X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Espionaje al extesorero del PP

Tapar un cohecho: así explicó Bárcenas el posible "interés personal" que la Fiscalía atribuye ahora a Cospedal en 'Kitchen'

  • El extesorero del PP declaró ante el juez que entre los papeles que le robaron había anotaciones sobre una supuesta mordida de 200.000 euros
  • La acusación del extesorero fue investigada y archivada el año pasado por la Audiencia Provincial de Toledo

Publicada el 02/10/2020 a las 06:00 Actualizada el 02/10/2020 a las 10:03

Bárcenas, sobre la documentación desaparecida

infoLibre accede al vídeo de la declaración de Luis Bárcenas ante la Audiencia Nacional sobre el posible robo de información en la 'operación Kitchen'.

IL

En los inicios de la investigación de la operación Kitchen, Luis Bárcenas apuntó a cuál podría ser el “interés personal” que podía tener la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal para robarle documentación que se había llevado del partido cuando fue despedido. Fue en diciembre de 2018, cuando el extesorero declaró en la Audiencia Nacional y explicó el significado de esos papeles que habían salido publicados en prensa y cuyo paradero él desconocía desde 2013, el año en que se puso en marcha el operativo policial sin control judicial por el que están imputados el comisario José Manuel Villarejo y el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, entre otros.

Tras casi dos años de investigación, la Fiscalía Anticorrupción ha pedido también la citación en calidad de imputada de Cospedal al considerar que tenía un “interés personal” en que la operación de espionaje a Bárcenas sufragada supuestamente con fondos reservados por dos razones: directa, como afectada por documentación supuestamente comprometedora para ella misma, e indirecta, como secretaria general del partido. El juez, de momento, no la ha acordado, aunque no la descarta, ya que prefiere esperar a que declaren primero otros imputados como el ex secretario de Estado Francisco Martínez o el propio exministro.

Aunque la investigación de la operación Kitchen está en manos del Juzgado Central de Instrucción número 6, el extesorero fue citado a declarar tras destaparse el escándalo por José de la Mata, titular del Juzgado 5, quien dirige las pesquisas sobre la presunta caja B del PP, ya que entre la documentación que le pudo ser sustraída a Bárcenas habría información relevante para esta causa y podía ser comprometedora para el partido.

Encargó a su chófer que trasladara los papeles

En el vídeo de su declaración, al que ha tenido acceso infoLibre, se puede ver cómo el magistrado mostró al extesorero las informaciones publicadas en prensa y que podrían corresponder con la documentación que le desapareció de las cajas que se había llevado de la sede de la calle Génova. Tal y como explica él mismo, en 2013 encargó a su entonces chófer, Sergio Ríos, uno de los supuestos confidentes captados para la operación Kitchen que trasladara las cajas con los papeles a un estudio de restauración que tenía alquilado su mujer, Rosalía Iglesias.

Es entonces cuando Bárcenas empezó a explicar a qué corresponde dicha documentación: “Estaba en una carpeta que se envió a Javier Gómez de Liaño (su abogado). Esta hoja de agenda no es de una agenda como tal, sino anotaciones en una página de una agenda vieja donde hago un resumen con relación de una operación de Sacyr en Toledo. Yo hablé de una serie de hechos. Es una correlación en fechas de esos hechos y las reuniones que tuve con los responsables de la empresa y del PP de Castilla-La Mancha con relación a ese tema. La agenda es exhaustiva, hasta la conversación que tuve con Cospedal el 20 de diciembre de 2007”.

El extesorero se refería una supuesta mordida de 200.000 euros destinados a la campaña autonómica de 2007 de Cospedal en Castilla-La Mancha a cambio de la concesión del contrato de basuras en Toledo a Sacyr. No era la primera vez que Bárcenas sacaba a relucir esta acusación, que fue investigada y finalmente archivada el año pasado por la Audiencia Provincial.

Bárcenas también destacó ante el juez otras anotaciones sobre un pago de 300.000 euros del expresidente de OHL Juan Miguel Villar Mir, cuyo nombre ya había aparecido como presunto donante del PP en la investigación sobre la financiación irregular del partido y que viene negando este tipo de actividades. “Notitas de estas como la que pone sastre se corresponde con una anotación que hay en los papeles que me parece que pone trajes M.R. Es la dirección del sastre en concreto, no tiene ninguna trascendencia”, apuntó.

Durante la declaración, de apenas 31 minutos y en la que el extesorero sólo respondió a las preguntas de su abogado, Bárcenas explicó que no había sido consciente de que se le habían sustraído aquellos papeles, que describió como "anotaciones" y que no constaban en la causa de la supuesta caja B. Según apuntó, en 2013 su intención era aportar a la Audiencia Nacional toda la documentación que tuviera “trascendencia para la causa”, tal y como le había aconsejado su abogado, así que sólo se explicaba que la documentación desaparecida no estuviera en manos del juez porque se traspapelase o alguien la quisiera ocultar.

“Eso estaba en una carpeta que se envió a Javier Gómez de Liaño. Todas las carpetas se le entregaron a mi abogado. No sé si esta no la consideró de interés o simplemente se traspaleló o el conductor la sacó. Toda esta documentación salió de mi casa, yo no he vuelto a ver ningún papel porque se entregaron en la Audiencia Nacional. Dije que era todo lo que tenía trascendencia, que era todo lo que tenía, salvo los discos duros que se quedaron en Génova 13”, relató.

Según Bárcenas, estos papeles los había guardado siempre él en su despacho de la sede del PP hasta que fue “desalojado” del mismo en febrero de 2013. Entonces, los puso en cajas y encargó a su chófer Sergio Ríos que fuera a “recogerlas”. “Toda la documentación la lleva él, mi mujer me autoriza a dejarlas en el estudio de restauración. Lo que hace el conductor es llevarla allí”, añadió. Es ahí donde, siempre según su versión, el extesorero perdió la pista de los papeles supuestamente robados en la operación Kitchen.

El extesorero insistió en que no le constaba “absolutamente nada” de ese operativo policial, del que dijo que se había enterado por “lo que se ha publicado” en los medios de comunicación. Pero restó importancia a los papeles robados, entre los que también había anotaciones sobre asuntos “personales” que su esposa había apuntado en una de las visitas que le hizo en la cárcel de Soto del Real.

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión