x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

"Error al cargar nuevos datos de infección": los fallos sin explicación de Radar COVID que el Gobierno considera "puntuales"

  • En determinados smartphones con Android, la aplicación lanza mensajes de error que no tienen un arreglo intuitivo para muchos usuarios
  • El Gobierno asegura que en la mayoría de móviles no ocurren estos errores, pero no cuenta con un registro que lo certifique
  • La comunidad informática asegura que la apertura del código con más antelación podría haber ayudado a prevenir estos bugs
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 11/09/2020 a las 06:00 Actualizada el 11/09/2020 a las 19:46
Un usuario descarga la aplicación móvil RadarCOVID, este martes.

Un usuario descarga la aplicación móvil Radar COVID.tes.

Efe

Radar COVID da avisos de error en determinados móviles con sistema operativo Android, que hacen que no funcione correctamente y que no se pueda comunicar con el sistema sanitario o con otros dispositivos para identificar si el usuario ha estado cerca de un positivo. Uno de ellos es fácilmente solucionable con algo de maña en los ajustes del terminal, otro tiene origen y solución desconocida. Es un capítulo más de la complicada historia de una aplicación de rastreo contra el coronavirus que no ha parado de encontrarse con obstáculos desde que surgió la idea hasta que se cristalizó. Y, siendo un programa que aspira a ser descargado y utilizado por la mayoría de la población española, y que ha pasado un mes de pruebas en La Gomera, no es una anécdota. La comunidad informática apunta a que se podrían haber evitado estos fallos abriendo antes el código para que voluntarios ayudaran en el perfeccionamiento del software.

“Estos errores son puntuales, ya que el normal funcionamiento de la aplicación se está dando en la mayoría de casos”, explica a infoLibre la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (Sedia), responsable del programa. Pero no tienen datos de a cuántos les afecta: “No se pueden realizar registros, ya que la aplicación sigue a raja tabla todas las cuestiones de privacidad. Conocemos estos errores gracias a los reportes y dudas que nos llegan por los canales habilitados”, aseguran desde el departamento, vinculado al Ministerio de Economía.

En varios terminales bajo el sistema operativo Android, la aplicación emite un mensaje que alerta de que el “ahorro de energía ha sido activado”. Determinados móviles cierran los programas cuando no están siendo utilizados, para no gastar la valiosa carga de energía que albergan, pero Radar COVID necesita estar siempre funcionando en segundo plano. La solución es fácil, al menos para alguien que se maneje mínimamente con un móvil: en Android 9, es necesario dirigirse a los ajustes, pulsar en ‘batería y rendimiento’ (o similares) y, dentro de este menú, pulsar en ‘ahorro de batería en aplicaciones’ y habilitar que la aplicación se ejecute en todo momento.

No es difícil, pero puede ser un reto para quien no esté habituado a trastear con estos dispositivos. Y no se trata de pasos que indique la propia aplicación, que se limita a informar del error. Pasa lo mismo cuando surge el segundo fallo, relacionado, según el programa, con la “carga de los datos de infección”. Y que no tiene solución aparente, más allá de la desinstalación y la instalación de nuevo del programa, que ha funcionado en algunos casos, según ha podido comprobar este periódico. “Puede aparecer en algunos casos por diferentes motivos, por ejemplo, surge cuando hay un problema de descarga de los ficheros, por un problema de red o bien con el almacenamiento”, aseguran desde la Sedia.



Todos los programas informáticos pueden fallar en algún momento. Y más en Android, un sistema operativo que funciona en cientos de terminales con decenas de especificaciones y detalles distintos. “Es imposible que puedas probar la app en 4.000 modelos de teléfono”, explica Manuel Carro, profesor de Informática en la Universidad Politécnica de Madrid y director del Instituto Imdea Software. La diferencia es que Radar COVID aspira a funcionar en la mayoría de los teléfonos de los españoles, no necesariamente duchos con la tecnología. “Hay un problema de accesibilidad”, detalla el experto, ya que “determinados segmentos” pueden no estar habituados a tener que solucionar un problema de funcionamiento de un programa y, ante los avisos, pueden preferir borrársela. Una dificultad que puede empañar una experiencia de usuario que, sobre el papel, “es de lo más sencillo que hay”, a su juicio: solo hay que bajársela, activar el bluetooth e introducir un código que te da el médico si das positivo. Sin más.

