X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Coronavirus

Dos metros de distancia entre españoles: ¿está preparado el país para el escenario social postconfinamiento?

  • Cuando salgamos de casa será necesario limitar al máximo el contacto físico en un país con una cultura de toqueteo, advierte el Gobierno
  • Los sociólogos opinan que, al menos durante las primeras semanas, seremos disciplinados
  • Cuando la alarma social disminuya, aseguran, serán necesarias campañas de concienciación para mantener la tensión y evitar nuevos rebrotes
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 11/04/2020 a las 06:00
La dependienta de un supermercado de Murcia atiende a una clienta a través de una mampara para evitar contagios.

La dependienta de un supermercado de Murcia atiende a una clienta a través de una mampara para evitar contagios.

Efe

"Hemos conseguido que las UCIs no hayan colapsado (…). Ahora tenemos que ir empezando a pensar en las nuevas fases". Como explicó este miércoles el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, la curva se está aplanando, los expertos consideran que hace unos días pasamos el pico de casos detectados… y, aunque aún quedan semanas, políticos, epidemiólogos y actores relevantes en general contra la pandemia comienzan a planear la fase postconfinamiento. Si los datos siguen la tendencia moderadamente positiva, y una vez Sánchez ha obtenido el respaldo del Congreso para la prórroga del estado de alarma, a partir del 26 de abril se comenzará a abrir la puerta a una "nueva normalidad", como dijo este jueves el presidente: ni mucho menos volveremos a un enero como el de 2020, pero podremos salir de casa con menos restricciones.

En este escenario, de duración y consecuencias inciertas, cobrará mucha importancia el distanciamiento social. No abrazarnos, no besarnos, no aglomerarnos en los bares compartiendo cañas, nada de fútbol en el estadio, grandes aglomeraciones. Al menos, 2 metros de distancia entre unos y otros en los establecimientos y centros de trabajo que, progresivamente, vayan abriendo de nuevo. La ironía es dura de digerir: Simón se refirió este miércoles al encierro domiciliario que sufrimos como la fase "fácil", mientras la que viene es la fase "difícil".

Así lo explicó: "Progresivamente, cuando vayamos poco a poco levantando las medidas de protección, empezará la fase más cómoda pero será la parte más difícil. Va a ser más difícil que la gente mantenga la tensión, que mantenga el distanciamiento social. Tenemos que ser mucho más conscientes de cada uno de nuestros actos para evitar un repunte de la epidemia". Disfrutaremos de más libertades, pero no acercarnos al resto requerirá disciplina cotidiana.

En los países que tienen la situación más controlada se están aplicando estas medidas de distanciamiento social, tomando como referencia los dos metros de distancia que, se cree, son suficientes para evitar que el SARS-Cov2 pase de un cuerpo a otro, generalmente por las partículas que se expulsan de la boca al hablar. Países como China o Corea del Sur han limitado el aforo en establecimientos que, sin dar pie siempre a aglomeraciones, sí pueden fomentar un contacto mayor al recomendado entre clientes, como cines o restaurantes, y han establecido una distancia obligatoria entre mesas o asientos.

Estas medidas se complementan con el uso obligatorio, o generalizado entre la población, de mascarillas. En países como Japón la mascarilla es algo cultural y ya muy extendido, incluso cuando no acecha una pandemia mundial: en otros, como República Checa, una campaña del Gobierno ha conseguido ampliar su uso más allá del personal sanitario. Este escenario, que ha sufrido de varios cambios de criterio de las más altas instancias sanitarias, está sujeto a la disponibilidad del material: en muchas partes del mundo, y de España, tener mascarillas es muy difícil.

Los sociólogos consultados por infoLibre apuntan a que España, y los países pertenecientes a una cultura mediterránea común (Italia, Grecia, Portugal) cuentan con una desventaja que podría marcar el postconfinamiento y que pudo ayudar a agravar la crisis por la que pasan algunos: nos gusta mucho el uso del espacio público, así como el contacto físico abundante. En nuestro país saludamos a desconocidos con dos besos y abrazamos, en líneas generales, con mucha más facilidad que en otros países. Sin embargo, avisan: culturas con un distanciamiento social más implantado de serie no están exentos de nada. El ejemplo perfecto es Japón. Los japoneses jamás besan a desconocidos, ni siquiera a conocidos, utilizan muchas mascarillas a diario y como rutina y son muy escrupulosos con su espacio vital. El país nipón tenía la epidemia controlada y no impuso una cuarentena dura: de hecho, sus habitantes acudieron hace unos días con relativa normalidad a ver a los cerezos en flor, una tradición muy arraigada en el archipiélago oriental. Ahora, las autoridades temen que los casos se disparen.

En Singapur se vive en estos días el peligro al que nos enfrentaremos en algunas semanas en España: que se relajen las restricciones y un nuevo pico obligue a volver a casa. Los expertos consideran que el país y sus ciudadanos han dado la batalla por ganada mucho antes de tiempo. Los positivos aumentaron un 60% en el pasado fin de semana y obligaron a las autoridades a decretar un confinamiento duro, que incluso prevé penas de prisión para quien se lo salte. La amenaza es real y los rebrotes ya han impactado incluso entre los que lo llevaban mejor: por lo tanto, ¿está España preparada para ello? La detección temprana, los tests serológicos y el aislamiento rápido de nuevos contagiados será clave, pero también las medidas higiénicas y los dos metros de distancia entre personas en el país con más densidad de bares del mundo. ¿Están los españoles preparados para ello?

"Evidentemente, es verdad que en la cultura mediterránea somos más cercanos físicamente. Estamos acostumbrados a vivir en el espacio público. Pero no creo que vaya a haber resistencia. Creo que es tan gordo lo que está pasando que vamos a estar bien disciplinados todos", considera el sociólogo de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) Pablo Santoro. Reconoce las diferencias entre países, pero no cree que sean tan determinantes como para predecir con un mínimo de rigor cómo será el próximo escenario. "La buena gestión de la epidemia", considera, "tiene más que ver con el control férreo de la población y el uso de las nuevas tecnologías", y eso sí que puede que genere "más resistencia". Ya se ha visto en la extrema derecha, señala: Vox pasó en unos días de pedir una aplicación contra el coronavirus a llamar al boicot a un estudio liderado por el INE que analiza datos anónimos de movilidad.

"Las primeras semanas después del confinamiento, la gente va a seguir muy concienciada", afirma, optimista, el profesor de Sociología de la Universidad de Salamanca (US) Jesús Rivera. Ya lo estamos viendo en el supermercado, donde se respetan las distancias de seguridad con mayoritario acierto. Pero cuando pasen esas primeras semanas, y si la alarma social disminuye, es papel de las instituciones y las administraciones públicas mantener la tensión, considera. Con campañas, con recordatorios, con discursos. La desgracia, apunta el experto, ayudará a la disciplina, aunque sea terrible: "Está habiendo muchos infectados y muchos muertos y ya va siendo mucho más frecuente que mucha gente tenga alguien del entonro que haya sido afectado. Eso asusta más. Cuando no tienes a nadie de tu entorno parece una cosa muy lejana". Mariano Urraco, profesor de Sociología de la Universidad a Distancia de Madrid, coincide: el cumplimiento del distanciamiento social depende casi exclusivamente "del nivel de amenaza que perciba la población", afirma.

Urraco, sin embargo, es escéptico con respecto a las llamadas del Gobierno a la responsabilidad individual, y los mensajes tan generalizados que aseguran que con el esfuerzo de cada uno de los ciudadanos se puede vencer al virus. "Para nosotros es mucho más reconfortante tener un poder contra la enfermedad. Es tendencia de los Estados pasarle la pelota al individuo", considera: el depende de nosotros es un mensaje "tramposo", ya que aunque se tomen todas las precauciones puedes contagiarte: y eso deriva en los sentimientos de culpabilidad y en los reproches injustos hacia nuestros semejantes. Tenemos margen para evitar infectarnos e infectar al resto, pero no todo está en nuestras manos, recuerda.

El miedo al rebrote nos acompañará durante mucho tiempo. ¿Cambiaremos para siempre? ¿Dejaremos de expresar amor, cariño, afecto o –simplemente– educación a través del contacto físico en público?  Urraco no lo cree: percibimos el impacto de la pandemia, asegura, como un "paréntesis" que más pronto que tarde, deseamos, nos devolverá a nuestra vida normal. "Está todo el mundo deseando retomar su rutina habitual donde la dejó", expresa. Pero habrá que esperar aún hasta que besarse, abrazarse o charlar animadamente sin mascarilla no sea peligroso.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • Larrauri Larrauri 12/04/20 19:29

    Tengo mis dudas sobre los efectos del desconfinamiento. Culturalmente somos gente de estar fuera de casa en general, pero es que en somos tambien muy diversos cuando se acerque el verano, las playas en las zonas del sur , espectaculos deporte etc. Luego este pais politica y adminisitrativamente es de una complejidad inmensa y poner en practicas cualquier medida homogenea ya hemos visto los debates que trae. Viendo a nuestra clase política...me temo que vamos a tener dificultades.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pinolere Pinolere 11/04/20 20:10

    Menos mal que nunca me gustaron las aglomeraciones, huyo de ellas.Para mí no será difícil volver.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Dver Dver 11/04/20 15:32

    Hablemos claro. Cuando se ven cuernos al toro de muy cerquita no es difícil ponerse a cubierto. Siempre habrá alguien que vaya a la suya. Pero aquí lo importante es lo que no oigo por ningún.lado. las relaciones amorosas. ¿Como las vamos a resolver? Por poner un ejemplo; mi hija, adulta ya y con la carrera universitaria acabada hace unos años, tiene novio. Su relación es ya de nueve años. Como las circunstancias sociales son las que son, aún no han formado hogar.. los fines de semana duermen juntos en casas de su suegra, o en mi casa, que es donde vive. Ya llevan dos meses sin verse siquiera
    Cada uno en casa de sus propios padres. ¿Eso es lo que les espera a gente normal y adulta? ¿Como se van a conocer la gente joven? ¿Podrán besarse, copular, bailar, jugar al fútbol etc.? Hablemos claro. No se trata solamente de cambiar ciertas normas de educación, más o.menos fáciles de cambiar, se trata de como vamos a conocernos íntimamente, porque para este asunto el condón no sirve. Sólo una vacuna eficaz puede resolver este problema, y eso aún está por ver. ¿Quien ligará este verano? Eso es lo que se está preguntando la gente joven.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Demostenessssssssssss Demostenessssssssssss 11/04/20 13:43

    Seguro que ya lo dijo alguien, TODO CAMBIA PERO CON EL FIN DE CONSEGUIR QUE TODO SIGA IGUAL. Sobra mucha gente, viejos, negros, latinos, pobres, eso no cambia nunca y que mejor que un virus para "limpiar" la sociedad. El diseño es perfecto, el virus también, es tremendamente injusto como nuestra sociedad.
    Y nadie lo ve.
    LA GENTE SOLIDARIA aplaude en los balcones, hace mascarillas, los médicos y enfermeras, policías, cajeras, reponedores, se juegan la vida, pero tristemente son la carne de cañón de cualquier conflicto bélico, unos sinceramente otros por su necesaria subsistencia, por un sueldo.

    Los ricos donan pero no atienden y donan para una futura publicidad postapocaliptica, hoy por hoy innecesaria, todo esta cerrado.

    ¿Cuantos de los aplaudidores y aplaudidos, abrirían su puerta a un portador del virus, ni siquiera los viejos, los negros, los latinos o los pobres y no digamos los donantes.

    Somos un corona-virus atacado por otro, me da más miedo el primero.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 11/04/20 11:47

    Aprovechemos esta pandemia para recuperar las perdidas normas de urbanidad y buenas costumbres . Al estornudar hay que ladear la cabeza y si no da tiempo a ponerse un pañuelo delante, se pone la mano; preferentemente la izqjuierda ¡y por el dorso!; mejor aun el brazo; y si se ha puesto la mano saquemos un pañuelo y limpiémosla porque acabamos de llenarla de saliva. Eso se hacía antes, ¿Por qué no volver a hacerlo? Salvo si el estornudo es súbito pasear la punta de la lengua por el paladar puede evitarlo o al menos retrasarlo lo suficiente como para darnos tiempo a sacar un pañuelo. Quizá debamos besarnos menos los unos a los otros, como se hacía antes;e el beso estaba reducido al ámbito familiar íntimo. Los niños que los rechazaban era porque el INSTINTO les hacia rechazar ese atropello a la intimidad, por ser insano; pero se les reprochaba y se les motejaba de huraños. Es igual de respetuoso, realmente lo es más, una ligera inclinación a la japonesa, en vez de tanto choque de manos. ¿Cuantas horas hace que no nos las hemos lavado? ¿Cuant suciedad hay ya en ellas? Una discreta palmada en el brazo o en la espalda permite un trato físico, si es que se necesita, con un mínimo riesgo de contagio. Se dice que la distancia de respeto en el Sur de Europa es de una cuarta, en el centro de un codo y en los paíes escandinavos de un brazo extendido. ¡Y es cierto! A mi me sorprendiò, la primera vez que visité Helsinki, la inmensa distancia entre las personas que esperaban un autobùs. Comentándolo con un amigo mío sueco me dijo: "es curioso, aunque llevo muchos años en España sigo sintiendo que la gente cuando habla conmigo se me abalanza. Y, ¡por supuesto! dejar de limpiarse la nariz pasando por ella el dorso de la mano. ¡Para eso se inventaron los pañuelos! Eduquemos a nuesros hijos y a nuestros nietos en estas norma de urbanidad y buenas costumbres cuyo fundamento es la higiene. Ysigamoslavándonos las manos varias veces al día; y, porsupuesto, tanto antesdecomer como después; ¡aunque comamos con cubiertos!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Xuanin Xuanin 11/04/20 11:30

    Por la cuenta que no tiene, deberíamos de colaborar y antes saldremos de esta,si no volveríamos a la casilla de salida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • kalikatos kalikatos 11/04/20 11:00

    Creo que habrá mucha gente, que meteremos la pata, por llevar enclaustrados desde el principio, y no estarmos habituados a las nuevas normas, y se cometerán errores, que pueden ser peligrosos, y la gente con el sistema tan intolerante que se ha creado, nos abroncarán, en vez de comentarlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión