X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Entrevista

"La constitución del Canal como sociedad anónima santificó el modelo de gestión corrupta"

  • La abogada Liliana Pineda y el editor Jesús Navas charlan con infoLibre sobre el libro Más claro agua. El plan de saqueo del Canal de Isabel II, una obra sobre los tejemanejes de la trama corrupta desarticulada en Lezo
  • "Lo más importante de estos procesos es el reproche social. Más importante incluso que la pena", señala la letrada

Publicada 02/01/2018 a las 06:00 Actualizada 02/01/2018 a las 22:26    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

La abogada Liliana Pineda y el editor Jesús Navas.

La abogada Liliana Pineda y el editor Jesús Navas.

IL
“El agua concita mucha solidaridad”. Así de contundente se muestra Jesús Navas (Santo Domingo de la Calzada, 1954) cuando se sienta a charlar, junto a la abogada Liliana Pineda (Bogotá, 1962), con infoLibre de Más claro agua. El plan de saqueo del Canal de Isabel II (Traficantes de Sueños), un libro cuya primera edición vio la luz en noviembre del año 2014 y que ahora, tras los acontecimientos derivados de la operación Lezo, actualizan con “muchos más datos y rigor”. “No hay ánimo de lucro. Sólo buscamos que esta información llegue a la ciudadanía”, sostienen el editor y la jurista en entrevista con este diario.

La obra se mete de lleno, a través del capítulo que firma Pineda, en la trama corrupta que utilizó durante años la empresa pública madrileña como su cortijo particular. Sin embargo, también aborda otros aspectos que van desde las consecuencias ecológicas que tiene la privatización del Canal hasta la importancia de la movilización ciudadana en esta batalla que todavía se libra. Y lo hace de la mano de ocho expertos y once ilustradores –“Seis de ellos ganadores del Premio Nacional de Ilustración”, recuerda Navas– que han aportado su granito de arena al proyecto sin recibir un euro a cambio. 

El saqueo

El Canal de Isabel II dio el salto a América Latina a comienzos de siglo con la creación de la sociedad vehículo Canal Extensia y la compra de Inassa por 73 millones de dólares, un precio por encima de su valor real. Desde entonces, no ha parado de devorar allí empresas de todo tipo. Su foco dejó de centrarse exclusivamente en la gestión del agua y empezó a meter la cabeza, por ejemplo, en el sector de los hidrocarburos o las telecomunicaciones. “En el momento en que se crea Canal Extensia, empieza a conculcarse la norma. No estaban facultados para poner en marcha dicha sociedad. Por eso, antes de que les pillen, crean una ley para sanear el proceso anterior”, explica Pineda.

  Una vez atado este primer cabo, Ignacio González desembarcó en la Presidencia del organismo. Lo hizo en 2003, con Esperanza Aguirre como líder del Ejecutivo madrileño. Comienza, para la abogada colombiana, la segunda fase de la “utilización institucional” del Canal: el periodo de contrataciones. “[González] Empieza a hacer sus operaciones y chanchullos, un tejemaneje por el que se otorgaban caciquilmente los contratos”, explica. Ya no era Extensia la que estaba bajo la lupa, sino que era el propio Canal el que hacía operaciones “de dudosa legalidad”. Son los años, por ejemplo, de la construcción del campo de golf en el madrileño barrio de Chamberí, un proyecto que benefició directamente a la familia González.

Posteriormente, la trama comenzó a darse cuenta de que había ciertos movimientos complicados de hacer si no se tenía una “absoluta discrecionalidad”. “Cuando los modelos de gestión que tienes ya no te valen para corromper o saquear, tienes que idear otros”, resume Pineda. Fue entonces cuando se puso sobre la mesa el proceso de privatización. En 2008, el Gobierno madrileño dio luz verde a una norma que permitía la entrada de capital privado al 49% de las acciones del Canal. En 2011, se habilitó la constitución de la sociedad anónima Canal de Isabel II Gestión. Y en 2012, se remodeló el Consejo de Administración del Canal, reduciéndolo a la mitad y dejando fuera a los representantes de los trabajadores.

La absoluta opacidad

Según explican Pineda y Navas, se preparó un traje legislativo a medida. Y el movimiento “fundamental” fue la constitución de la sociedad anónima, “elemento institucional que santificó el modelo de gestión corrupta que se ha desarrollado por parte de la dirección del Canal”. El pasar a estar gestionada como si fuera una mercantil, completa la abogada, les permitió “hacer lo que les dio la gana”. Estos cambios normativos fueron, en definitiva, los que dieron vía libre a que todas las decisiones se empezaran a tomar “a puerta cerrada y en petit comité” por “una camarilla”.

Con la llegada del nuevo modelo de gestión, se instauró la opacidad en el Canal de Isabel II. Aspectos clave del funcionamiento del organismo, como el reparto de beneficios anuales, la distribución de dividendos de los accionistas, la emisión millonaria de bonos de deuda o las inversiones en empresas del Grupo Canal o en sociedades extranjeras quedaron fuera de la lupa. En este sentido, resulta reveladora, por ejemplo, la arriesgada compra de Inalsa sin consultar ni al Ejecutivo madrileño –en aquel momento presidido por Ignacio González– ni a la Asamblea de Madrid.

“El caso de Emissao  –se adquirió por 21 millones y un año después su precio se desplomó hasta los 5 millones– ejemplifica cómo se permitió todo aquello sin que nadie se enterase. Cuando en la Asamblea de Madrid se pedía a los dirigentes del PP que llamaran a rendir cuentas a la dirección del Canal, decían que ya no era un ente público que debiera rendirlas”, recuerda Liliana. ¿Y la Cámara de Cuentas de Madrid? “Fue tomada por ellos. Colocaron allí a los suyos para que hicieran la vista gorda. Publicaban informes sobre el Canal cada siete o diez años”, añade.

Lo más "importante" es "el reproche social"

De hecho, el pasado miércoles el presidente del órgano fiscalizador madrileño, Arturo Canalda –exgerente del Canal de Isabel II–, fue imputado junto a varios colaboradores del expresidente madrileño Alberto Ruiz-Gallardón por la compra presuntamente irregular de Inassa en 2001. La operación recibió luz verde del Gobierno de la Comunidad de Madrid a pesar de un informe jurídico que cuestionaba el precio y advertía de la posible ilegalidad de gestionar los pagos a través de Panamá. Ahora, tal y como adelantó infoLibre, Anticorrupción estudia si pedir también al juez la imputación de Gallardón.

“Yo espero que sí [le imputen]. Esperemos que esto ya esté resuelto en mayo de 2018”, dice Pineda sobre el exlíder del Ejecutivo madrileño. En este sentido añade que no es por una cuestión “de venganza”, sino de “responsabilidad”. “Lo más importante de estos procesos es el reproche social. Es decir, que la gente que ha gestionado lo público con tanta liberalidad que roza la corrupción y el saqueo se vean como apestados. Esto es más importante, incluso, que la pena misma”, apostilla la abogada colombiana, que añade que para que “eso se consume” se necesita “que los jueces y los tribunales ejerzan sus funciones”.

También apunta como “fundamental” que el Ministerio Público “realmente responda a los intereses sociales”. Una Fiscalía a la que hay que reprochar profundamente “su inacción durante tantos años”. Porque, dice, una democracia “no puede funcionar” sin fiscales que ejerzan sus funciones de acusación frente a la corrupción y que presten atención a las denuncias de la ciudadanía. Habla en referencia al antiguo responsable de Anticorrupción, Manuel Moix, contra el que el pasado mes de junio el TCJ15M –con Pineda como abogada– interpuso una querella –a la que dio finalmente carpetazo el Supremo– por archivar sin investigar hasta tres denuncias contra Ignacio González.

Más allá de la corrupción

Sin embargo, la obra no se centra exclusivamente en la trama de corrupción desarticulada con la operación Lezo. Va un paso más allá. De la mano de ocho expertos, el libro repasa la situación del agua, su intento de mercantilización, la presión ciudadana para conseguir la remunicipalización de los servicios o las consecuencias ecológicas que lleva aparejadas la privatización del Canal. “No se habla sólo del Canal, sino que hay toda una primera parte en la que se analiza el agua como un derecho humano, se repasan todas las luchas en el Estado español…”, explica Navas.

Porque el papel de la sociedad civil a la hora de destapar los tejemanejes y paralizar el proceso de privatización del organismo madrileño ha sido, dicen, esencial. Desde la plataforma vecinal Parque Sí en Chamberí hasta la Marea Azul, pasando por la Plataforma contra la Privatización del Canal de Isabel II. En este sentido, apuntan que “la movilización sigue”. “No hemos dejado las calles, hemos escalado institucionalmente. Y no desde el punto de vista de llegar a las instituciones, sino de llegar a instituir”, dice Pineda.

Sin embargo, el libro no se queda ahí. También hace hincapié en una precariedad laboral que se ha instalado en la empresa desde que se cambió el modelo de gestión –“La plantilla envejece. Al mismo tiempo que se han contratado becarios mal pagados, se han fichado altos cargos con sueldos extraordinarios”, aseveran– y pone sobre la mesa una propuesta de gestión democrática para tratar de terminar con un modelo mercantil basado exclusivamente en la maximización de beneficios.

Así, se propone que la gestión del servicio se realice sin tener en cuenta las normas y criterios del mercado, asumiendo el derecho humano al agua y al saneamiento. Además, exigen un modelo que sea transparente, en el que se rindan cuentas por sus actividades y decisiones y en el que la ciudadanía pueda participar a través de la creación de un Observatorio del Agua. Es, tal y como definen Pineda y Navas, “una nueva concepción del mundo pasada por agua”. Todo ello acompañado, por supuesto, de una ciudadanía consciente de que está ante un bien común escaso que es necesario cuidar.


Hazte socio de infolibre



3 Comentarios
  • HEREJE HEREJE 03/01/18 10:55

    Como no le permitieron poner a su Ignacio en la presidencia de Caja Madrid, porque Aznar tenía a su Blesa (buen chaval donde los hubiera), Espe le dio, como consuelo, el Canal y ¡Milagros del Señor!, los González convirtieron el agua en Dom Perignon y le sacaron un rendimiento inimaginable. Es lo que tienen los emprendedores.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • elpontondelaoliva elpontondelaoliva 02/01/18 20:07

    E L C A N A L P I E R D E… A G U A
    *
    Por las cuencas del Lozoya
    hay unos bonitos parajes
    donde discurren sus aguas
    muy fluido el peregrinaje,
    con sus aguas cristalinas
    recogidas en embalses.
    “Y en su estuario aparece
    un casón muy aparente
    de recreo y regocijo
    a golfantes influyentes
    donde las tramas se juntan
    en suculentos banquetes”.

    Hoy nos llegan a Madrid
    las aguas en sus canales
    por donde pierden caudal
    hasta llegar a Vallehermoso
    al estanque principal
    sin saber cómo ni dónde;
    quienes montaron los líos
    la gran trama inmemorial,
    con el teatro y el circo
    y un cortijo personal
    aficionados al golf…
    quienes lo pudieran pagar.
    Hoy los vecinos del barrio
    ahora lo quieren rescatar
    manteniendo el uso público
    y todos puedan disfrutar.

    En la cárcel y fuera están
    los dueños de la caterva
    pero siguen gobernando,
    aunque son del mismo burdel
    los están investigando
    controlados por la Asamblea
    donde está la potestad
    por malversar el erario.
    Han estado muchos años
    siendo dueños del cabañal
    al propiciar la traición (El Tamayazo del 2003)
    y hacerse con el panal,
    manipulando las cuentas
    hasta la mina agotar
    vendiendo hasta la camisa
    y América desembarcar
    trapicheos encadenados
    que la justicia aclarará,
    ese montaje empresarial
    donde llevaron los €uros
    tramados paraísos fiscal.

    Políticos desalmados
    sin vergüenza ni conciencia,
    hipócritas redomados
    con más caras que en Bélmez.
    Patriotas de alcantarilla
    que han vendido Madrid
    como las huestes malvadas
    los libertinos liberales
    del hampa entusiasmados,
    y la Reverenda Priora
    navegando entre panales.
    La justicia intervenida
    por medio de los fiscales
    que la quieren controlar
    como a los jueces leales.
    Estómagos agradecidos
    del pesebre del erario
    lo pagamos entre todos
    imbéciles ciudadanos
    por dejar que nos gobiernen
    liberales diocesanos.
    *

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • pedropasb pedropasb 02/01/18 11:19

    Los servicios públicos, en general, y el abastecimiento y saneamiento de agua, en particular, como derecho humano y fundamental para la vida y para el cumplimiento de otros derechos humanos, la ciudadanía tiene que participar en la gestión para evaluar, controlar y exigir la rendición de cuentas, e, incluso, participar de la toma de decisiones. Es necesario una ciudadanía informada mediante gestiones transparentes y participativas, que dificulten en gran medida los comportamientos corruptos y mafiosos que llevan al saqueo de lo público.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre