X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El final de ETA

ETA se disuelve tras asesinar a más de 800 personas, secuestrar a 80, extorsionar a 10.000, y con 358 crímenes sin resolver

  • La banda se creó el 31 de julio de 1959, pero su primer atentado mortal fue el 7 de junio de 1968, cuando asesinó al Guardia Civil José Antonio Pardines Arcay en un tiroteo en un control de tráfico en la carretera N-1
  • El último crimen lo cometió el 16 de marzo de 2010, cuando mató al gendarme francés Jean-Serge Nérin tras un intercambio de disparos con varios miembros de la banda

infoLibre Publicada 03/05/2018 a las 14:55 Actualizada 03/05/2018 a las 17:41    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

ETA continúa escribiendo su final a plazos

El presidente del Gobierno acusa a la banda terrorista de "propaganda".

Una de las manifestaciones contra ETA.

Una de las manifestaciones contra ETA.

E. P.
La banda terrorista ETA se ha disuelto tras casi 60 años de trayectoria, durante la que ha dejado por el camino 853 víctimas mortales, según el último censo del Ministerio del Interior. De ellas, el 90% falleció en atentados cometidos durante la democracia. Además, secuestró a alrededor de 80 personas, extorsionó a 10.000 empresarios, y se disuelve con 349 crímenes sin resolver a sus espaldas y sin haber colaborado en su esclarecimiento, según un informe de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Los datos obran en los ficheros de la Dirección General de Atención a las Víctimas, que comienza a contabilizar desde la muerte el 26 de junio de 1960 de María Begoña Urroz Ibarrola, un bebé que fue en 2012 reconocido oficialmente como la primera víctima mortal de ETA. La pequeña falleció víctima de la explosión de una maleta incendiaria en la consigna de la estación de tren de Amara, en San Sebastián, una acción que nunca fue reivindicada por los terroristas y sobre la que el régimen franquista guardó un secreto absoluto. Sin embargo, en 2012 y tras revelaciones de terroristas de la propia banda, la muerte de la pequeña fue incluida en la relación oficial de víctimas. 

La banda se creó el 31 de julio de 1959, pero su primer atentado mortal fue el 7 de junio de 1968, cuando asesinó al Guardia Civil José Antonio Pardines Arcay en un tiroteo en un control de tráfico en la carretera N-1, en el término municipal Aduna (Guipúzcoa). El último crimen lo cometió el 16 de marzo de 2010, cuando mató al gendarme francés Jean-Serge Nérin tras un intercambio de disparos con varios miembros de la banda.

Sin embargo, las cifras de los asesinados por la banda terrorista ETA no son las mismas dependiendo del organismo en el que se consulten. En este sentido, si bien Interior contabiliza 853 muertes, un informe del Ararteko (Defensor del Pueblo vasco) las eleva a 867 y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) a 955. El Gobierno vasco, por su parte, contabiliza 837 asesinados y la Fundación Víctimas del Terrorismo 857

La disolución de la banda se produce más de siete años después de haber anunciado el fin de su actividad terrorista el 20 de octubre de 2011, pasados tres días de la Conferencia de Aiete, en San Sebastián.

Sin embargo, su desarme no se oficializó hasta el 8 de abril de 2017, con la escenificación de Baiona, en la que los denominados artesanos de la paz hicieron entrega a la Comisión Internacional de Verificación (CIV) de las coordenadas con de ocho zulos que debían contener 120 armas y tres toneladas de explosivo.

La organización terrorista había perdido parte del material durante los últimos años de su actividad en la que fueron continuas las detenciones por las Fuerzas de Seguridad de los integrantes de sus comandos.

Tras realizar un inventario, se comprometió a localizar ese armamento a las autoridades francesas a través de los artesanos de la paz. El pasado 25 de abril, a escasos días del acto de Kanbo (Francia), de escenificación de su disolución, ETA facilitó la ubicación de dos cajas con armas 24 armas cortas, 500 detonadores y 200 matrículas.

Una vez anunciada su disolución este jueves, se celebrará el encuentro en la localidad vascofrancesa de Kanbo, en la que se certificará la desaparición definitiva de la organización terrorista.

Atentados

A lo largo de su trayectoria, ETA ha asesinado a 853 personas, de las que más de 500 eran miembros de las Fuerzas de Seguridad, 58 empresarios y 39 políticos. Aunque creada durante la dictadura de Franco, la mayoría de los crímenes, un 90%, los ha cometido en democracia. La organización terrorista vasca, una de las más antiguas del mundo, ha sido la que más víctimas mortales ha causado en la Europa Occidental después del IRA provisional.

A los asesinados, se suma casi un centenar de personas secuestradas y más de 20.000 víctimas directas en atentados, entre heridos y damnificados. En sus casi 60 años de existencia, recurrió a la amenaza y la extorsión --se calcula que fueron 10.000 personas las chantajeadas, aunque muchas no denunciaron--, sobre todo a empresarios, a quienes exigió el denominado 'impuesto revolucionario'.

Tras matar a José Antonio Pardines, primera víctima de ETA, la banda acabó con la vida del comisario Melitón Manzanas el 2 de agosto de 1968. El 7 de junio de 1968, el asesinato del almirante Carrero Blanco, el 20 de diciembre de 1973, en la época franquista, fue su primer atentado de grandes dimensiones y dio a la banda proyección internacional.

Incluso se le llegó a considerar una organización opositora a la dictadura. Sin embargo, alrededor de 700 de sus más de 800 crímenes los cometió en plena democracia. Tras centrarse en un principio en objetivos militares y de las Fuerzas de Seguridad del Estado, luego adoptó la estrategia denominada "extensión del sufrimiento", por la que asesinó a concejales, cargos políticos de partidos, periodistas, etc.

El terror se extendió de tal manera que miles de personas de diferentes colectivos de Euskadi vivieron y desarrollaron su trabajo con escolta. Además, la violencia callejera acompañó a la actividad de ETA en la campaña de amedrentamiento.

Tras el atentado contra Carrero Blanco, la organización terrorista causó 13 muertos y 80 heridos en la cafetería Rolando de Madrid. En 1977 puso en marcha una campaña contra la central nuclear de Lemoiz en Bizkaia, con 246 actos de terrorismo y cinco asesinatos. Poco después inició otra campaña contra el mundo de la droga con un saldo de 63 atentados y 15 muertos.

Años de plomo

La banda cometió sus acciones terroristas más cruentas en la década de los 80, en los denominados años de plomo. En esa década acabó con la vida del ingeniero de la central nuclear de Lemoiz José María Ryan (febrero de 1981) y de la militante de la banda María Dolores González Katarain, 'Yoyes', que abandonó ETA en desacuerdo con su estrategia (septiembre 1986).

El más importante de los atentados de esa década lo perpetró el 19 de junio de 1987, cuando colocó explosivos en un centro comercial de la empresa Hipercor, en Barcelona, que causó la muerte de 21 personas, entre ellos cuatro niños, e hirió a 45.

También el atentado contra la casa cuartel cometido el 29 de mayo de 1991 en Vich (Barcelona) con un coche bomba que ocasionó 10 muertos.

El 23 de enero de 1995, un pistolero de ETA asesinó en San Sebastián al presidente del PP en Gipuzkoa Gregrorio Ordóñez y el 19 de abril del mismo año atentó contra el entonces presidente del PP, José María Aznar, que resultó ileso. La explosión del coche bomba utilizado en la acción terrorista hirió a 16 personas y una de ellas falleció posteriormente.

Un año después, el 6 de febrero de 1996, asesinó en San Sebastián al abogado Fernando Múgica, hermano del exministro de Justicia Enrique Múgica. El 14 de febrero, la banda armada acabó con la vida del expresidente del Tribunal Constitucional Francisco Tomás y Valiente.

Uno de los peores momentos de su historia, en los que recibió una respuesta masiva de rechazo de la ciudadanía en las calles, fue con el asesinato del edil del PP Miguel Ángel Blanco, al que secuestró el 10 de julio de 1997. ETA exigió al Gobierno de Aznar el acercamiento de los presos a cambio de su liberación. Dos días más tarde, disparó al concejal en la cabeza y le dejó herido muy grave en un descampado, falleciendo en la madrugada del 13.

En 2000 se suceden los asesinatos del teniente coronel Blanco García, en Madrid, del dirigente socialista Fernando Buesa y su escolta, Jorge Díaz, en Vitoria, del presidente de la patronal guipuzcoana José María Korta en Zumaia (Gipuzkoa), del exministro socialista Ernest Lluch en Barcelona o del ex gobernador de Gipuzkoa Juan María Jáuregui, entre otros.

El 30 de diciembre de 2006, ETA hizo explotar un coche bomba en la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas (Madrid) en el que fallecieron dos trabajadores Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio. Con esta acción terrorista la banda armada anunció la ruptura de la tregua.

El 1 de diciembre de 2007, activistas de la organización asesinaron a los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en Capbreton (Francia). El 7 de marzo de 2008, acabó con la vida del concejal socialista Isaías Carrasco en Arrasate (Gipuzkoa).

La explosión de una bomba-lapa colocada en los bajos de su automóvil asesinó a los guardias civiles Carlos Saenz Tejada y Diego Salvá, el Palmanova, el 30 de julio de 2009 en Calviá. Ambos son las dos últimas víctimas mortales de ETA en España. Posteriormente, en marzo de 2010, acabó con la vida del policía francés Jean-Serge Nérin en las cercanías de París.

A lo largo de su trayectoria, secuestró a 79 personas y mató a doce de ellas. Destaca, el caso del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, por ser el más largo, ya que permaneció privado de libertad 532 días en un zulo en Mondragón. El último de los numerosos empresarios secuestrados fue Cosme Delclaux, liberado el 1 de julio de 1997.


Hazte socio de infolibre



1 Comentarios
  • paco arbillaga paco arbillaga 03/05/18 17:02



    Tanto asesinato, tanta muerte, tanto dolor, ¿han servido para algo más que para el sufrimiento de miles de víctimas de la banda? ¿No debería haberse disuelto ETA cuando se convocaron las primeras elecciones en España? ¿No se debería haber quedado desde entonces sin apoyos en la sociedad vasca? ¿No utilizó el PP demasiado a ETA, a las víctimas del terrorismo, para sacar más votos en las urnas? Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre