X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

Los médicos advierten de que la pandemia reduce los diagnósticos de cáncer en hasta un 20%, duplica las muertes por infarto y empeora muchas patologías

  • Los expertos creen que el miedo a acudir al médico y la saturación de la sanidad  han sido las causas del empeoramiento de patologías ajenas al covid
  • El tiempo es crucial para que el pronóstico de un cáncer o las secuelas tras un infarto no empeoren: según un estudio, el 22% "aguantaba" antes de ir al médico
  • La Sociedad Europea de Oncología Médica determina que el 25,7% de los tratamientos de quimioterapia en Europa y el 13,7% de los de radioterapia tuvieron que paralizarse
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 11/10/2020 a las 06:00
Una mujer abandona las instalaciones del Hospital del Henares, en Coslada (Madrid).

Una mujer abandona las instalaciones del Hospital del Henares, en Coslada (Madrid).

EFE

Sonia Sainz-Maza tenía 48 años y era vecina de Espinosa de los Monteros, un municipio de Burgos. En el mes de abril comenzó a sentir un fuerte dolor en la pierna, a la altura de la ingle. Llamó a su médico, pero este tan sólo la atendió desde el otro lado del teléfono. Volvió a llamar porque no mejoraba, pero volvieron a atenderla de manera telemática. Ni exploración ni diagnóstico claro. Y volvió y volvió a llamar. El 18 de junio consiguió una cita con un traumatólogo del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), pero este le dijo que no podía atender "lumbociatalgias", lo que aparecía en el volante expedido por el centro de salud de Sonia. Volvió a intentar conseguir atención yendo directamente al servicio de urgencias del centro. Pero tampoco recibió atención. Ni tampoco en el Hospital de Cruces de Bilbao ni en Bizkaia. A mediados de julio fue ingresada y fue entonces cuando le dijeron el diagnóstico: cáncer de colon con metástasis. Falleció el 13 de agosto. "Mi hermana se moría al otro lado del teléfono y Sanidad nunca le tendió la ayuda que necesitaba", denunció su hermana, Lydia Sainz-Maza, en El Correo de Burgos.

Lo peor es que la terrible historia de Sonia tan sólo ha puesto nombres y apellidos a un problema que va más allá y que ha afectado a más familias. Este miércoles se conocía otro caso, el de Lidia Bayona, otra vecina de Burgos que esperó una cita con su médico durante cuatro meses para saber que tenía dos tumores, de ovario y de conductos biliares, que le acabaron costando la vida en el mes de julio. Desde marzo, el covid-19 ha acaparado casi toda la atención de los profesionales sanitarios, que se han visto obligados a hacer frente a la pandemia volcando casi todos sus esfuerzos en contenerla. Sin embargo, la irrupción del SARS-CoV-2 no ha acabado con el resto de enfermedades o patologías. Tan sólo las ha ocultado. En algunos casos con las peores consecuencias que podría provocar. "Hay otras enfermedades y nos vamos a morir de ellas si no nos atienden", denunció Lydia Sainz-Maza.

Según los datos del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo), del 13 de marzo al 5 de octubre han fallecido 44.651 personas más que las que se esperaban. Sin embargo, tal y como explican los expertos, no todas esas muertes pueden achacarse directamente al covid-19, aunque las fechas de recogida de los datos coincidan con la pandemia. Según las cifras oficiales del Ministerio de Sanidad, el coronavirus ha provocado la muerte de 32.688 personas. ¿Qué ocurre con las otras 11.963? Un porcentaje aún por determinar correspondería, señalan los expertos, a muertes indirectas por el virus. Sonia y Lidian serían dos de ellas.

Las sociedades médicas todavía están midiendo el impacto que ha tenido la pandemia en el diagnóstico y tratamiento de otras enfermedades que nada tienen que ver con el virus. A falta de datos concretos, la mayoría ya ha concluido que el covid, sin duda, ha tenido consecuencias en otras patologías. Por ejemplo, según los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), este 2020 se han detectado entre un 15 y un 20% menos de cánceres. Otro ejemplo: según la Sociedad Española de Cardiología (SEC), el tratamiento del infarto se redujo un 40% durante la primera semana del estado de alarma, lo que provocó que la mortalidad del mismo se duplicara durante la primera ola de coronavirus. 

Consultar menos y hacerlo más tarde: consecuencia del miedo y del colapso

Es difícil buscar culpables, pero las fuentes consultadas por infoLibre apuntan a que ha habido dos causas que han provocado que existan datos tan malos como estos. La primera ha sido la propia pandemia, que ha colapsado un sistema sanitario que, según sus profesionales, ya agonizaba. Eso paralizó, canceló o retrasó tratamientos. Por ejemplo, tal y como recoge la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, por sus siglas en inglés)el 25,7% de los tratamientos de quimioterapia en Europa tuvieron que paralizarse, al igual que el 13,7% de los de radioterapia.

La segunda causa fue el miedo al contagio, lo que provocó que no fueran pocos quienes, ante síntomas de que algo no iba bien, prefirieran esperar antes de consultar con un médico o acudir directamente a un centro sanitario. "El mensaje que lanzaban las autoridades era que había que evitar acudir a los centros hospitalarios a no ser que fuera imprescindible. Había temor a ir a un hospital porque era donde estaba el virus", explica, desde el otro lado del teléfono, Oriol Rodríguez Leor, miembro de la Asociación de Cardiología Intervencionista de la SEC y autor principal del estudio de su organización. No obstante, consultar con un médico tampoco era sencillo, admite. "La forma de entrar en contacto con el sistema sanitario era a través de los teléfonos de atención ciudadana, que durante esos días [de marzo y abril] estuvieron colapsados", dice.

Carina Escobar, presidenta de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), opina igual que él. "Desde salud pública se cometió un error de comunicación", afirma. "Hay que decirle a la gente que, si se encuentra mal, tiene que ir al médico", dice. Según el Estudio del impacto de la Covid-19 en las personas con enfermedad crónica publicado por su organización, el 22% de los pacientes intentaron "aguantar" todo lo que pudieron para no acudir a los centros sanitarios. Pero las consecuencias de eso pueden ser fatales. Están reflejadas en los datos de la SEC: como los infartos se trataban un 40% menos —ya sea por imposibilidad del sistema o porque los enfermos no acudían a los centros—, la mortalidad de esos accidentes se duplicó. "La gente consultaba menos y además lo hacía más tarde", lamenta Rodríguez Leor, que recuerda que los infartos son patologías "de atención emergente" y de "tiempo dependiente". Es decir: hay que tratarlos cuanto antes.

"El tiempo que transcurre desde que se inician los síntomas hasta que se recibe el tratamiento tiene un impacto directo sobre el pronóstico del paciente. Ese tiempo determina la mortalidad y las secuelas a corto y largo plazo que dejará el infarto", añade. Y ese tiempo, llamado de isquemia, aumentó considerablemente. Antes del covid-19, señala el estudio de la SEC, elaborado con datos de 75 hospitales españoles, transcurrían 200 minutos de media desde que se iniciaban los síntomas de un infarto hasta que se recibía la primera asistencia médica. Durante la pandemia alcanzó los 233. Parecen pocos, pero esos minutos son clave para los pacientes infartados.

El covid-19 ha provocado "una emergencia en cáncer"

El tiempo también es crucial para otros con enfermedades oncológicas, como Sonia y como Lidia. Teresa Alonso, secretaria científica de SEOM y oncóloga médico del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, explica a infoLibre que "está claro" que "la interrupción o retraso de programas de cribado de cáncer o circuitos diagnósticos", algo que ha sucedido en estos meses, "no puede perpetuarse en el tiempo". Eso supondría, dice, "el diagnóstico en etapas más avanzadas del cáncer". Y una mayor mortalidad de la enfermedad. "Datos publicados o presentados en congresos internacionales, un estudio inglés y otro francés, informan de que retrasos de seis meses en cirugías oncológicas provocan 10.000 muertes al año en Reino Unido. Además, tambien han estimado un incremento del 2 al 5% de la mortalidad en el paciente oncológico por retrasos en el tratamiento", detalla.

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) no titubea cuando asegura con total rotundidad que el covid-19 ha provocado "una emergencia en cáncer" en nuestro país. Médica por supuesto, lo confirmarán los datos de los próximos meses de la mortalidad provocada por la enfermedad. Pero también social. "La destrucción de empleo va a afectar al 32% de la población activa con cáncer, que es el problema sociosanitario más importante que tiene España", explican sus fuentes. "La enfermedad le cuesta al país, cada año, 19.300 millones de euros, de los cuales el 45% es asumido por las familias", continúan. ¿Qué ocurre si una buena parte de ese porcentaje se ve afectado por la crisis económica que ya empieza a asomar por detrás de la sanitaria? "El cáncer ya provocaba pobreza en el 25% de la población que lo sufría", lamentan desde la AECC. 

"Desde el punto de vista psicológico, hay un 34% de pacientes con cáncer que han desarrollado ansiedad o depresión por el confinamiento, por los aplazamientos del tratamiento, por las cancelaciones del mismo, por la incertidumbre", añaden. La investigación, además, se ha paralizado. "Y eso impide salvar vidas", lamentan.

¿Se puede recuperar el tiempo perdido?

El retraso en el diagnóstico y en el consiguiente tratamiento ha hecho perder un tiempo muy valioso a muchas personas. Por eso cuando reabrieron consultas cerradas durante la primera ola se produjo un "tormento organizativo muy grande", tal y como señala Germán Peces Barba, vicepresidente neumólogo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). "Desde el mes de mayo que se abrieron las consultas el problema ha sido cómo recuperar la atención a los enfermos más frágiles para hacerles un tratamiento lo más precoz posible", dice. Ya se ha conseguido. Ahora los pacientes de su especialidad acuden a los hospitales con total normalidad. Antes sólo podían seguir con el tratamiento, pero si empeoraban o mejoraban y necesitaban consultarlo con su especialista, era imposible. "Los fármacos se prorrogaron, pero los tratamientos no farmacológicos fueron suspendidos, y eso sí pudo haber influido en la evolución" de la enfermedad, dice el especialista. Ahora hay que medir en qué grado.

Alonso asegura que todo lo que no se pudo atender durante la primera ola, se atenderá ahora. Pero admite que hay tiempo que ya no puede recuperarse. "El problema está en que el retraso diagnóstico o el retraso en cirugías con impacto curativo puede suponer que la enfermedad esté en una situación más avanzada y, por tanto, que una situación curable pase a ser incurable. Aunque se siga atendiendo a ese paciente, evidentemente, no es recuperable la vuelta a esa situación oncológica más favorable", lamenta. 

Un papel importante lo tiene la atención primaria. Lo que ocurre es que ahora mismo, insisten sus profesionales, se encuentra en una situación de completo desborde. "La saturación de la atención primaria y otras especialidades implicadas en el inicio del proceso diagnóstico, donde los pacientes consultan por posibles síntomas, tiene un impacto en el retraso diagnóstico", dice Alonso. Peces Barba lo confirma. "A nivel de atención primaria sí estamos escuchando de nuestros compañeros que hay problemas" para atender a las patologías que no son covid.

Sonia acudió en primer lugar a su médico de familia. Y fue el primer escalón que no pudo superar, porque la atención, según denunció su hermana, fue nula. Le ocurrió lo mismo a Lidia, que esperó a su médico de atención primaria desde marzo hasta junio para conocer lo que le ocurría. El caso de Sonia ha llegado hasta la Fiscalía Superior de Castilla y León, que ha acordado incoar diligencias de investigación para analizar lo ocurrido. La familia de Lidia, por su parte, se encuentra recopilando la información de su caso para denunciar. 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.

 

Más contenidos sobre este tema




13 Comentarios
  • BASTE BASTE 12/10/20 09:14

    Votamos lo que votamos y tenemos lo que tenemos, si en 40 años no hemos espabilado el problema es grave y de difícil solución.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Decrepitus Decrepitus 11/10/20 19:07

    ¡Competencias sanitarias para el Estado ya!,¿cuántas personas más  tienen  que morir?,no les importamos en absoluto a los políticos,esa es la triste realidad...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 11/10/20 18:55

    Claro, pero el país vive exclusivamente para la COVID desde el mes de marzo. Ya ha habido voces que decían que la desatención al resto de patologías pasaría factura. Se han contabilizado los infartos. Tal vez se puedan contabilizar también otras enfermedades agudas, como los ictus. Será mucho más difícil en el caso del cáncer, pero es indudable que el efecto existirá. No parece que haya otra manera de afrontar estos hechos que aumentar sustancialmente la plantilla y, en general, todos los recursos sanitarios públicos, pero por lo visto el Gobierno no puede hacerlo porque las competencias se transfirieron a las CC.AA. (qué enorme error, por cierto), pero lo que sí podría hacer y no hace es fiscalizar qué hacen las CC.AA. con los recursos que les transfiere (1. 500 millones de fondos COVID a Madrid en paradero desconocido, por ejemplo).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Ambon Ambon 11/10/20 18:22

    La forma de contar las muertes por COVID es evidentemente equivocada aunqe sea la recomendada por la OMS, se cuentan solo las diagnosticadas, las que tienen un positivo por coronavirus, parece mentira pero los historiadores ya han tenido que lidiar con esto para calcular las muertes por la peste negra u otras pandemias y es bastante fácil para la estadística, ¿Cuanta gente muere en España o en el mundo cada mes? son datos estadísticos ¿Cuantos han muerto en febrero, marzo o septiembre, pues la diferencia son los muertos covid, sean por que han tenido la enfermedad o porque esta enfermedad ha impedido que sean tratados como lo eran en situaciones normales.

    Las estadísticas de muertes de esta crisis sanitaria y de esperanza de vida nos van a sorprender y no precisamente para bien, apuesto a que en España la esperanza de vida ha descendido al menos en dos años en lo que llevamos de 2020

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    1

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 13/10/20 14:41

      Las muertes por Covid se cuentan por el n´º de muertes por prueba PCR. ¿Significa que todos las muertes por PCR positiva han muerto por Covid? Pues, evidentemente no porque solo se miden las muertes por PCR positivo y no los que murieron como causa del COVID. Alemania, por ej, diferencia entre las pruebas positivas y las muertes por Covid reales.Y hay una sobremortalidad, por ahora de unas 13000 personas que no se saben de que han muerto. Dice usted que si han muerto por otros motivos que no sean directamente al COVID hay que contabilizarlos como muertes por Covid. ¿Por qué? ¿Una persona que asustado y aislado le ha dado un infarto hay que contabilizarlo que ha muerto por infección de COVId? Desde el principio de la pandemia he escrito que solo se sabrá el año que viene, y aproximadamente, cuando el INE haga su estadistica de mortalidad y ya se tengan seguros los partes médicos de defunción. ¿Por qué? Porque entonces sabremos que si ha habido una disminución de otras enfermedades, como neumonías no Covid, infartos, ictus, canceres, suicidios, etc como causa de muerte es que la realidad está enmascarada. Lo normal es que sin atención médica, por lo menos en Madrid, las dos Castillas y Cataluña, porque en marzo estalló la Sanidad en esas regiones y no se atendió a la población, es que hayan aumentado las muertes por causas ajenas al COVId. Si la estadística dice que han disminuido, es que las cifras de muertes por Covid son inferiores a las que supone por el MOMO. En cuanto a la esperanza de vida ya está dictaminado y medido que disminuirá un año, no al menos dos años, y que eso demuestra el mayor aumento de mortalidad por Covid vinculada a la mayor esperanza de vida. Tenemos que tener en cuenta que por ej, en España la esperanza de vida era dos años y medio superior a la de Alemania y solo inferior a Japón.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • jorgeplaza jorgeplaza 11/10/20 19:06

      El exceso de muertes en lo que va de año es ahora mismo de unas cuarenta y cinco mil, mientras que los muertos oficiales por COVID son treinta y tres mil: doce mil de diferencia, más de una tercera parte de la cifra oficial.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • 74camilo 74camilo 11/10/20 13:22

    Y mientras eso ocurre vemos proliferar anuncios de SEGUROS PRIVADOS muy bonitos donde no hace falta rascar mucho para ver los intereses políticos de los grupos económicos que hay detrás: a más privatización más PRECARIEDAD más miedo, más negocio, más privatización. Derecha y ultra-capitalismo de la mano, gracias eso sí a sus millones de tontos útiles.....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Raul Raul 11/10/20 12:43

    Yo que conozco la sanidad por trabajar en ella tengo MUY CLARO LO QUE PASA. Lo que pasa es que LA SANIDAD ES ALGO QUE TODOS NECESITAMOS en consecuencia TODOS LOS GOBIERNOS tienen como prioridad HACER NEGOCIO CON ELLA PRIVATIZÁNDOLA. Quieres sanidad? PUES LA PAGAS. Y si no tienes dinero TE JODES Y TE MUERES COMO UN PERRO o te conformas con lo que quede de una sanidad pública DEGRADADA SATURADA Y DE MIERDA, como en los Estados Unidos. Porque para las DERECHAS y los “izquierdistas liberales” si eres pobre, si estas en paro o trabajas en precario es por tu puta culpa, por ser un vago, por no ser un emprendedor. Y los pobres QUE SE MUERAN,que si algo hay de sobra en el mundo son pobres. Así piensan estos HIJOSDEPUTA NEOLIBERALES y luego MILLONES DE GILIPOLLAS LES VOTAN.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • Jose Velasco Jose Velasco 11/10/20 09:02

    Esto demuestra que eso de que el sistema sanitario español es de los mejores es una de tantas mentiras que nos hemos ido autocreyendo. Si los fallecidos por covid-19 han sido 32.000 y el exceso de mortalidad en ese tiempo ha sido de 60.000 con respecto a años anteriores, queda claro que faltan 30.000, lo que habría que determinar si es por causa directa del COVID-19 o indirecta por el caos del sistema sanitario español.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    4

    • Prometeo46 Prometeo46 11/10/20 10:51

      ¿De dónde saca que el exceso de mortalidad es de 60 mil?, pues en el artículo se cita el número exacto que es de 44.651 entre el 13 de marzo y el 5 de octubre, y le hago esa pregunta porque con ella parece coincidir con dirigentes del PP que utilizan el exceso de fallecidos con respecto al año anterior como argumento para criticar duramente al Gobierno en su gestión de la pandemia, aunque en el caso de usted lo hace para poner en evidencia que hay muchos fallecidos que seguramente no serán debidos al COVID-19, y lo hace exagerando las cifras, 60 mil en lugar de menos de 45 mil que es la cifra oficial.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      3

      • Jose Velasco Jose Velasco 11/10/20 15:06

        del INE

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        1

  • jorgeplaza jorgeplaza 11/10/20 08:55

    Es evidente que hacen falta más médicos de todas las especialidades, más hospitales y más equipamiento. Por tanto, es evidente que hace falta dedicar más, mucho más dinero a la sanidad pública. Y eso supone aumentar impuestos. También es evidente que es fácil perder el rastro al dinero en el agujero negro de las CC.AA. como se ha informado en este periódico respecto a los dineros entregados a la CAM, aunque es difícil creer que sea la única CA en que eso ocurra.

    Muchas evidencias, pero nadie saca las impepinables conclusiones.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

  • pepelu. pepelu. 11/10/20 08:17

    Es realmente aterradora la exposición de esta realidad científica que presenta Lara Carrasco, de hechos que se vienen produciendo como consecuencia del agobio de la sanidad pública con el covid-19 en detrimento de otras patologías, que apuntan a ser de progresivo aumento puesto que la pandemia está progresando de forma alarmante.
    Evidentemente, no se puede culpar de la situación a los médicos y al resto de sanitarios puesto que están arriesgando sus vidas a favor de los pacientes. Esos pacientes que, totalmente irresponsables y conscientes del estrago que provocan, se montan esos botellones o esas fiestas masivas en las que, se ve casi a diario, bailando, cantando, bebiendo, gritando y con un total desprecio a la vida, no las de ellos que se exponen sin ningún sentido, sino las de sus padres, abuelos, hermanos y otros familiares a los que contagian cuando llegan a casa, para que a su vez sigan contagiando a otros en las reuniones familiares
    No importa, ni pasa nada, porque como no les afecta al bolsillo, que es donde más les duele y no les ponen unas multas ejemplarizantes, que mucho prometen pero nunca llegan, la vida de los demás les importa una mierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

 
Opinión