Para el ingeniero informático Sergio Carrasco, que ha seguido de cerca el desarrollo de Radar COVID, estos errores han llegado a la versión final, en parte, porque el Gobierno no abrió el código hasta este miércoles, aludiendo razones de seguridad. La lógica tiene que ser la contraria, argumenta: el código de programación, las instrucciones que utiliza el terminal para ejecutar el programa, debe ser público para que los programadores, de manera voluntaria, puedan analizar la receta y encontrar el motivo de los fallos (o de otras carencias no detectadas hasta el momento). Se trata de una cultura colaborativa común en el sector, y con más sentido que nunca tratándose de cuestiones de salud pública, privacidad y seguridad, pero que ha contado con ciertas reticencias dentro del Gobierno.

“Si hubiéramos tenido acceso al código fuente, habría habido colectivos que se habrían ofrecido a encontrar estos errores. No lo han podido hacer” porque hasta ahora estaba cerrado. Para Carrasco, lo preocupante no es que Radar COVID falle, sino que “los mensajes de error son demasiado genéricos”. No funciona, pero no sabes por qué. Y “no podemos pensar que todo el mundo conoce patrones de consumo de batería”. En otras aplicaciones, cuando surge un imprevisto fruto de una inadecuada configuración del smartphone, el propio programa te redirige automáticamente hacia el menú donde solucionarlo. En esta app no ocurre.

En todo caso, la Sedia no cree que se pueda producir ningún problema de accesibilidad: “Los resultados del piloto muestran lo contrario: es una aplicación de manejo muy sencillo, que no requiere ninguna acción por parte del usuario y que sólo en ocasiones puntuales –estos bugs que mencionas– pueden requerir alguna acción complementaria”, contestan a las preguntas de infoLibre. Están trabajando en un manual de ‘preguntas y respuestas’ para arreglar estos errores y han habilitado una cuenta de Twitter que responde las dudas de los usuarios.

Por otro lado, el código publicado, a juicio de algunos profesionales que ya lo han evaluado, demuestra que la aplicación es perfectamente segura en cuanto a temas de privacidad, como han asegurado una y otra vez tanto el Ejecutivo como los informáticos involucrados en el desarrollado.

Descoordinación autonómica y carencias comunicativas

“Se tiene que hacer muchísimo más”, opina Carrasco sobre la divulgación, por parte del Gobierno, de Radar COVID y los beneficios que trae su descarga y uso. El programa fue mencionado en una comparecencia pública por el presidente, Pedro Sánchez, pero no hay rastro de ninguna campaña masiva a la altura de la necesidad: que se la bajen un porcentaje significativo de españoles. Carro, por su parte, apunta a un público al que no se está dirigiendo Radar COVID de manera específica y que, a su juicio, debería: los estudiantes de últimos cursos de ESO y Bachillerato y los universitarios. “Son los primeros usuarios de móvil a nivel del mundo. Y muchos no están concienciados del apoyo que puede suponer una app como esta. Ahora muchos van a mezclarse con gente con lo que no se habían mezclado” hasta ahora, por el confinamiento y las clases online.

Por otro lado, la aplicación ya está habilitada en varias comunidades autónomas, pero hay desinformación y muchas dudas sobre dónde funciona exactamente. Se puede descargar desde cualquier punto del país, pero es necesaria la integración con los sistemas sanitarios regionales para que los positivos se puedan cargar al sistema y, así, se avise a los usuarios de una posible exposición. Al cierre de este reportaje, funciona en Andalucía, Murcia, Baleares, Castilla y León y Navarra. El Gobierno anunció que, como muy tarde, estaría implantada en todo el territorio nacional el 15 de septiembre. No van a llegar.

Tal y como explica El Confidencial, algunas regiones se han quejado de que la Secretaria de Estado, con Carme Artigas al frente, anunciaba que la aplicación estaba “operativa” en una comunidad autónoma cuando, en realidad, no lo estaba. El Gobierno asegura de que se referían a que ellos ya han elaborado todo el trabajo técnico necesario para su implementación. Así, Artigas anunció en su Twitter que en la Comunidad de Madrid Radar COVID estaba “operativa”, pero el Ejecutivo autonómico está haciendo (más) pruebas en la Sierra de Guadarrama.

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.

 

Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión