x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Memoria histórica

El fusilamiento de Matilde e Isabel: cuando el 'honor' de los verdugos del franquismo frena una investigación en los archivos oficiales

  • El historiador Isabelo Herreros tiene paralizada desde 2014 una investigación sobre dos funcionarias de prisiones republicanas ejecutadas porque los archivos de Interior ocultan los nombres de las falangistas denunciantes
  • El Gobierno argumentó que borrar esos datos se explica porque o bien la persona murió hace menos de 25 años o porque, directamente, se desconoce la fecha de fallecimiento

Publicada el 05/07/2019 a las 06:00 Actualizada el 05/07/2019 a las 10:00
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Imagen de la tapia del Cementerio de La Almudena, donde fue fusilada Matilde Revaque.

Imagen de la tapia del Cementerio de la Almudena, donde fue fusilada Matilde Revaque.

EVA GRUSS
La mayor piedra que puede interponerse en el camino de un historiador a la hora de investigar es el acceso a los archivos oficiales. Isabelo Herreros puede dar cuenta de ello. Inició una investigación para conocer la historia de dos mujeres: Matilde Revaque e Isabel Huelgas. Fueron funcionarias de prisiones durante la Guerra Civil, apenas cinco años después de que Victoria Kent creara el cuerpo en 1931. Al finalizar la contienda, denuncias de ex presas falangistas provocaron que se les abriera expediente y se les expulsara del cuerpo. En 1939 fusilaron a Isabel; en 1940 a Matilde, en la tapia del cementerio de la Almudena, en Madrid. Reconstruir el relato de estas dos mujeres se ha convertido casi en misión imposible. Y es que hay multitud de incógnitas que Herreros no ha podido descifrar.

El historiador consiguió ver los informes de los tribunales que condenaron a Matilde y a Isabel, pero el problema llegó cuando quiso acceder a los expedientes que elaboraron las autoridades franquistas para expulsarles de su trabajo. Solicitó los documentos a Interior, que le envió varios archivos. Pero los nombres de las denunciantes y de las personas que declararon contra ellas habían sido burdamente tachados. Eso fue en 2014 y ahora, cinco años después, Herreros continúa con la investigación paralizada. Y terminarla, dice, es "una carrera de obstáculos terrorífica". 

Herreros tiene folios y más folios con todos los nombres ocultos. Y esto es así porque, según denuncia en conversación con infoLibre, él no ha podido acceder a los documentos originales. Lo que ha obtenido son copias de los archivos en las cuales, explica, han sido borrados los nombres de las "damas de España" denunciantes de las dos funcionarias. Entre esas "damas de España" —apodo que recibieron en la dictadura las mujeres encarceladas por pertenencia a la Falange, un partido ilegal durante el último año de la República— se encontraban personajes como María o Pilar Millán Astray, hermanas del fundador de La Legión, o de Caridad Valero Juve, alto cargo de la Sección Femenina del partido fascista durante muchos años, tal y como explica el propio Herreros en una biografía que pudo escribir sobre Matilde, condenada a pena de muerte por el delito de "adhesión a la rebelión". 
   

El historiador pidió explicaciones. Sin acceder a esos expedientes de expulsión del cuerpo no podía culminar su investigación. Pero Interior fue claro. No había una única razón por la cual los nombres estaban tachados. Eran varias: o bien porque no habían pasado 25 años de la muerte de la persona en cuestión o bien porque se desconocía cuándo había fallecido y, ante la duda, la institución prefirió proteger su intimidad. Pero Herreros lamenta que difícilmente va a poder averiguar cuándo murieron esas personas sin ni siquiera saber su nombre. Y así es casi imposible que culmine el trabajo que empezó. 
   
"Es similar a lo que ha ocurrido con Miguel Hernández. Se trata de una interpretación muy sui géneris del derecho al honor", critica Herreros. Se refiere, concretamente, a la polémica destapada por El País semanas atrás. La Universidad de Alicante retiró el nombre de Antonio Luis Baena Tocón, alférez del Ejército franquista que ejerció de secretario judicial en uno de los consejos militares que condenaron a muerte a Miguel Hernández, de uno de los artículos de Internet escritos por Juan Antonio Ríos Carratalá, catedrático de Literatura Española de dicha universidad y experto en memoria histórica. Lo hizo después de recibir una petición expresa del hijo del militar que, según explicó, hizo su solicitud porque él mismo "ha constatado falsedades respecto a cómo era su forma de ser y actuar, de cómo fue su vida". "Lo presentan como verdugo y fue una víctima más", aseguró.

