x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
PRIVATIZACIÓN DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS

La concesionaria de Madrid Río presenta un ERE tras lograr el contrato con una rebaja del 27%

  • El comité no admitirá ni un despido y quiere convocar una huelga indefinida
  • Nada más hacerse cargo del servicio, Raga se negó a subrogar a 12 de sus 254 trabajadores

Publicada el 05/12/2014 a las 06:00 Actualizada el 05/12/2014 a las 18:52
Los jardines de Madrid Río, en la ribera del Manzanares, en Madrid.

Los jardines de Madrid Río, en la ribera del Manzanares, en Madrid.

Raga, adjudicataria del mantenimiento de los jardines de Madrid Río, ha comunicado al comité de empresa la ejecución de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Habrá despidos, aunque todavía no ha precisado cuántos. Pero la cifra no oficial que llegó a los representantes de los trabajadores aún antes de que Raga se hiciera cargo de la concesión, era de un centenar, el 40% de la plantilla. La empresa consiguió el contrato con una rebaja del 27% sobre el precio de licitación.

En el momento en que Urbaser, la anterior adjudicataria, les cedió el contrato, Raga ya se negó a subrogar los contratos de 12 de los 254 trabajadores que se encargan de cuidar el parque, una de las joyas de la corona del Ayuntamiento de Madrid, en la ribera del Manzanares. La intención de los sindicatos, según explican fuentes del comité, es convocar una asamblea y proponer una huelga indefinida como medio de presión. No aceptarán, aseguran, ni un solo despido.

En un principio, la empresa presentó a la plantilla un “plan de empleo” que incluía la conversión de los trabajadores en fijos discontinuos. Lo que significaba que permanecerían seis meses cada año en situación de desempleo. También ofrecía enviar a los jardineros al paro durante dos años con un 40% de la indemnización. En ese tiempo, la empresa se comprometía a buscarles trabajo y a crear un centro de formación para ellos. Si no les consiguía un empleo, pagaría el 60% de la indemnización restante y una penalización.

También planteaba a sus trabajadores que dejaran la plantilla y se dieran de alta como autónomos. Raga se comprometía igualmente a buscarles carga de trabajo, después de asesorarles sobre cómo transformarse en emprendedores.

El plan fue rechazado por los trabajadores, que no entienden cómo es posible que Raga haya aceptado la adjudicación con una rebaja del 27% sobre el precio de la licitación, sumada a otro 9% de recorte que practicó el Ayuntamiento de Madrid sobre la cantidad que pagaba a Urbaser.

Se trata de un contrato suculento: 111 millones de euros repartidos en ocho años. Además de Madrid Río, Raga también cuida de los jardines del Palacio de Cristal de la Arganzuela y de los parques lineal del Manzanares, Juan Pablo II, Juan Carlos I y las Tablas, entre otros. Pero sólo ha anunciado recortes de personal en los parques de la ribera del Manzanares.

El Ayuntamiento se desentiende

A diferencia del contrato que firmó Urbaser, los pliegos de este último concurso no incluyen ninguna cláusula que obligue a la empresa a mantener la plantilla. El Ayuntamiento de Madrid alega que no puede ejercer ningún control sobre el número de trabajadores de la empresa adjudicataria, sino sólo sobre la “calidad” del servicio que presta.

Existe un precedente de otra concesionaria que repercute en su plantilla la rebaja en un contrato municipal. Hace un año y gracias a una huelga de 13 días que llenó las calles de basura, los barrenderos de Madrid consiguieron que las empresas adjudicatarias de la limpieza viaria, FCC, OHL y Sacyr, desistieran de 1.134 despidos a cambio de excedencias, bajas voluntarias y una regulación temporal de empleo de 45 días anuales. Las empresas habían anunciado el ERE tras obtener el contrato con una rebaja del 30% sobre el precio licitado.

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión