X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

Los que "saben" a los que "mandan": "La ciencia es la mejor forma de empezar a controlar la epidemia"

  • 55 sociedades científicas que aglutinan a más de 170.000 profesionales exigen la despolitización de la pandemia y darle una respuesta coordinada, equitativa y basada exclusivamente en criterios científicos claros, comunes y transparentes
  • La petición se suma a la propuesta de creación de una auditoría independiente para evaluar en qué ha fallado la gestión de la crisis sanitaria
  • La OMS y científicos como Margarita del Val también se han mostrado críticos con el uso del covid-19 como arma política
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 06/10/2020 a las 06:00
Un hombre con mascarilla a la salida del Hospital Gregorio Marañón (Madrid) este lunes.

Un hombre con mascarilla a la salida del Hospital Gregorio Marañón (Madrid) este lunes.

A medida que avanzaba la pandemia, avanzaba también el enfrentamiento político. Hasta que ha llegado, parece, a su máximo nivel. El choque entre el Gobierno de Pedro Sánchez y el de Isabel Díaz Ayuso es el ejemplo perfecto. La confrontación sobre qué restricciones y qué medidas deben aplicarse en la Comunidad de Madrid ha sido la más dura desde que en marzo irrumpiera la crisis sanitaria provocada por el covid-19. Pero no ha sido la única. En estos meses hemos observado discusiones sobre la duración del estado de alarma y otras tantas sobre los criterios para que las comunidades avanzaran en la desescalada. El clima de enfrentamiento ha sido patente y creciente. Y continuo. Pero multitud de científicos han dicho basta. Y en varias ocasiones. La última, este domingo. "En la salud, ustedes mandan pero no saben". Así encabezan 55 sociedades científicas un manifiesto en el que instan a la clase política a cesar la batalla, a escuchar a los profesionales y a priorizar la salud de los españoles por encima de ideologías y conveniencias partidistas. Para acabar con la pandemia, dicen, es necesaria una respuesta coordinada, equitativa y basada exclusivamente en criterios científicos claros, comunes y transparentes. Y ahora mismo no la hay.

El manifiesto, que está dirigido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a los líderes de los 17 ejecutivos autonómicos, es claro. Se divide en diez puntos y solicita a los destinatarios que "acepten, de una vez, que para enfrentarse a esta pandemia las decisiones dominantes deben basarse en la mejor evidencia científica disponible, desligada por completo del continuo enfrentamiento político". También, que "frenen ya tanta discusión y corran a la acción" para acabar con " la lentitud burocrática en resolver temas legales, técnicos y administrativos". Que elaboren " un protocolo nacional que, sin perjuicio de actuaciones territoriales diferenciadas, establezca criterios comunes de base exclusivamente científica, sin la menor interferencia ni presión política". Y que definan "normas generales de prevención, manejo de los pacientes afectados, estrategias de rastreo de los contactos y gestión de los centros socio-sanitarios".

No solo eso. Instan a crear "ya una reserva estratégica nacional de material destinado a la prevención y al tratamiento de todos los afectados" y a establecer " las prioridades de actuación con respecto a otras enfermedades". "En nombre de más de 47 millones de españoles, ustedes y sus familias incluidos, tenemos que cambiar ya tanta inconsistencia política, profesional y humana. Las sociedades científicas, en todos los ámbitos de la salud, ofrecemos nuestros conocimientos", sentencian las organizaciones, que representan a más de 170.000 profesionales sanitarios. El decálogo, publicado en Change.org, acumulaba a última hora de la tarde de este lunes más de 24.000 firmas de apoyo.

El origen, el I Congreso Nacional Covid-19

El decálogo tiene origen en el I Congreso Nacional Covid-19 celebrado el pasado mes de septiembre, entre los días 13 y 19. Al término del encuentro, las 55 sociedades científicas que participaron elaboraron un manifiesto "a favor de una respuesta coordinada, equitativa y basada en la evidencia científica". "Decidimos organizar un congreso que aglutinara a todas las sociedades para que expusieran los conocimientos que se habían adquirido hasta entonces, las dudas y las preguntas que había que contestar y ver el presente y futuro de la pandemia", recuerda, desde el otro lado del teléfono, Jordi Vila, presidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC). "Vimos la necesidad de poner en común toda la información que había sobre el covid-19, así que planteamos el Congreso para poner encima de la mesa las evidencias que había disponibles", añade Fernando Martínez Cuervo, presidente de la Sociedad Española de Enfermería en Geriatría y Gerontología (SEEGG), una de las organizaciones firmantes.

Pero no sólo hicieron eso. Una de sus conclusiones fue que era necesario escucharles. Hasta entonces, dice, no se había hecho. Al menos no de manera adecuada.

"Nos sentimos bastante ignorados por las autoridades. Nosotros estamos trabajando muy en serio en actividades asistenciales para ayudar a los pacientes, pero también en actividades de formación y docencia. Además, hemos hecho cursos para aprender sobre el covid y hacemos actividades de investigación para desarrollar medicamentos y protocolos más adecuados. Eso lo estamos haciendo nosotros. Nos sentimos desplazados", lamenta, en conversación con infoLibre, Carlos Andrés Jiménez Ruiz, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Los tres expertos coinciden. Son las sociedades científicas las que tienen experiencia, las que pueden orientar por dónde deben ir las medidas. Así que está claro: deben ser escuchadas. "Es fundamental que cualquier decisión que se tome con respecto al covid esté basada en criterios científicos. Estamos ante un problema sanitario de primera importancia en el mundo", dice Jiménez Ruiz. "Lo que pretendemos es que la clase política deje las estrategias políticas y que tome cartas en el asunto. Hay que basarse en las evidencias" y trabajar sobre ellas, dice Martínez Cuervo. "Lo ideal es que las directrices estuviesen muy bien marcadas y que se hicieran normativas muy homogéneas sin ningún componente político, consultadas con las sociedades", añade Vila. 

Hacerlo tiene muchos beneficios. Tal y como enumera el presidente de SEPAR, escuchar a la ciencia "es la mejor forma" para empezar a "controlar la epidemia". "Habrá menos contagios, menos casos declarados de enfermedad, disminuirá la mortalidad y empezaremos a ver la luz al final del túnel, cosa que ahora no estamos haciendo", critica. 

Una auditoría independiente que detecte los fallos y las debilidades

No es el primer toque de atención que la ciencia da a la política. Ni en España ni a nivel internacional. Sin ir más lejos, hace apenas dos semanas, el pasado 21 de septiembre, una veintena de científicos de reconocido prestigio de diferentes disciplinas instaron al Gobierno a poner en marcha una auditoría independiente de la crisis sanitaria que permitiese identificar rápidamente los problemas estructurales que han provocado que España sea el país europeo más azotado por la pandemia. No era la primera vez que lo hacían. En junio, cuando el primer impacto de la crisis sanitaria ya había sido esquivado —o al menos, eso parecía—, ya plantearon la idea. Pero el Ejecutivo no se movió. Y ya empieza a ser urgente hacerlo, dijeron el mes pasado.

Lo hicieron en la revista The Lancet, tras cuya publicación el ministro de Sanidad, Salvador Illa, se mostró dispuesto a actuar. Y hubo algo más que una mera voluntad, puesto que el pasado jueves 1 de octubre se celebró un encuentro entre el responsable del Ministerio y los científicos que reclamaban "con urgencia" la auditoría independiente. Ildefonso Hernández, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública (Sespas), estuvo presente en el encuentro, que "fue razonablemente bien". "El ministro se mostró muy receptivo y dijo que sin duda se pondrá en marcha" lo que Hernández prefiere denominar de "análisis constructivo" de lo que ha fallado en la gestión de la crisis sanitaria. "No se trata de buscar culpables, sino buscar qué cosas se pueden mejorar en el futuro y ahora", afirma. En dos o tres semanas, dice, volverán a reunirse para avanzar en la propuesta. 

Rafael Bengoa, exdirector de Sistemas de Salud de la OMS y uno de los firmantes de la misiva, confirma también a infoLibre que el encuentro fue positivo e insiste en que "los políticos tienen un papel fundamental en la gestión de la pandemia". El problema, añade, es que en España todavía no han encontrado cuál es. Esa es la tarea, opina, que deben hacer "en este mes de confinamiento", siempre teniendo en cuenta que "no deben doblegar a la ciencia para que encaje en su relato". "La ciencia no hace eso", critica.

Ese "análisis constructivo", en cualquier caso, no es una idea surgida de la nada. Tal y como los propios firmantes explicaron, la herramienta podría basarse, por ejemplo, en el modelo propuesto el pasado mes de mayo por los especialistas Martin McKee, Mike Gill y Sarah Wollaston en el artículo Auditoría sobre la respuesta de Reino Unido al covid-19. En él, los expertos apostaron por una investigación rápida, amplia, ambiciosa, capaz de obtener un gran respaldo de todas las partes y centrada en las debilidades más importantes que se han detectado hasta el momento.

El Estado australiano de Victoria hizo algo parecido. Creó un comité encargado de evaluar, de manera independiente, cómo se había gestionado la pandemia. Estuvo compuesto por una docena de parlamentarios y en él se trabajó durante semanas sobre ocho puntos: sanidad, economía, mercado laboral, industria, impacto social, justicia, educación y medio ambiente. Se analizaron y se hicieron recomendaciones sobre los criterios seguidos a la hora de hacer los test o el trazado de contagios, se prestó atención a los trabajadores sanitarios, a las residencias, al impacto de la pandemia en diferentes sectores e, incluso, se puso la lupa sobre las actuaciones policiales o judiciales. Para ello, se escuchó a todos los sectores. Fue, en resumidas cuentas, un trabajo que se desarrolló de forma similar al llevado a cabo en la Comisión de Reconstrucción del Congreso de los Diputados hace un par de meses. Sin embargo, allí ocurrió lo que critican las 55 sociedades científicas que firman el decálogo publicado este domingo: los partidos fueron a ajustar cuentas y, en ocasiones, colocaron a la crisis sanitaria en un segundo plano.

La terrible consecuencia de convertir la pandemia en un arma política

La politización de la pandemia y el uso de la misma como arma arrojadiza entre rivales políticos, no obstante, no es única de España. Otro de los ejemplos más flagrantes y evidentes ha sido Estados Unidos, donde el presidente, Donald Trump —que la semana pasada semana dio positivo en coronavirus—, ha culpado directamente a China de la pandemia y se ha burlado de su contrincante en las elecciones del mes que viene, el demócrata Joe Biden, por hacer uso de la mascarilla.

Su carrera a la reelección a la Casa Blanca ha estado dominada casi en su totalidad por la crisis sanitaria. Pero como arma. Y eso es peligroso, tal y como aseguró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. "No se puede utilizar el covid-19 para ganar puntos políticos, no hay necesidad. Hay muchas otras formas de probarse a sí mismos, este virus no es el que debe ser utilizado para eso. Es como jugar con fuego. La unidad nacional es esencial si nos importa la gente. Por favor, trabajemos más allá de partidos políticos, ideologías, creencias, cualquier diferencia que tengamos, tenemos que comportarnos", dijo durante su conferencia de prensa de actualización de la pandemia del pasado mes de abril. "La misión de todos los partidos debe ser salvar a su gente. Por favor, no politicemos este virus. Si se quieren tener más bolsas con cadáveres entonces háganlo, pero si no quieren más muertos, hay que evitar politizar este virus", añadió, tajante.

Otros reconocidos expertos también se han mostrado molestos con el uso político de la pandemia. Es el caso de Margarita del Val, viróloga y directora del grupo Salud Global del CSIC de investigación sobre el coronavirus. Tal y como dijo en una entrevista concedida a El País, le "avergüenza" que se prime " el interés político cuando la crisis es tan grave que ha parado a la Humanidad". "¿Cómo pueden ser tan cortos de vista, con esas reacciones tan infantiles? Tomen medidas cuanto antes, porque van a ser más efectivas y menos impopulares que si las toman al final, pero con conocimiento. Con el conocimiento se pueden tomar decisiones, y hay muchísimo conocimiento", expresó.

Estamos a tiempo, pero hay que hacerlo ya, dice Jiménez Ruiz. "Las cosas siempre tienen solución, pero cuanto antes y mejor se actúe, más rápida y mejor será la solución. Estamos a tiempo", sentencia. Habrá que ver ahora si, tal y como solicitan, las autoridades sanitarias se reúnen con las sociedades firmantes del manifiesto y aprovechan sus conocimientos. "Desaprovechar estas sinergias será una pena", concluye Martínez Cuervo.

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.

 

Más contenidos sobre este tema




18 Comentarios
  • ferjasan68 ferjasan68 06/10/20 22:07

    Los científicos firmantes del Manifiesto deberían ponerse inmediatamente a estudiar el milagroso caso de Madrid. Sin pasar los famosos 10/14 días que nos llevan diciendo desde hace meses, La Comunidad de Madrid con sus medidas restrictivas ha conseguido en una semana pasar de una Incidencia Acumulada cercana a 79O casos por 100.000 habitantes a 598.
    Si esto es así, todo el Estado debería copiar dichas medidas inmediatamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Jubilator65 Jubilator65 06/10/20 19:00

    Me parece muy bien, pero en cuestión de covid todos han estado dando palos de ciego....los científicos también, hasta que han ido conociendo un poco, aun no del todo, a este malicioso trozo de ARN, asi que un poco de humildad tampoco le vendría mal a esta pleyade de cientificos

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 06/10/20 14:42

    Repetición ayer: Este manifiesto lo podíamos calificar como "Manifiesto político de no se cuantas sociedades científicas". Porque decir que "En salud, politicos, ustedes mandan pero no saben" es politica pura, pero además politica de la peor calaña, es politica populista. Porque que yo sepa en el Ministerio de Sanidad están científicos como Margarita del Val, el propio Doctor Simón y demás directivos sanitarios que vienen todos del mundo de la ciencia, la farmacia y la medicina. Y Como asesores del Gobierno en el comité científico estaban Agustín Portela, Mariano Esteban, epidemiólogos de fama mundial como el dr Trilla, Miguel Hernán de Harvard, amén del mejor conocedor del coronavirus en España y uno de los mejores del mundo el Dr Enjuanes. Ellos son los que han definido la politica de salud frente al Covid. ¿ellos saben de salud, señores firmantes?. Populismo es obviar eso y decir que las decisiones sanitarias no las toman ellos y las firman quienes tienen el poder popular para tomarlas. Incluso en las comunidades como Madrid, las decisiones las tomaban científicos o especialistas como la directora general de Salud pública hasta que la sra Ayuso le obligó a dimitir, aquí sí, por cuestiones políticas y .....los firmantes callaban. Además todos sabemos que la ciencia se basa en la prueba y error, peros los firmantes se olvidan de eso para dar afirmaciones científicas y políticas en las que se hacen propietarios del saber universal y a la población ignorantes universales. Me gusta más la humildad del dr Simón que decía hasta el 11 de marzo como todos los científicos del mundo, incluida la OMS que los asintomáticos no contagiaban, cosa que se demostró no cierta. No necesitamos salvadores, incluso si se presentan como 55 sociedades cientificas Necesitamos que los cientificos y especialistas sigan dando lo mejor de sí mismo como lo dan muchas capas de la población para combatir el virus y sus consecuencias. Pero lecciones de politica, como pretenden dar, pues ninguna. Sería sustituir la politica democrática, la buena, por el corporativismo y el corporativismo, eso sí, como la sra Ayuso, elude sus responsabilidades, cuando vienen mal dadas,trasladandolas a los demás.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • Grever Grever 06/10/20 14:07

    Para redactores y comentaristas me gustaría aportar tres cuestiones previas antes de formular, al aire, alguna pregunta.
    En las Consejerías competentes en Sanidad/Salud de las Comunidades Autónomas existe un ente administrativo con denominación similar a "Salud Pública" de la que suele depender algún servicio de Epidemiología o nombre similar. Las Consejerías, administraciones públicas, sus organizan asuntos en EXPEDIENTES y los profesionales que allí trabajan aportan INFORMES y PROPUESTAS para que los políticos resuelvan (Resoluciones o Decretos).
    La Salud Pública se define como "el arte y la ciencia de prevenir enfermedades, prolongar la vida y promover la salud mediante los esfuerzos organizados de la sociedad" (Acheson, 1988; OMS). Los profesionales de la Salud Pública, salubristas, intentan evitar que los problemas ocurran o se repitan. Los profesionales clínicos, sanitaristas, como médicos y enfermeras, se enfocan principalmente en tratar a las personas que enferman o lesionan.
    La Ley 39/2015, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas. (BOE núm. 236, de 02/10/2015) en su artº 4 de establece el Concepto de Interesado y en el artº 70.1. establece qué es un expediente administrativo.
    Ahora pregunto:
    ¿Alguien se interesó por los informes de los profesionales de Salud Pública de la Comunidad Autónoma de turno?
    ¿Por qué estas Sociedades Científicas no mencionan por ningún lado a los profesionales que ya trabajan en los departamentos de Salud Pública autonómicos?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • ferjasan68 ferjasan68 06/10/20 12:07

    Los Señores manifestantes deberían contestar de forma contundente a dos cuestiones.
    La primera relacionada con los políticos y sus prioridades. En la actual crisis que es más importante la salud o la economía. Hablar en abstracto de "los políticos" es de una desfachatez y de un populismo intolerable.
    La segunda relacionada con los científicos y expertos. Supongo que no pensarán que son el Sr. Sánchez, el Sr. Illa, el Sr. Iglesias o la Sra. Calviño quienes han determinado las acciones a tomar. Si lo que quieren decir es que los asesores científicos del Gobierno no saben y que ellos son más listos, que nos digan claramente que han hecho mal y que hubieran hecho en su lugar. Esto a toro pasado es mucho más fácil y aún así estamos esperando medidas distintas y concretas que hubiera que tomar hoy y no vaguedades.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    0

    8

    • Coronel Dax Coronel Dax 06/10/20 12:49

      Su comentario es impecable y solo le añadiría que, al final, debe haber un político que decida, según prioridades políticas. Se entiende con facilidad con esta comparación:

      En París, desde ayer, se cierran bares, pero no se cierran colegios (salvo que haya casos positivos) ni cines.

      Sabemos que en lugares de España gobernados por la derecha y la ultraderecha se han permitido corridas de toros. En Madrid, con datos muchos más terroríficos que París, no se han cerrado los bares.

      Como vemos, los políticos se retratan con sus prioridades. Y si es un técnico el que decide estas cuestiones, no lo hace como técnico, sino como político.

      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      5

      • ferjasan68 ferjasan68 06/10/20 13:11

        Que la decisión final debe ser de un político nadie lo pone en duda y es en ese momento en donde tiene que evaluar los pros y contras de cada decisión que adopte. Nunca quise decir otra cosa en mi comentario.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

    • jorgeplaza jorgeplaza 06/10/20 12:41

      Pues yo sí pienso que son esos señores que usted cita quienes han tomado las decisiones y creo que así debe ser. Los que NO tienen que tomarlas son los comités científicos, por muy buenos que sean sus criterios, porque su papel es asesorar y no decidir. Y por muy buenas razones: ni han sido elegidos democráticamente para decidir ni el asunto en cuestión es exclusivamente sanitario. Para no repetirme, le remito a mi intercambio de comentarios con Senenoa.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      0

      5

      • ferjasan68 ferjasan68 06/10/20 13:07

        Renuncié hace tiempo a discrepar con Usted y Luzin. Buenos días.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        1

        1

        • jorgeplaza jorgeplaza 06/10/20 15:03

          Habrá usted renunciado, perdone que puntualice, a discutir pero a discrepar, al menos conmigo, es evidente que no ha renunciado.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          1

          2

          • ferjasan68 ferjasan68 06/10/20 15:59

            No insista. Buenas tardes

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            1

            1

            • jorgeplaza jorgeplaza 06/10/20 18:01

              Usted siga bien.

              Responder

              Denunciar comentario

              1

              1

  • senenoa senenoa 06/10/20 09:22

    Me temo que los científicos siguen, una vez más, predicando en el desierto. Miles de cargos de libre designación (sin parangón en cualquier otra democracia) lo demuestran.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    3

    8

    • jorgeplaza jorgeplaza 06/10/20 10:35

      Los científicos no se ponen de acuerdo en qué hacer, Senenoa. Discrepan sobre la importancia de los asintomáticos o de los aerosoles en la propagación del virus, que ya es discrepar a estas alturas. Discrepan también en la estrategia con que enfrentársele: los chinos (si nos fiamos de su versión) hacen y recomiendan algo un poco distinto a que defienden los coreanos, que no es lo mismo que dice la OMS y que discrepa de lo que hace Suecia. Fauci es epidemiólogo y Tegnell también, los dos de prestigio, pero proponen cosas muy distintas.

      Hablar de soluciones "científicas", como si estuvieran claras y los especialistas tuvieran una opinión unánime es falsear la realidad. Como en algunos fallos del TS o la AN, el tribunal tiene que decidir por mayoría. Y ya sabemos lo que pasa con esos fallos que no son unánimes.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      4

      • senenoa senenoa 06/10/20 11:03

        Lo que quise decir con mi comentario es que si en lugar de tener puestos de libre designación, tuviéramos funcionarios con competencia científica o profesional en el trabajo respectivo, mejor nos iría. Puede haber discrepancias entre los científicos o entre los técnicos, pero te aseguro que ellos tienen más conocimiento y son más competentes en su campo que los políticos. Sin duda alguna.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        2

        8

        • Antonio Basanta Antonio Basanta 06/10/20 18:24

          El día 21 de marzo se constituyó el comité científico contra el Covid bajo la dirección de Fernando Simón. Los nombres: Antoni Trilla, Hermelinda Vanaclocha, Maria Teresa Moreno-Casbas, Agustin Portela, Inmaculada Casas y Miguel Hernan todos correspondientes a las diversas especialidades que se juntaban en le combate contra el virus, epidemiólogos, estadísticos de bases de datos epidemiológicas, investigadores farmacia, etc Todos ellos punteros en España y en el Mundo en sus campos y en la investigación. Busque usted otros 6 en España mejores en esos campos y seguro que nos encuentra, ni en currículum ni en reconocimiento internacional. Y con la ayuda por ej del Dr Enjuanes máximo especialista en coronavirus de España y uno de los mejores del mundo. Ellos representaban la evidencia científica y médica en la que se apoyaron las decisiones del Gobierno. Cuando se dice que hay que apoyarse en los expertos, le recuerdo que el Gobierno de España se apoyó en los máximos expertos españoles y en muchos internacionales. Si lo que dicen las sociedades científicas es que ellos podrían aportar unos mejores que los que le he citado, que digan cuales y seguro que no son ni más expertos ni mejores científicos que los que le citado como componentes del Comité científico.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          4

        • jorgeplaza jorgeplaza 06/10/20 12:37

          Eso es cierto, pero no podemos olvidar que el asunto no es, como se nos pretende inculcar a menudo, exclusivamente médico o sanitario. Naturalmente, sería preferible tener políticos competentes y cooperadores, sobre todo porque el asunto es también económico y es político y ahí no tienen nada que decir los científicos incluso si tuvieran un criterio unánime. Creo que con un ejemplo se entenderá bien lo que quiero decir: de armamento, táctica y estrategia los militares profesionales saben más que nadie; más, desde luego, que el Ministro o Ministra de Defensa (que es juez en el caso español) o el Presidente del Gobierno (economista). Saben más los militares, pero la política de defensa, incluyendo las hipotéticas participaciones en la guerra, no es una decisión militar sino del Gobierno (¡¡civil!!) legítimamente constituido. No es distinto en el caso de la política sanitaria, incluyendo la gestión de una epidemia.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          2

  • jorgeplaza jorgeplaza 05/10/20 23:48

    Serian bastante más convincentes si antes se pusieran de acuerdo entre ellos. Dos puntos de la mayor importancia aún siguen siendo motivo de controversia entre los supuestos expertos: si los asintomáticos contagian o no y en qué medida contribuyen los aerosoles a los contagios. Son dos puntos básicos, pero casi un año después del comienzo de la pandemia, siguen tirándose los trastos a la cabeza. Para encerrar a la gente hasta nueva orden no hace falta ser epidemiólogo por Harvard: todos sabemos que el encerrado, si está solo, no puede contagiar a nadie; si se espera lo suficiente, se muere o se cura; y, si se espera un poco más, se terminará por morir de cualquier otra cosa.

    No me parece que, hoy por hoy, los "expertos" tengan mucho más que ofrecer que los médicos medievales de los tiempos del Decamerón, con la diferencia en contra de los actuales que ni siquiera nos dejan el consuelo de largarnos con los amigos al campo a contarnos cuentos picantes.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    3

Lo más...
 
Opinión