x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Corrupción

Miguel Bernad, hace seis meses: “La corrupción en España es un cáncer con metástasis”

  • En una entrevista con estudiantes de la Universidad Complutense, el secretario general de Manos Limpias defendió que su organización no se beneficia de subvenciones ni grandes donaciones: "¡Ojalá fueran de 6.000 o 20.000 euros!", exclamó Bernad
  • Aseguró también que los abogados que defienden sus querellas "no cobran absolutamente nada" porque son afiliados y "creen en este proyecto"

Publicada el 19/04/2016 a las 17:04 Actualizada el 19/04/2016 a las 19:34
El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, tras ser detenido este viernes.

El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, tras ser detenido este viernes.

EFE
"Somos libres e independientes". Esta fue la carta de presentación con la que el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, se dirigió a un grupo de estudiantes de la Universidad Complutense que le entrevistó el pasado noviembre. "Denunciamos la corrupción venga de donde venga: de la derecha, de la izquierda, de los nacionalistas... y por tanto nuestra independencia está garantizada, porque además no tenemos ningún grupo de presión detrás que nos marque las directrices", presumía Bernad, al tiempo que añadía que su organización no recibe subvenciones de ninguna institución.

El abogado, que entró en la cárcel este lunes por extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal, se mantuvo igual de sereno cuando le preguntaron por las cuentas del pseudosindicato: "Es una pregunta que me hacen mucho (...) Nos estamos financiando de las cuotas de nuestros afiliados y simpatizantes, de donativos, todos con nombres y apellidos. La gran ventaja que tenemos es que los diversos despachos de abogados con los que estamos operando están afiliados, creen en este proyecto, no cobran absolutamente nada por las querellas que presentamos". Según Bernad, luego él compensaba a los letrados "desviándoles" los casos particulares de algunos de los afiliados.

Otra fuente de financiación son las donaciones que recibe Manos Limpias. El secretario general explicó que son aporaciones de "particulares" –no de grandes empresas– y que nunca han superado los 2.500 euros. "¡Ojalá fueran de 6.000 y 20.000 euros!", exclamó Bernad ante este grupo de estudiantes, a los que recibió en la sede de Manos Limpias, una pequeña oficina en el centro de Madrid decorada con numerosas banderas de España y con decenas de archivadores en los que podía leerse el nombre de algunos de los casos en los que están personados como acusación popular.

Y precisamente para ello recaudaban todos estos fondos, para hacer frente a las fianzas que la justicia les ha impuesto: "En el caso Neymar nos pidieron 60.000 euros y no pudimos hacer frente, y por tanto ese caso se cerrará con un pacto entre el juez y el fiscal", aseguró Miguel Bernad. Situación parecida a la que se encontraron en sus denuncias contra Íñigo Errejón, Podemos y Pablo Iglesias: "Estaban admitidas las querellas pero hemos tenido que desistir porque nos suponía cerca de 40.000 euros". El secretario general de Manos Limpias calificó de "inconstitucionales e ilegales" esas fianzas y lamentó que "muchos delitos en este país quedan impunes porque el Ministerio Público no acusa y porque la acusación poular no tiene medios económicos suficientes para hacer frente a esas fianzas".



Durante la entrevista con los estudiantes de la UCM, Bernad repitió en varias ocasiones una misma idea: "La corrupción en España es un cáncer con metástasis que abarca absolutamente a todas las instituciones y, lo que es más grave, está abarcando también al poder judicial".

La humildad de las cuentas de Manos Limpias a la que se refería Bernad contrasta enormemente con los delitos de los que le acusa el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz. Según el magistrado, Bernad y Luis Pineda (presidente de Ausbanc) habían creado una trama que se dedicaba a extorsionar a personas y empresas a cambio de no llevarles ante los tribunales. También les exigían dinero a cambio de no difundir en los medios de comunicación información que les pudiera perjudicar.

Entre los objetivos de los supuestos extorsionadores estuvieron la infanta Cristina (pidieron a La Caixa y al Banco Sabadell tres millones de euros a cambio de retirar la acusación contra la hermana del rey), y Rubén Sánchez, portavoz de Facua, al que Ausbanc pidió una indemnización con la que podría evitar que le denunciasen por unos mensajes en Twitter.