x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Igualdad

Síndrome de Alienación Parental: un instrumento sin base científica que aún aplican algunos juzgados

  • Un juzgado de Colmenar Viejo (Madrid) retira a una mujer la custodia de sus dos hijas al entender que su actitud provoca en ellas "recuerdos negativos sobre la figura del padre", denunciado en 2012 por abusos sexuales
  • El denominado síndrome se produciría cuando uno de los progenitores manipula a los hijos para desvincularlos del otro
  • La comunidad científica no lo reconoce como trastorno y la Asociación Española de Neuropsiquiatría subraya su "innegable" sesgo de género

Publicada el 15/02/2019 a las 06:00 Actualizada el 04/03/2019 a las 14:06
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Concentración convocada esta tarde en la Plaza Mayor de Castellón en repulsa por el presunto asesinato de las menores.

Concentración contra la violencia de género.

Un síndrome, dicen los partidarios de su validez, que se aplica cuando uno de los progenitores trata de manipular a sus hijos para enfrentarlos al otro progenitor. Casualmente, el progenitor artífice de la supuesta estrategia es casi siempre el mismo: la mujer. Se trata del Síndrome de Alienación Parental (SAP), un instrumento sin base científica que tanto juristas como psicólogos ponen en duda y que, sin embargo, se sigue utilizando en determinados procedimientos judiciales y como argumento para restar peso a la violencia contra las mujeres.

La mañana del jueves la Cadena Ser daba a conocer un caso que ha hecho saltar las alarmas de juristas, feministas y organizaciones por los derechos de la infancia. El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Colmenar Viejo (Madrid), ha confirmado la decisión de retirar la custodia de sus hijas a una madre que había denunciado en 2012 a su exmarido por abusos sexuales sobre la hija mayor, de entonces cuatro años. El juez ha considerado que las niñas necesitan relacionarse con el padre en condiciones de normalidad y que para ello "es preciso alejarlas provisionalmente del entorno materno", debido a los "recuerdos negativos sobre la figura del padre" que a su juicio "justificarían su rechazo", como consecuencia de "la actitud de la madre". Las conclusiones parten de los informes elaborados por el equipo terapéutico privado contratado por el padre. Según el mismo medio, tampoco el equipo psicosocial del juzgado exploró a las niñas.

Un ejemplo, entienden las expertas consultadas por infoLibre, de cómo la aplicación del Síndrome de Alienación Parental atenta contra los derechos de las madres y los menores. Las juristas y psicólogas coinciden en subrayar en primer lugar que ninguna comunidad científica lo ha reconocido como síndrome. Ni la Organización Mundial de la Salud (OMS) ni la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) lo incorporan en sus listas de trastornos patológicos. Tampoco lo hace la Asociación Española de Neuropsiquiatría (AEN), que en 2010 se pronunció en contra de su uso al señalar que "el síndrome supone un grave intento de medicalizar lo que es una lucha de poder por la custodia de un hijo" y al recalcar que "el sesgo de género en sus descripciones es innegable". A nivel jurídico, además, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha llamado en diversas ocasiones a su no aplicación, una de las últimas en septiembre de 2018, cuando apeló al "fomento, entre los operadores jurídicos, de un mejor conocimiento del llamado Síndrome de Alienación Parental para evitar que, dada su carencia de base científica, pueda ser tomado en consideración por los órganos judiciales".

En el año 2008, la Audiencia Provincial de Bizkaia emitió una sentencia en cuyo texto el síndrome estaba bien presente. El tribunal reitera que "no ha sido reconocido por ninguna asociación profesional ni científica" y que de hecho la APA en su informe La Violencia y la Familia afirma que "términos tales como alienación parental pueden ser usados para culpar a las mujeres de los miedos o angustias razonables de los niños hacia su padre violento". Asimismo, recordaba la Audiencia Provincial, "la popularidad e invocación que de este denominado síndrome se está realizando en los últimos tiempos, y las –calificadas como– peligrosas consecuencias que está llegando a tener en relación con los procesos de separación y divorcio, llevaron a que en diciembre de 2007 un muy numeroso grupo de solventes profesionales de Medicina y Salud Mental suscribieran un manifiesto ante el fenómeno psicológicolegal del pretendido síndrome de alienación parental, en el que, entre otras afirmaciones, se expresa de forma contundente que la ideología que sustenta el SAP es abiertamente pedófila y sexista". De esta manera, zanja, "son cada vez más numerosos los profesionales de las psicología y psiquiatría que valoran la formulación del síndrome como un modo más de violencia contra la mujer".

Bárbara Zorrilla es psicóloga especializada en violencia de género. En conversación con infoLibre reflexiona sobre la base del denominado Síndrome de Alienación Parental y sus fundamentos. "Yo considero que sí hay padres y madres que influyen negativamente" en sus hijos, reconoce. Pero enseguida matiza: "De ahí a darle una calidad diagnóstica, hay un trecho". El problema, añade, es que "casi siempre se utiliza por parte de padres que tienen una denuncia o han sido acusados" de algún delito, de manera que finalmente es empleado como una suerte de "arma de defensa". En ese sentido, aconseja, "cuando un niño no se quiere ir con su padre, lo que hay que hacer es una evaluación no de parte, sino por parte de peritos especializados en infancia, en violencia o en abuso", según el caso.

Contra las mujeres y el interés superior del menor

Con la psicóloga coincide Carmela del Moral, analista jurídico de derechos de la infancia en Save the Children. "Se le llama síndrome pero en realidad no hay ningún catálogo internacional que lo recoja como tal", se apresura a incidir al otro lado del teléfono. Es, por el contrario, una figura que "se usa en los casos de custodia para acusar a un progenitor de manipular a los niños con el fin de que rechacen al otro".

La aplicación de este síndrome de forma sistemática, tal y como concluyó la organización a través de su investigación Ojos que no quieren ver, "no tiene sentido porque crea un espacio de desamparo y puede ser un elemento que genere indefensión". Asimismo, añade Del Moral, en los casos de reparto de custodia "debe primar el interés superior del menor, que no es un elemento etéreo que quede al arbitrio de un juez o funcionario", sino que para determinarlo "hay que hacer una evaluación exhaustiva, poner en equilibrio los derechos de los menores, analizar cómo se van a ver afectados y tomar una decisión". Y en esa decisión, agrega la jurista, es fundamental tener en cuenta que "siempre prima el derecho de un niño sobre el de su padre, por encima de cualquier otra consideración".

La realidad del síndrome es que, si bien su aplicación es residual, el ruido que genera retumba con especial intensidad. "Internacionalmente no se aplica y no es reconocido", pero sí es cierto que "los equipos psicosociales lo hacen en alguna ocasión". Así lo asegura Consuelo Abril, abogada de familia especialista en violencia sobre la mujer. "Hay distintos niveles: bajo, medio y alto", continúa, de modo que "cuando dicen que es muy alto, pueden incluso privar a madres de la guardia y custodia y entregársela a los padres para que el niño se desaliene", algo que la letrada califica de "auténtica barbaridad" y "absolutamente perjudicial para los hijos". Para la abogada el uso de esta herramienta no es sino un "síntoma más" de todo un sistema plagado de estereotipos y una "forma perversa de hacer daño a las madres".

Formación y especialización

Y ante un relato que muchos compran, el mejor antídoto es la formación. En el artículo Un acercamiento al acientífico Síndrome de Alienación Parental: repercusiones psico-jurídicas y sociales, publicado en 2018 por la Revista de Estudios de Investigación en Psicología y Educación, la autora Dolores Padilla estima necesario el desarrollo de "procedimientos de divulgación de la evidencia científica en la actuación de los psicólogos dentro del sistema de justicia". De no hacerse así, añade, la justicia "no se puede denominar justa, y se pone en indefensión a aquellos a los que afecta, provocándose, especialmente, una desprotección de los menores".

"Tenemos un sistema judicial que no está adaptado a las necesidades en la infancia", entiende Carmela del Moral, "y los profesionales no tienen la formación necesaria para llevar a cabo la exploración y el interrogatorio a menores". Por ello, entiende fundamental una adaptación del sistema judicial que incluya la especialización de los juzgados, de manera similar a lo que ocurre con la violencia de género. De lo contrario, opina, el resultado será "un sistema que no conoce los derechos de los niños y que a veces incluso provoca que los procesos judiciales sean traumáticos".

También Consuelo Abril apuesta por la formación como la principal receta ante la aplicación del Síndrome de Alienación Parental. Al final, reitera, lo más importante es que "los niños son los más perjudicados" y ello deriva en "daños a futuro casi irremediables", dado que estamos hablando de "niños pequeños, dependientes y sin recursos". La formación en cuestiones de género y en infancia, remata la letrada, es una necesidad urgente en el sistema judicial.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

17 Comentarios
  • JuaniKo JuaniKo 15/02/19 21:46

    ¿como que no existe?.Sin ser cientifico, solo por sentido comun coño, CLARO QUE EXISTE. Lo que nadie se cree, es que no exista.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • Copito Copito 15/02/19 08:50

    Muy buen artículo y muy necesario. Imprescindible ahondar en la formación de los profesionales de la justicia en esta materia. Se trata de la infancia, momento de la vida de una persona en que el grado de dependencia emocional es enorme, y las consecuencias en su vida presente y futura, cruciales.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 10 Respuestas

    1

    4

    • Sancho Sancho 15/02/19 16:35

      Y esa dependencia emocional, ¿De quién la tienen los niños, de las mamás o de los papás? Manipular es contar una historia a medias e intentar influir en los que no deben tener claro que tanto los papás como las mamás manipulan o pueden hacerlo en perjuicio del niño. Es una manipulación decir que un síndrome como este es un puro invento y otros síndromes tengan más visos de verdad en virtud de quiénes sean las víctimas. Seamos lo más objetivos que podamos.
      Creo que la periodista manipula con descaro indisimulado cuando dice "se sigue utilizando en determinados procedimientos judiciales y como argumento para restar peso a la violencia contra las mujeres". No, mujer, no diga Ud. que se utiliza para restar peso a la violencia contra las mujeres porque eso es hacer trampas, porque en el caso de la custodia de los hijos las peleas y los métodos utilizados son de toda índole, vale todo, pero en ambos casos, para la madre y para el padre. Y las trampas y triquiñuelas son innumerables. No sé dónde se informa Ud., pero ya le digo que en todas estas cuestiones tan delicadas existen más versiones que la que Ud, intenta colar aquí. Y no todas son falsas cuando se trata de padres, como no son todas ciertas cuando se habla de madres. Es una lucha a cara de perro, que en muchísimos casos nada tiene que ver con violencia de género, por cierto un concepto este que parece que nadie cuestiona, aunque de científico tenga poco. En otros casos, ya no voy a decir si en muchos o en pocos, se utiliza la denuncia por violencia de género para obtener ventaja en denuncias cruzadas por la custodia de los hijos. ¿Qué le parece a Ud. más grave, un síndrome cuestionado o una denuncia tan grave utilizada para la obtención de la custodia de los hijos? Nada es tan simple, señora.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 9 Respuestas

      2

      1

      • Atea Atea 15/02/19 18:47

        Para simplezas las que ha soltado usted, “se utiliza la denuncia por violencia de género para obtener ventaja en denuncias cruzadas por la custodia de los hijos”. Pues claro que sí. Acaso sufrir violencia de género no es motivo a tener en cuenta a la hora de adjudicar la custodia de l@s hij@s? Acaso no son es@s hij@s también víctimas de esa violencia? Pretende usted que se obvie ese dato como si fuese una nimiedad?
        Desde luego no deja usted pasar ni una.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 8 Respuestas

        5

        1

        • Sancho Sancho 15/02/19 22:01

          Como que eres tan complicada y tan faltona, deduces de lo que escribo lo que te da la gana, o lo que te parece, pero lo que haces es tergiversar lo que has leído. No hace falta esa hipocresía estúpida que utilizas con el Ud. para denostar una opinión en la que utilizas el mismo truco barato que la autora del artículo: mezclar la alienación parental con la violencia de género. No soy yo el que ha mezclado ni ha entrado en ese debate que me parece eso, otro debate. Hablaba en mi comentario de la alienación parenteral y cómo se utiliza, y cómo también se hace en otros casos sin que se le ponga nombre, por ejemplo como lo que opina alguna de las psicólogas que dice "Yo considero que sí hay padres y madres que influyen negativamente" en sus hijos, reconoce. Pero enseguida matiza: "De ahí a darle una calidad diagnóstica, hay un trecho". Pretendo dar una opinión sin que una persona que luego va dándoselas de que ella no insulta entre en un debate o no sin faltar al respeto las opiniones de los demás. No me das lecciones de nada, ni a mi ni a nadie, con ese discurso ridículo que te gastas. Opino de lo que me da la gana con mis ideas, no con las tuyas, que me parecen maniqueas, en tu mundo de buenos y malos. Lo llevas claro.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 7 Respuestas

          1

          3

          • Atea Atea 15/02/19 23:43

            Dónde te he insultado yo? Que has dicho una simpleza te parece un insulto?
            Quieres leer lo que me has contestado a mí? Contamos cuántos hay?
            Que sí, que tienes razón, que las mujeres somos unas arpías y manipulamos y nos aprovechamos y somos histéricas y lo de la violencia de género es mentira y os vamos a quitar los hijos y las casas y la pasta y lo que quieras. Ya sabes lo que tienes que hacer, corre donde no topes con ninguna porque nos estamos organizando y vamos a por vosotros.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 6 Respuestas

            4

            2

            • Merm Merm 16/02/19 21:58

              JJJJJ Eres grande.

              Responder

              Denunciar comentario

              1

              0

            • Sancho Sancho 15/02/19 23:48

              Lo tuyo es patético, mujer.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 4 Respuestas

              1

              4

              • Atea Atea 16/02/19 00:36

                Patética, también que se me había olvidado.

                Responder

                Denunciar comentario

                Ocultar 3 Respuestas

                5

                1

                • Sancho Sancho 16/02/19 01:14

                  No veo en qué te he podido ofender, antes de decir algunas cosas que no debí haber dicho, y por las que te pido disculpas. No es mi intención estar a mal contigo ni con nadie.

                  Responder

                  Denunciar comentario

                  Ocultar 2 Respuestas

                  1

                  4

                  • Atea Atea 16/02/19 01:18

                    Perfecto, disculpas aceptadas.

                    Responder

                    Denunciar comentario

                    Ocultar 1 Respuestas

                    5

                    1

                    • Sancho Sancho 16/02/19 01:50

                      Eso está bien. Recuerda de paso que no es lo mismo decir "Nada es tan simple" que "Para simplezas las que ha soltado usted". Y que pedir disculpas no significa no tener orgullo.

                      Responder

                      Denunciar comentario

                      1

                      6

  • Kovacs Kovacs 15/02/19 01:06

    Propongo un ejercicio de objetividad: 1) entremos en Google Scholar, Microsoft Academic, ScienceDirect, Research Gate..., da igual, cualquier web donde se indexen todos los artículos de investigación de revistas científicas de prestigio; 2) escribamos, por ejemplo, "parental alienation" en el buscador; 3) démosle a buscar y echemos un breve vistazo a los resultados (con que sea breve, basta, pero ilustrativamente podemos pasar a la segunda, tercera página... hay un montón, disfrutemos... atrevámonos incluso a leer algún PDF); 4) hecho esto, revisemos el titular de este artículo de InfoLibre y lleguemos a nuestras propias conclusiones, en la medida de lo posible, reconsiderando si el concepto "sin base científica" se refiere tal vez a "yo no me lo quiero creer".

    Y para quien no pueda o quiera seguir los puntos, incluyo los títulos de los artículos de investigación sólo de la primera página de las al menos diez que me aparecen en Google Scholar:

    * Gardner et al. (1998). The Parental Alienation Syndrome.
    * Kelly et al. (2001). The alienated child: A reformulation of parental alienation syndrome.
    * Gardner (1987). The parental alienation syndrome and the differentiation between fabricated and genuine child sex abuse.
    * Cartwright (1993). Expanding the parameters of parental alienation syndrome.
    * Bruch (2001). Parental alienation syndrome and parental alienation: Getting it wrong in child custody cases.
    * Gardner (2002). Parental alienation syndrome vs. parental alienation: which diagnosis should evaluators use in child-custody disputes?
    * Dunne et al. (1994). The parental alienation syndrome: An analysis of sixteen selected cases.
    * Lund (1995). A therapist's view of parental alienation syndrome.
    * Johnston (2003). Parental alignments and rejection: An empirical study of alienation in children of divorce.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    1

    3

    • JuaniKo JuaniKo 15/02/19 21:38

      En un divorcio sin acuerdo, deberia el Estado de quitar la patria potestad a ambos progenitores, manteniendo el derecho a saber de ellos e incluso visitarlos. Es la unica forma de proteger a los niños que se encuentran entre dos fuego. Para unos niños no es tan traumatico como pensamos el estar sin sus padres, tienen una gran capacidad de adaptacion y sobre todo si estan rodeados de niños Iguales

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      3

    • Atea Atea 15/02/19 16:24

      Se refiere a que no está reconocido legalmente como un trastorno, y no aparece como tal en ningún manual de psiquiatría porque no tiene base científica aunque encuentres muchas páginas que hablen de él, y por si no lo sabes, éste Gardner que fue quien acuñó el término, decía que la mayoría de abusos sexuales a niñ@s eran falsos, su recomendación era que los hijos abusados vivieran con sus padres abusadores, él mismo fue acusado de pedofilia y pederastia antes de quitarse la vida.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      1

      3

      • Merm Merm 16/02/19 21:57

        Te admiro, qué paciencia. Uno llega hace una búsqueda en google, encuentra un artículo de un pedofilo que defiende a los violadores de niños y dice que los demás estamos tontos. Y lo más curioso es que ni siquiera se molesta en comprobar que son todos hombres los que han escrito esos panfletos y que ninguno está reconocido por ninguna asociación profesional. Por desgracia, sigue habiendo mucha manipulación contra la mujer en la justicia, en la medicina- psiquiatra-psicología y en la sociedad, porque todavía la visión masculina  es mayoritaria y está costando mucho que se equilibre. 

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        2

        0

        • Atea Atea 17/02/19 01:27

          Por eso no podemos rendirnos y tenemos que tener paciencia e intentar desmontar con argumentos este tipo de cosas,
          Un saludo.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          0

 
Opinión
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.