x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Modelo de Estado

Urkullu plantea la soberanía compartida y habilitar cauces legales para que las comunidades hagan consultas

  • Considera que "es necesario avanzar en el reconocimiento jurídico-político y también social y cultural de las realidades nacionales vasca o catalana"
  • "El ideal de autogobierno se encuentra en la concordia y la convivencia entre identidades diferentes sobre la base del respeto y reconocimiento mutuo", sostiene

infoLibre
Publicada el 10/01/2018 a las 18:57 Actualizada el 10/01/2018 a las 19:16
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, en una reunión con embajadores de la UE.

El lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, en una reunión con embajadores de la UE.

Twitter
El lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, ha apostado este miércoles por el reconocimiento jurídico-político de "las realidades nacionales vasca o catalana" y por la soberanía compartida y ha propuesto habilitar "cauces legales" para que las comunidades que lo deseen puedan consultar a la ciudadanía "sobre su futuro".

En un encuentro en Madrid con embajadores de unos 25 países de la Unión Europea recogido por Europa Press, Urkullu ha señalado la necesidad de "asumir el evidente desencuentro territorial y la crisis del modelo de Estado" e "iniciar una nueva etapa asentada en un diálogo con auténtica voluntad de acuerdo".

Tras afirmar que existen "voluntades sociales mayoritarias diferenciadas en Cataluña, Euskadi y España", el presidente vasco ha emplazado a "habilitar cauces legales para que las comunidades políticas que quieran consultar a la ciudadanía sobre su futuro puedan hacerlo".

En este sentido, ha defendido que "el ideal de autogobierno se encuentra en la concordia y la convivencia entre identidades diferentes sobre la base del respeto y reconocimiento mutuo". En esta línea, ha citado el acuerdo alcanzado en materia de Concierto Económico y Cupo, la "clave de bóveda del autogobierno vasco".

Competencias, suficiencia financiera y bilateralidad

El lehendakari ha explicado que en Euskadi se está planteando la reflexión sobre un nuevo estatus de autogobierno que "reconozca la singularidad de la nación vasca, asuma el elemento legitimador de los derechos históricos y extienda la experiencia de concertación fiscal y financiera a la relación política, incluyendo un sistema efectivo de garantías para el cumplimiento de lo pactado".

"Este objetivo se puede alcanzar con un acuerdo que asuma el concepto de cosoberanía o soberanía compartida, y se fundamente en competencias (poder hacer), suficiencia financiera (recursos para hacer) y bilateralidad (no interferir y compromiso de pactar)", ha señalado.

Tras apuntar que este pacto "debe suponer el reconocimiento y la asunción de la plurinacionalidad del Estado", ha considerado que "es necesario avanzar en el reconocimiento jurídico-político y también social y cultural de las realidades nacionales vasca o catalana". Asimismo, cree necesario también "adecuar este reconocimiento en el marco de una Europa que base su unión en el respeto de los diversos pueblos y culturas que la integran".

Iñigo Urkullu ha abogado por "habilitar cauces legales para que las comunidades políticas que, mediante decisión expresa y clara de sus instituciones parlamentarias de autogobierno, quieran consultar a la ciudadanía sobre su futuro, puedan hacerlo". "Éste es el sentido de una propuesta de Directiva de claridad en el seno de la Unión Europea", ha manifestado.

Recuperar los valores fundacionales de la UE

Según ha informado Lehendakaritza, el encuentro entre Urkullu y los embajadores se ha desarrollado este mediodía en Madrid, en la residencia del embajador italiano, y también ha contado con la participación de la secretaria general de Acción Exterior, Marian Elorza, y el director de Asuntos Europeos, Mikel Anton.

Se trata de la cuarta reunión que ha mantenido el presidente vasco con el cuerpo diplomático europeo, tras la mantenida en enero de 2013 en Madrid, la celebrada en junio de 2014 también en la capital del Estado, y la que transcurrió en el Palacio Miramar de San Sebastián en 2016.

El encuentro ha servido para que Urkullu "compartiera el modelo de desarrollo social y económico de Euskadi, así como para debatir sobre la actualidad política. Además del tema del autogobierno, se han tratado cuestiones como el modelo vasco de "desarrollo humano", la "cultura del acuerdo", el crecimiento sostenible, el empleo, la competitividad de la economía y la convivencia, según ha precisado el Gobierno vasco.

El Ejecutivo autonómico está ultimando el documento que recoge la visión vasca sobre el futuro de la UE en el marco del proceso abierto por su presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker. En este campo, el lehendakari ha defendido, ante el cuerpo diplomático, la necesidad de que la Unión Europea "recupere sus valores fundacionales".

A su juicio, "para conseguir una unión cada vez más estrecha entre los pueblos de Europa, es hora de articular, desde un enfoque de responsabilidad compartida, la participación efectiva en la gobernanza europea de los gobiernos con competencias legislativas que representan a realidades nacionales sin Estado". "Éste es el horizonte de nuestro proyecto", ha asegurado.

Por otro lado, el lehendakari ha indicado ante los diplomáticos que "los países más competitivos son los que disponen de mayor nivel de desarrollo e igualdad social". En este sentido, ha explicado que el modelo social de Euskadi "prima garantizar el desarrollo humano y la cohesión", de manera que se destinan dos tercios del presupuesto operativo a las políticas sociales.

Asimismo, ha destacado que, con el objetivo de ganar competitividad, se ha previsto una dotación de 8.800 millones de euros hasta 2020 en actuaciones en el marco del Plan 4I: Inversión, Innovación, Internacionalización e Industria. De esta manera, se pretende lograr que el peso de la industria alcance el 25% del PIB y crear "más y mejor empleo".

Plan de convivencia y derechos humanos

Urkullu ha explicado los 15 "objetivos de país" establecidos en su programa de gobierno, entre los que destacan reducir el paro por debajo del 10%, lograr que 20.000 jóvenes tengan "una primera experiencia laboral", conseguir 100 proyectos estratégicos de innovación, situar a Euskadi entre los cuatro primeros países europeos en igualdad de género, reducir un 20% la tasa de pobreza, o reducir un 20% la emisión de gases de efecto invernadero.

Finalmente, el lehendakari ha trasladado también al cuerpo diplomático europeo que el Gobierno vasco cuenta con un Plan de Convivencia y Derechos Humanos. Entre sus prioridades, ha citado el reconocimiento del daño injusto causado, las políticas públicas de verdad, justicia y reparación en solidaridad con todas las víctimas, la desaparición unilateral de ETA, una nueva política penitenciaria y de reinserción y la respuesta a "los nuevos retos emergentes ligados a la convivencia".
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

9 Comentarios
  • Grobledam Grobledam 11/01/18 11:28

    Las formas, maneras, expresiones e incluso el contenido del discurso de Urkullu son las de un hombre de estado. Comparadas con las pavadas de Rajoy y Puigdemont llevan al desaliento institucional.
    Desaliento institucional al que, a su vez, nos lleva el saber que detrás de esas palabras de Urkullu hay un movimiento étnico, cuya fuerza está en los sentimientos nacionalistas decimonónicos que buscaban y desafortunadamente siguen buscando un estado para su "pueblo, raza, estirpe, tradición" o como queramos llamarlo.
    La historia ha demostrado hacia dónde nos condujeron y los resultados de esos movimientos de masas fundamentados en las diferencias étnicas, raciales, religiosas o culturales.
    Tirar por la borda los avances de la ilustración, los valores de igualdad, fraternidad y libertad, los derechos del hombre, la democracia y el estado de derecho compuestos por ciudadanos libres e iguales ante la ley; no por pueblos, castas o etnias.
    Tirar por la borda, digo, todos esos avances y el progreso de la humanidad y el concepto de estado moderno y volver al tribalismo reconociendo derechos a unos frente a otros porque han nacido en este valle y no en el de al lado es una BARBARIDAD.
    Y aunque la mona se vista de seda, mona se queda. El Sr Urkullu al final y a la postre utiliza los foros y herramientas del estado para solventar el "qué tal va lo mío y lo de los míos" y ¡claro! los suyos le siguen fieles para acrecentar sus beneficios. Lo malo es que más temprano o más tarde los "otros" se aperciben del negocio y el conflicto está servido.
    Espero que Europa no reconozca el más mínimo de los derechos o privilegios a los pueblos o etnias que la habitan y sí se los reconozca a sus ciudadanos y los defienda de la "rebelión de las masas".
    Mi respeto y saludo, como siempre, hacia los sentimientos, culturas, idiomas o creencias que cada uno llevamos dentro. No sé trata de eso; se trata del Estado: Unidad política superior independiente y soberana donde están representados ¡todos! los ciudadanos de un territorio. ¿Hablamos de Europa?.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    1

    0

    • vaaserqueno vaaserqueno 11/01/18 11:45

      Lo de Europa es tema aparte y da para mucho.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • vaaserqueno vaaserqueno 11/01/18 11:42

      Esa es una de las debilidades de la democracia. ¿Podemos impedir la libertad de decidir si está respaldada por un numero suficiente de personas porque creamos que el motivo es nocivo?, en caso de que así sea ¿quien establece que motivos son lícitos y cuales no?. Yo creo que ese camino nos lleva a algo todavía más perverso.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      1

      • Grobledam Grobledam 11/01/18 19:22

        La definición de motivo licito o ilícito de cualquier Estado Social y de Derecho está implícita en el Pacto Social fundacional y los Acuerdos Internacionales ratificados por ese Estado. En caso de duda serán los jueces que por rango normativo tengan atribuida la competencia y las apelaciones podrán llegar a los Tribunales Internacionales correspondientes. A su vez éstos podrán juzgar, incluso, delitos cometidos sin jurisdicción de fronteras, por ejemplo la Corte Penal Internacional.
        Pruebe Vd a cometer un delito de genocidio aunque esté amparada por todos los votos de una determinada circunscripción o declare legal la esclavitud en esa misma circunscripción.
        Respecto al "derecho a decidir" se ha explicado hasta la saciedad que en la democracia española ese derecho existe como "fundamental". El problema es: si una parte puede decidir por el todo e incluso si una parte, por numerosa que sea, puede decidir en contra de derechos fundamentales de los ciudadanos.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        0

        • vaaserqueno vaaserqueno 12/01/18 14:18

          2/2 El derecho a decidir no existe, existe el derecho a decidir según que cosas. En este país el derecho a decidir (políticamente hablando) se limita a introducir una papeleta en una urna cada cuatro años, a partir de ahí les otorgamos carta blanca a los elegidos para hacer y deshacer a su antojo; no existen mecanismos de control ciudadano ni mecanismos reales de participación (la ILP es un mecanismo tan viciado en su definición legal que lo mismo daría que no existiera) tampoco existen mecanismos de veto o de expulsión, ni siquiera existe un mecanismo para hacer que cumplan su programa electoral.
          Pero es que, además, una vez elegidos los próceres que manejarán nuestras vidas durante cuatro años, ellos mismos son los que deciden el funcionamiento de los órganos, son ellos mismos los que legislan como deben funcionar las instituciones que representan y no necesitan la aprobación popular para hacerlo, así que ya procuran blindarse ante cualquier injerencia que pueda poner en peligro su estatus. Es el círculo perfecto. El mayor desastre del siglo XX se forjó en un parlamento democrático, no por el poder de las urnas, sino por el manejo torticero de los engranajes democráticos.
          Las leyes, incluso la norma fundamental, se crean, se anulan, se interpretan y modifican al gusto del partido en el poder, las instituciones de las que nos hemos dotado son ineficaces en la práctica y lo que quieren hacernos pasar por democracia es el reflejo que vería una persona encerrada en la caverna platónica. Los ciudadanos no tenemos poder sobre las instituciones ni sobre las leyes ni sobre nuestros gobernantes, la soberanía nacional es una entelequia…. En este escenario, ¿usted cree que no debemos preocuparnos por quien establezca la licitud o ilicitud de los motivos que incidan en la capacidad de decisión?

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

        • vaaserqueno vaaserqueno 12/01/18 14:15

          ½ Entiendo lo que quiere decir y lo asumiría si viviéramos en un mundo perfecto con una democracia perfecta, pero no es el caso.
          Lo implícito es subjetivo y por lo tanto manejable. Los derechos no son algo inamovible, cambian y evolucionan y de la misma manera que evolucionan pueden involucionar, lo estamos viendo continuamente. Las leyes se interpretan y la misma ley, según quien la interprete y según el grado de explicitud que posea, podrá decir una cosa o la contraria. El tema que nos trae aquí, el nacionalismo separatista, no tiene ninguna relación con los derechos fundamentales, ni con los recogidos en las diversas cartas internacionales ni con los recogidos en nuestra constitución, pero es que, además, los derechos fundamentales también son objeto de diferentes definiciones, matizaciones y modificaciones (por ejemplo, el derecho a la intimidad se ha visto modificado por la irrupción de internet y las redes sociales).
          Quien piense que en España la Justicia es un poder independiente es que vive en otro mundo, en el de Yupi, o en Marte. Los acuerdos internacionales se vulneran continuamente sin consecuencias, los dictámenes y fallos de las diferentes instituciones mundiales o europeas son papel mojado y su continuo incumplimiento como mucho da lugar a multas que pagamos entre todos, convirtiendo todo el entramado institucional en mera palabrería por no decir chirigota, además de que los procesos son tan lentos y tan complejos en las formas y tan costosos, que provocan de hecho la inaccesibilidad para el común de los mortales (También podríamos hablar de quien y como se eligen a los miembros de los órganos europeos). La Corte Penal Internacional, probablemente la única institución efectiva, sólo tiene jurisdicción en casos de genocidio, guerra, agresión o lesa humanidad, todo lo demás queda fuera.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Ambón Ambón 11/01/18 10:09

    El problema que tenemos es que después de lo que está callendo en los últimos años, y ya son muchos, sobre la insatisfacción de algunos grupos polñiticos vascos y catalanes con la actual estructura del Estado, debería ser este el que estuviera debatiendo y consensuando una estructura diferente, pero el PP y en general las derechas se han instalado en el inmovilismo y las izquierdas son incapaces de consensuar entre ellas y ofrecer alguna idea, por tantod dejan libre el camino a los nacionalismos para que sean ellos quienen lleven la iniciativa y todos los que no somos nacionalistas, terminamos por ir a remolque.

    La izquierda española y aqui que se apunte quien quiera del estado, debe consensuar una idea de país, a mi me gustaría que fuera la República Federal Ibérica, pero si tenemos que conformarnos, de momento, con un Reino de España Federal, pues será algo mejor que lo que tenemos y será una idea a contrastar con las de los nacionalistas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Queso Tierno Queso Tierno 11/01/18 22:59

      No tengo nada en contra de la republica ni de la federación, pero si seguimos el argumento de base, ¿Qué pasará si algunas de las federaciones no esté contenta con el modelo federal? ¿A quién acusaremos de inmovilismo? Cuando todo va bien, los problemas dejan de existir y todos se apuntan al carro, pero cuando algo no nos gusta, esperamos que los demás hagan un esfuerzo por resolver nuestras quejas. Antes que autonomías, federaciones o repúblicas, deberíamos plantearnos si estamos en lo que estamos para lo bueno y lo malo, para colaborar y mejorar o para echar zancadillas a cada paso. Si la aceptación de un destino común no está clara, no importa cual sea la forma política, siempre habrán descontentos que intentarán que el sistema no funcione. Y aquí es donde se mueve el independentismo, no importa que hay, lo que queremos romperlo y separarnos. Otra opción se llamará como se quiera, queja, victimismo, amenaza, pero no será independentismo, porque su principal objetivo es romper la unidad existente para lograr la división y obtener una entidad propia. Si el independentismo tuviera otras propuestas, hace tiempo que las hubiesen presentado.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • vaaserqueno vaaserqueno 11/01/18 08:26

    Soy profundamente contraria a cualquier nacionalismo, me quedé en eso de "agrupémonos todos" y de ahí no salgo, pero negar la realidad no sirve de nada, existen sentimientos nacionalistas que tienen que tener cabida y cauces de expresión. El conflicto catalán ha puesto en evidencia las carencias legales y la falta de voluntad política para solucionarlas. Es necesario abrir caminos y legalidades para llegar a un Estado en el que todos los sentimientos tengan cabida y capacidad de expresión y decisión. No me gusta ningún nacionalismo, pero siempre defenderé el derecho a decidir. En base a esto no me queda más que estar de acuerdo con las declaraciones de Urkullu, aunque mucho tienen que cambiar las cosas en este país para poder llevarlas a cabo, la primera sería conseguir una democracia de verdad en vez de el simulacro que padecemos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.