X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Prepublicación

'La prostitución en el corazón del capitalismo'

  • infoLibre adelanta un capítulo del libro de Rosa Cobo que saldrá a la venta este lunes 22 de mayo

Rosa Cobo Publicada 22/05/2017 a las 06:00 Actualizada 21/05/2017 a las 20:21    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

La escritora feminista Rosa Cobo publica el libro La prostitución en el corazón del capitalismo (Catarata), que saldrá a la venta este lunes 22 de mayo. infoLibre adelanta aquí uno de sus capítulos.

Rosa Cobo es profesora de Sociología del Género en la Universidad de A Coruña y directora del Centro de Estudios de Género y Feministas en esa universidad.
______________

La industria internacional del sexo
 
La prostitución es el corazón de una industria internacional del sexo que incluye una gran variedad de negocios, desde macroburdeles o locales de striptease hasta editoriales, desde casas de masaje hasta agencias de "acompañantes", desde películas hasta revistas sobre pornografía, sin olvidarnos de las cifras del turismo sexual. La industria del sexo no acaba en el conjunto de negocios que forman parte del sector de la prostitución, pues también otros muchos actores económicos se lucran de esta industria y contribuyen a su apuntalamiento. En efecto, diversos negocios cuya función no está directamente vinculada con la prostitución sirven a sus intereses y también se sirven de esta industria para incrementar sus beneficios. Entre ellos, hay que destacar principalmente hoteles, empresas de bebidas alcohólicas, periódicos, farmacias, taxis o karaokes. ¿Qué ocurriría si las empresas productoras y distribuidoras de bebidas alcohólicas se negasen a surtir a los burdeles o lo periódicos no aceptasen publicar anuncios de locales o pisos en los que se ejerce la prostitución? Lo que quiero señalar es que la prostitución es el eje de todo un sector económico que se articula en torno a los cuerpos de las mujeres prostituidas. El centro de la industria del sexo son los cuerpos de las mujeres, que se han convertido en las mercancías sobre las que se ha edificado esta industria global. Y más concretamente, toda esta actividad económica se sustenta sobre la vagina y otras partes del cuerpo femenino, que se han convertido en el fundamento de un negocio organizado a escala global.


Hasta los años ochenta del siglo XX la prostitución apenas ha tenido impacto económico en las cuentas nacionales. Su dimensión más relevante ha sido la poderosa marca patriarcal sobre la que originalmente se edificó esta práctica social. Sin embargo, la aparición del capitalismo global a partir de los años setenta cambia el rostro de la prostitución y la convierte en parte fundamental de la industria del ocio y del entretenimiento. En efecto, a partir de esa época, al industria del sexo se ha ido globalizando con la ayuda de las redes informacionales, pero también con la contribución de redes criminales.

Hace poco más de tres décadas la prostitución era un conjunto de burdeles con mujeres autóctonas que ejercían la prostitución con encargadas y jefas que gestionaban, a veces paternalistamente, esos pequeños negocios.

Antes existían muchos "clubes de alterne" pequeños. Eran lugares íntimos, casi familiares. Ahora quedan cada vez menos, y los que quedan han vivido una transformación radical, tanto en la forma como en la manera de funcionar. Los pequeños clubes, en su mayoría, están desapareciendo, sustituidos por los megalocales de striptease con show-girls y chicas exhibiéndose con la mínima ropa posible. Son negocios que a veces incluso funcionan con licencia de hotel... Los pequeños locales donde tantas mujeres ejercían de manera más o menos discreta una forma de prostitución light, porque no solamente no estabas obligada a acostarte con los clientes, sino que además podías ganar mucho dinero sin necesidad de ello, son ya cosa del pasado. 

En esa antigua forma de prostitución no existían apenas mujeres migrantes, ni tráfico de mujeres para la explotación sexual ni circuitos criminales. En otros términos, ese viejo canon de la prostitución correspondía al capitalismo previo al neoliberalismo, y, por ello mismo, su dimensión más relevante era la patriarcal.

El nuevo canon de la prostitución solo puede ser explicado en el marco de tres sistemas de dominio: el patriarcal, el neoliberal y el racial/cultural. En efecto, varones de todas las clases sociales acceden sexualmente a los cuerpos de mujeres pobres, migrantes y pertenecientes a culturas, razas y regiones del mundo que el Occidente etnocéntrico ha conceptualizado como inferiores. Este es el rostro que ofrece la prostitución en los países con altas tasas de bienestar. En aquellos países con índices de pobreza significativos puede variar el componente cultural o racial en el consumo interno de sexo, pero permanece invariable la explotación sexual de las mujeres por varones de todos los estratos sociales. En efecto, "como en todo fenómeno de prostitución, las minorías étnicas y nacionales están sobreexplotadas". Varones de sus propios países, de regiones próximas y de países occidentales acuden a comprar sexo barato de mujeres que necesitan recursos para sobrevivir. Si bien la marca de clase ha estado presente en la prostitución anterior a la globalización capitalista, en esta época de creciente mercantilización de los cuerpos de las mujeres, la pobreza y la extrema pobreza de las mujeres, es decir, la jerarquía de clase, ha adquirido una dimensión que no tenía en el pasado.

La globalización económica ha hecho posible que la prostitución se convierta en un lugar de intersección entre el norte y el sur, pues el sur exporta mujeres para consumo sexual de los varones del norte. Y los hombres del norte viajan a países del sur a comprar sexo y ejercer el derecho patriarcal que les autoriza a usar sexualmente a las mujeres en el marco de la prostitución. Esta industria conecta el norte rico y el sur endeudado. Y, además, contribuye a crear una nueva afiliación entre los varones del norte y los del sur. Con más o menos recursos, los varones occidentales comparten con los del resto del mundo la posibilidad de usar sexualmente a las mujeres que el capitalismo neoliberal y los distintos patriarcados han situado en esos lugares acotados para satisfacer el deseo masculino. Incluso en algunos países en los que la prostitución ha sido legalizada, los demandantes no solo creen tener el derecho a usar sexualmente a las mujeres prostituidas, sino que tienen consagrado por ley ese derecho. La cartografía global de la prostitución muestra a varones de los países centrales cruzar regiones e incluso continentes para acceder a cuerpos de mujeres y niñas de otras razas y culturas que solo tienen su cuerpo para sobrevivir. Son migraciones puntuales de los demandantes de prostitución para comprar sexo barato, racializado y, muchas veces, infantil.

La teoría feminista ha propuesto la necesidad de estudiar la política sexual de todas las instituciones para comprender las lógicas patriarcales que habitan en su interior. Pues bien, en este sentido, la política sexual de la prostitución muestra sociológicamente el carácter interclasista de los demandantes y la composición femenina y sin recursos de aquellas que ejercen la prostitución. La lógica patriarcal y la lógica de clase se funden en la prostitución.

La característica más significativa del capitalismo avanzado es su globalización. Y esa exigencia ha llegado a la prostitución. La globalización desactiva las fronteras para el capital y las mercancías. Y la mercancía sobre la que está edificada la industria del sexo, los cuerpos de las mujeres, no pueden permanecer dentro de los límites del Estado nación. Sobre todo porque esa "mercancía" escasea en las sociedades del bienestar y hay mucha disponible en los países con altas tasas de pobreza. Lo que quiero decir es que la globalización de la industria del sexo exige que los cuerpos de las mujeres puedan ser deslocalizados de sus países de origen y sean trasladados a países en los que la demanda no se cubre:

El tráfico, el turismo sexual y el negocio de las esposas que se compran por correo han asegurado que la severa desigualdad de las mujeres pueda ser transferida más allá de las fronteras nacionales, de manera tal que las mujeres de los países pobres puedan ser compradas con fines sexuales por hombres de los países ricos. El siglo XX vio el hecho de que los países ricos prostituyen a las mujeres de los países pobres como una forma de colonialismo sexual.

Como afirmaba en el primer capítulo, siguiendo los análisis de Saskia Sassen, una característica fundamental del capitalismo global es la lógica de expulsiones que pone en funcionamiento para lograr en poco tiempo y sin economías productivas unos niveles de beneficios impensables. Desde este punto de vista, las mujeres prostituidas no solo representan una de las grandes expulsiones del siglo XXI, sino que son sometidas a las mismas reglas que otras mercancías para el consumo. La prostitución es así el máximo exponente de la deslocalización neoliberal, pues las mujeres son trasladadas de los países con altos niveles de pobreza a los países con más bienestar social para que los varones demandantes de todas las clases sociales accedan sexualmente a los cuerpos de esas mujeres. Si bien el cuerpo de las mujeres prostituidas se convierte en una mercancía muy codiciada por los traficantes y proxenetas porque proporciona altos beneficios con bajos costes. Esta forma de funcionamiento del capitalismo, la deslocalización de la producción menos cualificada a países con pocos derechos laborales y altas tasas de pobreza, se ha extendido a las mujeres prostituidas. Sin embargo, esta deslocalización de mujeres para la industria del sexo tiene elementos que la convierten en una auténtica expulsión. Son mujeres expulsadas de su condición de ciudadanía, de sus contextos culturales, de sus entornos familiares y de sus proyectos de vida. Son expulsadas de sus espacios físicos y emocionales y, cuando llegan a los destinos proyectados, ya son seres sin historia; nadie las conoce aquí y tienen que negar lo que son allí, en su país de origen. Por el camino aprendieron a ocultar su historia, y en muchas ocasiones su lengua, como condición de posibilidad para adoptar la nueva identidad que se le ofrece, la de mujer prostituida.

La prostitución, como hemos dicho anteriormente, tiene tres marcas, sin la identificación de las cuales no es posible la comprensión de esta realidad social: la patriarcal, la capitalista neoliberal y la cultural/racial. En la intersección de estos tres sistemas de poder ha crecido la industria del sexo y han aumentado tanto los consumidores de prostitución como el número de mujeres de las que se alimenta este negocio global. Sin embargo, en estos momentos, la estructura que sostiene esta industria está pilotada por las lógicas económicas que gobiernan el capitalismo global. Solo esto explica los enormes esfuerzos que se están haciendo para que el acceso sexual al cuerpo de las mujeres sea percibido como un asunto de consumo para los varones y de libre elección para las mujeres prostituidas. El imaginario colectivo, resultado en muy buena medida de las estructuras de poder patriarcales y capitalistas, ofrece la imagen de la prostitución como un acto libre de ellas y un acto de consumo de ellos. Dicho de otra forma, las élites dominantes intentan que la prostitución sea vista como un contrato libre entre dos partes que están igualmente interesadas en firmarlo.

Si, como hemos afirmado, la prostitución se encuentra en la confluencia de tres sistemas de poder, el capitalista, el cultural/racial y el patriarcal, el propio título de este capítulo es en sí mismo una propuesta de cómo debe ser interpretada esta práctica social. En efecto, la prostitución es una industria esencial para la economía capitalista, para la economía criminal, para los estados que ven en esta institución una fuente de ingresos públicos, pero también las instituciones del capitalismo internacional, como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, que ven en lo que han conceptualizado como industria del entretenimiento y del ocio unos ingresos que pueden garantizar la devolución de la deuda. Poulin afirma que "el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y los planes de ajuste estructural proponen préstamos a los estados para desarrollar empresas de turismo y entretenimiento".


Hazte socio de infolibre



6 Comentarios
  • ganhan ganhan 22/05/17 23:48

    Yo creo que hay un componente en la prostitución femenina que la diferencia de otras formas de explotación del ser humano y es que para violentar el rechazo natural e instintivo a ser utilizada como objeto sexual de toda mujer (no exclusivamente las mujeres pero sí principalmente y es de lo que estamos hablando) siempre se ha ejercido violencia psíquica, física y social. Los proxenetas tienen una técnica muy depurada, tienen oficio y saben que tienen que ejercer la violencia necesaria para junto con el aislamiento, el rechazo social, la indefensión inicial y la sobrevenida conseguir "domarlas". para eso se elige a las mujeres más vulnerables social, económica y emocionalmente. El objetivo es que se "rindan".Las prostitutas tipo en España siempre se han llamado a si mismas "mujeres de la vida" y ese espíritu y esa condición de desheredadas y repudiadas es lo que subyace en la prostitución. Que en un matriarcado o en una sociedad no patriarcal no se daría, por lo menos no en la cantidad y condiciones actuales. No pretendo acotar lo que es la prostitución en unas pocas frases, solamente resaltar la situación de las mujeres en ese negocio de hombres. También creo que hay que centrarse en ellas, en su visibilidad, en su existencia, en sus derechos, en su dignidad, su aceptación social... Empoderarlas en lo posible para que tengan más fácil su lucha por la vida.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    1

    • Orlinda Orlinda 23/05/17 12:04

      De acuerdo contigo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 22/05/17 17:13

    Respeto tu texto, Eva, pero, te cierras en la 'prostitución del cuerpo de las mujeres' (Entiendo que, posiblemente, la autora del libro, obvie la extensión de la PROSTITUCION en el neoliberalismo) Refieres tres pilares, poder (patriarcado) capital: neoliberalismo y, cultural. Circunscribiendo el concepto 'prostitución' a la acepción 'cultural/religiosa' 1. Desde el mayor respeto a tu interpretación, difiere bastante de la realidad. Hay un porcentaje muy alto de hombres/mujeres que demandan 'hombres' niños/jóvenes y adultos, con las mismas 'intenciones/aplicaciones' que describes en tu arlo refiriendo 'objetivo deseado' el sexo femenino: niñas/jóvenes y adultas. 2. ¿Definimos 'prostitución' en su concepto amplio, mas allá del cuerpo, en cuanto objeto de consumo? 3. Si prescindimos del respeto a la dignidad de las personas (del género que fueran o fuese y en todas sus actividades vitales) podemos concluir que, 'con matices' si quieres, los que desempeñamos una función por la que recibimos un salario -salvo honrosas excepciones y en circunstancias concretas, no siempre- nos prostituímos // Si el objetivo primigenio que mueve, mayoritariamente, la sociedad es el beneficio económico. Todas/os los que con una preparación superior, están desempeñando puestos que no responden a sus conocimientos -porque hay que comer y sobrevivir- ¿no es prostituirse? Además, impidiendo que, las/os que de ninguna forma, podrían desempeñar otra actividad mas cualificada, puedan ocupar 'esos trabajos para los que tienen experiencia' obligados a rebajar sus 'peticiones de remuneración' hasta la indigencia, para ser contratados frente al mas preparado; vejado igualmente, por infravaloración de sus conocimientos/tiempo/esfuerzo/inversión económica. // Hay personas de ambos sexos, que desempeñan la 'prostitución' que refieres, voluntariamente; convencidas/dos y satisfechas/chos. Lo ilegal, la trata y demás ilícitos, deben ser perseguidos por ley. Pero, hay que hablar con ellas/ellos y escucharles; cambia la realidad que imaginamos. Quieren, pueden y deberían merecer el mismo respeto que cualquier otro trabajador; cotizando en SS y realizando sus obligaciones impositivas. Existen.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    0

    • Orlinda Orlinda 23/05/17 12:03

      Ni Rivera ni nadie de Ciudadanos haría una mejor defensa de la prostitución que tú. ¡Qué desprecio al sufrimiento de millones de mujeres decir que es una explotación como la qu sufre quien trabaja en algo inferior a su categoría profesional! Mucho nombrecito para etiquetarse, quien esconde en su pensamiento capitalismo depredador.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 22/05/17 17:17

      PD. Disculpas. No se por qué había creido que el arlo era de Eva Orúe. Perdón, Rosa Cobo. Salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • ganhan ganhan 22/05/17 12:25

    Habrá que leerse el libro, tiene muy buena pinta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Cataluña vota a ciegas

    Esa inclinación a imaginar el pacto como algo negativo me remite a los principios religiosos en los que se pide un acto de fe inquebrantable, como si un acuerdo fuera una traición, en lugar de un acto de inteligencia.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Rabiosa actualidad

    Puesto a hablar de degradación democrática, nada es más hiriente que la capacidad de distinguir entre el concepto de ciudadanía y los derechos humanos.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    Guía esencial para ver el debate de esta noche

    Faltarán los dos principales líderes de los partidos independentistas. Se trata de una situación excepcional que forma parte de una etapa política llena de situaciones poco habituales. 
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre