x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
El final de ETA

El PP vasco se opone a acercar presos de ETA pero no a transferir la política penitenciaria

  • El portavoz, Borja Sémper, afirma que le sorprende la reclamación del PNV del fin de la dispersión, dado que no lo considera prioridad
  • Señala que el Gobierno de Euskadi no quería gestionar las cárceles "cuando ETA mataba" y "ahora resulta más fácil"

infoLibre
Publicada el 05/07/2016 a las 09:11 Actualizada el 05/07/2016 a las 10:17
El portavoz del PP en el Parlamento vasco, Borja Sémper, a la izquierda.

El portavoz del PP en el Parlamento vasco, Borja Sémper, a la izquierda.

Europa Press
El portavoz del PP en el Parlamento vasco, Borja Sémper, rechaza que el Ejecutivo central negocie con el PNV un acercamiento de los presos de ETA al País Vasco para allanar el camino a la investidura de Mariano Rajoy, pero sí ve posible hablar de transferir la política penitenciaria, cosa que está prevista en el Estatuto de Autonomía vasco.

En declaraciones a la Cadena Ser, recogidas por Europa Press, Sémper se mostró "sorprendido" por el hecho de que el lehendakari, Íñigo Urkullu, haya reclamado el fin de la dispersión de los presos de ETA porque, si bien "no es una reivindicación nueva" por su parte, le sorprende que sea una prioridad para él en estos momentos, cuando no lo es ni para los vascos ni para el conjunto de los españoles.

A su modo de ver, a quien debería "apretar" Urkullu es a la propia ETA, que es quien impide a sus presos reinsertarse y sigue utilizándolos en su estrategia. Sémper subrayó que España tiene una de las legislaciones más avanzadas en materia de reinserción pero es la propia ETA quien impide a sus presos acogerse a ella para no aceptar la legalidad española.

Así, ha defendido que "la política de dispersión ha dado resultados", de manera que debe imperar el sentido común y "no se debe manosear" lo que funciona, incluyendo el mantener abiertas vías de reinserción como la llamada vía Nanclares, con ese u otro nombre. Y ha añadido que ahora debe ser ETA quien se mueva: "La política de dispersión empezó con ETA y acabará cuando acabe ETA", zanjó.

En cambio, explicó que la transferencia de la política penitenciaria al País Vasco es algo pendiente desde el Estatuto de Autonomía, así que no debería ser "ningún drama" hablar sobre ello. De hecho, recordó que la competencia fue "una patata caliente" para el Gobierno vasco, que no la quiso "cuando ETA mataba y ahora resulta más fácil".

En cuanto a la reclamación de que el Gobierno central acepte la reforma del Estatuto de Gernika que apruebe el Parlamento vasco, Sémper replicó que la Cámara autonómica lleva tres años discutiéndolo en una ponencia y no ha sido capaz de pactar un texto articulado, así que cree que no tiene sentido pedir a otros que acepten lo que ellos aún no han conseguido acordar.

El primer contacto de Rajoy, con el PNV

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se puso en contacto este lunes con el PNV dentro de la ronda de consultas para intentar formar Gobierno, informaron fuentes del partido conservador a Europa Press. Una ronda que el jefe del Ejecutivo en funciones abrirá este martes con una reunión en el Palacio de la Moncloa con el presidente del Gobierno canario, Fernando Clavijo, y el secretario general de CC, José Miguel Barragán.

La reunión con los nacionalistas no se fijó en la llamada telefónica, aseguraron miembros de la formación, quienes dejaron claro que las negociaciones se producirán con el PNV y no con el lehendakari, Íñigo Urkullu. "El lehendakari es evidentemente una persona muy importante pero no forma parte de lo que es la organización del partido", precisó el diputado por Vizcaya Aitor Esteban. 

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión