x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Presos ETA

Sale de prisión el exjefe del 'comando Barcelona' tras cumplir 23 años

  • Felipe San Epifanio San Pedro, alias Pipe, ha abandonado este viernes la prisión de Herrera de la Mancha (Ciudad Real)
  • Fue condenado por varios delitos, entre ellos el de pertenencia a banda armada, tenencia de explosivos, y por el atentado en el Puerto Olímpico de Barcelona

Publicada el 14/07/2017 a las 11:25 Actualizada el 14/07/2017 a las 11:47
Centro penitenciario de Herrera de la Mancha (Ciudad Real).

Centro penitenciario de Herrera de la Mancha (Ciudad Real).

Europa Press
El histórico etarra y ex jefe del comando Barcelona de ETA, Felipe San Epifanio San Pedro, alias Pipe, ha abandonado este viernes la prisión de Herrera de la Mancha (Ciudad Real) tras cumplir 23 años de los 250 a los que fue condenado por diferentes atentados, según han confirmado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

A su salida del centro penitenciario, el recluso ha sido recibido por familiares y amigos. Posteriormente, se ha trasladado a Bilbao, en la que está previsto que esta tarde reciba un homenaje.

Felipe San Epifanio fue diputado en el Parlamento Vasco en representación de Herri Batasuna entre 1987 y 1990. Huyó a Francia en 1991 y formó parte del comando Barcelona de la banda terrorista hasta que fue detenido el 28 de abril de 1994 en la ciudad condal.

Pipe tiene ante sí una larga condena por cumplir derivada de las numerosas condenas impuestas por la Audiencia Nacional, que le condenó a 41 años por los delitos de pertenencia a banda armada, tenencia de explosivos, y los delitos continuados de falsificación de matrículas y falsedad en documento oficial.

Participó en el asesinato del coronel Leopoldo García en Barcelona y fue condenado a 44 años por extorsionar a empresarios, y a 18 años por el atentado contra policías.

También fue condenado a 149 años y 3 meses de cárcel por haber colocado varios artefactos explosivos en dos restaurantes del Puerto Olímpico de Barcelona, donde cinco personas resultaron heridas, una de las cuales perdió el hijo que esperaba.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión