X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Reporteros Sin Fronteras

RSF denuncia que durante la pandemia los fotoperiodistas "tenían más dificultades para hacer fotos en España que en zonas de conflictos"

  • El balance anual 2020 de Reporteros Sin Fronteras (RSF) revela que el número de detenciones e interpelaciones arbitrarias a periodistas se ha multiplicado por cuatro entre los meses de marzo y mayo, momento en que el coronavirus se empezó a propagar por el mundo
  • El presidente de RSF de España, Alfonso Armada, ha manifestado que al principio de la pandemia las autoridades sanitarias "obstruyeron" el acceso de micrófonos y cámaras al interior de hospitales, según han denunciado varios fotoperiodistas
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti.

Publicada el 14/12/2020 a las 21:24 Actualizada el 21/12/2020 a las 12:51
Periodista con chaleco y casco entre individuos armados

Periodista con chaleco y casco entre individuos armados.

EP

Reporteros Sin Fronteras ha lanzado la primera parte de su Balance Anual de agresiones contra periodistas, en el que denuncia que en 2020 hay 387 periodistas encarcelados54 secuestrados y 4 desaparecidos. El número de presos sigue una tendencia estable, aunque se ha producido un incremento relevante de agresiones y arrestos a los profesionales de la información relacionados con la crisis sanitaria. Los datos recogidos por el equipo de RSF y el Observatorio 19, indican que el número de detenciones e interpelaciones arbitrarias se ha cuadruplicado entre los meses de marzo y mayo de 2020, momento en que el coronavirus se empezó a propagar por todo el mundo.

Alfonso Armada, presidente de la organización en España, explica que la pandemia del coronavirus también ha conllevado efectos negativos para la libertad de prensa en nuestro país. “Muchos fotógrafos curtidos en los frentes de Libia, Siria, Afganistán, Congo o Yemen –señala– pidieron apoyo a RSF porque tenían más dificultades para hacer fotos en España que en zona de conflicto”. Además, añade que al principio de la pandemia las autoridades sanitarias, tanto a nivel nacional como regional, “obstruyeron” el acceso de micrófonos y cámaras al interior de hospitales, según han denunciado varios fotoperiodistas, como Ricard García Vilanova.

La crisis del covid-19 no solo ha tenido unas consecuencias adversas para la salud mundial y la economía. La libertad de prensa se ha visto mermada durante los meses de la pandemia. Según los datos recopilados por el equipo de RSF, solo entre el 1 de febrero y el 30 de noviembre de 2020, se registraron en el mundo más de 300 incidentes que perjudicaron a aproximadamente 450 periodistas. Solo las detenciones y arrestos arbitrarios representan el 35% de los ataques contabilizados. Las agresiones físicas o morales suponen el 30% de las violaciones registradas.

Aunque en España no se ha producido ninguna detención relacionada con la cobertura periodística de la crisis sanitaria, según los datos del informe, el presidente de RSF denuncia los impedimentos por parte de las administraciones para que los periodistas hicieran su trabajo. “El gobierno central y muchos autonómicos y ayuntamientos hicieron lo imposible para que los estragos de la pandemia no se vieran. Con el pretexto de que no había seguridad, porque era peligroso, y sobre todo para preservar la dignidad de los enfermos. Que es muy respetable. Pero yo conozco cómo trabajan estos fotoperiodistas y sé que son respetuosos”, explica Armada. El periodista aún recuerda la polémica de la fotografía que publicó el diario El Mundo, que mostraba el Palacio de Cristal convertido en una morgue. “Yo creo que era constatar que había tan desbordamiento de muertes que al final había que colocar ataúdes en el Palacio de Cristal”, destaca. 

