x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

Un investigador de la vacuna de Oxford dice que los resultados no estarán hasta finales de 2021

  • El investigador Carlos Estévez señala que "ha habido gente en distintos ámbitos que se ha precipitado un poco a la hora de garantizar que se va a administrar la vacuna a finales de año"
  • Ha hecho un llamamiento a los políticos para que sean "bastante cautos" aunque comprende la "presión social tremenda" que tienen
  • Estévez ha defendido que con la vacuna "se ha procedido de manera muy adecuada y muy ordenada, siempre adhiriéndose a los protocolos internacionales"

Publicada el 13/09/2020 a las 17:26 Actualizada el 13/09/2020 a las 18:08
Profesional sanitario administra una vacuna.

Profesional sanitario administra una vacuna.

EP

El investigador adjunto de la vacuna de Oxford Carlos Estévez ha afirmado que los resultados de ensayo clínico que avalen la seguridad y eficacia de la vacuna contra el covid-19 no estarán hasta "finales de 2021". "Ni antes había que tener un optimismo exacerbado y comunicar que la vacuna seguro la vamos a tener para diciembre, porque los resultados está previsto que los tengamos para finales del año que viene, ni tampoco me parece que esto sea un jarro de agua fría", ha indicado Estévez en una entrevista con la Cadena Cope recogida por Europa Press, en referencia al efecto adverso que tuvo la vacuna de Oxford en un voluntario y que hizo pausar los ensayos, que ya se han retomado.

Según ha reconocido, "siempre es mejor que no haya efectos adversos en un estudio" pero ha defendido que "se ha procedido de manera muy adecuada y muy ordenada, siempre adhiriéndose a los protocolos internacionales".

Además, sobre los anuncios hechos en torno a que la vacuna llegaría a España a finales de este año, el investigador ha aclarado que una cosa es "que la vacuna esté manufacturada, producida" pues de hecho "ya se está produciendo y se espera que haya dosis disponibles a finales de año", y otra cosa son los resultados de ensayo clínico que "avalen la eficacia y seguridad de esa vacuna a la hora de administrarla en la población".

"Creo que ha habido gente en distintos ámbitos que se ha precipitado un poco quizá a la hora de garantizar que se va a administrar la vacuna a finales de año cuando los resultados definitivos del estudio van a estar disponibles al menos en Reino Unido, a finales del verano del año que viene", ha insistido.

Por ello, ha hecho un llamamiento a los políticos para que sean "bastante cautos" aunque comprende la "presión social tremenda" que tienen. También ha asegurado que "no se ha comprometido en ningún momento la seguridad del fármaco".

Sobre la eficacia de la vacuna, Carlos Estévez ha precisado que "ningún fármaco tiene un 100% de eficacia" aunque ha puntualizado que para el caso de la vacuna del covid-19 "sí se ha determinado que tiene que haber una eficacia aproximada de un 50%".

Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • jorgeplaza jorgeplaza 14/09/20 10:44

    La vacuna de la COVID-19 cada vez se parece más a la del SIDA, con la diferencia de que entonces se era más prudente y se diferían los resultados diez años: siempre faltaban diez años, que siguen faltando. Un asunto parecido a la fusión nuclear controlada, para la que siempre faltan cincuenta. Falta todavía tiempo para que la opinión pública se convenza de que la vacuna de la COVID acabará igual que la del SIDA y los reactores de fusión controlada; la esperanza, ya se sabe. Mientras tanto, como en el azulejo de los bares ("Hoy no se fía; mañana, sí") se difiere la solución indefinidamente porque la realidad es que no se sabe si habrá vacuna ni, si la hay, cuándo, cuál será su precio, si estarán disponibles los cientos de millones de dosis que presumiblemente se necesitarán ni, todavía menos, si la vacuna será inocua.

    Pero todos los gobiernos del mundo, con alguna excepción como la sueca --que ha sido muy criticada: no se puede desentonar-- han optado como solución por el amedrentamiento a sus poblaciones, la paralización de su economía y la confianza ciega en una vacuna que rezan para que se consiga pronto, pero que realmente nadie sabe cuándo será ni a qué precio. Mientras tanto, se supone que podremos seguir viviendo más o menos del cuento, en lo que ya llevamos más de medio año. O más bien al revés, porque del cuento, del teatro o del espectáculo en general es justamente de lo que no pueden vivir sus profesionales. Eso sí, Tedros Adhanom y compañeros (¡y compañeras!) mártires siguen cobrando sus sueldos intactos de alto funcionario internacional y viviendo en Ginebra, lo que son las casualidades.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 14/09/20 09:28

    La vacuna de la COVID-19 cada vez se parece más a la del SIDA, con la diferencia de que entonces se era más prudente y se diferían los resultados diez años: siempre faltaban diez años, que siguen faltando. Un asunto parecido a la fusión nuclear controlada, para la que siempre faltan cincuenta. Falta todavía tiempo para que la opinión pública se convenza de que la vacuna de la COVID acabará igual que la del SIDA y los reactores de fusión controlada; la esperanza, ya se sabe. Mientras tanto, como en el azulejo de los bares ("Hoy no se fía; mañana, sí") se difiere la solución indefinidamente porque la realidad es que no se sabe si habrá vacuna ni, si la hay, cuándo, cuál será su precio, si estarán disponibles los cientos de millones de dosis que presumiblemente se necesitarán ni, todavía menos, si la vacuna será inocua.

    Pero todos los gobiernos del mundo, con alguna excepción como la sueca --que ha sido muy criticada: no se puede desentonar-- han optado como solución por el amedrentamiento a sus poblaciones, la paralización de su economía y la confianza ciega en una vacuna que rezan para que se consiga pronto, pero que realmente nadie sabe cuándo será ni a qué precio. Mientras tanto, se supone que podremos seguir viviendo más o menos del cuento, en lo que ya llevamos más de medio año. O más bien al revés, porque del cuento, del teatro o del espectáculo en general es justamente de lo que no pueden vivir sus profesionales. Eso sí, Tedros Adhanom y compañeros (¡y compañeras!) mártires siguen cobrando sus sueldos intactos de alto funcionario internacional y viviendo en Ginebra, lo que son las casualidades.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión