x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Entrevista

Meritxell Batet: “No se da la coyuntura para enviar tropas contra el Estado Islámico”

  • Afirma que la presencia militar sobre el terreno no implica "garantías" de buenos resultados en la lucha contra el terrorismo yihadista.
  • No precisa la propuesta definitiva del PSOE sobre la indemnización por despido, la reforma de la Ley Electoral ni el encaje de Cataluña

Publicada el 25/11/2015 a las 06:00
La coordinadora del programa del PSOE, Meritxell Batet.

La coordinadora del programa del PSOE, Meritxell Batet.

PSOE
Meritxell Batet (Barcelona, 1973) es la número dos del PSOE por Madrid al Congreso de los Diputados y la coordinadora del programa electoral socialista. Un documento de casi 300 páginas cuya puesta de largo, prevista para el pasado 14 de noviembre, se canceló tras los atentados de París. Sobre la amenaza del terrorismo yihadista dice que lo fundamental es la "unidad de los demócratas" y asegura que España debe centrarse en cuestiones como mejorar la colaboración la inteligente del resto de países, no en enviar tropas o participar en bombardeos con las posiciones del Estado Islámico.

De cara a las elecciones generales, afirma que el proyecto de Pedro Sánchez como líder del PSOE "no se agota el 20-D", incluso si es derrotado en las urnas por el PP o es superado también por Ciudadanos, como apuntan algunos sondeos.. Batet fue candidata al Congreso por primera vez en 2004, cuando se integró en las listas del PSC como independiente. Repitió en 2008, ya como afiliada al partido, y ahora da el salto a la capital. Considera que la entrada de personas como Irene Lozano –exdiputada de UPyD y ahora número cuatro por Madrid– es "positiva" para el PSOE y niega que haya provocado tensiones entre la militancia.

La amenaza yihadista


PREGUNTA: ¿Cómo valora el pacto antiyihadista y la unidad con el Gobierno en esta materia?
RESPUESTA: Cuando hablamos de terrorismo, la unidad de los demócratas es fundamental. Es un tema donde poner énfasis en las diferencias no es adecuado. Por eso pensamos que es importante estar junto al Gobierno, por eso propusimos el pacto antiyihadista, y por eso pedimos al resto de fuerzas políticas que se sumen.

P.: Francia ha pedido ayuda a la comunidad internacional. ¿Qué avales debe tener, a juicio del PSOE, una posible respuesta española?
R.: El del Congreso de los Diputados y la legalidad internacional, esta es una posición de partida clara, nítida. Francia no ha concretado en qué debe consistir esta ayuda, pero ha hecho un llamamiento a la Unión Europea y nosotros compartimos que Europa debe ir unida. Hay algunas líneas en las que se puede ir avanzando: la comunicación entre las distintas inteligencias europeas, que aún no es lo suficientemente potente; cortar la financiación a los terroristas y evitar todo lo que tiene que ver con expresiones de odio, xenofobia o racismo. También hay que buscar la complicidad de la comunidad musulmana: ellos son los que más legitimados para dirigirse a los terroristas y decirles "por aquí no", porque hay unos pocos que matan y siembran el terror en nombre de su dios.

P.: ¿Si la posible aportación española cuenta con el aval del Congreso y la ONU, hay alguna línea roja? ¿Avalaría el PSOE enviar tropas, participar en ataques aéreos...?
R.: La única voz que pide enviar tropas es Ciudadanos. Ni siquiera Francia o el presidente Hollande lo plantean, y nosotros no somos partidarios de priorizar medidas de este tipo. Creo que no se da la coyuntura para que se produzca un envío de tropas, porque no hay garantías de que eso consiguiera los objetivos que buscamos. Tenemos experiencias anteriores que no son buenas e incluso podríamos decir que algunas de esas experiencias han contribuido a tener la situación que tenemos actualmente, porque la actuación de la comunidad internacional no ha sido neutra en este ámbito y creo que ha contribuido a desestabilizar la región.

P.: ¿Y de los bombardeos sobre las posiciones del Estado Islámico?
R.: Francia tiene el quinto Ejército del mundo. No creo que España pueda hacer grandes contribuciones en ese sentido y no creo que Francia nos pida ayuda teniendo ellos la potencia que tienen. Creo que la colaboración puede ir en otras direcciones.

La situación en Cataluña


P.: Dos meses después no se ha formado Gobierno en Cataluña. ¿Vamos hacia unas nuevas elecciones?
R.: No se puede descartar ningún escenario. Puede haber nuevas elecciones y es lo que los acontecimientos conducen a pensar, porque Junts pel Sí y la CUP no comparten casi nada. Creo que no se podrían poner de acuerdo en qué política económica, industrial o educativa quieren para Cataluña. Unos partidos que no son capaces de investir a un president, que no podrían modificar el Estatuto de Autonomía, que no pueden definir un programa de Gobierno... al final es un problema para los catalanes, porque el 27-S votamos para eligir un gobierno para gobernar, que es lo que no hemos tenido en los últimos años y lo que parece que seguiremos sin tener.

P.: ¿No es contradictorio que Iceta le tienda la mano a Artur Mas después de asegurar que es el principal responsable de la situación? 
R.: Al PSC le preocupa la situación económica de Cataluña, le preocupan los recortes de Artur Mas y también la inestabildiad gubernamental. Lo que hace Iceta es un acto de sensatez y responsabilidad, es decirle a Mas que el PSC está donde siempre ha estado, en servir a los ciudadanos de este país y en poner encima de la mesa los puntos cruciales en los que nos podríamos poner de acuerdo. Tengo que decir que lo ha hecho sin muchas esperanzas, porque Junts pel Sí ni siquiera se ha dirigido al PSC tras las elecciones.

P.: Insisto: ¿No es extraño ofrecerse a Convergència para gobernar, después de las críticas a sus políticas y sus casos de corrupción?
R.: Las condiciones que se ponen no son menores: les estamos diciendo que hagan un giro copernicano a su política económica y social, y que el nivel de combate contra la corrupción tiene que ser completamente distinto. Y, sobre todo, la propuesta de Iceta es dar una vía de salida para no depender de un partido que quiere sacarnos de la Unión Europea, del euro, que es anticapitalista, que se define como antisistema y que llama a la desobediencia, porque eso no nos parece una buena noticia.

P.: El PSOE plantea una reforma de la Constitución como solución al encaje de Cataluña. ¿Es factible lograr la mayoría necesaria y concluir el proceso a tiempo, antes de que la situación descarrile?
R.: A mí me parece que es factible y adecuada. Factible porque vamos a un escenario donde no va a haber mayorías absolutas y donde las fuerzas políticas vamos a estar obligadas a sentarnos y dialogar, que es lo que pide el PSOE desde hace cuatro años. En ese escenario, lo más importante es que se alcance un compromiso por parte de todos los partidos de sentarnos a hablar de la reforma de la Constitución. Para eso ni siquiera hace falta que vayamos con nuestra constitución escrita, hace falta predisposición a dialogar.

P.: ¿Y ve al PP con esa predisposición al diálogo?
R.: Creo que no le va a quedar otro remedio. No hay ninguna otra solución encima de la mesa. La Constitución del 78 ha sido muy buena para España, pero la mejor manera para defender España y la Constitución es adaptarla al siglo XXI. 

P.: En el programa electoral apuestan por reconocer singularidades de las nacionalidades. ¿Con que fórmula concreta?
R.: En Cataluña es muy importante, por ejemplo, el reconocimiento de la lengua. No sólo la catalana, sino las otras lenguas españolas: que tengan un reconocimiento constitucional adecuado y que todos los españoles nos podamos sentir orgullosos. Esa pedagogía creo que no se ha producido y la Constitución no está dando las respuestas adecuadas. Creo que una de las grandezas de España es esa: es un país mucho más rico que otros. A veces se plantea como algo negativo, y me parece todo lo contrario. Y ese trabajo está por hacer.

P.: Así que la fórmula concreta no está cerrada.
R.: Creo que eso tiene que ser fruto del consenso, creo que lo importante es partir de pensar que merece la pena incluir esa expresión de singularidad, y luego encontrarla entre todos. La Constitución tiene que ser reformada con un consenso amplio.

P.: ¿Renuncia el PSC a la idea de nación catalana?
R.: Uno de los problemas es que el concepto de nación es utilizado sistemáticamente por los nacionalistas como un término asociado a la soberanía y al Estado nación. Pero cuando se votó el Estatut, el PSC votó que Cataluña es una nación y el PSC, cuando piensa así, está pensando en la noción que define el Consejo de Europa, cuando distingue ese concepto de nación propio de los nacionalistas del de nación cultural.

La reforma laboral


P.: ¿Cuál sería la propuesta de un Gobierno socialista sobre la indemnización por despido si no hay acuerdo entre los agentes sociales? 
R.: Es importante destacar que el diálogo social es muy importante. Una de nuestras mayores críticas al PP es que aprobó la reforma laboral de espaldas totalmente a los agentes sociales. Por tanto, sería un contrasentido que si una de las grandes críticas es cómo se ha legislado, cometiéramos los mismos errores e impusiéramos esto mediante un decreto ley. Ese es nuestro punto de partida.

P.: Sánchez aseguró que, en todo caso, no abaratará el despido. Supongo que, a falta del diálogo y de lo que resulte de él, el partido sí tiene una posición de partida con la que legislar si no hay acuerdo.
R.: La posición de partida es esa: que en ningún caso se abaratará. Y dependerá de la evaluación del conjunto de las normas de ese Estatuto de los Trabajadores cómo se perfile una regulación específica.

P.: No está cerrado, por tanto.
R.: No, porque un Estatuto de los Trabajadores es un conjunto de normas que abarcan muchos aspectos y hay que tener en cuenta la globalidad de esos aspectos para llegar a un equilibrio adecuado. El punto de partida es ese: que en ningún caso se va a abaratar más de lo que está.

P.: ¿No es ese un abanico muy amplio, desde dejarlo exactamente como está hasta revertir parte de los recortes de los últimos años?
R.: No, porque eso dependerá de la evaluación de conjunto del Estatuto acordado en ese diálogo social.

Regeneración democrática


P.: El PSOE propone desbloquear las listas. ¿Cómo funcionaría?
R.: Permitiría alterar el orden de los candidatos. También proponemos las listas cremallera para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres, algo que ya hemos hecho en esta convocatoria.

P.: ¿Le llama la atención que algunos de los nuevos partidos no incluyan esas listas cremallera?
R.: Me resulta llamativo porque creo que en una sociedad moderna, donde los valores constitucionales tendrían que estar absolutamente interiorizados, el 50% de la población sigue estando en desigualdad. Creo que la realidad nos está llama a gritos a tomar medidas. Para mí, la dignidad como sociedad pasa por eso. Es un tema indiscutible. Y no lo digo sólo como mujer, lo digo como persona que me creo los valores constitucionales. Y me parece increíble que partidos que dicen ser nuevos tienen tics en esta materia bastante antiguos, tics muy antiguos.

P.: También se apuesta por un sistema electoral más proporcional, aunque no se define una propuesta concreta. Cuál es la idea para hacer el sistema más proporcional, ¿una circunscripción única, añadir diputados...?
R.: Hay varias fórmulas. Nos enfrentamos a una potencial reforma de la Ley Electoral con voluntad de consenso, porque es la norma sobre la reglas de juego. Hemos expresado que se debe mejorar la proporcional, porque aun siendo un sistema proporcional bastante bueno y razonable, hay recorrido. Hemos estudiado varias fórmulas pero no las hemos plasmado en el programa porque hay voluntad de llegar a un acuerdo y porque no hay una fórmula perfecta.

P.: ¿No hay preferencia, por tanto, por una fórmula u otra?
R.: No.

Fichajes electorales


P.: En estas propuestas sobre regeneración ha trabajado usted con Irene Lozano. ¿Cómo es sido su relación?
R.: Trabajar con ella ha sido fácil. Nos conocíamos porque hemos compartido hemiciclo y hemos tenido ocasión de discutir en tribuna, donde el tono siempre es algo más elevado de lo habitual, pero también he compartido reflexiones de fondo sobre medidas y leyes. Ese conocimiento previo siempre ayuda a que la relación se normalice muy rápidamente. Creo que ella ha hecho aportaciones interesantes. Por ejemplo, nos hemos reunido a iniciativa suya con asociaciones y organizaciones con las que el partido ya tenía relación, pero con las que era importante que hubiera una puesta en común.

P.: ¿Cuál va a ser su papel en campaña y hasta el 20-D?
R.: Va a seguir aportando alguna perspectiva nueva que afecta a instituciones democráticas que será importante. Creo que ella va a tener un papel importante, hemos coincidido en muchísimos actos…

P.: Aunque no le hemos visto intervenir en público ni tener demasiado protagonismo en ellos. ¿Va a acudir, por ejemplo, a mítines, o su trabajo será más de puertas adentro del partido?
R.: En ella confluye la doble vertiente de estar en el comité de expertos y ser candidata. El trabajo de fondo también es importante que se produzca, así que hará una cosa combinada. Hará actos de campaña y estoy segura de que también hará debates, aunque siempre intentando que sea en el marco de su máxima responsabilidad, que es el tema de la regeneración democrática. También estará en actos propiamente de campaña, un mitin, por ejemplo, estoy segura de que sí. No sé la agenda de los candidatos, pero estoy segura de que sí.

P.: Lozano proviene de una formación con ideas muy diferentes a las del PSOE, por ejemplo, en cuanto al modelo de Estado. ¿Han podido hablar de estas cuestiones?
R.: Pues la verdad es que no, pero sí he tenido la ocasión de escucharla en alguna reunión interna defender el modelo federal. Me pareció que las premisas de las que partía podían confluir perfectamente en aquello que nosotros estamos defendiendo. Creo que el hecho de que ella haya dado el paso de ser candidata del PSOE muestra la voluntad de aproximarse al ideario del conjunto del partido, y también en esta materia.

P.: Han sido varios los independientes que se han sumado al PSOE, en concreto en la lista de Madrid. ¿Se han entendido bien entre la militancia?
R.: Creo que es muy buena noticia que haya gente de fuera del partido que se vea llamada a sumarse al proyecto. La primera vez que fui en una lista fui como independiente, así que no seré yo quien critique a los independientes. Ahora fuera de bromas: creo que es algo bueno incoporar gente más allá de los afiliados y militantes, entre quienes hay talento de sobre para hacer las listas. Es una manera de dar señales de apertura, me parece algo a destacar en positivo y eso es lo que piensa la inmensa mayoría de la militancia.

P.: ¿Detecta esa misma situación entre los militantes de Madrid?
R.: Sin duda. Se expresó de forma muy clara en las votaciones que hubo en el Comité Regional, donde se aprobó la lista de Madrid por más del 95%.

P.: Aunque con la ausencia de casi 160 de los 350 miembros. ¿No le llama la atención que salieran de la sala casi la mitad de integrantes?
R.: No lo sé, en todo caso no hubo una expresión negativoa. Sobre lo segundo, yo creo que eso seguramente trasciende a la lista, ¿no?

P.: ¿No lo vincula a los nombres?
R.: No lo vinculo directamente a la lista.

P.: En la Comisión Federal de listas, por ejemplo, se ausentó el secretario de organización del PSOE de Andalucía para no votar a favor de la lista de Madrid.
R.: Pero en el Comité Federal se votaron las listas y estaba todo el Comité Federal, no faltaban ni la mitad, ni una federación...

P.: Pero en el Comité Federal se votan todas las listas al tiempo, mientras que cuando se han votado una a una sí ha habido ausencias.
R.: Si tú no estás de acuerdo con algo hasta el extremo de creer que va en contra de los principios del partido, que puede tener un efecto negativo, tienes la oportunidad de expresarlo en el Comité Federal y en la votación hubo cerca de un 97% de apoyo a las listas. Tradicionalmente la lista de Madrid la ha elaborado mucho el propio secretario general o candidato, y la lista expresa un poco esa pluralidad de España, y expresa un proyecto político más allá de expresar un territorio, que también, pero expresa muchas más cosas. Yo creo que es importante que haya ese margen de maniobra y, sobre todo, que pase por el proceso orgánico habitual y tenga un apoyo democrático, que en este caso creo que ha sido, con creces, de un apoyo muy amplio.

El 20-D y el día después


P.: ¿Cuáles son los principales retos para la próxima legislatura? 
R.: Nosotros siempre hablamos de cuatro grandes retos. Uno es la desigualdad, el segundo es la generación de oportunidades, el tercero generar confianza en las instituciones democráticas, y el cuarto la convivencia. Debemos ser capaces de ofrecer un proyecto mejor, más ilusionante, que reenganche a generaciones que se sienten absolutamente alejados, por ejemplo, de la Constitución. 

P.: El pasado fin de semana Pedro Sánchez dijo que necesita un voto más que Rajoy. ¿Renuncia a gobernar si no es primera fuerza?
R.: Un voto más nos da la legitimidad para ser los primeros que intentemos conformar Gobierno.

P.: Entonces, si un voto más da la legitimidad para intentar formar Gobierno, ¿no conseguirlo implica que el partido renuncia a intentarlo y que queda a expensas de que el PP no sea capaz de formar una mayoría?
R.: Una cosa irá conectada con la otra. Si el PP es capaz de formar Gobierno seguramente no tendría sentido que nosotros lo intentáramos, porque no puede haber dos mayorías absolutas a la vez. Eso sí, no renunciamos a nada. Estamos en un sistema parlamentario donde los ciudadanos eligen a 350 diputados y serán esos 350 diputados los que conformen una mayoría para elegir presidente y Gobierno. El partido con más capacidad de diálogo y de construir un proyecto compartido con otros partidos será el que gobierne.

P.: ¿Cómo interpreta las encuestas que colocan a Ciudadanos por delante del PSOE?
R.: Las encuestas está bien analizarlas, son orientativas, pero ahora son especialmente volátiles e inciertas. Hay mucha desorientación por parte de los sociólogos, es muy difícil predecir qué puede pasar el 20-D y, por tanto, nuestro objetivo principal es prepararnos con un buen programa y un proyecto, y también consolidar el liderazgo de Pedro, que está más que consolidado. Estamos centrados en intentar ganar las elecciones porque tenemos claro que somos la única fuerza que da garantías para representar un cambio en el gobierno.

P.: Sánchez dijo que el 20-D no es su única oportunidad de ser presidente. ¿Debe seguir si el PSOE es tercera fuerza tras las generales?
R.: Creo que Pedro Sánchez tiene una idea de lo que necesita España, de cuáles son los principales desafíos, que tiene soluciones para esos retos y además tiene un proyecto para el PSOE. Ha implementado cambios internos muy importantes, ha hecho que el PSOE sea mucho más transparente, mucho más abierto, y eso es lo que se le pide a un líder: que tenga una idea de país, un proyecto y que sepa también cómo liderar internamente como secretario general un partido. Yo creo que eso no se agota el 20-D, y que eso es un valor para el 20-D.

P.: Así que si no consigue los apoyos esperados en las urnas, los apoyos de dentro del partido no se resentirán.
R.: Por supuesto que no.

P.: La precampaña ha quedado marcada por los atentados de París y la situación en Cataluña, ¿les perjudica este escenario?
R.: El PSOE tiene posiciones claras respecto a los dos temas. Ambos son complejos y las respuestas simplistas están bien para un titular, pero resuelven el problema de fondo. Respecto a Cataluña tenemos una posición clara y la única que, además del respeto a la ley, propone una solución a un problema que es político para ir al fondo de la cuestión y abordar el tema de raíz.

Más contenidos sobre este tema




3 Comentarios
  • Tubal Tubal 25/11/15 20:04

    Entre otras cosas, se deduce de lo que dice esta señora que lo democrático sería presentar auténticas listas electorales "cremallera" que no se centrasen sólo en el "género" de los candidatos (o sea , en su sexo). ¿Por qué no cremallear otras características de los candidatos, como su condición física (hay un porcentaje importante de población afectada), su orientación sexual (no digamos nada), su estado civil, etc.? Si la composición de las listas electorales de cada partido hubiera de ajustarse forzosamente esos datos porcentuales, podemos imaginar el magnífico follón superpolítico que se montaría...Modus in rebus, amiga Maritxell.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 25/11/15 16:38

    Nos queda muy grande el embite. Que se encarguen del asunto las potencias nucleares... que son las que tienen ejércitos potentes y capacitados para cumplir con la tarea.... Además mano de obra indígena disponible la pueden conseguir en muy buenas condiciones..

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sasha Sasha 25/11/15 08:23

    No dice absolutamente nada reseñable, no aporta nada vital a ningún debate. Es lo que le interesa al PPSOE, porque no es lo que diga, sino quien vaya al congreso. Y resulta que tiene que ir ella, el verdadero nexo de unión. Porque está casada con quien está casada, y es el aval de que PP y PSOE irán de la mano. Es la más importante vía de agua que se le puede abrir al PSOE a poco que sepan explotarla. Si quieren crujirles, lo tienen muy muy fácil con personajes como Batet. En todo caso, y fuera de análisis, muy buena entrevista.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión