x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Héroes

Roberto Torres: "Lo primero que vamos a hacer los compañeros de la ambulancia cuando acabe esto es una parrillada"

  • "Veía el pánico en los ojos de los pacientes, era durísimo", admite este ciclista profesional en los años 90 y que lleva once años trabajando en el traslado de enfermos en Madrid
  • Este conductor de ambulacias sigue al pie del cañón, enfundado en su buzo, sin que aún le hayan hecho ningún tipo de test: "Llegas a casa y puede ser que lleves lo que no te has llevado"

Publicada el 15/05/2020 a las 06:00

Entrevista a Roberto Torres

Nueva entrega de nuestra sección 'Heróes contra el covid-19'.

Cuando Roberto Torres dejó el ciclismo profesional para conducir una ambulancia, jamás habría imaginado que años más tarde tendría que enfrentarse a una pandemia mundial. En otra vida, este conductor de ambulancias se había enfrentado a un Tour, a un Giro y había corrido nueve veces la Vuelta Ciclista a España [aquí puedes leer la historia completa]. Sin embargo, su puerto de montaña más difícil, el que le iba a exigir una mayor capacidad de resistencia, le esperaba años después, al volante de una ambulancia, con buzo blanco en lugar de maillot: "Veía el pánico en los ojos de los pacientes, era durísimo".

Durante los días más complicados, trasladaba a pacientes a Ifema y devolvía a los curados a sus casas, siempre extralimitándose y dando más de lo que se le pedía. "Los valores del ciclismo como la resistencia física y mental me han ayudado a afrontar esta situación", asegura Roberto en conversación con infoLibre

Este exciclista reconoce que el momento más duro fue la muerte de uno de sus compañeros ya que se dio cuenta que "no eramos diferentes a los demás, que podíamos coger el virus y morir". Asimismo, también admite que sentía miedo al volver a casa después de la jornada laboral: "Te das cuenta que cualquier fallito tuyo lo puede pagar tu familia. Llegas a casa y puede ser que lleves lo que no te has llevado. Y se te pone un nudo en el estomago". A pesar de todo ello, sigue al pie del cañón, enfundado en su buzo, sin que aún le hayan hecho ningún tipo de test.

También nos cuenta que se muere de ganas por volver abrazar a sus nietas y que una de las primeras cosas que va a hacer con sus compañeros de la ambulacia es "una parrillada"

Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión