X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

La mascarilla obligatoria no frenó al virus: Salud Pública señala al error de priorizar medidas individuales y al bajo nivel de uso en escenarios peligrosos

  • Las medidas de protección personales son necesarias, nadie lo duda, pero a España, país número uno en Europa en el uso de mascarillas, no le han bastado
  • Los expertos critican la tentación en la que han caído políticos y ciudadanía: creer que era lo más importante mientras se descuidaban los factores estructurales de la transmisión
  • Tampoco las usamos del todo bien ya que su empleo decae en terrazas y espacios cerrados de hostelería donde el papel de este instrumento es esencial
  • infoLibre ofrece este artículo sobre el coronavirus en abierto gracias al apoyo de sus socios. Aquí más información sobre cómo suscribirte o regalar una suscripción

Publicada el 05/10/2020 a las 06:00 Actualizada el 05/10/2020 a las 21:28
Un coche de la policía municipal patrulla por un parque en el madrileño barrio de Aluche, este fin de semana.

Un coche de la policía municipal patrulla por un parque en el madrileño barrio de Aluche, este fin de semana.

EFE

La mascarilla como medida de protección ante el virus ha sido una de las grandes protagonistas del día a día español desde que al SARS-CoV2 le dio por cruzar nuestras fronteras. En las primeras semanas, antes y después del estado de alarma, las autoridades tanto estatales como supranacionales insistieron en que su uso no debía ser generalizado: solo para sanitarios, personas contagiadas o de riesgo. Pero con la desescalada y la llegada de la nueva normalidad cambió el criterio: todos debíamos taparnos la boca y la nariz en espacios públicos. Primero cuando no se pudiera garantizar la distancia: y posteriormente en casi todos los escenarios que se desarrollaran de puertas para afuera del domicilio habitual.

A pesar de que el mensaje de la Salud Pública siempre ha sido claro, insistiendo en que no basta una mascarilla para contener una pandemia, es inevitable hacerse la pregunta: ¿Cómo es que somos líderes en incidencia en el continente durante la segunda ola del covid-19 si somos el país europeo que más las usa, al menos de cara a la galería? La rápida escalada de casos de las últimas semanas, sin llegar al colapso de marzo y abril, nos deja varias lecciones, según los expertos. En primer lugar, hay situaciones de riesgo en las que no las estamos utilizando. Y en segundo lugar, centrar la conversación en la responsabilidad individual quita el foco a la única vía de escape a una crisis sanitaria: una respuesta colectiva, común y profundamente política, en el sentido amplio de la expresión. 

España usa mucho la mascarilla. Es un hecho. Relacionado indisolublemente con su obligatoriedad, la más estricta de Europa. Un estudio del grupo de investigación Biocomsc de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), basado en observaciones a más de 3.000 personas en Barcelona, refleja que el 71% la lleva por la calle, un porcentaje que se eleva al 94% en el caso de supermercados. No hay atisbo de una tasa similar en ningún país de nuestro entorno, tampoco en los más castigados. Italia cuenta con una normativa similar a la vigente en España hasta el último endurecimiento generalizado por parte de las comunidades autónomas: obligatoria en espacios cerrados y abiertos siempre que no se pueda cumplir la distancia de seguridad. En Irlanda e Inglaterra se deben poner en el transporte público, en áreas comerciales y en otros espacios como museos, teatros y bibliotecas: pero Escocia, Gales e Irlanda del Norte solo se insta a su uso en metros, trenes o autobuses. Francia, por su parte, obliga únicamente en espacios cerrados.

Enric Álvarez, uno de los investigadores principales a cargo del estudio –financiado por la Comisión Europea–, explica a infoLibre que el trabajo es una parte de una investigación completa que intenta responder a la pregunta del millón: ¿por qué estamos peor en España? Analizando no solo las medidas de protección individual, también el ritmo de la desescalada, la efectividad de la vigilancia epidemiológica y los factores socioeconómicos. Cuatro patas para una mesa que se tambalea. "La bibliografía que analizamos", afirma Álvarez, "insiste en que si todo el mundo toma medidas de protección, no puede haber subida de casos. Así que nuestra pregunta era: ¿España pone en duda que esto sea así?". Sin embargo, se han encontrado que en escenarios en la vía pública en los que no se respeta habitualmente la distancia de seguridad de metro y medio o dos metros no se suele usar la mascarilla cuando se debería: las terrazas.

La normativa autonómica establece que, en estas terrazas, se debe usar la mascarilla cuando no se esté comiendo o bebiendo. Sin embargo, en base a la observación del equipo de la UPC en Barcelona, solo el 2% se quita la mascarilla para ingerir alimentos y luego se la vuelve a poner. "Era algo que veíamos cada día", asegura Álvarez. "Más de un tercio del tiempo lo pasas esperando la consumición", y en ese lapso una exigua mayoría se pone el también llamado tapabocas. Y la evidencia, tanto desde un punto de vista estrictamente virólogo como uno más amplio, relacionado con la epidemiología, es clara: las reuniones sociales –con amigos o familia–, sobre todo en espacios cerrados pero también en espacios abiertos, son el gran foco de contagio, junto a las situaciones derivadas del puesto de trabajo. Y tanto la transmisión por gotitas que expulsamos al hablar o solo respirar como los aerosoles –aire con carga viral que permanece durante horas– son el principal enemigo a combatir. Muy por encima de otros riesgos, como tocar una superficie contaminada por el SARS-CoV2. Por lo tanto, nos quitamos la mascarilla justo cuando más falta hace: cuando estamos más de quince minutos a menos de un metro y medio de otras personas. En un espacio cerrado, como un bar o restaurante sin terraza o un domicilio, la mascarilla se convierte en esencial. 

Es un asunto complejo. La mascarilla no impide realizar casi ningún tipo de trabajo, ni dar un paseo, ni comprar ropa u otro tipo de producto, más allá de la evidente molestia. Pero sí que impide comer y beber: no solo la actividad social favorita de la mayoría de los españoles, también la base de un modelo de negocio, la restauración, que representa casi el 5% del Producto Interior Bruto. "Es muy difícil cambiar nuestras costumbres sociales. Tenemos ciudades densas, donde la interacción social es mayor. Y tenemos querencia a los bares y restaurantes", considera uno de los científicos de referencia de Castilla-La Mancha contra el covid-19, el catedrático de Sanidad Animal Christian Gortazar. "Sin embargo, Italia y Portugal están mejor, por ahora", por lo que la explicación cultural no basta. Allí también se tiran cañas, allí también se quiere la gente. Tampoco vale la respuesta individual en solitario: es necesario priorizar y poner el foco del debate público la respuesta colectiva a la crisis sanitaria. 

"La mascarilla se usó para desviar el discurso de lo colectivo a lo individual"

Nadie con un mínimo de conocimiento sobre la crisis del coronavirus niega la importancia de la responsabilidad individual a la hora de enfrentar la pandemia. Mascarilla, higiene de manos, distancia física y respeto a las medidas de confinamiento dictadas por las autoridades políticas, así como a la cuarentena dictada por los responsables sanitarios en caso de dar positivo o haber tenido un contacto estrecho con un caso. Sin embargo, el experto en Salud Pública y coautor de Epidemiocracia Pedro Gullón cree que esa necesidad de actuar correctamente ha servido a la clase política para desviar el foco tanto de sus obligaciones como de las reformas de carácter estructural necesarias. "La mascarilla, políticamente, se usó para desviar el discurso de lo colectivo a lo individual", asegura. Pone el ejemplo de Cataluña: fue una de las primeras comunidades en imponer la mascarilla obligatoria, con o sin distancia, mientras los casos crecían rápidamente debido a los brotes asociados a temporeros.

Gullón entiende que la mascarilla obligatoria puede ayudar a su "normalización": siendo más estrictos podemos lograr que una persona que no la llevaba en el anterior escenario se la ponga ahora. Sin embargo, considera que "se ha generado un círculo vicioso de respuestas individualistas": como sociedad, ponemos el foco en que, si estamos tan mal, es porque no hacemos caso, señalando al que no lleva la mascarilla. Cuando, tal y como analiza el estudio de la UPC, hay otros factores que influyen con más fuerza. El segundo de los trabajos del equipo se centra, explica Álvarez, en si la desescalada fue demasiado rápida, y la conclusión es clara: en España se abrió considerablemente antes que la mayoría de los países de nuestro entorno, y es "una hipótesis, como mínimo, razonable" asegurar que estamos peor por, entre otras razones, esa precipitación, empujada por el comienzo de la temporada turística y el impacto económico del confinamiento. La vigilancia epidemiológica ha sido también cuestionada: comunidades con brotes graves, como Aragón, Cataluña o Madrid, contaban con una Atención Primaria escasamente reforzada y un número muy bajo de rastreadores. "Se decía, cuando Madrid no impuso la mascarilla obligatoria, que los casos estaban subiendo por eso", apunta Gullón: un análisis, como mínimo, simplista. 

Hay ámbitos, sin embargo, en los que la responsabilidad individual y colectiva influyen. Es el caso de los espacios cerrados: interior de bares y restaurantes, comercios, centros comerciales, cines, teatros, domicilios... Todas las recomendaciones sanitarias insisten en que aquí, la mascarilla es más que esencial y marca la diferencia. Pero, opinan los expertos, las administraciones deberían insistir más en la ventilación. Tanto en los hogares, como en los recintos destinados al ocio, como en los puestos de trabajo. "Hay muchas empresas que están pensando en ello, pero todavía no está totalmente asumida la importancia de la ventilación", opina Gortazar. Apuesta por un modelo mixto: abrir las ventanas, también en invierno, cuando la ocupación del espacio sea baja, y renovar el aire con aparatos específicamente diseñados para ello, como filtros HEPA portátiles, cuando sea alta y haga frío. Y teletrabajo siempre que sea posible, claro. 

"Tengo varios amigos en Manhattan y están todos en casa. Pero la Castellana está hasta arriba", lamenta Gullón, con respecto al teletrabajo. El experto en Salud Pública quita hierro al debate que mantiene la comunidad científica, con rectificación del Centro de Control de Enfermedades estadounidense de por medio, sobre si la vía "principal" de transmisión es por gotitas o por aerosoles. Es decir, si el coronavirus se contagia de una persona a otra por las pequeñas secreciones de saliva al hablar, o si la vía preferente no es esa sino la carga viral que dejamos en el aire y que puede contagiar, como si fuera una especie de humo. "Es una lucha de egos científica", considera: da igual cuál sea la vía preferente del coronavirus, hay que actuar teniendo en cuenta que sí sabemos que es una transmisión mixta. 

Por lo tanto, explica el epidemiólogo, debemos evitar los espacios cerrados siempre que sea posible y, si no queda otra, usar mascarilla. Eso depende de nuestra responsabilidad individual. Pero debemos asumir que determinadas cuestiones no son "nada fáciles", no interviene solo la Salud Pública: también la economía. "A los empresarios les molesta la incertidumbre. Y muchos no pueden permitirse tener terraza", por lo que Gullón apuesta por un gran paquete de ayudas para el sector que les ayude a afrontar el trago de clausurar sus interiores. Sin olvidar una apuesta ambiciosa por el teletrabajo, apoyo sociosanitario para la cuarentena de los sectores más vulnerables y una educación pública que no renuncie a la presencialidad, pero tampoco a la seguridad. Porque no todo depende de la mascarilla. 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.

 

Más contenidos sobre este tema




17 Comentarios
  • Mascarat Mascarat 05/10/20 23:08

    En el país de:
    ¿Pero... quién eres tú para decirme a mi cuantas copas de vino...?
    Las normas no dan resultado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • leandro leandro 05/10/20 20:22

    Cuando se hacen las cosas tarde mal y nunca sirven de poco . Ante un virus desconocido había que tomar todas las prevenciones posibles desde un principio y no se hizo . Después del reguero de muertes todavía tenemos cantamañanas negándolo todo y así nos va , rebrote en plan bestia . Que no pase mucho más porque ya ha sido la de dios .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • alcornoque alcornoque 05/10/20 14:58

    Sugeriría a todos los que dudan de la efectividad de la mascarilla, que cuando tengan que hacerles una intervención quirúrgica pidan a los cirujanos que se la hagan sin ella. La mascarilla ya se usaba en la gripe española de 1918. El problema, como señalan varios comentarios, es su "no uso" en bares y restaurantes, y en reuniones familiares en interiores sin ventilación.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • revistas revistas 05/10/20 13:58

    No me jodas, tú, ¿este artículo es para propagandear «aparatos específicamente diseñados para renovar el aire, como filtros HEPA portátiles»? Esto es la hostia, de verdad. Entre lo necios que somos como manada y lo psicopatones que son nuestros políticos, fiel reflejo de una sociedad notoriamente patologizada, colapsada, vamos dados...

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    1

  • JIRS JIRS 05/10/20 13:47

    Pues en casa somos de esos que llevan confinados en Madrid dese hace dos semanas, con el compromiso formal y público de que en la primera semana nos harían los test para ver si éramos positivos en Covid-19, o no.
    Pues ya vamos por la tercera semana, no nos han hecho ningún test y ni siquiera tenemos noticias de que nos los vayan a hacer, de modo que........
    En general, los ciudadanos estamos cumpliendo con la parte que nos toca (mascarillas, distanciamiento, no ver a padres, hijos, amigos u otros familiares, salir lo imprescindible de casa, etc), pero si la Sra. Ayuso, el Sr. Aguado y su "troupé" siguen sin poner más rastreadores, sin reforzar los centros de atención primaria con médic@s y enfermer@s, (que es la parte más importante), el avance contra el virus será mucho más lento o no será.
    Ayer en una entrevista a un medio escrito conservador (que es a los únicos que concede entrevistas) venía a decir Díaz Ayuso que no le importaba que un 1% de la población de Madrid, fuera sacrificado para que no lo hiciera el 99%; traducido al román paladino sería: si para salvar la economía del 99% de madrileños han de morir el 1% de los mismos (unos 70.000), pues que no le parecía mal.
    Ya sabemos todos a que 1% se refería.
    Dicho esto por alguien que fue capaz de ordenar por escrito a los hospitales que dejaran morir a más de 6.500 ancianos de las residencias, da algo más que miedo. Y lo peor no es que se trate de una oligofrénica o incompetente (que también lo es), sino que es una política planificada (deterioro y desmantelamiento del sistema de salud público) del PP y su socio C´s, que la mantiene en el gobierno, y a pesar de que después el Sr. Aguado se dedique a mandar tweets insinuando que no está de acuerdo con ella en el tema de la gestión de la pandemia.
    Madrileños, ya sabéis, a la próxima votáis al PP a C´s o a Vox (seguro que estos últimos, tienen en mente medios más expeditivos, con eficacia demostrada en los años 40, para acabar con ese 1% que propone Ayuso).
    ¡ "Qué dios - si es que existe - nos coja confesaos" !

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    17

  • luzin luzin 05/10/20 13:03

    Un tercio de los brotes en Francia se producen en el sistema escolar:

    https://www.lemonde.fr/education/article/2020/09/26/covid-19-un-tiers-des-clusters-concerne-l-ecole-et-l-universite_6053758_1473685.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • rafa2518 rafa2518 05/10/20 10:09

    Resulta que andando o paseando, todo el mundo la lleva puesta obligatoriamente sea la distancia que sea de separación entre personas y se cumple ( he visto poner a la guardia civil una multa en un pueblo del pirineo aragonés a una persona , turista, por cierto, a las 8 de la mañana sin nadie a su alrededor cuando paseaba a su perro por las afueras del pueblo por no llevarla puesta) Pero cuando paso por terrazas abarrotadas con la gente charlando a menos de medio metro de separación y a "bozal quitado", algo normal por cierto cuando se entablan conversaciones que suelen durar de una hora en adelante, con risas, voces altas y todo lo lógico resultante de este tipo de reuniones....rara vez hay intervenciones salvo en zonas determinadas. Y no las hay, a mi entender....porque es imposible controlarlas aunque hubiese voluntad de hacerlo...que esa es otra...en un país donde la hostelería bate records de ocupación comparado con los del entorno y es donde los equilibrios entre economía y salud siempre acaban dando prioridad a la economía a poco que se abra la mano en las restricciones que suelen acabar en papel mojado con los límites impuestos
    El rollo de la "responsabilidad individual" cuando se está entre amigos o familias "socializando" con el cubata o la cerveza en la mano..."decae" al poco rato y es normal porque he visto a poquísima gente en mis paseos ciudadanos ( por donde se puede pasear sin que las aceras estén ocupadas por mesas...o sorteándolas según en que zonas)...cumplir con el ritual de bajar y subir mascarilla entre sorbo y sorbo, llevándola al cuello como su fuera el pañuelico de San Fermín.
    MIentras ese tema ( el del ocio a la española) no esté controlado....solo veo dos soluciones reales: Vacuna o inmunidad de rebaño y quien caiga....tal día hará un año, como reza el adagio....y la Santa Virgen Dolorosa ésa que rige la Comunidad de Madrid que lo tiene bastante claro entre salud y economía, sobre todo la de los suyos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • AngelHito AngelHito 05/10/20 10:01

    Bueno, creo que buscar culpables es el deporte favorito de los españoles y, en mi humilde opinión, no hay que buscar a los culpables (que cada uno cree saber quien es) sino propuestas de mejorar la salud. Lo que de verdad nos ha demostrado esta pandemia son las tras patas de mi banqueta:
    1. nuestra miseria sanitaria, deteriorada por años de recortes,
    2. los grandes profesionales sanitarios que aún quedan en España y
    3. la mediocridad de nuestra clase política.

    Así que, no se trata de si ponemos por delante la economía o la salud, sino que se trata que se antepone a todo el partidismo oportunista y el ego de los políticos.

    Como diría un católico "que Dios nos pille confesados"

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    6

  • Maestro Galiano Maestro Galiano 05/10/20 09:46

    Lo que estoy viendo me dice que durante los meses de verano y especialmente en las zonas de playa, inmensas cantidades de neo-deportistas usaban el footing para salir sin mascarilla y correr por las aceras junto a las personas que iban con mascarilla o no y protestando por la insolidaridad y desprecio por la salud de los demás, igualmente ciclistas, motoristas, jugadores de golf, tertulianos de playas vespertinas, botelloneros, fiestorros de pisos, club nocturnos, cumpleaños, bodas, entierros, etc etc.etc.. Paseo por mi ciudad que está llena de terrazas y jamás he visto a nadie que lleve mascarilla, guarde distancia de seguridad o no. Es decir, la norma se cumple salvo los que no la cumplen. En segundo lugar habría que recordar que el uso de la mascarilla reduce significativamente la carga viral y esa debe ser la razón del incremento aparentemente inexplicable del porqué ahora, asintomáticos, leves y moderados superan ampliamente los datos de la primera ola. Es decir, por ahora, la mejor vacuna que tenemos es la mascarilla y poner en duda su uso es verdaderamente suicida. Me atrevería a decir que los responsables públicos deberían ser aún más estrictos con el cumplimiento de las normas y si las normas aunque se cumplan no garantizan cierto freno en la expansión de la pandemia, habría que ser más estrictos con el uso de espacios de ocio interiores. No es cuestión de economía o salud. Es cuestión de estupidez, insensatez y ruina definitiva por fallecimiento de sus titulares.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    8

  • josemariarojas josemariarojas 05/10/20 09:02

    me extraña que muchas personas que reciben de ayuda 400 euros o nada, compres cada dia dos mascarillas, porque ese dinero lo necesitan para comer, el gobierno o los gobiernos debieran facilitarlas de forma gratuita segun renta y con la cartilla sanitaria, a los que no están dentro del sistema se les debieran facilitar por algún organismo de forma gratuita.
    en aranda estamos en vendimias y he visto a numerosos inmigrantes sin mascarilla pero la policia brilla por su ausencia.
    por cierto soy de la opinión de que la dicha mascarilla es eficaz cuando hay contactos con otras personas y no llevarla cuando uno está solo en la calle .

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    10

    • MIglesias MIglesias 06/10/20 09:44

      Cada vez hay más evidencias de que la transmisión principal es por los aerosoles, si está solo en la calle ¿cómo puede saber si hace cinco minutos ha pasado alguien sin mascarilla soltando virus que están flotando en el aire y cómo puede saber si en la siguiente esquina va a chocarse con alguien?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



 
Opinión