X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Pobreza

En España hay 688.058 hogares en los que conviven abuelos, padres y nietos en situación de pobreza

  • Un 47,2% de esas familias se encuentran en situación de pobreza moderada, mientras que un 26,6% está en pobreza severa, unos porcentajes dos veces más altos que la media española, según un informe de Save the Children
  • Con unos ingresos medios de 699,5 euros al mes, un 65,1% de estas familias no puede afrontar gastos imprevistos y el 20,9% no puede mantener su vivienda a una temperatura adecuada
  • España, con más de dos millones de niñas y niños que viven en hogares pobres, es el segundo país de la UE con mayores tasas de pobreza infantil

Publicada el 05/02/2020 a las 12:11 Actualizada el 05/02/2020 a las 12:36
Patinete en la ventana de un hogar en situación de pobreza.

Patinete en la ventana de un hogar en situación de pobreza.

Save the Children

En España hay 688.058 hogares en los que conviven abuelos, padres y nietos en situación de pobreza, según indica un informe de la ONG Save the Children publicado este miércoles basado en datos del Instituto Nacional de Estadística. Se trata del segundo tipo de familias con mayor riesgo de pobreza, por debajo de las monomarentales y por encima de las de los trabajadores de origen extranjero.

Los hogares formados por abuelos, padres y nietos en situación de pobreza están compuestos por familias grandes, con cinco miembros de media: tres o más adultos y dos hijos o hijas. Viven mayoritariamente en ciudades pequeñas y en viviendas de alquiler (14 puntos más que la media española). Se reúnen bajo el mismo techo debido al bajo nivel de ingresos –menos de 700 euros de media al mes–, que, según el informe de la ONG, provoca que un 20,9% de estos hogares no pueda mantener su vivienda a una temperatura adecuada y que un 17,6% haya tenido retrasos en el pago de las facturas (electricidad, agua, gas, etc.).

En este perfil de familias, sólo un 25,2% de los miembros trabaja a jornada completa, mientras que un 22,0% se encuentra en paro y el 22,2% son personas jubiladas. Esta cifra se explica por los abuelos, cuya presencia también puede esclarecer, por un efecto generacional, el bajo nivel educativo general: el 85,6% tiene como nivel de estudios máximos alcanzados lo equivalente a 3º de la ESO, algo que dificulta el acceso a empleos de mayor calidad.

Estas condiciones repercuten en unas tasas de pobreza llamativamente altas: un 47,2% se encuentra en situación de pobreza moderada, mientras que un 26,6% está en pobreza severa, unos porcentajes dos veces más altos que la media. Con unos ingresos medios de 699,5€ al mes, un 65,1% de estas familias no puede afrontar gastos imprevistos, como arreglar la caldera, cambiar la nevera o comprar unas gafas nuevas.

Detrás de las cifras hay nombres como el de María, de 55 años, que, según Save the Children, ha pasado toda su vida en dedicada al cuidado del hogar y de sus hijos. Vive en un pueblo de 2.000 habitantes con su marido, su hijo mayor de 28 años, su nuera –ahora embarazada–, sus nietos de 5 y 6 años y su hija de 16 años. Su hijo y marido trabajan por temporadas en la construcción, una fuente inestable de ingresos que no alcanza para cubrir las necesidades de todos los miembros de la familia.

“Después de la crisis, se torció todo. Fue un cambio lento, poquito a poquito. Vino la crisis, vinieron los niños y se juntó todo. Salir de casa implica gastar, así que nada, aquí en casa”, cuenta a Save the Children. Para María, la vida transcurre mayormente entre las cuatro paredes de la casa donde cuida de sus nietos, igual que para otras muchas familias como la suya: el 60,9% de ellas no puede irse una semana de vacaciones, 28 puntos más que la media española.

La pobreza, condicionante vital

Para los más pequeños, nacer en un hogar pobre condiciona de forma sustancial sus posibilidades de desarrollo y de éxito educativo y laboral, su salud y sus trayectorias vitales. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, un niño o niña que nazca hoy en una familia pobre en España va a necesitar cuatro generaciones –el equivalente a 120 años– para alcanzar el nivel de renta medio de la sociedad en la que vive.

Para solventar esta situación, Save the Children refleja en su informe algunas propuestas que pasan por aumentar la inversión en niños y niñas. Desde la ONG apuestan por medidas como incrementar la cuantía de la prestación por hijo a cargo hasta alcanzar 100 euros al mes y revisar el cálculo de la renta familiar que permite acceder a la prestación por hijo a cargo. En concreto, la entidad propone “que se aplique el umbral de riesgo de pobreza actualizado (60 % de la mediana)”, restando los gastos destinados al pago del alquiler y de los créditos hipotecarios sobre la vivienda habitual que superen el 35 % de los ingresos mensuales de la unidad familiar.

A su vez, la ONG incide en la importancia de implementar políticas transversales en lo relativo a la calidad del empleo, la conciliación, la salud –especialmente visual, bucodental y mental– y una educación que garantice la igualdad de oportunidades y el acceso universal a una educación temprana de calidad.

España, donde hay más de dos millones de niñas y niños que viven en hogares pobres, es el segundo país de la Unión Europea con mayores tasas de pobreza infantil y el que menor capacidad tiene para reducir pobreza en toda la región. Los niveles de inversión en familia e infancia son del 1,4%, muy inferiores a la media europea, que se sitúa en el 2,4%.

Consulta aquí el informe íntegro:

Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 05/02/20 15:15

    Este sí es un auténtico problema social. Los que generan VOX, PP y C's no.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • ILORAC ILORAC 05/02/20 13:47

    Realmente lamentable. Los problemas de estas personas no creo que se solucionen disparando fusiles en un campo de tiro militar, ni con banderitas en los balcones y en las muñecas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

Lo más...
 
Opinión