X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

La piratería en el negocio sanitario chino y la especulación de intermediarios extienden por medio mundo el 'virus' del material defectuoso

  • "China es la fábrica del mundo, pero en muchos casos fabrica con distintas calidades", apunta Javier Barrachina, gerente de Magno S&E, dedicada al asesoramiento en comercio internacional
  • Desde principios de año, más de 38.000 nuevas empresas se han apuntado en China a la producción o comercio de mascarillas
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 10/05/2020 a las 06:00
Operarios descargan más de un millón de mascarillas y material sanitario, donado por Inditex y procedente de China.

Operarios descargan más de un millón de mascarillas y material sanitario.

La pandemia de coronavirus ha convertido el mercado internacional de material sanitario en una suerte de ciudad sin ley. Desde que la crisis comenzase a azotar con fuerza a medio mundo, los empujones entre países por hacerse con respiradores, test de detección y equipos de protección para un personal sanitario desprotegido se convirtieron en habituales. Como también lo han sido las compras de material defectuoso. Esto es algo que ha pasado con relativa frecuencia en España, donde este virus en las importaciones se ha extendido tanto en las compras realizadas por el Gobierno central como en las que han hecho algunas comunidades autónomas de distinto signo político. Sin embargo, también se han detectado problemas similares en otros países europeos. Los expertos atribuyen estos fiascos a la entrada en las transacciones de intermediarios sin conocimiento alguno del sector a los que, en muchos casos, empresas que fabrican por primera vez este tipo de productos aprovechando la coyuntura consiguen colar gato por liebre.

La primera decepción llegó apenas diez días después de que se decretara el estado de alarma. Por aquel entonces, el Gobierno llevaba días anunciando su intención de comenzar a realizar test rápidos en lugares prioritarios. Sin embargo, cuando logró hacerse con un lote de este material, el chasco fue mayúsculo. Fabricados por la compañía china Bioesay, el análisis realizado de estas pruebas arrojó que tenían una sensibilidad del 30% en lugar del 80% que anunciaban las especificaciones, resultados que no mejoraron tras cambiarlos por otros nuevos de la misma firma. A este primer jarro de agua fría se sumó un segundo hace algo más de dos semanas con un lote de mascarillas FPP2 del fabricante GarryGalaxy que tuvieron que ser retiradas de los hospitales al tener una capacidad de filtrado del 70%. Otro fallo que derivó en el aislamiento de más de un millar de sanitarios y en la durísima crítica de las organizaciones médicas.

Todos estos tropezones han dado munición a la oposición para cargar contra el Gobierno. Sin embargo, lo cierto es que el virus del material sanitario defectuoso no entiende de fronteras ni de ideologías. También la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha sufrido en sus propias carnes lo que es “comprar”, como ella misma dijo, en una suerte de “mercado persa”. Según desveló este pasado miércoles El País, el Ejecutivo regional compró test rápidos con menor sensibilidad de la prometida por el fabricante. No es la única. Otras regiones como Andalucía o Euskadi también han tenido problemas con estos productos. La Osakidetza se vio obligada a retirar a finales de abril una partida de mascarillas KN95 tras detectar que no garantizaban la total protección de los sanitarios al trabajar con enfermos por coronavirus.

De zapatillas a mascarillas

El mercado de material sanitario es un negocio a tres bandas. Según un informe publicado a comienzos de abril por la Organización Mundial del Comercio (OMC), Alemania, Suiza y Estados Unidos se quedan con el 35% del pastel que reparten anualmente los productos médicos, un negocio por el que España ha preferido hasta la fecha no apostar. No obstante, si se presta atención exclusivamente a los equipos de protección individual (EPI) –mascarillas, gafas o batas–, ahí China es el rey. El gigante asiático tiene en sus manos nada menos que el 17,2% de las exportaciones de estos materiales, frente al 12,7% germano o el 10,2% estadounidense. Una información de The New York Times de finales de marzo estimaba que diariamente se estarían fabricando en suelo chino unas 116 millones de mascarillas diarias, una docena de veces más de las que se producían antes de la pandemia.

Un negocio jugoso al que no han dudado en apuntarse empresas de todo tipo. Muchas de ellas, además, sin experiencia previa en el sector. Según los datos del registro de empresas Tian Yan Cha recogidos por el diario South China Morning Post, desde comienzos de 2020 se han metido a fabricar o comerciar con mascarillas más de 38.000 nuevas firmas, frente a las 8.594 del año 2019. “Ahora todo el mundo dice que es experto en la materia”, explica en conversación con infoLibre Javier Barrachina, gerente de la firma Magno S&E, dedicada al asesoramiento en comercio internacional. El empresario, que ya ha participado en varias operaciones de compra de este material sanitario en el país asiático, detalla que muchas de estas firmas que ahora se dedican a la fabricación de estos productos hace sólo unos meses estaban confeccionando zapatillas para algunas de las marcas de calzado más conocidas del planeta. Y esto provoca que en muchas ocasiones recurran a materiales de menor calidad para reducir costes.

Falsificaciones e intermediarios descuidados

Barrachina, además, también pone sobre la mesa el espinoso asunto de las falsificaciones. “Muchas veces te ponen delante un catálogo en el cual algunas de las certificaciones de calidad son verdaderas y otras son falsas”, apunta el gerente de Magno S&E, que cuenta cómo en una ocasión se llegaron a encontrar con una empresa que intentaba vender mascarillas aportando supuestos certificados de la Agencia de Medicamentos y Alimentación (FDA) estadounidense que habían sido falsificados. Por eso, cuando uno entra a un mercado como el chino tiene que hacerlo con mil ojos y supervisando absolutamente todo. “China es la fábrica del mundo, pero en muchos casos fabrica con distintas calidades. Por lo tanto, tienes que ir a aquellos lugares, que los hay, que produzcan con una calidad que cumpla las especificaciones y tienes que controlar qué es lo que te están mandando realmente. Una supervisión que hay que potenciar todavía más en una situación como la que nos encontramos”, resalta.

En este sentido, Barrachina pone el ojo en todos aquellos intermediarios sin experiencia en el sector que aprovechándose de la crisis están intentando sacar tajada con las ventas. “Ahora todos saben sobre mascarillas. El problema es que muchos de ellos no se preocupan de si el material en origen es una copia o cumple con las especificaciones”, asevera. En su caso, explica, siempre tiene gente sobre el terreno encargada de comprobar al dedillo cada uno de los detalles. “Pero hay muchos de estos traders a los que sólo les interesa el dinero”, asevera el empresario, que no duda en deslizar los problemas de sobrecostes asociados a dichos intermediarios.

A pesar del ruido político en suelo español, la compra de productos de baja calidad está afectando a otros muchos países. Es el caso de Holanda, que se ha visto obligada a devolver más de 600.000 mascarillas compradas a una empresa china porque no cumplían con los estándares de calidad, un problema del que avisaron los propios sanitarios. O la República Checa, donde el 80% de los más de 150.000 kits y test de detección rápidos que compró al gigante asiático llegaron defectuosos. 

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • Ambon Ambon 10/05/20 13:21

    Tengo una microempresa de material médico, los productos que trabajamos no son esenciales para el tratamiento de la pandemia, por lo que llevamos cerrados desde el inicio del Estado de Alarma, cada día recibo 3 o 4 correos electrónicos ofreciéndome mascarillas, respiradores, desinfectantes, etc. muchos de ellos chinos, pero también de otras partes, Alemania, UK y por supuesto algunas de España, a estas últimas no conozco a ninguna de las empresas, muchas de ellas su contacto es un correo electrónico de gmail, y las que hablan de forma de pago es siempre por adelantado.

    En estos meses, han aparecido muchos buitres y muchas hienas, yo he decidido que después de 36 años de servicio a mi mercado regional, en los que he intentado mantener la honradez y con ella ganarme la confianza de mis clientes, pese a que los cambios en los modelos de gestión y compras, incluidos los del gobierno de la Comunidad Autónoma han llevado el mercado a niveles cuasi oligopólicos en manos de grandisismas multinacionales. En todos estos años he visto surgir muchas iniciativas de I+D, algunas con gran éxito, hasta lograr exportar en mas de 60 países, pero la inmensa mayoría han sido absorbidas y anuladas por las grandes. Respecto a las pequeñas distribuidoras hace 10 años, en mi provincia éramos casi 30 y ahora quedamos 2 sobreviviendo.

    El Estado, el ministerio de Consumo, debería investigar todos estos chiringuitos que han estafado a farmacias, hospitales, CCAA e incluso al Estado y una vez que superemos la crisis sanitaria espero que el Estado se prepara para las que, sin duda, le seguirán deba hacer reservas de material de todo tipo como imagino que hace el ejército por su surge una guerra y los mas importante el Estado debe favorecer la industria para ser autosuficientes en estas cuestiones estratégicas, del mismo modo que debemos ser autosuficientes en alimentación, energía y comunicaciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • senenoa senenoa 10/05/20 09:57

    Desearía que una connsecuencia del coronavirus, un a de las buenas, fuese la toma de conciencia en nuestro país de que el sistema productivo que teníamos es profundamente erróneo: Nosotros al ladrillo y al turismo y que fabriquen los chinos, a precios bajos, todo lo demás... Lo desearía, pero soy poco optimista. Volveremos a tropezar en la misma piedra.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

Lo más...
 
Opinión