x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Violencia machista

La Asociación mayoritaria de la Guardia Civil denuncia la “ineficacia” contra la violencia machista

  • Afirman que las unidades dedicadas a la lucha contra la violencia de género "no cuentan con dedicación exclusiva en la materia"
  • Sostienen que la Dirección General del Instituto Armado ofrece cifras "maquilladas" que "desvirtúan la realidad"

infoLibre
Publicada el 26/08/2015 a las 12:21 Actualizada el 26/08/2015 a las 12:46
Miembros de la Guardia Civil, en una fotografía de archivo.

Miembros de la Guardia Civil, en una fotografía de archivo.

E.P
La Asociación Unificada de Guardia Civil (AUGC) denunció el miércoles la "ineficacia" en la lucha contra la violencia de género del Instituto Armado, que "no se encuentra en disposición de dar un servicio de calidad a la víctima y mucho menos llegar a la protección que exige la norma" porque el grueso de los casos, a falta de personal, recae en agentes sin preparación ni recursos, informó Europa Press.

Según explica, la Guardia Civil cuenta con las EMUMES como unidades dedicadas a la lucha contra la violencia de género, que están inscritas dentro de la Policía Judicial y "no cuentan ni con dedicación exclusiva en la materia ni con el número de efectivos que esta lacra necesita", aunque "sobre el papel" no lo parezca porque la Dirección General del Instituto Armado ofrece una cifra "maquillada" que "desvirtúa la realidad".

Con todo, afirma, "las EMUMES se ubican en las capitales de provincia y sólo trabajan en casos extremos siendo derivados el resto de casos, que son la gran mayoría, a los Puestos de la Guardia Civil ubicados en los contextos rurales o a las denominadas Unidades de VIOGEN".

La AUGC denuncia que estos puestos rurales "están desbordados en cuestiones de seguridad ciudadana y con mínimos históricos de personal, con la consecuencia de ver muchos de estos cuarteles cerrados, aunque ondeando su bandera, lo cual denota un claro sinsentido de operatividad".

"Son los guardias civiles de a pie los que se encargan del gran volumen de trabajo de las denuncias de violencia de género en los ámbitos rurales, que son la cara oculta de esta lacra y donde de forma más agravada se está sufriendo. Se trata de personal que no reúne la formación ni dedicación que exige la normativa en materia policial de violencia de género", asegura.

En cuanto a las unidades VIOGEN, dice que son "unidades fantasma" que han aparecido en el seno de la Guardia Civil "sin estar creadas mediante catálogo de Puestos de trabajo" y que "cuentan con personal detraído de los Puestos de Seguridad Ciudadana, con sello identificativo muchas de ellas, pero sin formación permanente, sin dedicación exclusiva, sin teléfonos de asistencia, sin vehículos camuflados" y donde "un solo efectivo puede llegar a realizar el seguimiento y la atención de hasta 70 víctimas".

"Todo lo anterior tiene como consecuencia la escasa protección que se puede proporcionar a las numerosas mujeres y menores víctimas de violencia de género en el ámbito rural", afirma la asociación mayoritaria, que ha puesto estos hechos en conocimiento del Consejo de la Guardia Civil.

No obstante, la AUGC ya solicitó sin éxito al Consejo la "legalización" de estas unidades y la creación de grupos similares a los de la Policía Nacional con "dedicación exclusiva, concreción de funciones y formación permanente" en violencia machista. También lo han solicitado a la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, que les ha remitido, según afirman, a la Secretaría de Estado de Seguridad.

"La ciudadanía ha podido comprobar cómo los últimos años los presupuestos del Estado han ido recortando precisamente en herramientas y medidas de lucha contra la violencia de género incluyendo la plantilla de la seguridad pública. Mientras se recortan medios contra la violencia de género, las estadísticas de estos asesinatos no dejan de aumentar. Es como si ante una epidemia sanitaria el Gobierno procediera a cerrar hospitales. Un sinsentido", afirma la organización.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión