x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
El crimen de Laura Luelmo

Hallan una manta con sangre cerca de donde apareció el cadáver de Laura Luelmo

  • Los investigadores también han encontrado, a la entrada del cementerio de El Campillo, una bolsa de plástico con enseres de la víctima
  • La declaración del asesino confeso, Bernardo Montoya, está repleta de engaños e inexactitudes

Publicada el 20/12/2018 a las 13:55 Actualizada el 20/12/2018 a las 19:34
Momento en el que Bernardo Montoya, el autor confeso de la muerte de la joven zamorana de 26 años Laura Luelmo, llega con los agentes de la Guardia Civil para realizar una reconstrucción de los hechos.

Momento en el que Bernardo Montoya, el autor confeso de la muerte de la joven zamorana de 26 años Laura Luelmo, llega con los agentes de la Guardia Civil para realizar una reconstrucción de los hechos.

La Guardia Civil ha hallado en las últimas horas una manta con restos de sangre en el punto kilométrico 167 de la N-435, cerca de Las Mimbreras, el paraje donde encontraron el pasado lunes el cuerpo sin vida de Laura Luelmo, según han informado fuentes de la investigación. En el camino de acceso al cementerio de El Campillo (Huelva) han recuperado también una bolsa de plástico con las llaves del coche y del domicilio de la maestra, además de un monedero y enseres de higiene.



Estas fuentes han explicado que la manta con restos de sangre está pendiente del análisis científico, aunque todos los indicios apuntan a que se trata de restos de la maestra de 26 años natural de Zamora. Tanto a la manta como a la bolsa de plástico han llegado los investigadores tras el interrogatorio de Bernardo Montoya, asesino confeso.

Las llaves son del coche Kia de la joven y de la casa en la calle Córdoba de El Campillo que alquiló el pasado 4 de diciembre. Se trasladó a esta localidad desde Zamora para cubrir una baja en el instituto de Nerva. Tanto esta vivienda como la de enfrente, donde vivía Bernardo Montoya, están siendo objeto de análisis para recabar pruebas del crimen. También se analiza el coche Alfa Romeo negro del autor confeso. Fuentes de la investigación han asegurado que no tienen pruebas concluyentes sobre el lugar exacto en el que Bernardo Montoya violó a Laura y la mató con un fuerte golpe en la frente, utilizando para ello "un objeto". "No hay pruebas concluyentes", según estas fuentes, de que la víctima fuera retenida contra su voluntad en la casa del autor confeso del crimen.

Insisten en que la confesión del autor del crimen está repleta de engaños, ya que mantiene que no violó a Laura, y de inexactitudes, de ahí que se siga investigando qué ocurrió entre el miércoles 12 de diciembre, día en el que desapareció la joven zamorana, y el 14 o 15 de diciembre, intervalo de tiempo en el que la autopsia ha datado la muerte. Los investigadores tienen hasta mañana viernes como plazo legal máximo —72 horas— para mantener bajo custodia policial al detenido, que se encuentra en la Comandancia de Huelva.

¿La manta con la que se trasladó a Laura?

El hallazgo se produjo anoche y se ha incluido este jueves por la mañana como novedad en la investigación. La manta se encontraba en el punto kilométrico 167 de la N-435, la carretera que une Huelva y Badajoz. Bernardo Montoya ha declarado que fue con esta manta con la que trasladó el cuerpo, aunque fuentes de la investigación matizan que tienen que comprobar aún el escenario del crimen y si realmente hubo traslado del cuerpo. Los agentes trabajan con la hipótesis de que Laura falleció malherida en Las Mimbreras.
Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • irreligionproletaria irreligionproletaria 21/12/18 10:58

    Se acabaron los comentarios...un escándalo, tapa otro, da igual de que se trate. Solo deseo que no se repita el ERROR JURÍDICO del triste 'caso Wanninkof'

    Por qué no comenzamos por preguntar ¿quien se beneficia de este crimen?

    Suena duro ¿verdad? Pero, necesitamos saber la verdad. ¡Nos están matando! y las respuestas, a "demanda" de hordas populares o presiones similares, son tan simples como condideran quem estúpidas mujeres, alcanzamos a entender.

    ¡Basta ya de burlas!

    1. Iba a correr: incierto, suposición.
    2. Iba a pasear: ¿con sus útiles de aseo?
    3. Había comentado a su pareja ¿por teléfono? Que el vecino de enfrente de una casa baja, no de una escalera de un bloque, la provocaba temor.
    4. La arrendadora -maestra, también- desconocía quién vivía enfrente de su propiedad -¡¡¡EN UN PUEBLO!!!
    5. La 'edila' no declara luto en el municipio... acaba de llegar, esperemos...¡ante el asesinato de una mujer -como ella- en su pueblo!
    6. El "PRESUNTO" después de los interrogatorios policiales, ha reconocido el crimen....

    Por favor, prudencia, inteligencia y coherencia. Las mujeres ¿estamos vengadas? Hay criminal... hasta la próxima...¡¡¡Y VAN....!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión