una de las compañeras de la asociación sugirió la idea del crowdfunding –financiación colectiva desarrollada en Internet en la que los internautas aportan fondos para apoyar un determinado proyecto–. El caso de José Valls se convirtió, de esta manera, en la primera exhumación de toda España financiada mediante una campaña de micromecenazgo. 

"Buscábamos recaudar en tres meses unos 7.000 euros, el mínimo necesario para poder seguir con el expediente. Pero, para nuestra sorpresa, en apenas mes y medio habíamos conseguido 9.000", explicó Matías Alonso. "Esto le demuestra al Gobierno que la memoria histórica es algo que importa a la sociedad española", sentenció el portavoz de GRMH.

Matías Alonso también agradeció "el trabajo" que realizó el equipo de arqueólogos de forma "gratuita y desinteresada". "Gracias a eso, con los 9.000 euros pudimos financiar todo el proceso de exhumación", aclaró Alonso.

Sin un memorial digno

El proceso de exhumación, según contó el portavoz de GRMH, comenzó con el alcalde conservador Adelino Santamaría. "El alcalde por aquel entonces, que era del PP, no nos puso ninguna traba, algo sorprendente", continuó explicando Matías Alonso. 

A comienzos de este año, Santamaría se vio obligado a abandonar el Ayuntamiento de Borriol bajo sospechas por su gestión en la tramitación de la depuradora de la localidad castellonense. Su sustituto, el conservador Iban Pauner, comenzó, según indicó Matías Alonso, a "obstaculizar el proceso". 

"Teníamos pensado, tal como marca la Ley de Memoria Histórica en su artículo 2, colocar un memorial –placa en recuerdo de las 17 personas localizadas– en el lugar donde serían nuevamente enterradas. Sin embargo, el nuevo alcalde no nos deja cerrar el ciclo como queríamos alegando que 'actos así reabren heridas'", explicó a infoLibre el portavoz de GRMH. 

Alonso continuó explicando que el consistorio también "se negó a facilitar materiales, como por ejemplo una excavadora, para que pudiésemos devolverlos al lugar donde los habíamos encontrado". No obstante, gracias a la batalla mediática que inició la asociación contra el Ayuntamiento de la localidad –principalmente en medios locales–, finalmente se les facilitaron los materiales necesarios.

El acto, al que acudieron personalidades públicas como el poeta castellonense Ximo González, así como los socialistas Francesc Colomer y la diputada del PSOE en el Congreso de los Diputados Susana Ros, fue "sencillo y familiar", según aseguró a este diario Matías Alonso. La ceremonia finalizó con la plantación de un olivo porque, en palabras del portavoz del GRMH, "simboliza la paz y la fortaleza". "Mientras haya memoria la gente vive. Matar la memoria significa que estas 17 personas acaben cayendo en el olvido", aseguró

"No ha sido posible recuperar los restos de mi abuelo, pero ahora mismo tenemos la conciencia tranquila", sentenció el nieto del concejal asesinado por las tropas franquistas.
Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • ela ela 26/10/14 20:34

    Ela dice: El PP es la prolongación del Franquismo, en la transición tuvieron que tragar con cambiar lo mínimo para seguir mangoneando, Fraga fué un carnicero como lo prueban los hechos de Vitoria cuando fue ministro de Gobernación,; ademas, después de la guerra siguieron matando miles de personas, en los 40-50-60 y mas, no se conformó con lo que había hecho en la guerra, siguió asesinando "rojos" muchos años después de acabarla. Todos los que niegan esto y el derecho de los familiares a buscar los restos demuestran que son franquistas y están de acuerdo con sus muertes como el alcalde gallego que dijo que algo harían..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LosCristos LosCristos 26/10/14 19:30

    Mientras los del PP no afronten el pasado y sean capaces de reconocer todo el daño que hicieron habrá gente que deseará recuperar sus memorias. Por todos los que sufrieron injustamente fueran de un bando o de otro y sean buscados.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión