x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Cumbre del clima de Madrid

Greta Thunberg reivindica la ciencia y la justicia climática ante el plenario de la COP25: "La política que se necesita no existe en la actualidad"

  • La joven activista pasa de un discurso emocional a otro más técnico y racional, pero sin dejar de señalar a los responsables de la crisis, a su juicio: los políticos de los países ricos y las grandes empresas
  • "Ahora sé que los discursos tienen que empezar con algo emotivo, algo personal, para llamar la atención. Palabras como how dare you. Pero hoy no voy a hacerlo. Porque esas oraciones y esas frases son lo único que suscitan esa atención y las personas no recuerdan los hechos"

Publicada el 11/12/2019 a las 09:50 Actualizada el 11/12/2019 a las 21:11
Greta Thunberg y la ministra de Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, durante el plenario de la Cumbre Climática.

Greta Thunberg y la ministra de Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, durante el plenario de la Cumbre Climática.

EFE
La popularidad de la joven activista climática Greta Thunberg no ha dejado de aumentar. Se hizo viral su discurso en la cumbre de acción climática de Nueva York de septiembre: unas palabras duras, emocionales, pero que también generaron rechazo por su –dicen sus críticos– sobreactuación. Lo recordarán: el famoso "how dare you?" (cómo se atreven) que dio la vuelta al mundo. La inspiradora del movimiento juvenil Fridays for Future ha cambiado su manera de afrontar la crisis climática en la tribuna desde entonces. Desde que llegó a Madrid para la COP25 ha estado dedicándose a atraer a la prensa para posteriormente intervenir durante 30 segundos para dar la palabra ya sea a sus compañeros de lucha o a los científicos más comprometidos con el problema: sospecha, con buenas razones para ello, que los medios y la opinión pública miran al dedo y no lo que señala. Así que la estrategia que sigue ahora es la de mantener un relato más racional y técnico, evitando los falsos ídolos.

Se ha demostrado en su última intervención, la que ha pronunciado este miércoles ante el plenario de la cumbre del clima que se celebra estos días en la capital de España. Aunque ha habido, también, espacio para la interpelación directa a los que considera responsables, o irresponsables: los políticos y los directivos de grandes empresas. "¿Cómo reaccionan ante estas cifras sin sentir al menos un nivel de pánico, sin sentirse enfadados? ¿Cómo trasladan ese mensaje sin mostrarse alarmistas? Me gustaría saberlo". 

"Hace un año y medio yo no hablaba con nadie a menos que tuviera que hacerlo. Pero después encontré un motivo para hablar" comenzó Thunberg. "Ahora sé que los discursos tienen que empezar con algo emotivo, algo personal, para llamar la atención. Palabras como how dare you. Pero hoy no voy a hacerlo. Porque esas oraciones y esas frases son lo único que suscitan esa atención y las personas no recuerdan los hechos", aseguró la líder climática sueca, resumiendo su nueva estrategia. Su interlocución se centró en la ciencia, que en teoría debería marcar el camino a los políticos: y en la justicia climática. Señaló a los culpables, sin generalidades equidistantes. "No tenemos tiempo para dejar al lado la ciencia", aseguró, resumiendo el contenido de los últimos informes del IPCC, el organismo investigador de referencia en la materia. "En el capítulo 2, en la página 108 del último informe, se señala que si reducimos las emisiones en gran número tenemos un 67% de posibilidades de quedarnos en un calentamiento de 1,5 grados. Esa cifra es mucho menor hoy (...) Estas cifas no son opiniones, no son mis opiniones políticas, son la ciencia". 

Acto seguido, la activista señaló con su dedo, con la esperanza de que no miren al dedo. "Los bancos han invertido 1,9 miles de millones de dólares en combustibles fósiles. 100 empresas son responsables del 71% de las emisiones globales. El 10% de la población más rica produce la mitad de las emisiones de CO2", afirmó. Considera que los países más ricos deben reducir sus emisiones drástica y urgentemente, para posteriormente ceder el testigo a los más pobres. Y tuvo tiempo para los detalles más técnicos, como los que explicamos aquí: en las negociaciones, algunas Partes pretenden implantar trampas para que tanto los países vendedores como compradores de emisiones de carbono se las cuenten de cara a rendir cuentas, lo que se conoce como la doble contabilidad. "Están encontrando soluciones muy inteligentes para evitar reducir sus emisiones", incidió Thunberg, con ironía. 

"Hay que poner fin a esto. Lo que necesitamos son verdaderos recortes de emisiones, drásticos. Tan solo reducir las emisiones no es suficiente. Deben cesar para llegar a 1,5 grados. Tenemos que mantener el dióxido de carbono en el suelo. No podemos fijarnos fechas lejanas para generar la ilusión de que vamos a actuar. La política que se necesita no existe en la actualidad, pese a lo que puedan escuchar de los lideres del mundo", requirió la activista, cuestionando tanto a los países más negacionistas y tramposos como a la Unión Europea, supuesta líder de las negociaciones, que pretende anunciar a final de la cumbre su nuevo objetivo de alcanzar la neutralidad climática en 2050. "No hay un sentimiento de urgencia. No se comportan como si estuviéramos en una emergencia, porque en una emergencia cambias tu conducta". 

Por último, Greta llamó a participar democráticamente en la acción climática, más allá de las elecciones que eligen a los representantes políticos. "Todos los cambios importantes han venido de las personas, de la población. Podemos empezar ahora mismo el cambio: nosotros, los pueblos", proclamó. La nueva estrategia de Thunberg se resume en una frase que pronunció ya al final, en el turno de debate: "Necesitamos un equilibrio entre optimismo y rabia". Optimismo para evitar la parálisis de quien lo cree todo perdido; rabia para salir de "nuestras zonas de confort" y actuar. 
Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • jorgeplaza jorgeplaza 13/12/19 00:15

    Me parece risible la importancia que se le da a la mocosa. No tanto por ella, que se deja querer y supongo que gana mucho dinero haciéndolo, sino por lo ridículo que es endiosar a una personilla de tan poca experiencia y lo más ridículo que es todavía hacer como que uno se lo cree. Von Hoffmannstahl parece que escribía versos a los quince años que hacían palidecer de envidia a vates consagrados, pero salvo en poesía, música (Mozart, Saint Saens) y matemáticas (Pascal, Gaulois, muchos otros), por muy brillante que se sea, a la edad que tiene esta muchacha se está en edad de aprender y no de liderar masas... salvo que las masas sean especialmente lerdas o estén sabiamente manejadas. ¿No hay nadie de más fuste para liderar la lucha mundial contra el calentamiento del planeta? ¿O es que nos hace ilusión reencarnar a Juana de Arco en pleno siglo XXI? Ya puestos, que la canonicen en vida: igual el Papa Paco lo autoriza...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 12/12/19 14:11

    No hay políticas porque no hay políticos honestos, capaces o impulsores del bien común. La incompetencia y el apego egoísta don las características más comunes en los políticos. Los neoliberales disfrutan cada día más, de su poder y de sus beneficios.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Aserejé Aserejé 12/12/19 09:58

    Bravo por Greta. La carcundia no para de enviar wasp contra esta niña, ponuendola verde. Dime el nivel de tus enemigos y asi sabremos tu valia. Gracias a ella ha crecido muchisimo la concienciacion de q esto va a explotar, si no se hace mucho ya...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    3

    • HEREJE HEREJE 12/12/19 15:49

      Me gusta lo de la carcundia. Aquí se juntan los carcas más rancios (no hace falta ser del PP o Cs para serlo, también se puede ser del P++E) y lo más florido de los machos ibéricos que están encantados con su hombría. Esos despojos humanos no pueden aceptar que esa niña les ponga en evidencia. Verás como inmediatamente me nace, al menos un dedito rojo. Saludos, Aserejé.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      2

      • jorgeplaza jorgeplaza 13/12/19 00:04

        Te gustará lo de la "carcundia", pero esa palabra no existe. Existe "carcunda", sin la i, que significa carlista o, por extensión, retrógrado. Es que no falla: si se puede meter la pata, allá que está Hereje como un clavo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • Republicano1944 Republicano1944 12/12/19 05:06

    La denominada especie inteligente se comporta como la más dañina del planeta. Destruye especies vivas a diario y ahora se emopecina en destruirse a sí misma. Es la única especie que sobra en el planeta.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 11/12/19 15:14

    Creo que el que no existan políticas no es el problema. Lo que no existe son políticos que quieran hacer políticas. Detrás de decisiones políticas es necesario que existan políticos que las definan, impulsen y obliguen.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

 
Opinión