x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

Las cuentas del Gobierno para su plan de reconstrucción: sin el PP y con el respaldo alternativo de ERC y Cs

  • El Congreso sigue lejos del consenso general que pidió el presidente Pedro Sánchez para hacer posible una respuesta unitaria de la política a la crisis provocada por la pandemia
  • Socialistas y morados creen que todavía hay margen para atraer al PP al ‘sí’ en materia sanitaria y en relación con la Unión Europea
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Fernando Varela
Publicada el 02/07/2020 a las 06:00 Actualizada el 03/07/2020 a las 08:58
Un hombre pasa frente a un mural en homenaje a los sanitarios en una calle de Lugo.

Un hombre pasa frente a un mural en homenaje a los sanitarios en una calle de Melide (A Coruña), obra del artista Xosé Manuel Quiñoy.

Efe

Todavía hay margen, porque el viernes se volverá a reunir la comisión y la votación final en el Pleno del Congreso no tendrá lugar hasta después de las elecciones gallegas y vascas, pero el Gobierno está aún lejos de sumar al PP a los Pactos de Reconstrucción Económica y Social con los que el presidente Pedro Sánchez quiere inaugurar la era poscovid.

El PP se abstuvo en los grupos de trabajo que desde hace semanas trabajan en la preparación de medidas para reforzar la sanidad pública y en el que intenta fijar una posición de consenso en torno a lo que España espera conseguir de la Unión Europea y votó directamente en contra en los grupos de trabajo encargados de las medidas económicas y sociales.

La Comisión de Reconstrucción que preside el socialista Patxi López se dividió en cuatro grupos de trabajo para organizar su tarea. Cada uno de ellos se reunió este jueves para aprobar sus respectivos documentos de conclusiones, que serán elevados el viernes para su debate y votación en comisión y que llegarán al Pleno en la segunda quincena de julio para su ratificación.

La redacción deliberadamente vaga que PSOE y Unidas Podemos dieron a sus propuestas para facilitar un acuerdo y la aceptación de centenares de enmiendas del millar que han presentado los grupos políticos de la oposición no han sido suficientes para atraer al ‘sí’ a los de Pablo Casado, ni siquiera en el grupo de trabajo sobre sanidad, que es en el que las posiciones se han acercado más.

No obstante, tanto el PP como los grupos que apoyan al Gobierno, a los que se ha sumado Ciudadanos en la votación sanitaria, confían en avanzar en los próximos días en algún acuerdo que facilite a los conservadores pasar de la abstención al  en un asunto decisivo después de que la pandemia haya demostrado no sólo la importancia de un sistema sanitario público sino sus debilidades. El Partido Popular optó por la abstención porque considera que “hay aspectos clave que aún no han sido introducidos”, como la creación de una agencia de salud pública y de calidad asistencial “y todo lo relativo a la financiación de las medidas para garantizar la mejora del sistema”.

Los conservadores tampoco encontraron moagunastivos suficientes para apoyar el plan de reconstrucción en relación con la Unión Europa pero sí hallaron razones de fondo para oponerse a la hoja de ruta que proponen PSOE y Unidas Podemos en relación con las política sociales y economía. En el primer caso, porque quieren que cualquier esfuerzo en materia educativa se extienda a la enseñanza privada. Y en el segundo, porque insisten en la necesidad de bajar impuestos.

El debate fiscal, más allá del escollo creado en torno al modelo educativo, sigue siendo el principal obstáculo para que el PP se sume al Plan de Reconstrucción. Sin la participación de los de Casado, reconocen fuentes de la Moncloa, la potencia del acuerdo, inicialmente pensado para varias legislaturas, pierde fuerza, sobre todo a la hora de negociar en Bruselas ayudas no condicionadas porque añade incertidumbre en relación con las grandes líneas que regirán la política económica y social en España en los próximos años.

Los grupos que apoyan al Gobierno, PSOE y Unidas Podemos, no sólo no lograron atraer al  al PP sino que tuvieron que apoyarse en tres casos en Ciudadanos —sanidad, Unión Europea y economía— y recurrir a Esquerra para sacar adelante el acuerdo en materias sociales, salvando así la oposición cerrada de la derecha (PP, Cs, PNV y Junts) a que el esfuerzo financiero se concentre en la enseñanza pública.

El PNV, tradicionalmente alineado con el Gobierno, acabó votando en contra de todas las propuestas apadrinadas por PSOE y Unidas Podemos. Lo hizo porque sostiene que comparten un espíritu “recentralizador”, no respetan las competencias autonómicas y no van acompañadas de financiación ni de planes rigurosos para su aplicación. Bildu, por su parte, abstuvo en los grupos en los que ha podido participar en las votaciones finales —algunas de ellas se solaparon en el tiempo y los grupos pequeños no han podido votar en todas—.

