x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Explotación sexual

Women's Link denuncia que España vulnera los derechos de las mujeres víctimas de trata

  • El informe 'Madres en las redes de trata: derechos robados' revela cómo España retira "sistemáticamente la custodia" de los hijos a las mujeres víctimas de trata
  • Urge una mayor "formación en estereotipos de género", más centros de protección y trabajar con "protocolos que incluyan examinar caso por caso"

Publicada el 02/11/2017 a las 11:42 Actualizada el 02/11/2017 a las 13:44
Imagen de una niña cuya madre es víctima de trata.

Imagen de una niña cuya madre es víctima de trata.

Ernesto G. Maleno
La organización internacional Women's Link Worldwide denuncia el incumplimiento "sistemático" por parte de las autoridades españolas respecto a los derechos humanos de las víctimas de trata y de sus hijos. En un informe presentado este jueves, Madres en las redes de trata: derechos robados, la organización documenta el relato de cuatro mujeres –experiencias extraídas de un total de 24 entrevistas– víctimas de trata y su dificultad para ejercer su derecho a ser madres.

Women's Link denuncia que las autoridades españolas "consideran de forma sistemática que los hijos e hijas de las mujeres nigerianas se encuentra en una situación de riesgo porque sus madres son víctimas de trata". Critican que, en lugar de buscar soluciones que protejan la unidad familiar, deciden "retirar las custodias y alejar a los niños de sus madres", vulnerando de esta forma su "derecho a la vida familiar". Sobre al potencial entorno violento de la víctima y cómo el mismo puede afectar a los menores, las expertas recalcan que "una declaración de riesgo bien hecha no es un instrumento para romper la unidad familiar, sino para protegerla"

Gema Fernández, abogada de la organización y coordinadora del informe, subraya que "las rutas migratorias de las mujeres son otras y pagan el precio de ser mujeres por el camino". En este escenario, España se se sitúa como país de tránsito y lugar donde las mujeres "son explotadas durante meses o años hasta que son trasladadas a otros países". En este contexto, censura, la Unión Europea apenas cuenta con controles interiores.

Los protocolos que priman en territorio español pasan por medidas que incluyen la separación de madres e hijos. Una retirada habitualmente provisional que se ejerce "sin intervención de la Fiscalía y sin orden judicial", señala Fernández. Helena Maleno, consultora de Women’s Link y experta en migraciones, explica que las administraciones dicen no estar preparadas para proteger a la unidad familiar, de modo que protegen a una parte. Sin embargo, esta dinámica implica una separación incluso sin existir violencia directa dentro del marco familiar, por lo que las mujeres acaban perdiendo a sus hijos. "Están entre la violencia de la administración y la violencia de la red de trata", lamenta la experta.

La presidenta de la organización, Viviana Waisman, recuerda algunas de las medidas que los países miembros, incluido España, deberían tomar para paliar el problema. La implantación de un mayor número de centros de protección que les permitan estar con sus hijos se presenta como una de las fórmulas más efectivas, además de trabajar con servicios sociales y todos los agentes necesarios para "cambiar el enfoque", con el fin de que los protocolos incluyan examinar "caso por caso" en lugar de aplicar criterios genéricos. Finalmente, inciden las expertas en la importancia de una formación sobre estereotipos de género, de forma que los derechos de las mujeres víctimas de trata se vean respetados y éstas puedan ejercer la crianza sin mayores obstáculos.

Modelo occidental de maternidad

La forma de encarar y solucionar el problema se encuentra, de forma general, empañada por la "imposición del modelo occidental de maternidad y familia". Tanto en España como en Francia, Dinamarca y Alemania –países donde se ha realizado el estudio–, "las instituciones consideran a las mujeres nigerianas malas madres porque ejercen su maternidad de una forma distinta a la europea". Las mujeres entrevistadas, de hecho, perciben cómo los servicios de protección e intervención "esperan de ellas unos estándares determinados que se alejan de su forma de entender la crianza". La obligación de adaptarse a modelos radicalmente distintos genera en ellas "mucha inquietud porque ni siquiera tienen claro en qué consisten esos modelos". 

En este sentido, se hace necesario desarrollar en los protocolos un enfoque que respete el derecho a la infancia, el derecho a la maternidad segura, despojando el prejuicio de que sus embarazos "son una estrategia para quedarse en territorio europeo", y el derecho a la vida privada y familiar, fomentando "la protección de la unidad familiar" y defendiendo el derecho de las madres a estar con sus hijos. Para que esto ocurra, recalcan las autoras del informe, "se debe entender el fenómeno de la trata y cómo este opera sobre las mujeres y sus familias".

El problema de la trata

El trabajo de Women's Link constata que la "única opción" que se ofrece a las mujeres en suelo español consiste en "autoidentificarse" como víctimas de trata y acudir a un recurso especializado, con el fin de evitar de esta forma la separación de sus hijos. Esta solución, no obstante, resulta problemática para las mujeres "que no pueden estar permanentemente en un centro porque la red les exige pagar la deuda y la mayoría de ellas no ha hecho un proceso personal de decidir salir de la red de trata", por el impacto que puede generar en ellas y sus familias.

En ninguno de los casos identificados por las expertas existía maltrato o negligencia de las madres hacia sus hijos. "Se les retiran los niños y niñas no porque no los estén cuidando, sino por su propia condición de víctima de trata". La búsqueda de soluciones ante dicha coyuntura, denuncian, se basa exclusivamente en intentar proteger a los niños "alejándolos de sus madres". 

En España, el año 2016 dejó un aumento del número de bebés o niños de corta edad llegados en pateras acompañados de un adulto que afirmaba tener un vínculo paterno o materno filial con el menor. El porcentaje, según la Memoria Anual de la Fiscalía de Extranjería, creció un 81,35%. Al país llegaron un total de 45 niñas y 62 niños procedentes en su mayoría de Camerún, Costa de Marfil y Nigeria. En cuanto a las víctimas de trata, fueron identificadas 365 mujeres, el 58% nigerianas.
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión