x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Pobreza energética

El Gobierno prohibirá los cortes de suministro eléctrico en olas de frío o de calor

  • Apuesta por un nuevo bono social energético que cubra todas las fuentes de suministro y que sea de concesión automática
  • El objetivo es reducir al 50% la pobreza energética para 2025

Publicada el 05/04/2019 a las 14:37 Actualizada el 05/04/2019 a las 21:18
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros

Efe
El Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica, ha aprobado este viernes la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética 2019-2024, en la que prohíbe cortar el suministro energético en situaciones climatológicas extremas, como puede ser una ola de frío de calor.

Esta restricción se suma a las ya existentes de no cortar el suministro a familias en riesgo de exclusión social y beneficiarios del bono social en los que en la unidad familiar haya un menor de 16 años, una persona con discapacidad igual o superior al 33% o con grado de dependencia II o III.

Además, el documento amplía el periodo previo al corte de suministro en caso de impago, que hasta ahora para los consumidores vulnerables acogidos al bono social de electricidad habilitaba un plazo de cuatro meses antes de que el suministrador pudiera interrumpir el servicio.

La Estrategia aumenta el plazo otros cuatro meses, durante los cuales el consumidor recibirá un suministro mínimo vital que se fijará atendiendo a las diferentes situaciones de vulnerabilidad, informó el Ministerio para la Transición Ecológica.

En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, señaló que el objetivo de esta medida, junto al Real Decreto por el que se regulan las condiciones del autoconsumo de energía eléctrica, también aprobado este viernes, es "poner a la ciudadanía en el centro del nuevo sistema energético".

La iniciativa, dividida en cuatro ejes de actuación y 19 medidas, ofrece por primera vez una definición oficial sobre la pobreza energética, establece cuatro indicadores (gasto desproporcionado, pobreza energética escondida, incapacidad para mantener la vivienda a una temperatura adecuada y retraso en el pago de las facturas) para su seguimiento -que determinan que, en la actualidad, existen entre 8,1, y 3,5 millones de personas que cumplen algunos de los criterios- y objetivos para su reducción a 2025, con una meta del 50% y, al menos, una disminución del 25%.

En concreto, según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística correspondientes a 2017, un total de 8,1 millones de españoles presentan un gasto desproporcionado en relación con sus ingresos (17,3% de la población); 5,1 millones de personas sufren pobreza energética escondida (11,5%); unos 3,7 millones pasan el invierno a temperaturas inadecuadas (8%) y 3,5 millones han de afrontar retrasos en el pago de sus facturas (7,4%).

Ribera consideró estos datos de "abrumadores" y señaló que se observa "un crecimiento importante" de la población vulnerable desde 2008, "con un pico en 2014", por ello aseguró que es necesario "atacar las causas estructurales" para reducir la población en situación de pobreza energética.

En caso del indicador de los hogares cuyo gasto energético en relación con los ingresos es más del doble de la media nacional, tiene especial incidencia en mayores de 65 años que viven solos (30,1%); mientras que la pobreza energética escondida afecta sobre todo a parejas con tres o más hijos (28,4%); los hogares de un adulto con niños dependientes económicamente (monoparentales) son los que más sufren la temperatura inadecuada (14,1%) en invierno; y ocurre lo mismo con el retraso de las facturas (13,5%).

Para cada uno de los indicadores, la Estrategia establece ese objetivo de reducción mínimo del 25% en 2025 y se fija como meta alcanzar esa disminución del 50% en ese horizonte.

Así, en el caso del indicador gasto proporcionado se parte de un 17,3% de la población en 2017 y se plantean el objetivo mínimo al 12,9% y el objetivo máximo de reducción al 8,6%, en ambos casos para 2025.

En el caso del indicador de pobreza energética escondida se parte del 11,5% de la población y los objetivos mínimos y buscado para 2025 son que caígan al 8,6% o el 5,7%; mientras que en el indicador temperatura inadecuada de la vivienda se parte del 8% de la población y los objetivos son reducirlo al 6% o 4%; y en el indicador retraso en el pago de las facturas es del 7,4% y se fijan los objetivos al 5,5% o al 3,7%.

En lo que se refiere al bono social energético, que ya el año pasado se vio complementado con un bono térmico para sufragar los gastos de calefacción durante el invierno, fija las que serán sus líneas a futuro, marcando que deberá ser automático, con el criterio de renta como el principio básico, aunque se tendrán en cuenta un conjunto de cuestiones en función de la situación de los perceptores o su unidad familiar, o la zona climática donde se ubique la vivienda.

Además, deberá cubrir todas las fuentes de suministro energético, tanto eléctricos como térmicos, incluyendo aire acondicionado en determinadas zonas climáticas, agua caliente sanitaria y cocina.

Rehabilitación de viviendas

Otro de los frentes en los que la Estrategia plantea acciones a corto, medio y largo plazo es en la rehabilitación energética de viviendas y eficiencia energética, con el objetivo de ampliar paulatinamente el peso de medidas estructurales frente a las prestacionales –bono social– para permitir abordar el problema de la pobreza energética de forma estructural.

Así, se potenciará las rehabilitaciones exprés (cambios de equipos térmicos, modificación de determinados elementos de la envolvente de la vivienda...); a medio plazo se apuesta por el fomento de parque de vivienda en alquiler social con subvención para los gastos de suministros energéticos para colectivos especialmente vulnerables; y se incentivará la sustitución de electrodomésticos, equipos térmicos o calderas por otros dispositivos más eficientes energéticamente mediante subvenciones.

A largo plazo, se apostará por medidas de rehabilitación integral de edificios, teniendo en cuenta criterios ambientales y sociales, tales como la utilización de materiales sostenibles o la accesibilidad y; se podrán identificar aquellas edificaciones con peor comportamiento energético derivado de sus características constructivas, en el marco de la Estrategia a Largo Plazo para la Rehabilitación Energética en el Sector de la Edificación en España del Ministerio de Fomento.

El Ministerio para la Transición Ecológica indicó que el cruce de esta información con los indicadores de situación de vulnerabilidad permitirá proponer medidas específicas para este tipo de comunidades.

Medidas de protección a los consumidores

Asimismo, otro eje de la Estrategia se refiere a medidas de protección a los consumidores y concienciación social, incluyendo una línea centrada en la actuación de los profesionales que trabajan para atajar la pobreza energética.

Entre otras actuaciones, se elaborará un protocolo de actuación para detectar situaciones de vulnerabilidad por parte de los profesionales de atención primaria; y se homogeneizará la gestión de información sobre prestaciones públicas buscando que esta información se incorpore a la ya existente tarjeta social universal, que gestiona el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, a través del Instituto Nacional de la Seguridad Social.

En el ámbito de la concienciación ciudadana, se desarrollarán acciones de comunicación sobre el uso de contadores inteligentes para que la ciudadanía conozca las posibilidades de ahorro y eficiencia que ofrecen; se ofrecerá información sobre hábitos de consumo, ahorro energético y mejora de eficiencia y se establecerá un canal de comunicación permanente con los sujetos y colectivos interesados.

Por último, la Estrategia prevé la inclusión de la perspectiva de pobreza energética en la las modificaciones que se realicen en la normativa que afecte a consumidores energéticos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.