X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
La crisis del coronavirus

El Gobierno cumple 100 días volcado en el covid-19, buscando diálogo con el PP y con sus planes para la legislatura detenidos

  • Los ministros de Sánchez trabajan para adaptar los objetivos de la legislatura a la situación creada por el covid-19
  • El presidente se había comprometido a que todo el Ejecutivo rendiría cuentas públicamente cada 100 días
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

      

Publicada el 19/04/2020 a las 06:00
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante la sesión de control al Ejecutivo celebrada el pasado miércoles.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante la sesión de control al Ejecutivo celebrada el pasado miércoles.

Parece que ocurrió hace una eternidad pero en realidad pasó hace apenas 100 días. El Gobierno de coalición presidido por Pedro Sánchez, un Ejecutivo integrado por el PSOE y Unidas Podemos, cumple este miércoles poco más de tres meses de vida. Y en vez de hacerlo como estaba previsto, con una rendición de cuentas en la que el presidente se proponía sacar pecho por la gestión de las primeras semanas y proyectar sus planes para los próximos meses, Sánchez pasará la efeméride entre reuniones sobre el covid-19 y la puesta en marcha de sus ambiciosos pactos de reconstrucción económica y social, con los que quiere comprometer a partidos, empresarios, trabajadores, comunidades y ayuntamientos en la salida de la peor crisis que sufre España desde la Guerra Civil.

Rendir cuentas cada 100 días, no sólo por las primeras semanas de gestión sino como una forma de autoexigencia durante toda la legislatura, fue una de las primeras promesas que Sánchez dio a conocer nada más superada la la votación de investidura. Pero en medio de una emergencia sanitaria como la que estamos viviendo, nadie en Moncloa quiso confirmar a infoLibre si el Gobierno cumplirá esta semana su compromiso. El coronavirus ya está obligando “a rendir cuentas todos los día”, señaló un representante del equipo de colaboradores del presidente.

Pieza clave de esta tarea de rendición de cuentas es Francisco Martín Aguirre, que en enero pasó de jefe de gabinete del secretario general de la Presidencia, Félix Bolaños, con el que comparte una amplia trayectoria en el PSOE, a director del departamento de Planificación y Seguimiento de la Actividad Gubernamental. Martín, adscrito a la Secretaría General —y por tanto a Iván Redondo, el hombre fuerte del equipo presidencial en la Moncloa— tiene como misión el análisis y control de la programación y la implementación de la actividad gubernamental, coordinando esta tarea con el conjunto de los departamentos ministeriales. Suya es, por tanto, la tarea de preparar la información y los mecanismos precisos para la rendición de cuentas periódica prometida por Sánchez.

“Vamos a rendir cuentas de los avances en cada una de las áreas, de los departamentos en cada uno de los ministerios y queremos también rendir cuentas regularmente de los progresos que vayamos realizando en estos meses de actuación del nuevo gobierno, lo vamos a hacer cada 100 días”, prometió el presidente ante los periodistas en su primer comparecencia tras la investidura en los primeros días de enero, antes incluso de que sus ministros tomasen posesión de los cargos.

Su intención era implicar en la rendición a todos los departamentos del Gobierno y hacer de ese proceso un ritual ante la prensa en la Moncloa cada 100 días. “Imagino que la oposición no me llamará cada 100 días sino cada 100 segundos para que comparezca en el Congreso”, ironizó ese día cuando le preguntaron porqué no planteaba esa rendición de cuentas en la Cámara baja.

Cinco grandes transformaciones

El objetivo de este modelo era mostrar los avances que se fuesen produciendo en el país en los cinco grandes retos que, según Sánchez, ignorante todavía de la profundidad de la pandemia que se estaba gestando, España tenía por delante en esta legislatura. Cinco grandes transformaciones que ahora su Gobierno tendrá que adaptar a las circunstancias: robustecer la economía adaptándola a la evolución científica y tecnológica y generando empleo de calidad, propiciar la cohesión territorial del país a través del entendimiento y el equilibrio territorial, promover la justicia social y amparar a las personas con menos recursos; encarar la emergencia climática y alcanzar la plena igualdad real de la mujer y de cualquier persona que sufra discriminación en su vida.

Pero no sólo eso. En esa rendición de cuentas el Gobierno también pretendía informar de los obstáculos que encuentre en el camino para poner en marcha y lograr estos objetivos. Lo que anticipaba duros reproches para la oposición, especialmente para el PP de Pablo Casado.

Casi la mitad de estos cien días han transcurrido en estado de alarma, durante la cual la gestión de la pandemia ha consumido toda la actividad de un Ejecutivo obligado a aparcar todo lo demás. Apenas tuvo tiempo, en las semanas precedentes, para aprobar la revalorización de las pensiones, la subida de sueldo de los funcionarios y la elevación del salario mínimo interprofesional a 950 euros mensuales, un poco más cerca del compromiso de situarlo en el 60% del salario medio al final de la legislatura.

Esta tiene que ser “la legislatura del diálogo”, asegura Sánchez siempre que tiene oportunidad. Y así empezó, después de casi un año de bloqueo institucional: con diálogo y pactos entre el PSOE y Unidas, ERC, PNV, Compromís, Nueva Canarias, Teruel Existe y BNG. Una larga lista de compromisos de la que depende la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado —en España siguen en vigor lo de Mariano Rajoy de 2018— y la estabilidad de toda la legislatura. Y que ahora además debe hacerse compatible con la economía pospandemia, que los organismos internacionales ya han comenzado a describir en términos de recesión histórica.

Aparcados han quedado también los primeros proyectos y proposiciones de ley patrocinados por la mayoría de izquierdas que da soporte al Gobierno, desde la regulación de la eutanasia, a la reforma de la ley de memoria histórica pasando por la derogación del plazo máximo previsto para la instrucción en la ley de enjuiciamiento criminal, que está poniendo en riesgo muchas investigaciones judiciales en materia de corrupción. El Congreso de los Diputados trabaja bajo mínimos y apenas está en condiciones de celebrar las sesiones inaplazables relacionadas con el covid-19.

Durante estos 100 días del primer Gobierno de coalición de la democracia española desde la aprobación de la Constitución Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han sido capaces, contra toda pronóstico, de mantener la unidad de acción. Es verdad que han sido varios los episodios en los que las discrepancias sobre asuntos concretos han salido a la luz, pero en todos los casos los líderes del PSOE y de Unidas Podemos, presidente y vicepresidente segundo, han sido capaces de resolver el problema.

Problemas de comunicación

Otra cosa es la coordinación en la comunicación, que no siempre ha funcionado. En los conflictos sucedidos hasta ahora se ha repetido siempre la misma secuencia: cuando Unidas Podemos percibe que un asunto que consideran importante se atasca, trasladan a los medios su discrepancia para forzar que sean Sánchez e Iglesias quienes, negociando por arriba, solucionen el dilema. Es lo que ha pasado, al menos, con la ley de Libertad Sexual, con las ayudas a los alquileres o más recientemente, con los plazos para la puesta en marcha del ingreso mínimo vital.

Pieza clave de la legislatura, como consecuencia del delicado equilibrio de fuerzas que dio lugar a la investidura, es la evolución del conflicto en Cataluña. El nuevo Gobierno tuvo tiempo de poner en marcha la mesa de diálogo con la Generalitat de la que depende la voluntad de Esquerra de facilitar la aprobación de los presupuestos que Sánchez necesita para llevar a cabo sus planes económicos y sociales, pero nada más. La mesa se paralizó, como casi todo en España, justo cuando iba a entrar en materia, el pasado mes de marzo.

Sigue sin fecha pero, aunque los republicanos no presionan para que reanude de inmediato sus trabajos, continúa en el foco del independentismo. Aunque ya sin la presión de la convocatoria anticipada de elecciones, una decisión que el president Quim Torra —pendiente de que el Tribunal Supremo confirme su inhabilitación por desobedecer a la Junta Electoral y le obligue a renunciar al cargo— parece haber suspendido al menos mientras dure una pandemia que también se ha llevado por delante las elecciones en Euskadi y Galicia, que debían haber tenido lugar el 5 de abril y que, en cualquier caso, habrá que celebrar antes de noviembre.

Detenido en el tiempo ha quedado también, aparentemente, uno de los proyecto más polémicos del Gobierno, vinculado directamente con el conflicto catalán: la reforma del Código Penal que puede implicar la salida de los presos condenados por el procés y facilitar así el desbloqueo de la situación política en Cataluña. Y también la ofensiva de la derecha, política y mediática, por tratar de desacreditar al ministro de Fomento, José Luis Ábalos, tras el incidente de Barajas durante una escala de la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez. O la respuesta de las administraciones a la crisis de la agricultura y la ganadería españolas, sometida a la presión de tener que hacer frente a costes de producción cada vez más elevados en un mercado en el que los precios de los productos siguen a la baja.

Durante este tiempo, Sánchez ha intentado repetidamente conseguir que el PP entre a negociar acuerdos. Lo intentó, sin ningún éxito, para conseguir la renovación de órganos del Estado como el Consejo General de Poder Judicial, el Tribunal Constitucional o el Consejo de Administración de la corporación RTVE. Y lo vuelve a intentar ahora en nombre de la gravedad de la situación económica provocada por la pandemia, aunque el líder conservador, Pablo Casado, todavía se resiste. Llegar a acuerdos con Sánchez es incompatible con la estrategia de la derecha de tratar de minar la estabilidad del Gobierno y forzar su caída este mismo año.

El lunes el presidente se volverá a ver con Casado, esta vez por videoconferencia, para intentar que se sume a la negociación ed los pactos de reconstrucción económica y social con lo que el Gobierno quiere afrontar los daños que el covid-19 ha causado en el tejido productivo y el empleo de toda España. Ya tiene el sí del resto de la inmensa mayoría de las fuerzas con representación parlamentaria pero necesita convencer al PP. Si el principal partido de la oposición no se involucra, la negociación de los acuerdos carecerá del amplio respaldo que Sánchez quiere conseguir.

100 días después de que el Gobierno echase a andar, en Moncloa insisten en la vigencia, más que nunca, de la “legislatura del diálogo”. El mundo anterior al virus acabó el 10 de marzo. Ese día el presidente se dirigió por televisión a toda España y anticipó lo que estaba llegado: vendrán “semanas duras”, advirtió. Para hacerles frente estaba dispuesto a hacer “lo que haga falta, cuando y donde haga falta”, remarcó. Lo que siguió a aquellas palabras han sido seis semanas de estado de alarma y confinamiento obligatorio de la población que todavía no tienen fecha de caducidad.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.

 

Más contenidos sobre este tema




20 Comentarios
  • Isabelle006# Isabelle006# 19/04/20 23:47


    Objetivo: "tumbar" a Podemos

    Los expresidentes José María Aznar y Felipe González ponen voz a una ofensiva política y mediática para que el pacto de reconstrucción pase por diluir el papel de Unidas Podemos en el Gobierno" 18.04.2020


    https://m.eldiario.es/politica/Objetivo-tumbar-Podemos_0_1017349259.html

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Aserejé Aserejé 20/04/20 16:51

      Felipe Gonzalez ¿a que espera para afiliarse al PP?. Esta intimo de Aznar y en plena comunion con él. ¡A lo q ha llegado!. No se puede perjudicar mas a un partido, q lo q él le esta haciendo al Psoe!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • paco arbillaga paco arbillaga 19/04/20 15:24



    «Lo que siguió a aquellas palabras han sido seis semanas de estado de alarma y confinamiento obligatorio de la población que todavía no tienen fecha de caducidad.» Y en mi caso ha seguido la «huida» de los noticiarios de TV (en la prensa no los leo) cuando aparece en pantalla el otro virus tan pernicioso y duradero que padecemos como son los políticos (o sus periodistas turiferarios) de derecha/extrema anunciando que vivimos en el peor de los mundos gobernado por comunistas, separatistas y venezolanos, y amenazándonos con una España neofranquista de la que viví todos los años que duró. Osasuna para la buena gente.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    0

    10

    • paco arbillaga paco arbillaga 19/04/20 15:56


      «El New York Times se hace eco de la vergüenza de oposición que hacen Vox y PP a cuenta de la epidemia - El periódico norteamericano no entiende cómo, mientras mueren miles de personas, las derechas se dedican a jugar políticamente con la inmensa tragedia nacional»:

      https://diario16.com/el-new-york-times-se-hace-eco-de-la-verguenza-de-oposicion-que-hacen-vox-y-pp-a-cuenta-de-la-epidemia/

      Osasuna.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      0

      6

      • Isabelle006# Isabelle006# 20/04/20 00:43

        Una desvergüenza nacional que traspasa fronteras, de la que no tienen en ningún otro país durante esta crisis, aquí nos sobran sinvergüenzas herederos y familiares de un genocida que amenazan con maldiciones de traernos la pandemia, corrupcion intrínseca establecida desde hace 43 años. Matones con metralleta infectando las redes sociales. Qué ascazo de gentuza, y como éramos pocos los tres cebolletas comisionistas prevaricadores tramando debilitar a un partido de coalición elegido en las urnas, si lo consiguen se cargarán al PSOE en menos que canta un gallo, harán víctimas a todo un equipo de gobierno que desde que nos llegará la pandemia no descansa ni en los fines de semana. Osasunados Saludos

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        1

        2

        • Aserejé Aserejé 20/04/20 16:37

          Isabel he qerido ponerte un positivo y me ha salido un negativo. Uff!.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

      • MASEGOSO MASEGOSO 19/04/20 22:24

        Gracias Paco, el art. del N.Y. Times que nos facilita Diario 16 es demoledor.

        ¡¡¡¡¡¡¡Cuanta basura tendremos que tragar!!!!!!!

        La sueerte es que el televisor se puede cambiar de canal.

        Sal2 osasuna2

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        3

        • paco arbillaga paco arbillaga 20/04/20 07:40


          Isabelle006# - MASEGOSO: «Qué ascazo de gentuza» define muy bien a esos extremoderechunos que llevamos aguantando toda la vida, y es claro que quienes más los sufrimos somos quienes más años tenemos.

          ¡No cambian!, siempre quieren lo mismo: España es suya, y los españoles debemos mantener los privilegios de esa gentuza que se los van trasmitiendo como si formaran parte de su genética, que es lo que algunos de ellos piensan como así lo han dejado escrito.

          Lo que resulta inaudito es que haya tantos españoles que les den sus votos. El capitalismo salvaje, en sus diversos nombres que se va transformando (ahora se llama neoliberalismo, multinacionales y otras palabras que ocultan la explotación del ser humano) parece evidente que ejerce un gran atractivo para muchísimas personas. Osasuna2 salu2.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

  • Florenblues Florenblues 19/04/20 13:03

    El Gobierno progresista está a tope luchando contra la terrible situación que vivimos y trata de estar fuerte para controlar la pandemia y la recuperación economica posterior. Por otro lado, los franquistas solo pretenden recuperar el poder a costa de lo que sea, muertos incluidos, y a lo que parece, cuantos más muertos, mejor para sus bastardos intereses. Yo pediría al Gobierno de coalición que continúe en el esfuerzo y no pierda un solo minuto en entrar al trapo de las ultraderechas. Si Cds quiere pacto, que entre y si no, que siga en el trío de Colón.

    Salud mucho ánimo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    11

    • Aserejé Aserejé 19/04/20 18:34

      Si. Solo pretenden recuperar el poder a costa de lo q sea, incluso destrozar el pais y las personas, que "ya lo levantaran ellos". Y lo malo es q mucha gente se hace eco y cree lo q dicen esos franquistas q solo miran por sus intereses y no por el bien comun. Salud

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

  • Excomulgado Excomulgado 19/04/20 12:20

    Buen artículo. Creo que el actual gobierno lo está teniendo bastante difícil, pero está demostrando que sabe gobernar incluso en las adversidades mas extremas como las actuales, y con el viento en contra del PP, Vox y TODOS los medios de información de derechas, que son casi todas las televisiones y radios.
    Ánimo y adelante, Pedro y Pablo,somos muchos los que os apoyamos y valoramos el sobreesfuerzo que estáis haciendo, vosotros y todos los ministros del gobierno.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    11

    • Aserejé Aserejé 19/04/20 18:35

      Si, somos muchos los q los apoyamos. Salud

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

  • Chuchi1 Chuchi1 19/04/20 11:54

    Después (y antes también), de leer el artículo uno se congratula del respeto y expectativas con respecto al gobierno, por parte de Torra, Casado, Abascal ... y otros patriotas, pero por los cojones

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • Fernandos Fernandos 19/04/20 11:45

    Pactar solo está en los genes de la izquierda, la ultima prueba la tenemos en la alcaldia de Madrid, la derecha cada vez que pacta algo, lo hace desde el poder, cuando impone sus criterios, que normalmentes es para ordeñar mejor la vaca y que se esté quieta, perdon por el simil.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • MASEGOSO MASEGOSO 19/04/20 10:39

    PP y Vox, las criaturas de Aznar, buscan de cualquier forma tumbar un gobierno, que no es otra cosa sino la voluntad ciudadana de tener un gobierno de coalición y, sobre todo, de izquierda.

    Sabemos que esto no es un concepto de vida para las criaturas de Aznar cuyos sueños de imperio anidan, aún, en sus cerebros y genes. Deben entender que el imperio se terminó hace más de 100 años y que, afortunadamente, nunca retornará. No saldrá otro Franco parea amordazar a un pueblo sometido desde 1492 a la religión, el palo y la vida para la "buena gente" que, los demás, ni existen ni tienen derechos.

    Solo nos queda la esperanza en la resistencia a estos energumenos insolidarios y meapilas que persisten en su idea de ser los mejor nacidos en España.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    15

    • Aserejé Aserejé 19/04/20 18:44

      La cancion Resistire la compuso un hijo del Sr. Toro Gallego, condenado a muerte por el franquismo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

    • Aserejé Aserejé 19/04/20 18:39

      Si, Masegoso: Esperanza y Resistencia

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • EAJ49radio EAJ49radio 19/04/20 10:10

    La verdad es qué pese a los errores que puedan estar cometiendo, se están ganando a pulso el trabajo positivo que están haciendo, superando a los desaciertos. Y los palos en las ruedas de la oposición no son tales, son vigas. Y es tener mala suerte porque la Pandemia ha entrado a saco, y "suerte" para nosotros que nos ha pillado con un gobierno honesto. Ese es mi parecer

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    16

    • Aserejé Aserejé 19/04/20 18:38

      Tienes razon, menos mal q nos ha pillado con este gobierno y no con los fachas. Salud

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • itsuga itsuga 19/04/20 08:26

    El único dialogo que quiere el PP es ""tumbar al al Gobierno, con una lucha desesperada con VOX"".

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    16

Lo más...
 
Opinión