X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

Aulas cerradas, bares abiertos: la Junta indigna a la Universidad con su plan contra el boom de contagios en Granada

  • El Gobierno de PP y Cs suspende las clases presenciales e impone un toque de queda en las residencias de estudiantes en Granada, con una incidencia acumulada de más de 500 casos por 100.000 habitantes en 14 días
  • Un puente marcado por la juerga y el turismo deja más de 200 multas de la Policía Local, que pide “responsabilidad” en el ocio
  • “Me entristece profundamente que se valoren más los bares que la vida universitaria", afirma la rectora tras conocer las medidas de la Junta
  • El Ejecutivo autonómico alega que pretende "evitar medidas de mayor calado, como el cierre de locales o la limitación de horarios”
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 13/10/2020 a las 18:22 Actualizada el 13/10/2020 a las 20:09
La Junta de Andalucía ha suspendido las clases presenciales en la Universidad de Granada a partir del este jueves; en la imagen, la Facultad de Ciencias de la Salud.

La Junta de Andalucía ha suspendido las clases presenciales en la Universidad de Granada a partir del este jueves; en la imagen, la Facultad de Ciencias de la Salud.

El Gobierno andaluz (PP-Ciudadanos) ataca el boom del coronavirus en Granada cerrando la universidad, pero sin tocar los bares y restaurantes. La Junta suspende las clases presenciales en la Universidad de Granada e instaura una especie de toque de queda en las residencias universitarias, pero deja intactas las reglas del ocio diurno y nocturno vinculado a comer y beber. “Me entristece profundamente que se valoren más los bares que la vida universitaria", lamentó la rectora, Pilar Aranda. El consejero de Presidencia, Elías Bendodo (PP), confió en que las medidas adoptadas sirvan para evitar el cierre de la ciudad sin necesidad de mayores restricciones a la movilidad o a la hostelería.

La Universidad de Granada comenzó el curso el 21 de septiembre, con clases presenciales. En total, hay unos 60.000 estudiantes universitarios, 40.000 de ellos llegados de fuera de la ciudad. Tanto la Junta de Andalucía como el Ayuntamiento de Granada coinciden en que esta concentración está en la raíz de la fuerte subida del covid-19 en la ciudad de la Alhambra, de más de 232.000 habitantes. Durante el puente, en el que se ha sumado un 85% de ocupación hotelera a la ciudad, han circulado imágenes, algunas difundidas por la Policía Local, de juergas de jóvenes gritando y cantando, sin guardar distancia de seguridad, en algunos casos sin mascarilla, en ambiente de alcohol.

La Policía Local de Granada ha formulado 203 denuncias durante las tres noches del puente por ruidos en fiestas de pisos, botellones en la calle, no usar la mascarilla o incumplir normas en establecimientos. Este mismo martes, el alcalde de Granada, Luis Salvador (Ciudadanos), que se mostraba consciente del problema, afirmaba en Onda Cero que la Junta iba a tomar medidas “en dos líneas”: la universidad y el ocio. Y vinculaba expresamente el auge de los casos (más de 500 por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días) a la típica juerga del arranque de curso, prueba de lo cual era que durante un verano de “muchísima actividad cultural” no había habido brotes, según dijo. Pero las medidas de la Junta, a pesar de lo anticipado por el alcalde, se han quedado sólo en la universidad, sin traspasar las puertas de los bares.

Más de 500 casos por 100.000 habitantes en 14 días

La ciudad de Granada está en el punto de mira del Gobierno andaluz, que se reunió este martes con datos preocupantes sobre la mesa. El 12 de octubre había una incidencia acumulada de 612,1 casos por cada 100.000 habitantes en los 14 días anteriores, según datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andaucía (IECA). El consejero de Presidencia, Elías Bendodo (PP), cifró la incidencia acumulada en 501, si bien el dato no fue actualizado por los canales oficiales usuales por problemas técnicos, según la Consejería de Salud y Familias. En cualquier caso, se trata de una cifra alta y por encima de lo establecido por el Ministerio de Sanidad como límite –junto a otros indicadores– para tomar medidas drásticas.

Bendodo prefirió destacar que, aunque Granada sí incumple esta regla de los 500 casos, está por debajo del 35% de camas UCI ocupada por pacientes con covid-19, lo que exime a la ciudad de las “medidas especiales” acordadas por el Ejecutivo y las comunidades autónomas. Es decir, Granada no está como Madrid. Sin restar importancia a la situación, Bendodo presentó un catálogo de actuaciones centradas en la universidad. Anunció que las clases en la Universidad de Granada no podrán desarrollarse de forma presencial en las dos próximas semanas. Los colegios mayores deberán cerrar a las 22.00 horas, dado que se han detectado más de 150 contagios en siete residencias universitarias. El consejero de Presidencia añadió que estas medidas están dirigidas a un fin: que “dentro de dos semanas” no haya que cerrar Granada.

Los bares no se ven afectados por las medidas anunciada por Bendodo, que aún están pendientes de concreción definitiva, previsiblemente en forma de orden en el Boletín Oficial de la Junta de Andaucía (BOJA). El delegado del Gobierno andaluz en Granada, Pablo García, desarrolló los argumentos de la Junta e incidió en que la capital está en un "momento crítico", dado el "altísimo ritmo de contagios entre la población joven". En declaraciones a Europa Press, defendió las medidas extraordinarias activadas, con las que se busca "evitar otras de mayor calado, como el cierre de locales o la limitación de horarios, en un sector ya de por sí muy dañado".

Críticas de la rectora

La Junta entiende que el cierre de aulas universitarias tiene menor calado que el cierre de locales de ocio. La decisión causó indignación en la Universidad de Granada. “Dejan los bares abiertos y cierran las aulas", lamentó en declaraciones a los medios la rectora, Pilar Aranda, que destacó que el curso estaba transcurriendo "con total normalidad". Aranda, que afirmó que acataba la decisión aunque podría vulnerar la "autonomía universitaria", dijo desconocer las cifras que han manejado sus responsables en la Junta, que podrían no conocer ni "metodologías" ni "prácticas" de la Universidad de Granada, donde están "sorprendidos y tristes".

“En el recinto universitario se está cumpliendo toda la normativa. Me entristece profundamente que se valoren más los bares que la vida universitaria y la formación. Parece que se entiende que es mejor que vayan a los bares, a las cafeterías o al ocio nocturno", añadió. Según los datos de la Universidad de Granada, hay actualmente 840 estudiantes aislados.

El Gobierno andaluz que preside Juan Manuel Moreno (PP) está teniendo especial tacto con la hostelería, un sector clave en la región. Hace dos semanas, la Junta llegó a aconsejar limitar las reuniones a seis familiares, pero sin rebajar el máximo de diez personas juntas en bares y restaurantes [ver aquí información en detalle].

Nuevos cierres

La Junta de Andalucía acordó este martes además restringir las entradas y salidas del término municipal de Écija (Sevilla, 39.873 habitantes), donde –a diferencia de Granada– sí se adelanta a las 22.00 horas el cierre de establecimientos hosteleros –bares y restaurantes– y se limita a 30 el número máximo de asistentes a celebraciones masivas como bodas y primeras comuniones.

Estas últimas medidas –no la limitación a las entradas y salidas– se extienden a Sierra de Yeguas (Málaga, 3.346 habitantes). En Écija se van a adoptar las medidas que en las últimas semanas ya se habían acordado para Linares (Jaén, 57.414 habitantes), Almodóvar del Río (Córdoba, 7.947) y Casariche (Sevilla, 5.456 ). En este último municipio, se cumplen los primeros 14 días de vigencia de estas medidas. Bendodo anunció que estas se van a prorrogar salvo en lo que concierne a las restricciones en las entradas y salidas del municipio, que sí se van a volver a permitir.

Los municipios afectados por restricciones endurecidas suman más de 114.000 habitantes. Son más de 340.000 habitantes, si incluimos Granada. En toda Andalucía, este martes se alcanzaron los 1.152 hospitalizados por coronavirus, récord de la segunda ola.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




8 Comentarios
  • K2K2 K2K2 14/10/20 16:46

    Insisto: no se ha cerrado ninguna universidad, cerrar una universidad es otra cosa. ¿Son ignorantes o fachas en Cambridge, Oxford o Harvard? Porque estas tres ya dijeron hace 5 meses que este año todo iba online. Pero no han cerrado nada, han pasado de presencial a online, que es otra cosa. Lo virtual es peor que lo presencial, pero lo semipresencial (que es lo que tenemos en España) es un engendro que no funciona. Y lo de que en las universidades se respetan las normas, esto lo puede decir quien no pisa una universidad: al no haber policía (no la puede haber en los campus), nadie vigila que todo el mundo lleve mascarilla, ventilación, distancia mínima etc. En Granada hay casi 900 contagiados, lo que da una media de más de 1.000 por 100.000 estudiantes, una barbaridad (mucho peor que Madrid). Esto había que pararlo, y lo habría hecho el gobierno central si no lo hace la Junta. Según Le Monde, un tercio de los contagios en Francia se producen en los colegios y universidades, y aquí, queramos ono, es igual.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Fernandos Fernandos 14/10/20 12:21

    Estoy avergonzado y cabreado, no puedo concebir que los bares sean mas importante que la educación, asi nos va y el futuro no augura nada bueno, es triste que la gente siga a estos trileros de la derecha.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Catalpa Catalpa 14/10/20 12:05

    Estas medidas dan idea de la, escala de valores de nuestros gobernantes. Opino q hay mucha más seguridad que en un bar, además al no obligar a los alumnos a la, asistencia a clase favorecen el ocio. Añadir q los estudiantes no están todos en colegios mayores, hay muchos en pisos.... A éstos, quien los controla??? .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Maestro Galiano Maestro Galiano 14/10/20 09:42

    Es evidente que los contagios no se producen en las aulas, donde se respetan las normas, sino en el ocio cuando la euforia del alcohol limita las responsabilidades. Nuestros dirigentes del PP ya hace tiempo que priorizaron el negocio, la economía y la política, sobre la salud de los ciudadanos, si no fuese así, no hubieran desmontado la sanidad cuyas consecuencias las estamos pagando a base de sufrimiento y muertos. Los contagios se producen en el ocio y para que unos cuantos o muchos negociantes del ocio sigan con su actividad tendrán que enfermar o morir unos cuantos miles más de ciudadanos, como verdaderos valores morales que impregnan el ideario político de Juanma Moreno y demás. Pero lo que estos dirigentes del todo el territorio andaluz desconocen de forma insistente, empecinada y grave es que Granada no tiene solo 230.000 habitantes sino cerca de 600.000 que se concentran en las ciudades dormitorio sin solución de continuidad y que durante el dia, la noche, los fines de semana, las fiestas, Semana Santa y verano están todo el tiempo entrando y saliendo del casco antiguo especialmente en busca de ocio de una ciudad que vive de su universidad y cuya economía se ha encargado la Junta de Andalucía de desmontar históricamente. Ese flujo de personas, especialmente jóvenes y la mala llamada industria del turismo es la que está llevando a Granada al desastre y no su universidad, ejemplo del ranking mundial para el resto de universidades andaluzas y españolas y que la Junta pretende estigmatizar en beneficio indefinible de los espacios del Guadalquivir. Ignorar que es el ocio el causante del desastre de esta pandemia es de ignorancia malintencionada y de politiqueo de baja estofa, propia de estos pésimos dirigentes políticos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • K2K2 K2K2 14/10/20 07:59

    Me parece qué hay algo de confusión aquí. Es falso que se 'cierre la universidad'. La UGR sigue abierta con todas sus funciones: se sigue investigando (importante tarea que se olvida haciendo creer que l@s alumn@s lo son todo), se sigue con la transferencia, se sigue con la gestión.... y se sigue con la docencia. Lo único que se ha cambiado es la MODALIDAD de docencia:de semipresencisl (que ya era en un 50%online, y para profesores o estudiantes de grupos vulnerables lo  era de un  100%) a totalmente online. Pero las clases se siguen impartiendo (muchos profesores darán clase online dese sus despachos), todo sigue igual, pero se evitan aglomeraciones en el transporte público de estudiantes hacinados y en espacios cerrados, se evitan aulas mal ventiladas con 20, 60 o más estudiantes... La diferencia con los bares es que si estos se cierran, sí que se suspende la actividad totalmente, y van mil3s al paro. Que se iba a suspender la docenc8a presencial se sabe desde agosto, pero la Junta no ha querido empezar así el curso, y que se dejen de alquilar más de 50.000 pisos de estudisnte y unas 10.000 plazas en colegios mayores y residencias. Que no se caiga del todo la economía. La Junta -en esta ocasión y sin que sirva de precedente- ha hecho lo correcto. (Lo malo es leer comentarios majaderos acerca de que ya no hay clase en Granada, pero que mejor así porque los profesores universitarios creen que es mejor no dar clase... Hay que ser ignorante...).

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • mcguiver mcguiver 14/10/20 10:54

      Ignorante hay que ser para anteponer el negocio a la economía y más ignorante aún si solo se sabe vivir de la hostelería

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Nik Nik 13/10/20 21:18

    Esta es la política de la ultraderecha española, es decir, bares y ocio abierto y bien regado de alcohol mientras cierran las universidades y la educación. Por que quieren que no aprendamos y a tener una opinión crítica de la vida y de las cosas, en cambio, pretenden estos farsantes y trileros de políticos que la ciudadanía se emborrachs sin límites y así entre otras cosas no exigirles cuentas de sus torpezas, tropelías, robos, desfalcos y saqueos.
    Esta inútil clase política prefiere tener borregos a tener una ciudadanía con estudios y espíritu crítico. Es por lo prefieren tener bares abiertos antes que las universidades. Asi España nunca dejará de ser un país bananero, subdesarrollado y pobre y todo ello debido a la inútil, incompetente e inepta clase dirigente política que nos gobierna.
    Luego está kk de políticos con la palabra constitución a todas las horas, siendo los primeros que ni la cumplen y la manipulan a todas las horas.
    España la gran vergüenza de Europa y del mundo entero donde tenemos una clase política ciega y miope que sólo piensa en lo suyo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • jorgeplaza jorgeplaza 13/10/20 21:07

    ¿De verdad indigna la Junta cerrando la Universidad y dejando abiertos los bares? ¿A quién indigna? ¿A los alumnos? Mira que me extraña, mucho tienen que haber cambiado los universitarios desde mis tiempos. ¿A los profesores? También me extraña, porque abunda entre nuestros profesores universitarios la opinión, que de llevarse consecuentemente a la práctica terminaría con sus trabajos como docentes, de que la docencia universitaria es poco menos que superflua. Argumentan que, en ese nivel, se necesitan bibliotecas e inteligencia: el que vale, vale y el que no... (hablo por experiencia porque conozco a más de un profesor universitario). ¿Indignan a los padres de los alumnos? Pues no sé hasta qué punto, porque la mayoría de los padres están convencidos de que las rentas jugosas, que es lo que principalmente buscan para sus hijos, no tienen mucha relación con la formación sólida. Pero la principal razón para creer que la Junta indigna a poca gente es que, si fuera realmente así y esa indignación influyera en el voto, la Junta cerraría la Uni y dejaría abiertos los bares: haría lo contrario. El lema del día en España, no solo en Andalucía, es "La salud es lo primero", que traducido significa todos en casita hasta nueva orden... aunque la nueva orden tarde años y entre medias hayamos vuelto a la renta de los años 60 del siglo pasado.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    0

Lo más...
 
Opinión