x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Tribunal Supremo

El TS confirma la condena de un soldado por difundir por WhatsApp la foto de una mujer desnuda parecida a una compañera

  • Los magistrados desestimaron el recurso de la defensa, ya que sus actos afectaron "tanto a la imagen como a la dignidad personal" de la víctima y la convirtieron en "objeto de deseo sexual" de sus compañeros
  • El acusado ha sido condenado a una pena de nueve meses de prisión

InfoLibre
Publicada el 02/07/2020 a las 11:45 Actualizada el 02/07/2020 a las 12:50
La fachada del edificio del Tribunal Supremo, en Madrid.

La fachada del edificio del Tribunal Supremo, en Madrid.

EP

La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo (TS) ha desestimado el recurso interpuesto por un soldado del Ejército de Tierra condenado a la pena de nueve meses de prisión por atentar contra la dignidad personal de una soldado compañera de armas al compartir en un grupo de WhatsApp la fotografía de una mujer semidesnuda que se parecía a ella e insinuar que "se exponía de esa guisa".

En la sentencia del TS la Sala explica que el soldado condenado en primera instancia por el Tribunal Militar Territorial Cuarto alega en el recurso que su conducta carece de la gravedad objetiva como para producir un resultado atentatorio a la dignidad de la soldado "ya que ni sus actos fueron dirigidos a envilecerla, deshonrarla o humillarla", ni puede considerarse "que la fotografía de una mujer sentada de espaldas en ropa interior sea humillante ni vejatoria, máxime cuando no era ella la mujer de la fotografía".

Pero el TS apunta que esa alegación carece de fundamento porque el soldado difundió "deliberadamente" la fotografía aprovechando el parecido de la figura con una compañera de la Unidad. "Es manifiesto que afectaba tanto a su imagen como a su dignidad personal, al hacerla foco de los comentarios de sus compañeros y convertirla en el objeto de deseo sexual del conjunto de los miembros del grupo de WhatsApp, compañeros de armas, dañando así su nombre y prestigio, y perturbando su integridad moral, como acertadamente señala la Sentencia de instancia", recalcan los magistrados.

Además, recuerdan que la soldado, tal y como reza la sentencia recurrida, padeció "como consecuencia de la situación generada desasosiego e intranquilidad" porque sentía "que era objeto de comentarios y cuchicheos entre los demás miembros de la unidad y esto le hizo padecer algunos episodios de llanto".

Por eso, inciden en que es evidente la afrenta a la dignidad personal de la compañera afectada y en que reviste la gravedad exigida por el tipo penal tanto desde la perspectiva estrictamente objetiva como desde la valoración del resultado efectivamente ocasionado.

Las maniobras en Polonia

Según los hechos probados, en 2016 cuando la Unidad del Ejército de Tierra se encontraba de maniobras en Polonia, el soldado envió al grupo de Whatsapp denominado 'Armas' —del que formaban parte trece compañeros— una fotografía que había sido compartida previamente en otro chat en el que aparecía una mujer morena de espaldas en ropa interior en un cuarto de baño.

Al subir la foto la acompañó con el mensaje "Quién es?? no doy pistas cada uno sabrá", y se produjeron varias contestaciones apuntando a que era la compañera y pidiéndole más material, a lo que el condenado respondió señalando que solo disponía de esa imagen.

Después de subir esa fotografía, los integrantes del grupo concluyeron que se trataba de su compañera de destino, dado que junto a otra soldado eran las dos únicas mujeres del regimiento y era la que tenía semejanza física con la persona de la imagen.

Pero la difusión de la imagen no quedó ahí, y ese mismo día se compartió en otro grupo '2 Sección Eventos' indicando que se trataba de la compañera, aunque quien lo subió alegó que olvidó incorporar a la frase el signo de interrogación, por lo que realmente se cuestionaba si era o no la soldado.

La misma noche del día en que se difundió la fotografía, el soldado condenado envió a la denunciante —que no había ido a las maniobras— por mensaje privado la imagen y le escribió el siguiente mensaje: "Acabamos de ver esta foto. Estás buenísima. Menos mal que estoy casado, sino ibas a flipar porque eres una chica excelente. Necesito que me envíes más fotos, porque eres un ángel para mí".

Tras esto, y negando que fuera la persona de la fotografía, la soldado decidió denunciar los hechos e indagó el grado de difusión que pudo tener esa fotografía entre compañeros. Finalmente formuló un parte militar por estos hechos en junio de 2016.

Las alegaciones del recurso

En su recurso, el soldado que difundió la foto y posteriormente mandó el mensaje a la compañera alega que se vulneró su derecho fundamental a un juez o tribunal imparcial, a obtener la tutela judicial efectiva y a que no se genere indefensión. Además apuntaba que se había aplicado indebidamente el artículo 50 de Código Penal Militar.

Si bien sobre la segunda de las alegaciones la Fiscalía Togada considera justificada la queja porque el abogado de oficio no fue citado a ninguna de las diligencias de prueba llevadas a cabo, se estima que en este caso, esta infracción procesal "es meramente formal y no se ha producido indefensión con trascendencia constitucional" porque las declaraciones testificales se reprodujeron en el Juicio Oral.

Con todo, recuerda el TS que "el derecho a la defensa es un derecho sagrado" y que por tanto es aplicable también a las diligencias previas instruidas en el ámbito de la Jurisdicción Militar.

Sobre la última de las alegaciones, señala el TS que el recurrente ha sido condenado por el delito previsto en el artículo 50 en su modalidad de atentado grave contra la dignidad personal o en el trabajo de otro militar, algo que requiere que se cometa públicamente, en lugares afectos a las Fuerzas Armadas o a la Guardia Civil o en acto de servicio.

El soldado sostiene que los hechos no se produjeron en acto de servicio sino en tiempo de descanso, pero el Supremo le recuerda que todo ocurrió estando de maniobras en el extranjero (Polonia), por lo que estaba desarrollando un acto de servicio. Además, insiste la Sala en que el delito tuvo carácter público dado que la fotografía se compartió en un grupo de WhatsApp en el que había 13 personas.

El voto particular

La sentencia ha contado con el voto particular del magistrado Ángel Calderón Cerezo, quien basa su discrepancia con la sentencia en que la defensa del soldado condenado no pudo asistir a las declaraciones testificales de siete testigos de cargo, mientras que el Ministerio Fiscal y la acusación particular sí estuvieron presentes.

"Se incurrió en el vicio de nulidad de pleno derecho previsto en el artículo 238.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), por haberse prescindido de normas esenciales del procedimiento causando indefensión a dicho investigado, lo que debió corregirse de oficio según prescribe el artículo 240.2 de la LOPJ.

Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • JOSELUPE JOSELUPE 02/07/20 16:28

    Fuera de tecnicismos jurídicos, en casos como éste, me parece muy bien que quién la hace la pague, pero además, si queremos que dentro de las fuerzas de seguridad del estado haya igualdad y respeto hacia las componentes de las mismas, deberían sancionarse de forma ejemplar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión