x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Conflicto diplomático

España escoltó a asilados en la Embajada de México en Bolivia para que dejaran el país, pero con conocimiento de La Paz

  • La Embajada española "albergó temporalmente" y "por razones meramente humanitarias" a un "reducido número de personas que temían por su seguridad física"
  • El Gobierno ha revelado que  la embajadora mexicana, María Teresa Mercado, trasladó en noviembre a España y otros países una "solicitud de apoyo" ante las dificultades de su Embajada "por el elevado número de asilados que acogió en un primer momento"

Publicada el 18/02/2020 a las 18:43 Actualizada el 18/02/2020 a las 20:33
La autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Anez, anunciando la expulsión de los diplomáticos españoles y mexicanos.

La autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Anez, anunciando la expulsión de los diplomáticos españoles y mexicanos.

Europa Press

El Gobierno ha reconocido en una respuesta parlamentaria que, el pasado mes de noviembre, México pidió ayuda a varios países ante "el elevado número de asilados" en su embajada en Bolivia, y que España "albergó temporalmente" a un "reducido número de personas" y escoltó a varias hasta el aeropuerto, "incluyendo a algunas personas que estaban en la Embajada mexicana".

No obstante, también afirma que ninguna de esas personas tenía "órdenes de detencion de ningún tipo" y que su salida del país se produjo "con conocimiento de las autoridades interinas" de Bolivia. Según dice, España cumplió en todo momento las obligaciones de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas y "otras embajadas extranjeras en La Paz han llevado a cabo gestiones similares desde noviembre". Todo ello lo explica el Gobierno en un texto, al que ha tenido acceso Europa Press, sobre los incidentes junto a la Embajada de México en Bolivia el 27 de diciembre, que se saldaron con la expulsión de los dos diplomáticos españoles que habían visitado a la embajadora mexicana.

Entre sus preguntas, el PP quería saber también si era cierto que España había acompañado a personas afines al expresidente Evo Morales hasta la frontera con Argentina. El Gobierno ha revelado que en noviembre, "con anterioridad" al incidente, la embajadora mexicana, María Teresa Mercado, trasladó a España y otros países una "solicitud de apoyo" ante las dificultades de su Embajada "por el elevado número de asilados que acogió en un primer momento". La petición se hizo en la Embajada de España.

Así, la Embajada española "albergó temporalmente" y "por razones meramente humanitarias" a un "reducido número de personas que temían por su seguridad física". Todo ello "en el clima de violencia generalizada desatado en Bolivia" tras las elecciones de octubre y la renuncia del presidente Evo Morales cuando perdió el apoyo del Ejército en medio de acusaciones de fraude. Sin embargo, sobre la visita del 27 de diciembre, el Gobierno insiste en que fue "de cortesía" y tacha de "noticias falsas" que se tratase de ayudar a los asilados a eludir "la acción de la justicia boliviana".

En ese sentido, deja claro que los dos diplomáticos españoles "no se reunieron con los asilados en la Embajada" porque sus instrucciones "se ceñían estrictamente a reunirse con la embajadora" para interesarse por las relaciones entre México y Bolivia y no "reunirse con los asilados ni trasladar a los mismos o recibir de ellos mensaje alguno".

La policía boliviana no prestó ayuda

La respuesta parlamentaria respalda tanto a los diplomáticos como a los agentes del Grupo de Operaciones Especiales (GEO) implicados en el suceso y culpa de éste a la seguridad boliviana: Según dice, los GEO pidieron la ayuda de la policía cuando "personas vestidas de paisano golpearon los vehículos de la Embajada e intentaron abrir las puertas" pero ésta "mostró una actitud pasiva". Después, cuando consiguieron marcharse, "un vehículo que pertenecería a fuerzas de seguridad de Bolivia les persiguió embistiéndoles varias veces hasta que los vehículos de la embajada consiguieron eludirlo".

El Gobierno se muestra también muy crítico con las "autoridades interinas" bolivianas, afirmando que "lamenta profundamente" que, pese a las explicaciones españolas, diesen "pábulo a esas noticias falsas" y no dieran "ninguna muestra de voluntad de contribuir a desescalar la crisis". Esa falta de voluntad "de reconducir constructivamente la situación se puso en evidencia –dice–, tanto por el tono y el contenido de las declaraciones públicas de las autoridades interinas bolivianas" como por la filtración de información y fotografías de funcionarios españoles.

El Gobierno desgrana en cinco páginas todo lo relacionado con aquella visita, comenzando por la "escalada de tensión" entre México y Bolivia a finales de diciembre de 2019 porque la Embajada mexicana acogía a excolaboradores de Morales y estaba sufriendo "hostigamiento" de las autoridades interinas.

En ese contexto, México pidió "actuaciones" a España y a la UE y, el 26 de diciembre, el delegado europeo en el país, León de la Torre, envió un mensaje a las Embajadas europeas diciendo que sería "muy positivo" visitar a la embajadora para "visibilizar el interés y preocupación" europea en ese asunto. El mensaje lo recibió la 'número dos' de la Embajada, Cristina Borreguero, encargada de negocios 'ad interim' porque el embajador estaba fuera, y pidió instruciones a la Dirección General para Iberoamérica. En Madrid se consideró que la visita sería "oportuna" y "consistente" con la posición de España de apostar por rebajar la tensión en el país. Además, tuvo en cuenta que la Delegación de la UE había hecho visitas "sin problemas" y el secretario de Estado no consideró oportuno consultar a la ministra. Borreguero se desplazó la mañana siguiente, acompañada del secretario de Embajada y cónsul, Álvaro Fernández.

Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • Isabelle006# Isabelle006# 18/02/20 21:20

    PPeperos el partido más corrupto que ha tenido España en democracia, ahora "indaga" todos los movimientos que hace el gobierno de Sanchez en las embajadas, mira tú por dónde, teniendo muchos de ellos antecedentes de corrupciones, se desentendieron de algunos de los suyos, cuando desde la embajada en Argelia: Gustavo de Arístegui y Pedro Gómez de la Serna recibían de contratistas españoles 15.000 euros al mes y hasta el 5% por obra colocada y por un contrato de aguas para Elecnor en Argelia pactaron 2,5 millones en minutas. O de las andanzas de Ignacio González y su viaje "institucional" a Colombia esquilmando desde el Canal de Isabel II y qué decir cuando Casado como funcionario eventual ad hoc Grupo A1 nivel 30 del Ministerio de la Presidencia en virtud de su trabajo en la oficina de Aznar, hacía de intermediario comisionista con Abengoa y Befesa para la venta de cuatro desaladoras a la Libia de Gadafi.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

Lo más...
 
Opinión