X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Inmigración

El capellán del CIE de Murcia denuncia “hacinamiento y trato humillante” y afirma que es “peor” que una prisión

  • Pedro García Casas, ha calificado como un "infierno" este centro en el que denuncia que existe "vacío legal, vulneración de ciertos derechos humanos, trato humillante y hacinamiento"
  • El capellán, que tiene que acceder a este centro acompañado por la Policía Nacional, cuenta que algunos de los agentes acceden "con mascarillas, guantes y porras en mano"

infoLibre Publicada 02/11/2016 a las 13:43 Actualizada 02/11/2016 a las 14:01    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

Imagen del interior del CIE de Murcia

Imagen del interior del CIE de Murcia

E.P.
El sacerdote encargado de la atención religiosa del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Murcia, Pedro García Casas, ha calificado como un "infierno" este centro en el que denuncia que existe "vacío legal, vulneración de ciertos derechos humanos, trato humillante y hacinamiento". Así lo indica tras los últimos acontecimientos vividos en los últimos días en algunos CIE, como la fuga del de Murcia el pasado mes de octubre.

"En este lugar el trato es peor, más duro, humillante y denigrante que en las prisiones de la Región de Murcia –las cuales conoce de primera mano–. En sus pupilas (las de los internos) se ve reflejada la marca del sufrimiento, sus caras están demacradas, la mayoría desnutridos; varios de ellos llevan las marcas de las concertinas de las vallas de Melilla", explica en un texto al que ha tenido acceso Europa Press y en el que asegura que las cárceles son "un lujo" comparadas con el CIE.

El capellán, que tiene que acceder a este centro acompañado por la Policía Nacional, cuenta que algunos de los agentes acceden "con mascarillas, guantes y porras en mano". Para entrar a la "fosa" –término que utilizan los internos y que el cura considera bastante ajustado a la realidad–, deben abrir con esfuerzo una puerta metálica con una gruesa cadena. Allí, el sacerdote observa "con espanto y horror" a unas ochenta personas procedentes de varios países, la mayoría africanos.

"Todos se encuentran hacinados en el mismo espacio; el lugar es totalmente inhóspito y lúgubre, huele mal y las paredes están llenas de garabatos en francés, árabe y español", cuenta. Todos ellos se encuentran en situación irregular, la mayoría acaban de llegar en patera a las costas españolas y están a la espera de su muy probable repatriación.

Este era el caso de Babakar (pseudónimo), un africano de 24 años que contó su historia al capellán durante una de sus visitas al CIE. Este joven salió hace unos años de su país natal, Costa de Marfil, empujado por el hambre, la insalubridad, la falta de recursos y la corrupción en su país. Su entrada en el CIE era reciente, la policía le había trasladado al centro por no tener "papeles" y tenía 60 días para buscar un abogado de oficio y hacer todos los recursos posibles para poder quedarse en España.

La patera desapareció y todos se ahogaron

Babakar salió de su país con mil euros que había conseguido trabajando muy duro, no le dijo nada a su familia para que no se preocupara, cruzó el desierto hasta llegar a Marruecos, donde pasó mucha hambre y tuvo que ser rescatado de una patera por unos pescadores, horas después de ver morir a sus amigos en la embarcación que navegaba junto a la suya.

"El viaje cada vez era más duro, el viento movía mucho la patera. De pronto vimos a los compañeros de la otra patera gritando, no sabíamos qué pasaba, gritaban muy fuerte. Luego les vimos que estaban sacando agua de dentro de la patera desesperadamente, se estaba rompiendo. Desapreció en el mar y todos ellos murieron ahogados", relata el joven marfileño al capellán.

Al llegar a España, cuenta que se tiró al suelo dando gracias a Dios. Allí recibieron la ayuda de Cruz Roja y después de pasar por un centro al que les llevó la Guardia Civil, fueron puestos en libertad con unas instrucciones: "Buscaros la vida". Sin embargo, explica que la felicidad de ese instante se convirtió en pesadilla porque su vida consistía en huir de la Policía, trabajar en el campo por tres euros la hora, ser explotado y no poder regularizar su situación.

En cualquier caso, asegura que lo peor que le pudo ocurrir es ser encerrado en el CIE de Murcia y le dijo al capellán que antes de ser repatriado, prefería morir. Precisamente, el día en que tenía que subir al avión, según el relato del sacerdote, Babakar se cortó con una cuchilla en los brazos y el torso para tener que ser trasladado al hospital.

Pero, tal y como indica el sacerdote –que se encontraba allí en aquel momento–, cuando llegó la ambulancia, el médico, "con frialdad y sin temblarle la voz", dijo: 'Coserle tan pronto como podáis y meterlo como sea al avión, que éste no se queda aquí'. Babakar se fue en la ambulancia y nunca más volvieron a saber de él.


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • estovamal estovamal 03/11/16 12:50

    Pues a mí me parece que este hombre se la está jugando por denunciar lo que ve allí, y que hay que agradecerselo. Son datos y ahora sabemos más sobre lo que son los CIES. Y se la está  jugando porque, si es el capellán, le habrá nombrado su obispo y seguro que le habrá sentado a cuerno quemado. ¿Conocen a algún obispo que hubiera hecho la misma denuncia?. Pues eso.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bacante Bacante 03/11/16 09:38

    Ojalá sea un cura de esos medios laicos que se ofrecen voluntarios para ayudar sin adoctrinar. Yo conozco alguno siempre metido en berengenales gordos y con una empatía desmesurada hacia los padecimientos de cualquier migrante. Sabe tratarles, aliviarles, busca ayudas para ellos debajo de las piedras, lía al entorno, vuelve majara al lucero  matutino y saca adelante proyectos casi imposibles. El hábito no hace al monje. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Mendizabal Mendizabal 03/11/16 01:06

    Supongamos que soy detenido en Marruecos y, para mitigar mi tristeza me mandan un imán y empieza el consuelo con; "Dios es el grande, el misericordioso, el no más, etc.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 02/11/16 17:23

    Tampoco aquí han publicado mi comentario.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sancho Sancho 02/11/16 17:05

    No sean pecadores, hermanos. Dios es uno y todos...¡Fascistas, vosotros deberíais estar dentro de esas cárceles!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alfar Alfar 02/11/16 15:53

    El mismo hecho de tener a un cura católico, para atender las necesidades religiosas de personas que serán seguramente musulmanas, ya lo dice todo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Itsasmir Itsasmir 02/11/16 16:47

      En efecto, que coj***es pinta un cura ahí?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Sancho Sancho 02/11/16 15:15

    Sí, pero es que la noticia en los medios de la basura es el piso de Ramón Espinar; estas cosas de los derechos humanos no son importantes...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • @cibermonfi Javier Valenzuela Javier Valenzuela

    ¿Hacia un Estado de Excepción?

    La libertad, primera víctima del emponzoñamiento de la crisis política catalana. A uno y otro lado del Ebro.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Irán los catalanes a votar en bici?

    La cuestión no es baladí, porque la forma en la que nos movemos representa el 40% de las emisiones de CO2 y es una de las principales causas de contaminación atmosférica en nuestras ciudades.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Madrid

    Pido que me comprendan si me niego a aceptar la caricatura facha de Madrid que se utiliza estos días en muchas declaraciones, porque yo he vivido y vivo en otro Madrid y me reúno a hablar de poesía o a tomar cerveza con otro Madrid.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre