x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Violencia juvenil

Un juez absuelve a una madre que pegó a su hijo porque se negaba a poner el desayuno

  • El menor de 11 años se negó a poner el desayuno y su madre, que ha sido absuelta, actuó para poner "fin a la actitud violenta" de su hijo
  • "Sin una corrección, el menor trasladará dicho comportamiento a terceros y comenzará a comportarse igual con compañeros etc." afirma el juez

infoLibre
Publicada el 19/07/2017 a las 13:40 Actualizada el 19/07/2017 a las 14:30
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Foto detalle de juzgado.

Foto detalle de juzgado.

EP
Un niño de 11 años llevó a juicio a su madre por darle un bofetón tras negarse el menor a poner el desayuno, hecho que el titular del Juzgado de lo Penal Número 2 de A Coruña, José Antonio Vázquez Taín, ha visto "justificado" frente a la actitud de "síndrome del emperador" de su hijo, por lo que ha absuelto a la procesada.

Así se señala en el fallo con fecha 30 de junio de 2017, recogido por Europa Press, en el que el magistrado explica que "los hechos han sido puntuales y con provocación por el menor".

Según el relato de hechos probados, cuando el niño tenía 11 años, en el domicilio de la mujer en A Coruña "como quiera que el menor hacía caso omiso a sus indicaciones de que colaborase poniendo el desayuno, pues permanecía escuchando música, y debido a que no solo no obedeció sino que llegó a arrojar el teléfono, a fin de que depusiese su actitud rebelde y violenta, le dio un bofetón muy fuerte la altura del pómulo izquierdo".

En los hechos probados, el juez añade que con posterioridad a una nueva discusión entre madre e hijo, cuando el menor pretendía irse de casa, la mujer "intentó evitar que el pequeño saliese, para lo cual le agarró por la parte posterior del cuello, causándole un arañazo".

Falta de empatía

El juez Vázquez Taín destaca en su sentencia que "sorprende la calculada frialdad del menor" y añade que "trata de dirigir la declaración y controlar todo el testimonio". "Da pena comprobar su total falta de empatía", abunda el magistrado en el fallo.

El menor reconoce que la madre le ordenó poner el desayuno y él se niega y admite que "mantuvo su actitud pues estaba escuchando música en su teléfono nuevo de alta gama". "Y aunque niegue haber arrojado el teléfono, sus dudas al contestar indican que de algún modo lo tiró. Puede que simplemente lo lanzase al suelo, ni siquiera a su madre", concreta el juez.

"Está claro que la actuación del menor es totalmente equivocada", subraya el juez en el fallo, en el que añade que "por suerte su familia es acomodada y puede permitirse el tirar el dinero de un teléfono de alta gama, cuyo precio es igual a los ingresos mensuales con los que se ven obligados a vivir más del 50% de la población española".

"Su comportamiento no solo muestra desprecio hacia la autoridad materna, sino también hacia el esfuerzo y trabajo que supone ganar un salario con el que adquirir bienes. Y además incurre en el acto de violencia que supone arrojar el teléfono", puntualiza el juez.

Por ello, sostiene en la sentencia que se trata de "una clara exhibición por parte del menor de una actitud de síndrome de emperador, que únicamente busca humillar y despreciar a su madre".

"Inmediata corrección"

"De no mediar una inmediata corrección, el menor trasladará dicho comportamiento a terceros y comenzará a comportarse igual con compañeros, vecinos etc.", sostiene el magistrado, que considera que "acudir a una corrección física moderada está justificado". "Y así se hizo", concluye.

"La acusada no abofeteó a su hijo para causarle una lesión, su intención era clara y trataba de poner fin a la actitud violenta del menor, que es el que primero acude a un acto físico de fuerza, y a su comportamiento totalmente despectivo hacia ella, negándose a algo tan lógico como poner el desayuno", sentencia el juez, que absuelve a la procesada de las acusaciones.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

11 Comentarios
  • Orlinda Orlinda 20/07/17 17:22

    El artículo en sus primeras líneas nos remite con el enlace "llevó a juicio a su madre por darle un bofeton", a un caso que no parece ser el mismo, ¿o sí? Ahí las cosas son muy diferentes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Orlinda Orlinda 20/07/17 17:09

     Síndrome de agresividad por inseguridad:
    Nivel adulto: "......."Una de las manifestaciones más comunes y hasta aceptada como normal por nuestra sociedad, es la relación agresiva dentro de la pareja. Ya se acepta, como parte de la sociedad actual,  la falta de respeto mutuo dentro del matrimonio, lo que está provocando un verdadero caos, con resultados socialmente trágicos de los que no sabemos hasta qué punto pueden afectar a las generaciones resultantes de esta generación."

    Niño de 11 años "que únicamente busca humillar y despreciar a su madre", dice la autoridad. Solución: guantazo. ¡Pero a qué nivel de atraso estamos!


    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • Sancho Sancho 20/07/17 15:53

    Parecería mentira si la que más y el que menos no hubiéramos sido testigos de estos comportamientos en alguna ocasión; comprobar cómo un tirano de 10 años humilla a su madre públicamente, hablándola con absoluto desprecio...dan ganas de coger de una oreja al enano y ponérsela como un tomate hasta que se calme...

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Josuevg Josuevg 20/07/17 13:49

    Bien por el juez. Un bofetón a tiempo y con razón está justificado. Que hemos pasado de un extremo al otro: una cosa es que se prohíba el maltrato infantil, por supuesto, y otra condenar a un progenitor por un bofetón, como ya ha pasado. Lo del síndrome del emperador debe estar muy extendido, por lo que observo en la calle, y creo que se debe a una dejación de la tarea de educar por parte de los padres. En general, se consiente demasiado a los niños y se les regalan demasiadas cosas, con tal de que no molesten. Esa actitud tiene luego consecuencias como la del síndrome del emperador.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Amatista Amatista 20/07/17 12:14

    Alguien sabe cómo este niño de once años, sin ingresos propios y sin capacidad legal, pudo denunciar a su madre? Dónde, en comisaría, ante un tribunal? 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Orlinda Orlinda 20/07/17 17:09

      Buena pregunta.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • AMP AMP 20/07/17 11:32

    No creo que fuera la primera vez que el nene se salía con la suya.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Chuchi Chuchi 20/07/17 10:53

    Como puede llegar a juicio este tipo de situaciones y no se archivan antes. Con un mes de comedor social, al niño se le acababan las mañas. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • agus agus 20/07/17 10:30

    falta un correctivo para el niño, el que ademas de, condenarle a las tareas del hogar por un tiempo delimitado con la sana intención de que después las siga haciendo, se le condene, ademas a trabajos en la sociedad que le ayuden a superar el sindrome del emperador, de paso que sepa lo que es trabajar

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    4

  • korrosivo korrosivo 20/07/17 10:20

    Falta algo en esa sentencia: imponer al díscolo adolescente un castigo consistente en copiar 100.000 veces, con tiza y en una pizarra situada a un metro y medio de altura, "debo obedecer a mi madre", o una pena sustitutoria, si lo prefiere, de una sarta de palos en el costillar. Iba a echar brazo (y dorsales) el pipiolo. Luego nos salen delincuentes...y hasta nos quejamos. ¡Manda güebos!

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    4

  • Alfar Alfar 20/07/17 08:26

    Esta bien proteger a los menores de posibles abusos paternos, pero tambien a los padres de los posibles abusos filiales. El fallo del juez parece un acto de coherencia. Debe de ser un infierno convivir con un hijo asi. Y lo malo es, y ahora que? Como continuar la vida despues de toda esa experiencia?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.