La dificultad de escribir la historia

La historia de Herreros no es única. Y a los historiadores no les sorprende. El acceso a los archivos oficiales a partir de los cuales se puede escribir la historia reciente no es una tarea fácil. Depende de a qué documentación se quiere acceder, pero en demasiadas ocasiones la propia obtención de la documentación frena las investigaciones. O bien porque los archivos están incompletos o bien porque, directamente, no se puede acceder a ellos. Es lo que le ocurrió, por ejemplo, a Matilde Eiroa, doctora en Historia Contemporánea y profesora en la Universidad Carlos III de Madrid. Tuvo que abandonar su investigación sobre la Brigada Político Social —la policía política de Franco que se encargaba de reprimir cualquier oposición al dictador— porque no pudo obtener toda la documentación que necesitaba. 

Eiroa lo cuenta en el libro El acceso a los archivos en España, coordinado por Antonio González Quintana, Sergio Gálvez y Luis Castro. Salió publicado, precisamente, este mes de julio, y no sólo con el testimonio de esta historiadora, sino con el de muchos investigadores más. Y eso, según el manifiesto del Grupo de Archivos de la Cátedra Complutense Memoria Histórica del siglo XX contenido en el libro, es preocupante. "Se dan demasiados casos y situaciones impropias, casi indignas, de una sociedad democrática, y que tienen como resultado la erosión de derechos básicos de investigadores y ciudadanos".

Y eso va contra la Constitución Española y contra la normativa internacional sobre Derechos Humanos. En primer lugar porque vulnera el artículo 105.b de la Carta Magna, que indica: "La ley regulará el acceso de los ciudadanos a los archivos y registros administrativos, salvo en lo que afecte a la seguridad y defensa del Estado, la averiguación de los delitos y la intimidad de las personas"; y en segundo porque salta por encima de la legislación internacional sobre Derechos Humanos que los gobiernos españoles asumen desde que en 1979 se firmara el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales. 

Archivos vetados o en manos privadas

Acceder a los archivos puede ser tan difícil que se convierta en tarea imposible. Y cada historiador o investigador se ha encontrado con trabas diferentes. Según el Grupo de Archivos de la Cátedra Complutense, puede ocurrir que haya fondos vetados o sin catalogar, "a veces sin justificación aparente", denuncia la organización, que pone como ejemplos los archivos de las instituciones militares o los archivos del Ministerio de Asuntos Exteriores. "Por no hablar de la documentación vendida ilegalmente o destruida —deliberadamente o no— desde el verano de 1936 hasta bien avanzada la Transición postfranquista, como por ejemplo la de algunos gobiernos civiles o de las dependencias del extinto Movimiento Nacional", añade el organismo. 

Y cuando no ocurre eso puede darse la situación de que la documentación esté en manos de quien no debería. "Hablamos de individuos que han ocupado altos cargos en el Estado y se apropian de la documentación administrativa al abandonarlos", explica el Grupo de Archivos de la Cátedra Complutense. "Es el caso del anterior Jefe del Estado, cuyos papeles se hayan en poder de la Fundación que lleva su nombre" o, por ejemplo, de las familias de Carrero Blanco —que fue presidente del Gobierno en 1973—, Arias Navarro —presidente del Gobierno hasta 1976—, Leopoldo Calvo Sotelo —presidente del Gobierno de 1981 a 1982— y Serrano Suñer —ministro de Asuntos Exteriores durante la dictadura—, que "disponen de fondos documentales generados por aquellos en el ejercicio de su cargo".  

Pero todo esto, dice el organismo de la Universidad, es posible gracias a una "normativa legal farragosa y obstaculizadora". Y es que con tanta legislación al respecto, "en caso de duda suele primarse el derecho a la seguridad del Estado y a la intimidad y el honor de las personas sobre el derecho a la investigación y al conocimiento y difusión" de la historia. 

infoLibre se puso en contacto con el Ministerio de Cultura, institución de la que depende la Subdirección General de los Archivos Estatales —que coordina todas aquellas actuaciones encaminadas a la custodia, conservación y difusión del patrimonio documental— para conocer su opinión sobre los hechos y, en concreto, para averiguar si este caso es una excepción o, por el contrario, algo habitual a la hora de acceder a los documentos oficiales. También para conocer si, a juicio del organismo, es necesario un cambio en la normativa para que esto, en caso de ser constante, no ocurra. No hubo respuesta. 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

14 Comentarios
  • montepindo montepindo 07/07/19 10:25

    Unos, porque aún viven muchos de los que se beneficiaron de los presos en sus empresas, y aunque digan de la sobrevalorada "redención de penas por trabajo", saben que como dice el refranero popular "a la fuerza ahorcan", porque se trabajaba en condiciones de cuasi-esclavitud. Otros, porque en el fondo se avergüenzan de la parte que toca a su familia y, aunque en muchos casos, piensen ideológicamente, igual que sus padres, tíos o abuelos, no quieren que sus colegas, vecinos, compañeros de trabajo, etc, sepan que fueron asesinos, delatores, torturadores, ladrones de propiedades urbanas y rústicas, objetos de arte, joyas, dinero, y un sinfín de cosas más.
    También sobresale el temor de que haya un profundo cambio en las leyes y mucha gente que se adueño de lo relatado, se les pueda exigir su devolución o compensación a herederos, al no tener, presumiblemente, papeles legales de traspasos de propiedades, y por último, habrá descendientes de esa gentuza que hasta a su propia familia actual le ha ocultado sus orígenes y no quiere que lo sepan. La casuistica puede ser muy variada, pero la justicia reparadora debe estar por encima de todo lo demás, ya han pasado cuarenta años y siguen las fuerzas oscuras queriendo ocultar la verdad de lo que sucedió y sus terribles consecuencias. Ya es hora de de abrir puertas y ventanas y que corra el aire de la libertad y autentica justicia para todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • El chipionero El chipionero 06/07/19 11:12

    Lo preocupante, ante los asesinatos de la Falange y del franquismo, no es sólo el hecho de asesinar impunemente como hicieron, sino el ocultamiento que aún mantienen en los archivos oficiales. Para que este ocultamiento ocurra, la colaboración del PSOE ha sido, y sigue siendo, fundamental. Pues no se entiende que después de cuarenta años de gobierno (a veces con mayorías absolutisimas), el PSOE no haya destapado todos los secretos oficiales del franquismo, con nombres y apellidos de sus asesinos. Tampoco se entiende que aún haya 114.000 víctimas del franquismo en fosas comunes, mientras se están homenajeándo, y retribuyendo generosamente a sus familiares, a víctimas de otros terrorismo más recientes, como el de ETA. El PSOE tendría que hacérselo mirar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Hammurabi Hammurabi 06/07/19 00:07

    Siguen teniendo secuestrada nuestra historia y la propia democracia

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • leandro leandro 05/07/19 21:33

    Ya me dirán que honor tienen los asesinos o los mentirosos .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • cromwell cromwell 05/07/19 19:05

    Gracias Lara, las personas como tú, Isabelo y otros miles sois los que estáis escribiendo la historia real. Mal comparado fuimos las masas en la calle con muerte, polvo, sudor y lágrimas los que obligamos a los franquistas y a Juan Carlos a hacer la Transición y no ellos como nos quieren hacer creer.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • christopher lee christopher lee 05/07/19 17:05

    Perdonen vuestras mercedes, este comentario tenía que ir en el artículo sobre la Universidad de Alicante sobre la condena de Miguel Hernández.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • christopher lee christopher lee 05/07/19 16:58

    Y el hijo del terrorista dice que su padre fue víctima. Luego habrá firmado algo para que encarcelen a Otegi

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Aleze Aleze 05/07/19 13:33

    Así es este país, un twiter cómico te puede llevar a la cárcel, aunque luego en Estrasburgo te absuelvan, y mientras, los fascistas que se levantaron contra un régimen legítimamente constituido, y que se enseñorearon de este país durante cuarenta años, manteniéndose en el poder, asesinando, matando, robando y reprimiendo todo tipo de libertades, siguen casí un siglo después protegidos por la Justicia. ¿Hasta cuando?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Sancho Sancho 05/07/19 11:05

    Esto, estas maniobras que darían para que cualquier fiscal decente de cualquier país abriera diligencias por encubrimiento de posibles delitos en investigación, por ocultación de pruebas y no sé cuántos delitos más, sigue pasando en este país donde la negra sombra del franquismo y sus criminales secuaces oscurece gravemente la reposición de la memoria y el esclarecimiento de la verdad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • Aserejé Aserejé 05/07/19 10:53

    SOmos el único país en el que ha habido una guerra civil creada por fascistas, mas 40 años de dictadura fascista, en el que se sigue tapando a los fascistas asesinos y delatores, con conocimiento obvio de que el delatar llevaba aparejado el fusilamiento o las cárceles inmundas que tenían conscientemente dichos asesinos. Todos los gobiernos que ha habido en españistan han seguido tapando a los asesinos y delatores fascistas, no solo para no condenarlos -aunque fueran condenas póstumas-, sino para que ni siquiera sepamos sus nombres. ¡Qué desvergüenza, e inmoralidad que los asesinados y delatados no merezcan siquiera un reconocimiento así como una condena de quienes fueron los autores de tamañas barbaridades, o al menos el conocimiento público de sus nombres y localidades¡.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    12

    • Isabelle0651 Isabelle0651 05/07/19 15:51

      Aserejé, lo suscribo todo, y me pregunto ¿Pero no somos un país constitucionalista, rico, bollante, progresista y socialdemocrata, en qué quedamos?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      4

      • Isabelle0651 Isabelle0651 05/07/19 15:57

        *boyante*

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.