Lejos de un consenso amplio

A la espera del esfuerzo que los partidos puedan hacer en los próximos días, el Plan de Reconstrucción Económica y Social sigue sin suscitar el consenso que el Gobierno pretendía para compartir entre todos los partidos las bases políticas de la salida de la crisis.

Esquerra volvió a exhibir su desconfianza en el Gobierno a la vista de su interés en llegar a acuerdos con el PP, no sólo en relación con los planes de reconstrucción sino también en lo que se refiere al proyecto de Presupuestos para 2021. Y aunque avaló al Gobierno en las conclusiones para la reconstrucción social, rechazó las de sanidad y economía y se abstuvo en la relativa a la Unión Europea. Junts per Catalunya, por su parte, rechazó las conclusiones en materia social y sanitaria y se abstuvo en la de la UE. 

El secretario general del PSOE en el Congreso, Rafael Simancas, pidió después a Esquerra que distinguiese entre los Presupuestos y los programas de gobierno, que contienen medidas y leyes concretas, de la necesidad de cristalizar un acuerdo “amplio” sobre el que edificar la reconstrucción social y económica del país. Lo hizo a pesar de que la ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, fue quien el martes expresó el deseo del Ejecutivo de pactar las cuentas del año que viene con el partido de Pablo Casado. “No podemos excluir a nadie”, aseguró.

También el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, defendió el esfuerzo —de momento fallido— para que el PP se sume a los pactos porque eso “facilitará”, asegura, la llegada de fondos comunitarios y, por tanto, el diseño de “unos Presupuestos progresistas”.

Lo apretado de las votaciones y una jornada maratoniana facilitaron la aprobación de una enmienda de EH Bildu que pedía la reforma laboral del PP de 2012, que en su día ya provocó el enfado de la patronal y a punto estuvo de poner fin al diálogo social. Esta vez el PSOE corrigió su error con la ayuda del PP forzando una nueva votación —de dudosa legalidad, a la vista de la reacción del letrado de la Cámara que supervisaba las votaciones— que borró la propuesta de los abertzales.

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.

 

Más contenidos sobre este tema




4 Comentarios
  • M.mar M.mar 03/07/20 14:03

    No veo el interés en lograr un amplio consenso. Ya vimos lo que salió del consenso de la transición... No se puede pactar una cosa y la contraria a la vez, por tanto el pacto con la derecha rancia y fascista que tenemos no sólo es imposible sino que no es en absoluto deseable. Da miedo ese pacto porque para que ellos acepten, el gobierno se tiene que descafeinar y mucho... lo cual no es lícito pero, sí que es una forma de que este PP fascista impugne a un Gobierno democrático que no les gusta y he ahí el principal peligro. Por tanto, yo no veo la necesidad de ese pacto... veo que es un peligro cierto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Cea Cea 03/07/20 13:04

    Si leen más arriba verán"por nosotros no será",siempre y cuando hagan lo que nosotros queremos. Como hace pocos días ya dejé escrito que no quería que se pactase con el PP y decía porqué,precisamente por ese xcomentario de Gamarra,o el otro de Es el Gobierno el que se ha movido",cuando votaron el decreto de Nueva Normalidad,como si en una negociación sólo una parte se moviera y así podríamos seguir;porque este partido popular es el partido del todo No que todo está mal;harían bien desde el gobierno en dar cancha a Ciudadanos para que coma votos a estos "salvapatrias".Se puede hacer desde el Gobierno dar cancha a otro Partido para que como terreno por el flanco que interese,eso sí el Sr Iglesias debería entender que eso ,también,es hacer política y no solo como él lo plantea

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • kaixo kaixo 02/07/20 15:36

    ¿Cómo demonios pretende el gobierno Sánchez pactar con el PP algo en política económica cuando esté partido político está pidiendo recortes sociales traumaticos y muy duros en Europa para los españoles y España?

    Cuando el PP y Pablo Casado están traicionado a España y a los españoles en Europa por exigir recortes sociales brutales, crueles, inhumanos y bestiales, es imposible pactar o acordar algo y menos en materia económica.

    Cuando el PP ha gobernado ha desmantelado la sanidad pública, la educación pública, las pensiones públicas y la ley de la dependencia a la vez que ha engordado el negocio de los amigotes de la privada.

    Es muy difícil pactar con un partido político que se dedica a traicionar a España, a los españoles, que de dedica a embarrar la vida nacional, a mentir, a crispar los ánimos de la ciudadanía y a buscar constantemente la provocación de la sociedad.

    Con un partido político que traiciona a España y a los españoles en Europa poco acuerdo bueno hay para la ciudadanía.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Fernandos Fernandos 02/07/20 10:56

    Me llena de estupor, la fobia que manifiestan los partidos politicos, si pacta con menganito, conmigo no cuentes, parece y quizás sea verdad, les impotan mas su ideología que participar en mejorar las codiciones de vida de la gente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

Lo más...
 
Opinión