x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
primarias demócratas

Joe Biden desaprovecha un debate en el que todos tienen claro que el enemigo común es Trump

  • Bernie Sanders también ha perdido parte del empuje que en las anteriores primarias tuvo
  • Alternativas como Kamala Harris, fiscal general de California, o Pete Buttigieg, alcalde de South Bend y veterano de guerra, salen reforzadas del debate

Publicada el 28/06/2019 a las 09:54 Actualizada el 28/06/2019 a las 10:56
Miembros de la prensa asisten al primer debate presidencial demócrata del año en el Centro de Artes Escénicas Adrienne Arsht de Miami, Florida.

Miembros de la prensa asisten al primer debate presidencial demócrata del año en el Centro de Artes Escénicas Adrienne Arsht de Miami, Florida.

El favorito en las primarias del Partido Demócrata estadounidense, Joe Biden, ha visto tambalearse la cómoda posición de la que ha gozado hasta ahora en un segundo debate televisado marcado por las críticas de la senadora Kamala Harris a cuenta de las posiciones que el exvicepresidente ha mantenido en cuestiones de política racial, como recoge Europa Press.

El segundo debate ha reunido a los favoritos, entre los cuales destaca un Biden al que quizás esta gran oportunidad le llega demasiado tarde. Sus 76 años le sitúan casi 40 años por delante que el más joven de sus rivales en estas primarias, algo que aspirantes como el congresista Eric Swalwell, de 38 años, se han esforzado en recordar.

Sin embargo, los 76 años de Biden o los 77 del senador Bernie Sanders pueden ser ya artillería quemada en una carrera que se avecina larga y en la que hasta ahora han abundado las buenas palabras, quizás por el deseo compartido de todos los precandidatos --más de una veintena-- de unir fuerzas frente al enemigo común que representa el actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump.

A Biden le puede pesar más su larga carrera política, esa misma que Harris ha sacado a la luz para enfrentarle con sus relaciones con políticos racistas. El antiguo número dos de la Administración de Barack Obama recordó durante un reciente mitin sus inicios políticos para recordar la "cortesía" que había entonces, incluso con senadores segregacionistas.

"No creo que sea un racista, pero fue doloroso", le ha afeado Harris, de 54 años, quien ha puesto sobre la palestra también la oposición de Biden a unos programas de transporte escolar con los que se quería combatir precisamente la segregación racial. "Había una niña en California, de segunda clase, a la que llevaban en esos programas. Esa niña era yo", ha afirmado.

Biden se ha defendido argumentando que no se opuso al fondo de esos programas, sino a que la orden saliese del Departamento de Educación. Asimismo, ha insistido en que no ha alabado políticas racistas y en que, durante toda su carrera, ha sido un firme defensor de los derechos civiles.

La importancia del perfil

Los detractores del exvicepresidente le han afeado que no representa ningún cambio en una clase política cada vez más plural, especialmente tras la irrupción de nuevas figuras en las últimas elecciones legislativas. Incluso Sanders, que dio la sorpresa en la campaña de 2016, ha perdido ya parte del empuje que le dieron entonces sus ideas izquierdistas.

Ambos se mantienen, no obstante, al frente de unos sondeos que comienzan a aupar a nuevos perfiles como Harris, de madre india y padre negro y que ha llegado a Washington tras una etapa como fiscal general de California.

También suena con fuerza el nombre de Pete Buttigieg, de 37 años, alcalde de South Bend (Indiana), veterano de guerra y abiertamente homosexual. Su imagen ha salido reforzada del debate gracias a un tono y un discurso comedido que le ha valido aplausos en los análisis posteriores realizados por los medios estadounidenses.

Buttigieg aspira a convertirse en el presidente de Estados Unidos, al igual que el congresista Eric Swalwell, de 38 años, que ha aprovechado el debate para señalar que "no se puede contar con las personas que llevan gobernando los últimos 30 años". Swalwell ha apelado directamente a Biden para que "pase el testigo" a una nueva generación.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión