x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Pobreza

'Cenas para todos' o cómo combatir el desperdicio de alimentos

  • Alrededor de un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se pierden o se desperdician cada año en el mundo: 1.300 millones de toneladas de comida
  • España, séptimo país de la UE en este deshonroso ranking, contribuye con 7,7 millones de toneladas, que corresponden a 179 kilos por habitante y año
  • Banco Santander anuncia una iniciativa para ofrecer miles de cenas cada mes a aquellas personas que más lo necesitan

infoLibre
Publicada el 26/12/2019 a las 06:00 Actualizada el 27/12/2019 a las 12:35
Empleados empresa Hope Food recogen alimentos en la Ciudad Financiera del Santander.

Empleados de la empresa Hope Food recogen alimentos.

IL
Una gigantesca montaña de basura comestible, equivalente a 170 transatlánticos apilados unos sobre otros, se genera cada año en España. Hogares, servicios de alimentación, empresas… Cada uno colabora a este sin sentido mientras alrededor de 600.000 españoles se van a la cama si cenar cada día.

Las medidas adoptadas a escala nacional y global no bastan, y son necesarias nuevas acciones para poner fin a esta ineficiencia que tiene importantes repercusiones económicas, sociales y medioambientales. Son muchas las voces que se alzan para concienciar y frenar este despilfarro. Y también cada vez son más las empresas y promotores sociales que se alían para decir “no” al desperdicio de alimentos y contribuir al reto de reducir a la mitad los excedentes de alimentos de aquí a 2030, uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Banco Santander, por ejemplo, informa de que en el último año ha proporcionado más de 30.000 comidas dentro de su programa ‘Cena para todos’. “Gracias al acuerdo alcanzado con la empresa Hope Food (Hofo) y los proveedores que prestan servicios de restauración en los edificios corporativos, Sodexo y Mediterránea de Catering, se aprovechan los excedentes de alimentos y se proporcionan miles de cenas cada mes a aquellas personas que más lo necesitan”, sostiene un portavoz de la entidad.

Dicho portavoz explica que el proceso de recogida de alimentos se realiza con “las máximas garantías”. Una vez finalizado el horario de comidas de los distintos restaurantes de la Ciudad Financiera y resto de los edificios del grupo, todos aquellos alimentos cocinados, que no han salido de las cocinas, pueden ser donados. Principalmente, guisos de legumbres, arroces, platos de pasta y verduras. “Los proveedores de restauración someten estos alimentos a un proceso de abatimiento para garantizar la seguridad alimentaria y, una vez completado el proceso, los entregan a la empresa Hofo, que los traslada directamente a las ONG con las que mantiene acuerdos en un transporte preparado para ello”, añaden.

Una de cada nueve personas pasa hambre en el mundo

Los informes de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) arrojan cifras escalofriantes. Una de cada nueve personas pasa hambre en el mundo, lo que supone un total de 821 millones. Esta cifra, además, lleva unos años creciendo, después del descenso de la década anterior. Según algunos datos de esta institución recogidos por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Ganadería del Gobierno de España, sólo con un cuarto de las pérdidas y desperdicio de alimentos se podría alimentar a 870 millones de personas y bastaría para acabar con la subalimentación.

Desde el punto de vista medioambiental, el impacto también es alarmante. El 28% de la superficie agrícola del mundo (1,4 millones de hectáreas) se usan anualmente para producir alimentos que se pierden o desperdician. Para ello se utiliza cada año un volumen agua que alcanza los 250 kmlo que representa el consumo de un 50% más de recursos hídricos para el riego. La huella de carbono para su producción se estima en 3.300 millones de toneladas de equivalente de CO2 de gases de efecto invernadero liberados a la atmósfera por año, lo que supone el 17% de las emisiones directas de gases de efecto invernadero en la UE.
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Lo más...
 
Opinión