Armada cree que negar el dolor y sufrimiento que ha causado la pandemia, impidiendo la labor social de los periodistas, no ha ayudado a que la ciudadanía tomara conciencia en muchos casos de la gravedad de la situación. “Yo creo que eso también ha afectado a la hora de ver cómo se ha comportado socialmente una buena parte de la población. Que ha dado lugar a nuevos episodios de contagios de curvas que crecen y decrecen”, explica el periodista. Además, afirma que el Gobierno central no ha acertado en el tratamiento que le ha dado a la crisis. “Parece como si España hubiera sufrido una catástrofe natural, un ‘gigantesco accidente de tráfico’, que no nos conmueve más de la cuenta”, explica. 

Desde la organización también exigen más transparencia a la gestión del Gobierno en aspectos como la cifra de muertes, los contratos de compra de material sanitario, así como el comité de expertos que asesora al Gobierno. “Todavía hoy no tenemos cifras oficiales fidedignas sobre el número de muertos causados por la pandemia en España” (…) “El ministro de Sanidad y su portavoz llegaron a hablar de un ‘pequeño desvío’ … ¡de 18.000 muertos!”; reprocha Armada haciendo referencia a la “horquilla de datos” que proporciona el gobierno central, los autonómicos, el registro civil y el Instituto Carlos III. "Se está tratando de una forma muy poco considerada la cuestión de la mortalidad de esta pandemia. A mí como periodista me desconcierta, pero como ser humano también", concluye. 

A pesar de que los medios de comunicación han tenido un papel muy relevante en esta crisis, según los datos facilitados por el Informe Anual de la Profesión Periodística 2020, el 78% de los periodistas contratados en medios realizaron una cobertura informativa de la pandemia del covid-19. Armada cree que los medios no han estado a la altura, salvo excepciones. “Nos hemos ceñido mucho a las cifras, a las cuestiones políticas, y han faltado historias de interés humano que expliquen de verdad lo que la pandemia ha significado”, concluye. Esta afirmación no se aleja de la percepción que han tenido los profesionales de la información. El 77% de los periodistas cree que la calidad de la información sobre la pandemia es algo deficiente o muy deficiente, según los datos del mismo informe que realiza la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). 

La falta de libertad de prensa también se ha expandido a otros ámbitos incómodos de la realidad. “Numerosos fotógrafos se dirigieron a RSF para quejarse de las dificultades impuestas por las autoridades para documentar la llegada de inmigrantes a Canarias”, explica Armada. El fotógrafo Emilio Morenatti, responsable editorial para España y Portugal de Associated Press (AP), denunciaba este verano a RSF, que la delegación del Gobierno no daba “una respuesta clara” a los periodistas que esperaban la llegada de un cayuco con migrantes procedentes de África. “Fueron poniendo pegas y dando largas hasta que trasladaron la embarcación a un lugar muy lejano a nuestra posición, ya de noche” explicó Morenatti a RSF. El fotógrafo se encontraba junto a una compañera en el puerto de Arinaga (Las Palmas), esperando la llegada de un cayuco con migrantes a bordo. Morenatti compartió en su cuenta de Twitter una imagen en la que se aprecia la enorme distancia que había entre el muelle donde fue remolcado el cayuco y el lugar donde se situaba la cámara.

Ránking de la libertad de prensa en el mundo

España ocupa la posición 29 de un total de 180 países en relación con la libertad de prensa en el mundo, según el ránking de 2020 de RSF. Por delante se sitúan países como Lituania y Chipre. No obstante, sigue con la misma posición que 2019. Desde RSF celebran la resolución de dos sentencias por parte del Tribunal Constitucional y la Audiencia Nacional, ya que constituyen un avance en la libertad de información en España y una reparación para quienes han sido víctimas de ella.

La primera hace referencia a la derogación de una parte de la llamada ley mordaza por parte del Constitucional, que prohibía grabar y difundir imágenes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. La segunda al reconocimiento por parte de la Audiencia Nacional de indemnizar a la mujer y a los hijos del periodista asesinado en Bagdad, José Couso, con una cuantía de 182.000 euros por la omisión de protección diplomática en relación a su muerte en el hotel Palestina de la capital iraquí. 

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión