x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Memoria histórica

El Gobierno de Zapatero rechazaba anular los juicios del franquismo por ser un "imposible jurídico"

  • Para el Ejecutivo de entonces, "en un sistema democrático no hay mayor sanción que la declaración de ilegitimidad", según aseguró el ministro de Justicia
  • "La nulidad es la privación de efectos jurídicos y no cabe volver a privar de efectos jurídicos a aquello que el legislador ya ha declarado que carece de ellos", afirmó Caamaño

Publicada el 26/08/2018 a las 12:48 Actualizada el 26/08/2018 a las 12:49
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El exministro de Justicia Francisco Caamaño.

El exministro de Justicia Francisco Caamaño.

Europa Press
El Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, que promovió la Ley de Memoria Histórica de 2007, desestimó la anulación de los juicios políticos y sentencias del franquismo alegando que es "un imposible jurídico".

Este asunto ha vuelto a ser reclamado esta semana por los independentistas de ERC y el PDeCAT como contrapartida a apoyar la reforma para la exhumación de Franco, y el PSOE de Pedro Sánchez comparte la reivindicación y podría incluirla en la futura tramitación parlamentaria del decreto ley para exhumar a Franco.

La Ley de Memoria declaró en su articulo 3 "la ilegitimidad de los tribunales, jurados y cualesquiera otros órganos penales o administrativos que, durante la Guerra Civil, se hubieran constituido para imponer, por motivos políticos, ideológicos o de creencia religiosa, condenas o sanciones de carácter personal, así como la de sus resoluciones".

Expresamente, y "por ser contrarios a Derecho y vulnerar las más elementales exigencias del derecho a un juicio justo, se declara la ilegitimidad del Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo, el Tribunal de Orden Público (TOP), así como los Tribunales de Responsabilidades Políticas y Consejos de Guerra constituidos por motivos políticos, ideológicos o de creencia religiosa".

Ilegítimos los tribunales y sus sentencias

Y, en consecuencia, "se declaran ilegítimas, por vicios de forma y fondo, las condenas y sanciones dictadas por motivos políticos, ideológicos o de creencia por cualesquiera tribunales u órganos penales o administrativos durante la Dictadura contra quienes defendieron la legalidad institucional anterior, pretendieron el restablecimiento de un régimen democrático en España o intentaron vivir conforme a opciones amparadas por derechos y libertades hoy reconocidos por la Constitución".

Pero aquella declaración, junto con la carta de reparación que el Estado comprometía a expedir a título póstumo, no fue suficiente para ERC y el PDeCAT, que vienen reclamando la anulación de los juicios y condenas, especialmente por el caso del presidente catalán Lluís Companys, fusilado en 1940.

Para el Gobierno socialista de Zapatero, "en un sistema democrático no hay mayor sanción que la declaración de ilegitimidad" que ya está recogida en la ley: "No hay acto más solemne y más simbólico y emblemático que aquel que se aprueba en el Parlamento", argumentaba el entonces ministro de Justicia, Francisco Caamaño.

A su juicio, "políticamente no existe declaración más significativa que la hecha por las Cortes y jurídicamente no existe declaración con más valor en nuestro ordenamiento" que lo establecido en la ley de 2007. "Algo ilegítimo es algo mucho más que nulo", aseguraba entonces Caamaño en el Congreso.

En un debate con Esquerra en 2010 y ante la insistencia en la anulación de los juicios, el ministro de Justicia subrayó que la anulación es "un imposible jurídico": "La nulidad es la privación de efectos jurídicos y no cabe volver a privar de efectos jurídicos a aquello que el legislador ya ha declarado que carece de ellos –argumentaba–. La ilegitimidad es un plus de sanción frente a la nulidad y lo que es ilegítimo no sólo es nulo, sino que además es repudiable porque violenta la esencia del estado de Derecho".

Viraje del PSOE

Hace un año, retomando un texto del Parlamento catalán, el Congreso ya aprobó una proposición no de ley promovida por el PSOE para recalcar que la de Companys y el resto de sentencias políticas son "ilegítimas, radicalmente nulas e injustas, y carecen absolutamente de eficacia y validez".

El PSOE ya dio incluso un paso más allá al incluir la anulación de los juicios y condenas del franquismo es un proposición de ley de reforma de la Ley de Memoria Histórica, vetada por el Gobierno del PP. Y la nueva ministra de Justicia, Dolores Delgado, se comprometió a estudiar la fórmula para llevarlo a la práctica.

En próximo meses, cuando se abra la tramitación parlamentaria como proyecto del decreto urgente aprobado para exhumar a Franco, todo apunta a que la anulación de los juicios volverá a estar encima de la mesa y esta vez PSOE, Unidos Podemos y los independentistas de ERC y PDeCAT pueden formar mayoría para aplicarlo.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • Pacoescolano Pacoescolano 27/08/18 20:27

    Jorge plaza: porqué lees y comentas infolibre? Sería mejor para ti leer la razón, etc. Por favor, sin insultos (gilipollez, etc) Salut

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • jorgeplaza jorgeplaza 26/08/18 22:08

    Se me olvidaba decir que los gobiernos de Zapatero llevaban razón: es un imposible jurídico. Y, lo que es peor, una gilipollez.

    Responder

    Denunciar comentario

    35

    3

  • jorgeplaza jorgeplaza 26/08/18 22:06

    Los juicios, no sé. Las consecuencias de las sentencias de esos juicios es seguro que no pueden anularse: el fusilado no resucitará; el encarcelado, en casi todos los casos muerto ya por la edad, no recuperará los años perdidos ni, desde luego, la vida. Se podría intentar anular el Edicto de Milán de Constantino el Grande, con los mismos efectos reales que la anulación de los juicios franquistas, pero el poder, la riqueza, la influencia acumulados por la Iglesia (lo mismo que el actual descrédito) permanecerían invariables.

    No sé si lo que les pasa a los que porfían tercamente en esta estupidez de la anulación del pasado es que les pirran las disputas teológicas o que quieren pillar algunas perras de indemnización estatal. Claro que no son dos cosas incompatibles, ahora que caigo.

    Responder

    Denunciar comentario

    31

    3

  • pep48 pep48 26/08/18 18:07

    Los juicios sumarísimos en una dictadura no tienen validez alguna en un Estado democrático, por lo tanto deberían ser anulados por falta de sustentación jurídica, son pruebas falsas y subjetivas, no tienen base legal.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    32

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.