x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Justicia

Ester Quintana pide nueve años de cárcel para los dos mossos acusados de hacerle perder un ojo

  • Son el subinspector que ordenó disparar balas de goma y el escopetero, que pudo negarse a disparar ya que el director de los Mossos no dio la orden
  • Además, las abogadas de Quintana alegan que se disparó contra una zona sin incidentes en la que se podrían haber utilizado otros medios "menos lesivos"

infoLibre
Publicada el 02/12/2015 a las 18:02 Actualizada el 02/12/2015 a las 18:03
Ester Quintana perdió un ojo a consecuencia de una pelota de goma disparada por un agente durante una manifestación en noviembre de 2012.

Ester Quintana perdió un ojo a consecuencia de una pelota de goma disparada por un agente durante una manifestación en noviembre de 2012.

EUROPA PRESS
Las abogadas de Ester Quintana han pedido nueve años de cárcel para el subinspector y también para el escopetero de los Mossos d'Esquadra acusados por el disparo de una pelota de goma que la dejó sin un ojo durante la huelga general del 14 de noviembre de 2012.

En un escrito presentado este miércoles ante la Audiencia de Barcelona y al que ha tenido acceso Europa Press, les acusan de un delito de lesiones con pérdida de miembro principal y piden una pena muy superior a los dos años de prisión demandados por la Fiscalía; también solicitan la inhabilitación de los agentes durante el tiempo que dure la condena.

La Fiscalía consideró probado que el subinspector ordenó al agente que disparara pelotas de goma, aunque el contexto "no requería en modo alguno el disparo de pelotas de goma y podían servirse de otros medios menos lesivos".

En la misma línea, la acusación considera que el subinspector ordenó al escopetero que disparase hacia la dirección donde estaba Quintana –en el Paseo de Gràcia, acompañada por otros tres viandantes– "a pesar de saber que era un despropósito": no había ningún altercado ni situación de riesgo, sino tan solo viandantes dispersos marchándose de la zona, argumentan.

Los disparos no se ordenaron, dice la acusación

Según la defensa de Quintana, el subinspector dio la orden sabiendo que generaba un peligro vital real y asumiendo "el peligro que incluía la previsible pérdida de ojo" de alguna persona, y además, lo hizo sabiendo que el director de los Mossos no había dictado una orden que permitiese el uso de las pelotas de goma.

El escopetero obedeció pese a que la normativa policial ampara a los agentes a desobedecer las órdenes de sus superiores cuando son antirreglamentarias o delictivas: "Pudiendo no hacerlo, opto por disparar", concluyen las letradas Laia Serra y Carla Vall.

De cara al juicio, la acusación pide que además del interrogatorio a los dos acusados, el tribunal cite a declarar a la afectada y a varios agentes de los antidisturbios (Brimo) de los Mossos como testigos.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión