x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Unión Europea

La elección del presidente de la Eurocámara, a segunda vuelta tras no lograr ningún candidato mayoría absoluta

  • El candidato socialista italiano David-Maria Sassoli parte como favorito, que presidiría el Parlamento los primeros dos años y medio y luego sería sucedido por un representante del Partido Popular Europeo
  • Aunque se escucharon otros nombres como el del búlgaro Sergei Stanishev o incluso el de Iratxe García, los socialistas aprobaron la candidatura de Sassoli tras una larga y tensa reunión de grupo

Publicada el 03/07/2019 a las 09:36 Actualizada el 03/07/2019 a las 12:24
La europarlamentaria Ska Keller, del grupo Los Verdes, da un discurso durante la sesión previa a la elección del presidente del Parlamento Europeo, en Estrasburgo.

La europarlamentaria Ska Keller, del grupo Los Verdes, da un discurso durante la sesión previa a la elección del presidente del Parlamento Europeo, en Estrasburgo.

EFE
El pleno del Parlamento Europeo elegirá este miércoles al que será su presidente para los próximos dos años y medio, en una votación de la que se espera que salga victorioso el candidato del grupo de los Socialistas y Demócratas (S&D), el italiano David-Maria Sassoli, después de que así lo hayan pedido los jefes de Estado y de Gobierno europeos en el reparto de altos cargos de las instituciones comunitarias, según han indicado fuentes parlamentarias a Europa Press.

Los líderes no tienen potestad para decidir quién preside la Eurocámara, pero los equilibrios de partidos, geográficos y de género que debieron tener en cuenta a la hora de pactar el resto de cargos de peso --presidencias de la Comisión, Consejo y Banco Central Europeo-- han hecho que tras su acuerdo hayan "recomendado" a los eurodiputados el color de la familia que ocupará el asiento.

Varios grupos han dejado ver su malestar por el hecho de que los Veintiocho traten de influir en las decisiones que solo competen a la Eurocámara y también por haber pactado finalmente un reparto de puestos que no respeta el sistema por el que la presidencia de la Comisión Europea fuera a parar a uno de los cabeza de lista a las europeas del pasado mayo.

Pese a todo, las dos principales familias, el Partido Popular Europeo y los Socialistas y Demócratas, están de acuerdo en la propuesta para la presidencia de la Eurocámara, según adelantó a última hora del martes el que fue aspirante del PPE a presidir la Comisión, el alemán Manfred Weber, y que ahora aspira a presidir la Eurocámara media legislatura.

Weber también ha informado de que conservadores y socialistas están de acuerdo en que sea un candidato socialdemócrata quien presida la institución los primeros dos años y medio y que sea un representante del PPE quien le suceda los dos años y medio posteriores.

"Creo que es un acuerdo claro (en el Consejo), pero también una tradición en esta casa que se respete en las instituciones el equilibrio de poderes", justificó el eurodiputado alemán.

Por eso, en la votación que celebrarán los eurodiputados este miércoles partirá como favorito el italiano, cuya candidatura aprobaron el martes los socialistas tras una tensa y larga reunión de grupo, que se alargó durante más de tres horas.

Aunque se escucharon otros nombres durante los últimos días, como el búlgaro Sergei Stanishev o incluso la española Iratxe García, finalmente se sometió al voto del grupo una única candidatura, la del italiano Sassoli, han indicado fuentes del grupo.

Además de Sassoli, se presentan como candidatos la copresidenta de Los Verdes, la alemana Ska Keller; el presidente de los Conservadores y Reformistas, el checo Jan Zahradil; y la española Sira Rego por la Izquierda Unitaria.

El proceso de votación para elegir al presidente de la Eurocámara prevé hasta cuatro rondas de una votación que será secreta, con papeletas. El ganador necesitará el apoyo de una mayoría absoluta de eurodiputados para salir elegido en una de las tres primeras, mientras que, si se ha de llegar a la cuarta, solo pasarán los dos candidatos más votados y se impondrá el que gane por mayoría simple.

La sesión ha dado comienzo a las 9.00 horas con una intervención de apenas cinco minutos para cada candidato y a continuación se ha procedido a la primera votación.

Aunque son cuatro los candidatos que se presentan a la elección, las reglas de la institución permite que entre ronda y ronda puedan tanto retirarse quienes se han postulado, como presentarse nuevas candidaturas.

Por el momento, ninguno de los cuatro candidatos que se han postulado para presidir el Parlamento Europeo los próximos dos años y medio ha logrado sumar una mayoría absoluta de apoyos en la primera ronda de votación de este miércoles, por lo que los eurodiputados volverán a votar en una segunda vuelta en torno al mediodía.

El recuento sitúa en cabeza al candidato de los Socialistas y Demócratas (S&D), David-Maria Sassoli, quien ha sumado 325 votos y se ha quedado a apenas siete de los necesarios para hacerse con la mayoría absoluta de esta vuelta, fijada en 332 votos.

En segundo lugar ha quedado el checo candidato de los Conservadores y Reformistas, Jan Zahradil, con 162; seguido de la copresidenta de Los Verdes europeos, Ska Keller, con 133 votos y de la española de Unidas Podemos Sira Rego, que ha sumado 42 votos.

Los cuatro candidatos se mantienen para la segunda vuelta, en la que también es necesario sumar mayoría absoluta de los votos emitidos válidos para ser elegido. De no resolverse en esa vuelta, las reglas del Parlamento europeo prevén hasta un total de cuatro votaciones, a la última pasarían los dos candidatos con más votos y se impondría el que sumara una mayoría simple.

En la primera vuelta se han emitido un total de 735 votos, de los que 73 han sido en blanco o nulos, por lo que los votos considerados válidos se redujeron a 662 y la mayoría absoluta se fijó en 332.

Los eurodiputados han votado en una primera ronda a primera hora de la mañana tras escuchar los discursos de cinco minutos de duración con los que los aspirantes han defendido sus candidaturas. El voto es secreto, ya que cada eurodiputado deposita su papeleta en una urna.

 
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión