X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

Test, aislamiento y elegir bien con quién celebras la Navidad: guía para comerse este año el turrón de la forma más segura

  • Los expertos aconsejan tratar de no ser contacto estrecho de nadie durante los diez días previos a los encuentros familiares, en los que habrá que mantener la distancia, la mascarilla y la ventilación y reducir el tiempo de reunión
  • Se recomienda también realizarse test para detectar una posible infección, preferiblemente de antígenos y pruebas PCR, y juntarse durante todas las Navidades con los mismos familiares, cuantos menos mejor
  • Publicamos esta información sobre el coronavirus en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.

Publicada el 17/12/2020 a las 06:00
Vista general de la calle Marqués de Larios en Málaga, con su tradicional iluminación.

Vista general de la calle Marqués de Larios en Málaga, con su tradicional iluminación.

EFE

La situación es fácil de imaginar. Una persona, por ejemplo, vive en Madrid. Sin embargo, toda su familia lo hace, también por ejemplo, en Barcelona. La pandemia no le ha dejado visitarlos en todo 2020 y, claro, llega la Navidad y quiere reencontrarse con ellos. Pero el covid-19 continúa acechando. Por poder, puede realizar el viaje y cenar con ellos en estas fiestas. Pero hay dudas. ¿Hay que aislarse antes de hacerlo para minimizar los riesgos? ¿Y hacerse un test antes de ir? ¿Y cuál: de anticuerpos, de antígenos, una PCR? ¿Y hay que cenar con las ventanas abiertas, a pesar del frío? ¿Se puede saludarles o hay que dejarse la mascarilla puesta y seguir manteniendo la distancia física? ¿Y a la vuelta? ¿Se puede volver al trabajo con total tranquilidad o es mejor aislarse? ¿Y hacerse otro test?

El caso es hipotético, pero probablemente más de un lector ha podido sentirse identificado. Básicamente porque es posible que se hayan hecho las mismas preguntas. El Ministerio de Sanidad no ha respondido, aunque sí ha establecido algunas normas para intentar evitar que el año 2021 llegue con una tercera ola bajo el brazo. Por ejemplo, la movilidad estará restringida entre el 23 de diciembre y el 6 de enero excepto para los casos que ya antes permitían los viajes entre comunidades y para visitar, esta vez sí, a familiares y allegados. Las cenas tendrán que ser de un máximo de 10 personas y preferiblemente estas tendrán que ser de dos núcleos familiares como mucho. Y a las 1.30 horas de la madrugada, todo el mundo debe estar en casa. Todo esto, claro está, deberá de combinarse con las medidas higiénicas y de seguridad interiorizadas ya —supuestamente— tras nueve meses de pandemia.

No obstante, este miércoles el ministro de Sanidad, Salvador Illa, puntualizó que las comunidades podrán endurecer las medidas si así lo creen oportuno. Que cierren perimetralmente o no y que puedan celebrar las fiestas menos de 10 personas, por tanto, queda en sus manos. Canarias, por ejemplo, ya decidió poco después del anuncio restringir las entradas y salidas de Tenerife y reducir las cenas y comidas navideñas a seis personas.

Aun así, igual que de cara a las vacaciones de verano, surgen dudas algo más concretas. infoLibre trata de responderlas con ayuda de los expertos:

Antes de salir de viaje o de que lleguen las fiestas

¿Me aíslo o mantengo mi vida normal?

Lo preferible, coinciden los expertos consultados por infoLibre, es optar por lo primero. Sin embargo, Rafael Bengoa, exdirector de Sistemas de Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cree que lo que lo hagan van a ser "la excepción". Por elección o por imposibilidad, como recuerda Javier Padilla, médico de familia y autor —junto a Pedro Gullón— de Epidemiocracia (Episkaia, 2020). "No siempre es posible aislarse diez días antes de viajar, a veces por temas laborales, pero lo ideal es intentar disminuir la socialización lo máximo posible", recomienda. Y da un consejo más concreto: "Los diez días antes de moverse habría que intentar no ser contacto estrecho de nadie, es decir, no estar a menos de dos metros de nadie más de 15 minutos y sin mascarilla. Básicamente, mi consejo es no ir a comer ni a cenar con nadie", aclara.

¿Es recomendable hacerme un test antes para descartar la infección?

Técnicamente, según Padilla, si se opta por un aislamiento o una cuarentena preventiva, no sería necesario hacerse ningún test de detección de una infección por coronavirus. Ahora bien, si no se puede o se prefiere descartarlo en cualquier caso, lo mejor es que no se opte por uno de anticuerpos. "No aportan nada y en muchas ocasiones es peor que no hacer nada", explica el médico. Tendría que optarse, por tanto, por una prueba PCR o una de antígenos, que aunque tiene "una utilidad menor" es rápido, sensible y accesible. Y más ahora que podrán adquirirse en las farmacias y realizarse en casa. Pero con receta médica, eso sí. No obstante, Illa ha desaconsejado este miércoles utilizar estas pruebas "porque no forman parte de la estrategia de detección que puso en su día el CCAES, y puede llevar a engaños".

Patricia Guillem, epidemióloga de la Universidad Europea de Madrid, sin embargo, también cree que un test de anticuerpos podría ayudar. Ella, de hecho, sí que recomienda hacerse un test. "Si alguien se hace una analítica, no cuesta nada pedir que se miren tambiénlos anticuerpos para detectar si se ha pasado la infección o si se tiene en ese momento", explica. 

¿Y qué es mejor si se va a viajar: hacerlo antes de salir de la ciudad de origen o al llegar a la de destino? Si se viaja en transporte privado —lo más aconsejable y seguro durante toda la pandemia—, es indiferente, puesto que los riesgos a los que se expondrá la persona serán mínimos. "En ese caso, hacértela en el destino es igual que hacértela antes de salir", dice Bengoa. Si se viaja en transporte público, seguro según los expertos, se puede optar por realizarse la prueba en destino. Pero siempre, aconseja Bengoa, teniendo en cuenta los plazos que se tienen. "El resultado de una PCR tarda entre 24 y 48 horas y en Navidad es posible que aumenten esos tiempos", dice, así que hay que ver si se tiene posibilidad de aislarse en el lugar al que se va y de que el positivo o negativo llegue antes del día de Nochebuena, el 24 de diciembre. 

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, anunció este viernes, en este sentido, que los residentes canarios que están en la Península podrán hacerse una prueba antes de regresar a las islas por Navidad que costeará el Ejecutivo canario. Se podrán realizar en una serie de laboratorios que estarán situados en distintas ciudades del país, como Madrid, Barcelona, Granada, Sevilla, Salamanca o Navarra. En el caso de llegar a las islas sin dicha prueba, podrán someterse a un test de antígeno en el aeropuerto.

Balears hará lo mismo. Según ha anunciado la presidenta del Govern, Francina Armengol, a partir del 20 de diciembre el archipiélago ofrecerá la posibilidad de hacer una prueba diagnóstica gratuita a los residentes y exigirá una PCR negativa a los turistas nacionales que lleguen a través de vuelos de autonomías con una incidencia acumulada superior a 150 casos por 100.000 habitantes. Igual que en Canarias, los residentes tienen la opción de hacerse una prueba de antígenos en el aeropuerto.

¿Cómo puedo valorar si en mi caso es mejor quedarme en casa?

Aunque se tomen todas las medidas posibles para minimizar riesgos, es probable que se tengan dudas sobre si es seguro o no pasar esta Navidad tan atípica en familia. Padilla admite que esa decisión "excede los postulados de la salud pública", aunque recuerda que "el riesgo cero es no juntarse con nadie". Igual que en una época normal —dentro de la normalidad que nos permite la pandemia— lo más seguro y prudente es no salir de casa. Por eso aboga por "desestacionalizar las decisiones". ¿A qué se refiere? A no pensar en que es Navidad. A pesar de la "carga emocional" que tienen estas fechas, claro. Pone un ejemplo: "Si hace un mes hubieras ido a ver a tus padres, ¿por qué no vas a hacerlo ahora? Si no lo hubieras hecho, ¿qué sentido tiene irte ahora?", explica.  

Bengoa opina un poco igual. Es optimista con la llegada de la vacuna y recuerda que las personas de riesgo, teóricamente, empezarán a vacunarse en el mes de enero. Así que, opina, ¿no es mejor esperar a entonces para un reencuentro o una celebración? "El riesgo de infección de los mayores en Navidad continúa siendo muy alto, pero como la vacuna va a llegar en unos meses yo creo que es recomendable proyectar esas reuniones para cuando el virus tenga muchas dificultades para infectar", insiste. Además, cree que sería muy positivo que este mensaje se transmita. "Da un horizonte de que en unos meses se habrá recobrado la normalidad y entonces los sacrificios no lo parecerán tanto", explica. Así, quizás, se tenga más cuidado. 

Guillem, en cualquier caso, cree que cada persona debe resolver su caso personal valorando el estado de sus familiares, observando si han estado "más delicados" de salud en el último año o si tienen otras patologías. Y también, claro, teniendo en cuenta cómo va a ser la reunión. "Es diferente ir a cenar a una casa donde hay un comedor amplio que ir a otra con espacios muy pequeños en el que, por ejemplo, vayan a asistir muchas personas", dice. Además, añade, también es importante los deseos de cada cual. "Si tú tienes ganas de ir y tu familia quiere que vayas... Al final estas fechas son un riesgo y todo el mundo tiene que aceptarlo", sostiene. 

Decido juntarme, ¿cómo lo hago?

Se ponen en una balanza los pros y los contras de viajar a ver a la familia o de juntarse con ella en Navidad. Llega el momento y surgen las dudas sobre cómo comportarse:

¿Con quién me puedo juntar?

El plan para las Navidades presentado por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, el pasado miércoles, es claro. "Hemos decidido que los días 24, 25 y 31 de diciembre, y el 1 de enero, vamos a restringirlos a 10 personas, con una recomendación fuerte de que se trate de miembros que pertenezcan a un mismo grupo de convivencia y que, como máximo, no se superen los dos grupos de convivencia. No más de diez personas, niños incluidos", dijo en una rueda deprensa ofrecida el pasado 2 de diciembre. Pueden parecer medidas duras, sobre todo si se recuerdan anteriores Navidades. Pero no son unas restricciones excesivamente duras. De hecho, otros países han ido más allá. Francia, por ejemplo, ha limitado las reuniones a seis personas y Alemania a unas cinco.

¿Y puedo cenar con dos familias diferentes?

Reino Unido, por su parte, ha apostado por recomendar la creación de una especie de "burbuja navideña". Por ahí también van los expertos consultados por infoLibre. "Una cosa que me parece muy sensata es apostar por las reuniones burbuja, es decir, porque sean siempre con las mismas personas. Hay que disminuir el número de contactos", insiste Padilla. Pero hacer eso tampoco puede hacer que se pierdan de vista el resto de medidas de seguridad. De hecho, Bengoa indica que es preferible juntarse con 10 personas y hacerlo bien, que juntarse con seis que olviden que la ventilación sigue siendo fundamental y que la mascarilla continúa siendo una prenda fundamental para estas Navidades. Esas dos herramientas, indica Bengoa, seguirán presentes hasta que la vacuna sea una realidad. Previsiblemente, eso será en verano.

Guillem destaca otro aspecto importante a tener en cuenta: el tiempo. Este año, defiende, las comidas y las cenas no podrán alargarse durante horas y horas, pues el tiempo de exposición es fundamental a la hora de suponer un posible contagio. "Hay que calcular un poco el tiempo, no podemos estar 4 horas sentados", lamenta. Y también es importante que las comidas las prepare una persona y que las sirva la misma. "Tendrán que hablar, coordinarse y estipular una hora de llegada y otra de salida", dice. 

Tras la Navidad...

¿Vuelvo al trabajo y a los estudios con normalidad?

7 de enero. Acaba la Navidad. ¿Vuelvo sin miedo a mi vida normal? Guillem cree que eso deberían de poder permitirlo las empresas y las universidades, en el caso de los estudiantes. ¿Cómo? Haciendo test de antígenos para conocer el estado en el que se vuelve. Padilla apuesta por el teletrabajo, por su parte. "La vuelta al trabajo es la vuelta de muchas personas distintas, así que es como si todos hubieran estado con los familiares de todos", dice. La Comunidad de Madrid lo hará así, pero sólo a los jóvenes. El Gobierno de la región instalará previsiblemente siete puntos —principalmente en campus universitarios— para realizar pruebas de antígenos voluntarias a jóvenes de entre 18 y 29 años, según informó este viernes en rueda de prensa el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, junto a la directora general de Salud Pública, Elena Andradas.

Bengoa, por su parte, sostiene que al igual que a la ida "lo deseable" es que cada cual guarde una cuarentena o haga un test antes de regresar al trabajo. Aunque, admite, "es difícil exigir ese comportamiento". Así que recomienda "estar pendiente de posibles síntomas y, al mínimo, aislarse". 

 

La salud es lo primero: suscríbete a infoLibre

Cuando nos golpeó la pandemia, infoLibre fue el primer medio en España en abrir todos los contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda acceder gratis a ellos. El esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las fake news. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión