x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
El escenario presupuestario

El Gobierno apela al crecimiento y a los nuevos impuestos para sostener la subida del techo de gasto presupuestario un 3,8%

  • Montero evita poner fecha a la presentación de los presupuestos en el Congreso a la espera de cerrar los apoyos para sacarlos adelante
  • El Ejecutivo mantiene que España tendrá nuevas cuentas en algún momento a lo largo del “próximo verano”

Publicada el 11/02/2020 a las 15:30 Actualizada el 11/02/2020 a las 17:31
Las ministras de Hacienda y Economía, María Jesús Montero y Nadia Calviño, respectivamente, en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa.

Las ministras de Hacienda y Economía, María Jesús Montero y Nadia Calviño, respectivamente, en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa.

Efe

El Gobierno ha rebajado la previsión de crecimiento para el próximo año del 1,8 al 1,6% del PIB pero aún así confía en que, en combinación on las nuevas figuras impositivas que se propone poner en marcha, sea suficiente para elevar el techo de gasto presupuestario para 2020 al 3,8% , hasta los 127.609 millones. Aun así, esta cifra representa una suma menor que la que intentó sacar adelante en 2018 y que PP y Cs impidieron aprobar en el Senado, algo que justifica en la desaceleración económica.

La aprobación de este porcentaje, así como de la senda de estabilidad por la que se propone transitar hasta 2023, confirman que el Ejectivo sigue dando los pasos necesarios para aprobar el proyecto de Presupuestos Generales de 2020. Pero la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, máxima responsable de su elaboración, rehuyó una vez más este martes poner fecha a la presentación de las cuentas a la espera de que el Gobierno negocie y cierre los apoyos que necesita para que la ley presupuestaria salga adelante en el Congreso de los Diputados.

El Gobierno no quiere correr ningún riesgo, consciente de los endeble de la mayoría con que cuenta en el Congreso y quiere asegurarse de que el proyecto sale adelante e iniciar su tramitación aunque posteriormente tenga que negociar modificaciones vía enmiendas parciales. Eso sí, mantiene la fecha anunciada por el presidente Pedro Sánchez y reafirma que su previsión es contar con las cuentas aprobadas y en vigor para el “próximo verano”.

La ministra expresó, no obstante, su confianza en que España pueda tener este año los Presupuestos “que merece” y que, desùés de dos prórrogas, ya son “urgentes”. “Podrán gustar más o menos pero hay que permitir que se tramiten”, insistió.

Ni Montero ni Calviño dieron este martes detalles en torno los nuevos impuestos, sobre los que aseguran que el Gobierno sigue trabajando y que afectarán, entre otras cosas, a las transacciones financieras y a las tecnológicas que comercian con datos de sus usuarios, pero sí subrayaron que ningún caso tendrán consecuencias sobre “las clases medias y trabajadoras”.

La senda de estabilidad fijada por el Gobierno hace recaer el grueso del ajuste de déficit sobre la administración central para descargar de esta responsabilidad tanto a las Comunidades Autónomas como a la seguridad social, aseguró Montero.

La nueva senda 2020-2023, con la que el Gobierno quiere poner fin a la fijada por el PP en 2017 y que todavía está en vigor, recoge unos objetivos más flexibles, al elevar la previsión de déficit público al 1,8% del PIB este año y estimar un 1,5% en 2021, un 1,2% en 2020 y un 0,9% en 2023, al tiempo que prevé que la deuda pública rondará el 90% del PIB al final de legislatura.

Montero consideró esta previsión “bastante razonable” para garantizar el compromiso de España con la estabilidad presupuestaria y e “imprimir” al miso tiempo a los Presupuestos las “señas de identidad” del actual Gobierno de coalición: reducción de desigualdades, transición ecológica, lucha contra la pobreza, reto digital y “revitalización” del Estado de Bienestar.

Sobre la nueva senda ha resaltado que proporciona un marco “mucho más realista y prudente que la vigente” heredada de Rajoy.

 

Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • P. González P. González 12/02/20 18:23

    En este asunto, incluso sin conocer las cifras de las que hablamos, tengo bastante claro que puede (y debe) conseguirse el mantenimiento de un déficit “limitado” y “aceptable” -incluso para los “creadores de escasez” de la santa compaña económica mundial- (FMI, BCE, Eurogrupo, OCDE y demás sicarios) mediante el sencillo procedimiento de aumentar la “Presión fiscal”.

    Y todo ello sin subir los impuestos a la gente corriente (digamos, a aquellos que ingresan menos de 60.000 Euros anuales) que somos la mayoría del personal de “a pie”

    La cosa es tan sencilla como el hacer que paguen quienes hasta ahora no lo hacen o lo hacen en una proporción escandalosamente baja y, simultáneamente, tomarse en serio dotando de medios y plantillas a la Inspección de Hacienda para la cuestión del fraude fiscal (economía sumergida, sistema de módulos y contabilidad creativa) y a la Inspección de Trabajo para perseguir el fraude laboral (falsos autónomos, o contratos temporales que se renuevan sistemáticamente) y las bonificaciones, exenciones y tarifas planas que únicamente han servido para descapitalizar a la Seguridad Social y beneficiar a los empresarios más despabilados (y caraduras).

    Con eso muy probablemente las cuentas cuadren.

    Y, además, nos estaremos acercando a la estructura impositiva de la Europa del Euro.

    Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión