x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
obituario

Muere Conchita Picciotto, la española que protestó durante más de 30 años frente a la Casa Blanca

  • Se estima que tenía 80 años y no se conoce la causa exacta de su muerte aunque, según el director del centro en el que vivía, sufrió una caída hace días
  • Connie fue un personaje controvertido en Washington, admirada por los colectivos activistas y a menudo criticada y despreciada por otros durante su larga protesta contra la energía nuclear

infoLibre
Publicada el 26/01/2016 a las 10:14 Actualizada el 26/01/2016 a las 14:14
Conchita Picciotto durante una de sus protestas frente a la Casa Blanca.

Conchita Picciotto durante una de sus protestas frente a la Casa Blanca.

EFE
La inmigrante española en Estados Unidos Conchita Picciotto, que protestó durante más de 30 años frente a la Casa Blanca, falleció este lunes en un centro para mujeres sin hogar de la capital estadounidense, según ha informado The Washington Post, y recoge Europa Press.

Se estima que tenía 80 años y no se conoce la causa exacta de su muerte aunque, según el director del centro en el que vivía, sufrió una caída hace días. Picciotto, también conocida como Connie, fue un personaje controvertido en Washington, admirada por los colectivos activistas y a menudo criticada y despreciada por otros, durante su larga protesta contra la energía nuclear.

Concepción Picciotto llegó a Nueva York en 1960 y trabajó como recepcionista en la oficina comercial española. En 1969 se casó con un ciudadano italiano con el que adoptó una niña, que estuvo en el origen de su larga trayectoria como activista.

Según relata el diario, Picciotto se plantó por primera vez ante la Casa Blanca en 1979 para denunciar una conspiración de su esposo para separarla de su hija. No consiguió su objetivo, –después afirmó que no volvió a ver a la niña–, pero dos años después transformó su protesta en un grito a favor de todos los niños del mundo, según explicaba ella misma.

Junto al filósofo y activista William Thomas y la que sería esposa de éste, Ellen Benjamin, reclamó durante 25 años el desarme nuclear. En los últimos años, después de un accidente de bicicleta, activistas más jóvenes la ayudaban a mantener su vigilia antinuclear.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión